Anticuerpos monoclonales para la leucemia linfocítica crónica

Los anticuerpos monoclonales son versiones sintéticas de las proteínas del sistema inmunitario (anticuerpos) que están diseñados para atacar un objetivo específico (en este caso, proteínas que se encuentran en la superficie de las células cancerosas). Estos medicamentos pueden ayudar a su sistema inmunitario a reaccionar y destruir las células cancerosas. Algunos anticuerpos monoclonales también combaten el cáncer en otras maneras.

La quimioterapia con un anticuerpo monoclonal es un tratamiento estándar para la leucemia linfocítica crónica (CLL).  

Los anticuerpos monoclonales usados para tratar la CLL pueden ser divididos en grupos basándose en qué proteína atacan.

Anticuerpos monoclonales dirigidos a CD20

La CD20 es una proteína encontrada en la superficie de los linfocitos B. Un número de medicamentos de anticuerpos monoclonales empleados para tratar la CLL tienen como blanco al antígeno CD20. Algunos de estos medicamentos son:

  • Rituximab (Rituxan®)
  • Obinutuzumab (Gazyva®)
  • Ofatumumab (Arzerra®)

El medicamento rituximab se ha convertido en uno de los principales tratamientos para CLL. Se usa más frecuentemente junto con quimioterapia, ya sea como parte del tratamiento inicial o como parte de un tratamiento de segunda opción, aunque también se puede emplear solo para las personas que están demasiado enfermas como para recibir quimioterapia.

El obinutuzumab se puede usar con el medicamento de quimioterapia clorambucil como parte del tratamiento inicial para CLL. También puede ser utilizado solo para la CLL que regresa después del tratamiento o que no responde a otros tratamientos.

Por otro lado, el ofatumumab se usa principalmente si la CLL ya no responde a otros tratamientos como la quimioterapia u otros anticuerpos monoclonales, tal como alemtuzumab (discutido más adelante). Puede emplearse por sí solo.

Efectos secundarios

Estos medicamentos se administran mediante infusión en una vena (IV), lo que puede tomar hasta varias horas, dependiendo del medicamento. Todos estos medicamentos pueden causar efectos secundarios durante la infusión (mientras se está administrando el medicamento) o varias horas después. Los efectos secundarios pueden ser leves, tal como escalofríos, fiebre, náusea, erupciones en la piel, cansancio y dolores de cabeza. También puede surgir más efectos secundarios graves durante la infusión, incluyendo:

  • Dolor en el pecho
  • Latidos cardíacos acelerados
  • Hinchazón de la cara y la lengua
  • Tos
  • Dificultad para respirar
  • Sensación de mareo, aturdimiento, o desmayo

Debido a este tipo de reacciones, se administran medicamentos antes de cada infusión para ayudar a evitar las mismas.

También hay una forma de rituximab que se administra como una inyección debajo de la piel. (Aunque la primera dosis debe ser administrada por vena). Inyectar el medicamento puede tardar de 5 a 7 minutos, aunque esto toma mucho menos tiempo que lo que toma normalmente dar el medicamento por vena (IV). Los posibles efectos secundarios incluyen reacciones locales de la piel, como enrojecimiento, donde se inyecta el medicamento, infecciones,  recuentos bajos de glóbulos blancos, náuseas, cansancio y estreñimiento.

Todos estos medicamentos pueden ocasionar que se activen nuevamente infecciones con hepatitis B que estaban en estado pasivo (inactivo), lo que puede conducir a graves problemas hepáticos o incluso la muerte. Por esta razón, los médicos pueden ordenar análisis de sangre para determinar si hay signos de una previa infección con hepatitis antes de que usted comience a recibir este medicamento. Si existen signos en su sangre de una previa infección por hepatitis B, el médico ordenará análisis de sangre durante el tratamiento para ver si el virus se activó nuevamente. Si esto ocurre, será necesario suspender el medicamento.

Estos medicamentos también puede aumentar el riesgo de una persona de contraer ciertas infecciones graves por muchos meses después de suspender el medicamento. Por ejemplo, el rituximab se ha relacionado con una enfermedad cerebral poco común conocida como leucoencefalopatía multifocal progresiva (PML) que es causada por un virus. Puede causar dolor de cabeza, presión arterial alta, convulsiones, confusión, pérdida de la visión, e incluso la muerte.

En casos raros de pacientes con cuentas muy altas de glóbulos blancos, algunos de estos medicamentos (especialmente obinutuzumab) puede causar una afección denominada síndrome de lisis tumoral. Esto ocurre cuando el medicamento destruye las células tumorales tan rápidamente que el cuerpo tiene problemas para eliminar los productos de descomposición de las células muertas. Con más frecuencia, este síndrome ocurre durante el primer curso del tratamiento. Cuando se destruyen las células de CLL, estas se abren y liberan sus contenidos al torrente sanguíneo. Esto puede afectar a los riñones, provocando que no pueden eliminar todas estas sustancias con suficiente rapidez. Como resultado, esto puede causar acumulación de cantidades excesivas de ciertos minerales en la sangre e incluso insuficiencia renal. El exceso de minerales puede causar problemas con el corazón y el sistema nervioso. Los médicos tratan de prevenir este problema administrando al paciente mucho líquido y ciertos medicamentos, tales como bicarbonato de sodio, alopurinol, febuxostat y rasburicasa.

Pueden presentarse otros efectos secundarios según el medicamento utilizado. Consulte con su médico para saber qué debe esperar.

Anticuerpos monoclonales dirigidos a CD52

El alemtuzumab (Campath®) es un anticuerpo monoclonal que se dirige contra el antígeno CD52, que se encuentra en la superficie de las células de la CLL y de muchos linfocitos T. Se usa principalmente si la CLL ya no responde a los tratamientos convencionales, aunque también se puede usar en una etapa más temprana de esta enfermedad. Es posible que sea especialmente útil en personas que tienen CLL con eliminación del cromosoma 17, que frecuentemente es resistente a los tratamientos convencionales. En este caso, puede ser el primer tratamiento utilizado, que se administra junto con rituximab. El alemtuzumab no parece ser tan eficaz en personas con agrandamiento de ganglios linfáticos (2 pulgadas de ancho o más).

El alemtuzumab se administra por inyección en una vena (IV) usualmente varias veces a la semana. En algunos estudios, se ha administrado como una inyección debajo de la piel (subcutáneamente), aunque administrarla de esta manera no ha sido aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU (FDA, por sus siglas en inglés).

Efectos secundarios

Los efectos secundarios más comunes son fiebre, escalofríos, náuseas y erupciones dérmicas durante la inyección, aunque estos efectos parecen ser menos problemáticos con la administración subcutánea. Además, puede causar  recuentos bajos de glóbulos blancos, lo que aumenta el riesgo de infecciones bacterianas y virales graves. Los antibióticos y medicamentos antivirales se administran para ayudar a proteger al paciente contra algunas de estas infecciones, aunque sigue habiendo un riesgo de infecciones graves e incluso infecciones que constituyen una amenaza para la vida. Según lo discutido anteriormente, infecciones que estaban en estado pasivo (inactivo) pueden ser activadas otra vez mientras al recibir este medicamento. También puede ocasionar recuentos bajos de glóbulos rojos y de plaquetas. Su médico estará pendiente a estos problemas.

Anticuerpos monoclonales dirigidos a CD22 (para tratar la leucemia de células peludas)

La CD22 es otra proteína encontrada en los linfocitos B. Lumoxiti (moxetumomab pasudotox) es un tipo de medicamento, conocido como un conjugado de anticuerpo y fármaco. Está compuesto por un anticuerpo que tienen como blanco el antígeno CD22, vinculado a una toxina que puede matar las células cancerosas. El anticuerpo actúa como un dispositivo de búsqueda para llevar la toxina directamente a las células de la leucemia.

Este medicamento se utiliza para tratar la leucemia de células peludas (HCL), generalmente después de haber intentado otros tratamientos.

Efectos secundarios

Al igual que otros anticuerpos monoclonales, este medicamento puede causar efectos secundarios durante la infusión (mientras se está administrando el medicamento) o varias horas después. Por lo general, los efectos secundarios son leves,  como escalofríos, fiebre, náusea, erupciones en la piel, cansancio y dolores de cabeza, aunque a veces pueden ser más graves. Para ayudar a prevenir estos problemas, es probable que le suministren medicamentos antes de cada infusión.

Algunos otros efectos secundarios son:

  • Hinchazón (edema) provocada por el exceso de líquido en los tejidos del cuerpo
  • Náuseas
  • Cansancio
  • Dolor de cabeza
  • Fiebre
  • Estreñimiento
  • Diarrea
  • Niveles bajos de glóbulos rojos (anemia)
  • Cambios en los niveles de electrolitos en la sangre 

También puede que se presenten otros efectos secundarios más graves:

El síndrome de fuga capilar es una afección en la que hay escape de líquido y proteínas de pequeños vasos sanguíneos hacia los tejidos circundantes. Algunos síntomas son:

  • Dificultad para respirar
  • Tos
  • Aumento de peso
  • Presión arterial baja que puede provocar mareo o desfallecimiento
  • Hinchazón en los brazos, las piernas o la cara

Esta afección puede representar un peligro para la vida si no se trata, por lo que es importante que llame a su médico inmediatamente si presenta cualquiera de estos síntomas. 

El síndrome urémico hemolítico es una afección causada por la destrucción de glóbulos rojos. Puede causar niveles bajos de glóbulos rojos, daño renal y daño a algunos otros órganos. Algunos síntomas son:

  • Orinar con menos frecuencia y con orina de color oscuro
  • Sangrado o hematomas con más frecuencia
  • Dolor en el abdomen
  • Vómito
  • Fiebre
  • Dificultad para respirar
  • Sentir cansancio o confusión

Se le indicará que beba muchos líquidos durante el tratamiento para ayudar a prevenir este problema. Esta afección puede representar un peligro para la vida si no se trata, por lo que es importante que llame a su médico inmediatamente si presenta cualquiera de estos síntomas.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Last Medical Review: May 10, 2018 Last Revised: September 14, 2018

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.