¿Qué ocurre durante y después del tratamiento del linfoma no Hodgkin en niños?

Durante el tratamiento para el linfoma no Hodgkin, las principales preocupaciones para la mayoría de las familias son los aspectos diarios que están dirigidos a finalizar con todo el tratamiento y vencer el linfoma. Después de completar el tratamiento, las preocupaciones tienden a dirigirse a los efectos a largo plazo del linfoma y su tratamiento, así como al regreso del linfoma (recurrencia).

Resulta ciertamente normal querer olvidar el linfoma y su tratamiento y regresar a una vida que no gire alrededor del cáncer. Sin embargo, es importante entender que la atención de seguimiento es una parte central de este proceso que le ofrece a su hijo la mejor probabilidad de recuperación y supervivencia a largo plazo.

Exámenes de seguimiento

Resulta muy importante que su hijo se realice periódicamente exámenes de seguimiento con el equipo de atención del cáncer durante muchos años después del tratamiento. Los médicos seguirán vigilando para detectar posibles signos de linfoma y efectos secundarios a corto y largo plazo del tratamiento. Al principio, las visitas a los médicos serán más frecuentes, aunque el tiempo entre visitas puede ser extendido a medida que transcurra el tiempo.

Los exámenes generales después del tratamiento usualmente involucran exámenes físicos, pruebas de laboratorio y algunas veces otros estudios, tal como CT o PET. Si el linfoma regresa, generalmente es mientras el niño aún está recibiendo tratamiento o poco tiempo después. No es común que el linfoma en niños regrese si no hay signos de la enfermedad durante aproximadamente el primer año de terminado el tratamiento.

Un beneficio de las visitas médicas de seguimiento es que le da a usted una oportunidad para discutir las preguntas y preocupaciones que puedan surgir durante y después de la recuperación de su hijo. Por ejemplo, casi todos los tratamientos contra el cáncer tienen efectos secundarios. Algunos podrían durar por solo un corto periodo de tiempo, pero otros pueden durar más tiempo o no aparecer sino hasta meses o incluso años más después. Es importante que informe inmediatamente a su médico cualquier síntoma nuevo, para que se pueda encontrar su causa y tratarla, si es necesario.

Pregunte al médico de su hijo acerca de un plan de atención para pacientes después del tratamiento

Consulte con el doctor de su hijo sobre el desarrollo de un plan de atención para después del tratamiento que sea adecuado. Este plan puede incluir:

  • Un calendario sugerido para pruebas y estudios de seguimiento
  • Un calendario para otras pruebas que necesite su hijo en el futuro, tales como pruebas de detección temprana para otros tipos de cáncer, o pruebas para identificar efectos a la salud a largo plazo debido al linfoma o su tratamiento
  • Una lista de posibles efectos secundarios tardíos o a largo plazo del tratamiento de su hijo, incluyendo a qué prestar atención y cuándo debe comunicarse con su médico
  • Sugerencias para la alimentación y la actividad física

Guarde los informes de la atención médica y el seguro médico de su hijo

Aunque usted quiera olvidar tanto como sea posible su experiencia una vez que finalice el tratamiento, resulta importante que durante este tiempo guarde los informes importantes del cuidado médico de su hijo. Eventualmente su hijo crecerá, será independiente y tendrá médicos nuevos. Es importante que su hijo proporcione a los nuevos médicos los detalles del diagnóstico y tratamiento del cáncer. La recopilación de todos los detalles poco después del tratamiento puede ser más fácil que tratar de obtenerlos en algún momento en el futuro. Hay cierta información que el médico de su hijo debe tener, aun cuando sea adulto, incluyendo:

  • Una copia de los informes de patología de cualquier biopsia o cirugía.
  • Si su hijo se sometió a cirugía, una copia del informe del procedimiento.
  • Si su hijo fue hospitalizado, copias de los resúmenes al alta que los médicos preparan cuando envían a los pacientes a sus casas.
  • Una lista de las dosis finales de cada medicamento quimioterapéutico o de otro medicamento que su hijo haya recibido. (Ciertos medicamentos pueden causar efectos secundarios a largo plazo específicos).
  • Si se administró radioterapia, un resumen del tipo y dosis de radiación, así como el momento y el lugar en donde se administró.

Pregunte a su equipo de atención médica contra el cáncer dónde y cómo obtener esta información. Para más información, lea Guarde copias de los informes médicos importantes.

También es importante mantener una cobertura de seguro médico. Los estudios y las consultas médicas pueden ser costosos, y aunque nadie quiere pensar en el regreso del linfoma, esto podría ocurrir.

¿Podemos reducir el riesgo de que el linfoma progrese o regrese?

Si su hijo tiene (o ha tenido) linfoma, probablemente usted quiera saber si hay medidas que pueda tomar para reducir el riesgo de que el linfoma crezca o regrese, como: comer cierto tipo de alimentos, o tomar suplementos nutricionales. Lamentablemente, aún no está claro si existen medidas que usted pueda tomar que sean útiles.

A medida que su hijo crece, posiblemente ayude el adoptar comportamientos saludables, como una buena alimentación, no fumar, ejercitarse de forma habitual y mantener un peso saludable, aunque nadie lo sabe con certeza. Sin embargo, sí sabemos que estos comportamientos pueden tener efectos positivos en la salud de su hijo que pueden ser mayores que el riesgo de linfoma o de otros tipos de cáncer.

Ciertos suplementos dietéticos

Hasta el momento, ningún suplemento dietético (incluyendo vitaminas, minerales y productos herbarios) ha demostrado claramente que ayude a reducir el riesgo de que el linfoma progrese o regrese. Esto no significa que ningún suplemento puede ser útil, aunque es importante saber que ninguno ha demostrado que lo es.

En los Estados Unidos, los suplementos dietéticos no están regulados como los medicamentos, pues no tienen que demostrar que son eficaces (o incluso seguros) antes de ser vendidos, aunque hay límites en lo que se les está permitido afirmar que pueden hacer. Si está considerando que su hijo tome cualquier tipo de suplemento nutricional, consulte con los miembros del equipo de atención médica. Ellos pueden ayudarle a decidir cuáles pueden utilizarse con seguridad y evitar aquellos que pueden ser perjudiciales.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Last Medical Review: June 20, 2017 Last Revised: August 7, 2017

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.