Tasas de supervivencia para el linfoma no Hodgkin en niños

Las tasas de supervivencia indican el porcentaje de personas con el mismo tipo y etapa de cáncer que están aún vivas por cierto periodo de tiempo (generalmente 5 años) después del diagnóstico. Estas tasas no pueden indicar exactamente lo que ocurrirá con una persona, pero pueden ayudarle a tener un mejor entendimiento acerca de cuán probable es que su tratamiento sea eficaz. Algunos padres tal vez quieran saber las tasas de supervivencia para el cáncer de su hijo, y otros no. Si lo prefiere, usted puede ignorar la información sobre las tasas de supervivencia.

¿Qué es una tasa de supervivencia?

Las estadísticas sobre el pronóstico para un determinado tipo de cáncer a menudo se presentan como tasas de supervivencia . Por ejemplo, la tasa de supervivencia a 5 años es el porcentaje de personas que viven al menos 5 años después del diagnóstico de cáncer. Una tasa de supervivencia a 5 años de 80% significa que se calcula que 80 de cada 100 personas que padecen ese cáncer están aún viven 5 años después de haber sido diagnosticadas. Sin embargo, recuerde que muchas de estas personas viven mucho más de 5 años.

Muchos médicos especializados en cáncer prefieren no utilizar la palabra “cura” cuando discuten el tratamiento contra el cáncer y el pronóstico (perspectiva), porque puede ser difícil saber con certeza que todo el cáncer se ha eliminado después del tratamiento. No obstante, cuando se trata de niños con linfomas no Hodgkin, aquéllos que siguen vivos y no presentan linfoma después de 5 años probablemente han sido curados, ya que es poco común que estos cánceres regresen después de ese periodo de tiempo.

Las tasas de supervivencia no lo indican todo

Las tasas de supervivencia a menudo se basan en los resultados previos de un gran número de niños que padecieron la enfermedad; sin embargo, no se puede predecir con certeza lo que sucederá en el caso de un niño en particular. Hay algunas limitaciones que se deben tener presente:

  • El pronóstico para los niños con linfoma no Hodgkin varía según el tipo y la etapa (extensión) del linfoma. Sin embargo, otros factores también pueden afectar el pronóstico de un niño, como la localización y el tamaño del tumor(s), y qué tan bien responda al tratamiento contra el linfoma. El pronóstico para cada niño es específico a sus circunstancias.
  • Las cifras que se presentan a continuación están entre las más actuales disponibles. Pero para obtener tasas de supervivencia, los médicos tienen que evaluar a los niños que recibieron tratamiento hace, al menos, varios años. A medida que los tratamientos van mejorando con el pasar del tiempo, los niños que ahora son diagnosticados con linfoma no Hodgkin pueden presentar un mejor pronóstico que el que muestran estas estadísticas.

El médico de su hijo puede indicarle cómo estos números que se presentan a continuación aplican a la situación particular de su hijo.

Tasas de supervivencia para el linfoma no Hodgkin

En las últimas décadas, los avances en el tratamiento han aumentado significativamente las tasas de supervivencia general para los niños con linfoma no Hodgkin.

La variedad de números que se presenta más adelante son basados en los resultados de varios estudios que han usado diferentes regímenes de tratamiento o incluyeron grupos de pacientes ligeramente diferentes.

Linfoma linfoblástico

Con tratamiento intensivo, la tasa de supervivencia a largo plazo para niños con linfoma linfoblástico en etapa limitada (etapa I o II) es superior al 90%.

La tasa de supervivencia a largo plazo para los linfomas linfoblásticos más avanzados (etapa III o IV) generalmente es más de 80%.

Linfoma de Burkitt y linfoma parecido al de Burkitt

Por lo general, el tratamiento de los linfomas de Burkitt en etapa limitada (etapa I y II) es muy eficaz, ya que la tasa de supervivencia a largo plazo es de más de 90%.

La tasa de supervivencia a largo plazo para los niños con linfoma de Burkitt más avanzado (etapa III o IV) varía de aproximadamente 80% a 90%.

Linfomas de células grandes

La tasa de supervivencia a largo plazo es de más de 90% para los linfomas difusos de células B grandes en etapa limitada (etapa I y II) y un poco más baja para los linfomas anaplásicos de células grandes.

Para los niños con linfoma difuso avanzado de células B grandes (etapa III o IV), la tasa de supervivencia a largo plazo es aproximadamente de 80% a 90%.

Para el linfoma anaplásico avanzado de células grandes, la tasa de supervivencia a largo plazo es aproximadamente de 60% a 75%.

Recuerde, todas estas tasas de supervivencia son sólo cálculos, no pueden predecir qué va a ocurrir con un niño en particular. Entendemos que estas estadísticas pueden ser confusas y pueden ocasionar que tenga más preguntas. Consulte con el médico de su hijo para que pueda entender mejor cuál es la situación específica de su hijo.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Last Medical Review: June 20, 2017 Last Revised: August 1, 2017

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.