Saltar hacia el contenido principal

Leucemia linfocítica crónica (CLL)

Medicamentos de terapia dirigida para la leucemia linfocítica crónica

Los medicamentos de la terapia dirigida se están diseñados para surtir efecto sobre las células cancerosas que presentan ciertos cambios internos (mutaciones) que fomentan el desarrollo del cáncer. A diferencia de los medicamentos de la quimioterapia convencional, los cuales funcionan al combatir las células que crecen rápidamente en general (tanto las cancerosas como las no cancerosas que crecen rápidamente), estos medicamentos van dirigidos hacia uno o más objetivos específicos presentes en las células de la leucemia linfocítica crónica (CLL). Cuando se necesita tratamiento para la CLL, un medicamento de terapia dirigida suele formar parte de la primera línea de tratamiento.

Inhibidores de tirosina cinasa de Bruton (BTK)

La BTK es una proteína que normalmente ayuda a algunas células de linfoma (células B) a crecer y a sobrevivir. Los medicamentos que se dirigen a esta proteína, conocidos como inhibidores de BTK, pueden ser útiles en el tratamiento contra la CLL.

Ibrutinib (Imbruvica)

El ibrutinib se puede utilizar en el tratamiento inicial contra la CLL. Este medicamento ha demostrado ser útil en los casos en los que la CLL es difícil de tratar, por ejemplo, si existen deleciones del cromosoma 17 o si la CLL ha regresado tras haberse aplicado otros tratamientos. Este medicamento se administra diariamente en forma de pastilla.

Los efectos secundarios pueden incluir diarrea, náuseas, estreñimiento, cansancio, dificultad para respirar, hinchazón de pies y manos, dolores en el cuerpo y erupciones en la piel. Además, otros efectos secundarios incluyen recuentos bajos de células sanguíneas, incluyendo los de glóbulos rojos (que resulta en anemia), así como de ciertos tipos de glóbulos blancos (que resulta en neutropenia) y de plaquetas (que resulta en trombocitopenia). Algunas personas tratadas con este medicamento contraen infecciones que pueden tornarse graves. Pregunte a su médico qué puede esperar, ya que también pueden ocurrir otros efectos secundarios.

Acalabrutinib (Calquence)

El acalabrutinib se puede utilizar en el tratamiento inicial de la CLL, o después de que se hayan probado otros tratamientos. Se puede usar solo o en combinación con otros medicamentos. Este medicamento se toma por vía oral con cápsulas, normalmente dos veces al día.

Algunos efectos secundarios son: dolor de cabeza, diarrea, hematomas, cansancio, dolor muscular y articular, tos, erupción cutánea, y recuentos bajos de células sanguíneas, incluyendo recuentos bajos de glóbulos rojos (anemia), niveles bajos de ciertos glóbulos blancos (neutropenia), y recuentos bajos de plaquetas (trombocitopenia) . Algunos efectos secundarios más graves son: sangrado (hemorragia), infecciones graves y ritmo cardíaco irregular (fibrilación auricular). Algunas personas que toman este medicamento han desarrollado cáncer de piel u otros tipos de cáncer, por lo que es importante utilizar protección solar cuando está al aire libre mientras se toma este medicamento.

Zanubrutinib (Brukinsa)

El zanubrutinib se puede utilizar en el tratamiento inicial contra la CLL, o después de que se hayan probado otros tratamientos. Este medicamento se toma oralmente como tableta, normalmente dos veces al día.

Los efectos secundarios pueden incluir un recuento bajo de glóbulos blancos (con un mayor riesgo de infección), un recuento bajo de plaquetas (con un mayor riesgo de sangrado y hematomas), infecciones de las vías respiratorias superiores, dolor muscular y articular, sensación de cansancio, dolor de cabeza, tos, irritación de la piel, irritaciones en la piel y diarrea. Entre los efectos secundarios de mayor gravedad se puede incluir sangrado (hemorragia), infecciones graves y problemas con el ritmo cardiaco (arritmia). Algunas personas que toman este medicamento han desarrollado cáncer de piel u otros tipos de cáncer, por lo que es importante utilizar protección solar cuando está al aire libre mientras se toma este medicamento.

Pirtobrutinib (Jaypirca)

El pirtobrutinib se puede usar en el tratamiento contra la CLL, generalmente tras haber probado al menos otros 2 tratamientos (incluido algún otro inhibidor de BTK y algún otro inhibidor de BCL-2). Este medicamento se toma por vía oral mediante pastillas (píldoras), normalmente una veces al día.

Entre los efectos secundarios comunes se puede incluir diarrea, hematomas, cansancio, dolor muscular y articular, tos y bajos recuentos de células sanguíneas. Aunque menos comunes, puede que surjan efectos secundarios de mayor gravedad como sangrado (hemorragia), infecciones graves y problemas con el ritmo cardiaco (arritmia). Algunas personas que toman este medicamento han desarrollado cáncer de piel u otros tipos de cáncer, por lo que es importante utilizar protección solar cuando está al aire libre mientras se toma este medicamento.

Inhibidores de PI3K

Las fosfatidilinositol 3-quinasas (PI3K) son una familia de proteínas que envían señales en las células que pueden afectar el crecimiento celular. Los medicamentos que se dirigen a estas proteínas, conocidos como inhibidores de PI3K, pueden ser útiles en el tratamiento contra la CLL.

Idelalisib (Zydelig)

El idelalisib bloquea una proteína cinasa llamada PI3K delta. Se ha demostrado que ayuda a tratar la CLL después de intentar otros tratamientos. Es una pastilla que se toma dos veces al día.

Los efectos secundarios comunes incluyen diarrea, fiebre, cansancio, náusea, tos, neumonía, dolor abdominal, escalofríos y sarpullido. Además son comunes los recuentos bajos de células sanguíneas, incluyendo los de glóbulos rojos (que resulta en anemia), así como de ciertos tipos de glóbulos blancos (que resulta en neutropenia) y de plaquetas (que resulta en trombocitopenia). Con menor frecuencia, pueden surgir efectos secundarios más graves, como daño al hígado, diarrea grave, inflamación de los pulmones (neumonitis), reacciones alérgicas graves, problemas de la piel graves, y orificios (perforaciones) en los intestinos.

Las infecciones que estaban en estado pasivo (como hepatitis) pueden activarse nuevamente mientras se recibe este medicamento. Puede que se administren medicamentos para procurar prevenirlas (medicina profiláctica). Su equipo de atención médica contra el cáncer también estará muy atento para detectar signos de infección.

Duvelisib (Copiktra)

El duvelisib bloquea dos proteínas cinasas llamadas PI3K delta y PI3K gamma. Se ha demostrado que ayuda a tratar la CLL después de intentar otros tratamientos. Es una pastilla que se toma dos veces al día.

Algunos efectos secundarios comunes son diarrea, fiebre, cansancio, náuseas, tos, neumonía, dolor de vientre, dolor muscular y de articulaciones, y sarpullido. Los recuentos bajos de células sanguíneas, incluyendo recuentos bajos de glóbulos rojos (anemia) y niveles bajos de determinados glóbulos blancos (neutropenia) también son comunes. Con menos frecuencia, pueden ocurrir efectos secundarios más graves, tales como daño hepático, diarrea severa, inflamación de pulmón (neumonitis), reacciones alérgicas graves, y problemas graves de la piel.

Inhibidores de BCL-2

La BCL-2 es una proteína en las células de la CLL que les ayuda a sobrevivir más tiempo del que debieran. Los medicamentos que se dirigen a esta proteína, conocidos como inhibidores de BCL-2, pueden ser útiles en el tratamiento contra la CLL.

Venetoclax (Venclexta)

Venetoclax se puede utilizar por sí solo o junto con un anticuerpo monoclonal, como rituximab. Se administra en forma de pastilla una vez al día.

Algunos efectos secundarios son: niveles bajos de determinados glóbulos blancos (neutropenia), recuentos bajos de glóbulos rojos (anemia), diarrea, náusea, infecciones respiratorias (como resfriados), recuentos bajos de plaquetas (trombocitopenia) y cansancio. Algunos efectos secundarios un poco menos comunes, pero más graves son neumonía y otras infecciones graves.

El síndrome de lisis tumoral (TLS) es otro posible efecto secundario de este medicamento. El TLS es más común en pacientes que tienen un gran número de células leucémicas en sus cuerpos cuando se inicia el tratamiento. (A esto se le llama enfermedad voluminosa). Cuando se destruyen las células de CLL, estas se abren y liberan sus contenidos al torrente sanguíneo. Esto puede afectar a los riñones al punto que no pueden eliminar todas estas sustancias con suficiente rapidez. Como resultado, esto puede causar acumulación de cantidades excesivas de ciertos minerales en la sangre e incluso insuficiencia renal. El exceso de minerales puede causar problemas con el corazón y el sistema nervioso. Para evitar que esto suceda, puede que inicialmente se le administre una dosis muy baja de este medicamento y luego se aumente poco a poco en aproximadamente 5 semanas. Su equipo de tratamiento ordenará análisis de sangre y también estará atento ante cualquier signo de TLS.

More information about targeted therapy

To learn more about how targeted drugs are used to treat cancer, see Targeted Cancer Therapy.

To learn about some of the side effects listed here and how to manage them, see Managing Cancer-related Side Effects.

 

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la American Cancer Society

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

 

American Society of Clinical Oncology. Leukemia - Chronic Lymphocytic - CLL: Treatment Options. 06/2016. Accessed at www.cancer.net/cancer-types/leukemia-chronic-lymphocytic-cll/treatment-options on April 17, 2018.

Boddy CS, Ma S. Frontline Therapy of CLL: Evolving Treatment Paradigm. Curr Hematol Malig Rep. 2018;13(2):69-77.

National Comprehensive Cancer Network, Clinical Practice Guidelines in Oncology (NCCN Guidelines®), Chronic Lymphocytic Leukemia/Small Lymphocytic Lymphoma, Version 5.2018 -- March 26, 2018. Accessed at www.nccn.org/professionals/physician_gls/pdf/cll.pdf on April 17, 2018.

O'Reilly A, Murphy J, Rawe S, Garvey M. Chronic Lymphocytic Leukemia: A Review of Front-line Treatment Options, With a Focus on Elderly CLL Patients. Clin Lymphoma Myeloma Leuk. 2018;18(4):249-256.  

Actualización más reciente: diciembre 8, 2023

Nuestra labor es posible gracias a generosos donantes como usted.

Done ahora para que podamos continuar brindando acceso a información crítica sobre el cáncer, recursos y apoyo y así mejorar las vidas de las personas con cáncer y sus familias.