Laparoscopia

¿Qué es una laparoscopia?

Una laparoscopia es un procedimiento que usa un médico para observar el interior del abdomen (barriga) y la pelvis. Se hace con un laparoscopio, un tubo delgado y flexible que tiene en un extremo una luz y una pequeña cámara de video. El tubo se introduce a través de una incisión realizada a través de la pared abdominal, cerca del ombligo. También se podría hacer una segunda o una tercera incisión en otras partes del abdomen para insertar otros instrumentos. La laparoscopia también se conoce como cirugía mínimamente invasiva (keyhole surgery).

¿Por qué necesita una laparoscopia?

Hay algunas razones por las que se podría necesitar una laparoscopia:

Tiene problemas en el abdomen (la barriga) y la pelvis

Esta prueba se usa para buscar las causas de problemas como dolor pélvico u observar un área anormal detectada en un estudio por imágenes (como un tumor en la pelvis).

Tiene un área sospechosa que podría ser cáncer

La laparoscopia se puede usar para extirpar o hacer biopsias de los ganglios linfáticos de la pelvis o el abdomen. Se usa habitualmente en personas con cánceres ginecológicos (cáncer de cuello uterinocáncer de ovariocáncer endometrial).

Para tratar un cáncer pequeño

La laparoscopia se puede usar para tratar cánceres ginecológicos pequeños (de ovarios, endometriales, de cuello uterino) así como cánceres de colon o de riñón.

¿Qué sucede durante una laparoscopia?

Este es un resumen general de lo que suele ocurrir antes, durante y después de una laparoscopia. Pero su experiencia podría ser un poco diferente, dependiendo de la razón de la prueba, el lugar donde se realiza, y su estado general de salud. Hable con su proveedor de atención médica antes de que le hagan la prueba para que entienda lo que debe esperar y para que haga preguntas si no entiende algo.

Antes de la prueba

Notifique a su proveedor de atención médica todas las medicinas que toma, incluidas vitaminas, hierbas y suplementos, y si tiene alergia a alguna medicina.

Se le podría pedir que deje de tomar medicamentos anticoagulantes (incluida la aspirina) durante varios días antes de la prueba. También se le podría pedir que no coma ni beba nada al menos varias horas antes del procedimiento. Su médico o enfermera le darán instrucciones específicas. Sígalas, y haga preguntas si hay algo que no entiende.

Durante la prueba

La laparoscopia se le puede hacer como paciente externo (no necesita pasar la noche en el hospital) o como paciente interno (necesita pasar una noche o varios días en el hospital) dependiendo de lo que se va a hacer.

Para esta prueba se le administrarán medicamentos a través de una línea intravenosa (IV) que inducen a un sueño profundo (anestesia general). Mientras se realiza el procedimiento, se le insertará en la garganta un tubo que se conecta a un respirador. Se hace una pequeña incisión en la pared abdominal cerca del ombligo, a través de la cual se inserta el laparoscopio. Se introduce en el abdomen una pequeña cantidad de gas para expanderlo y poder observar los órganos con mayor facilidad. Se podrían hacer otras incisiones pequeñas en la parte inferior de la barriga para insertar diferentes instrumentos de corte con el fin de extirpar o hacer biopsias en áreas anormales, que luego se analizan en el laboratorio. Luego se retiran el laparoscopio, el instrumento de corte y la mayor cantidad de gas, y se cierra la incisión. Una vez que se concluye el procedimiento, se le despertará suavemente y se le desconectará del respirador. 

El procedimiento puede tomar de 30 a 90 minutos, pero podría durar más dependiendo de lo que se vaya a hacer.

Después de la prueba

Después del procedimiento, usted podría necesitar un seguimiento riguroso para asegurarse de que no tenga ningún problema. Conforme desaparezca la anestesia podría sentirse aturdido o confundido por unas horas. Probablemente sentirá adormecidas la boca y la garganta por algunas horas. No se le permitirá comer ni beber nada sino hasta que el adormecimiento desaparezca. Una vez que desaparezca el adormecimiento podría dolerle la garganta, tener tos o ronquera durante el día siguiente o algo así. Podría sentir dolor o adormecimiento en las áreas en las que se hicieron las incisiones. También podría tener dolor abdominal o en el hombro debido al gas que quedó en el cuerpo, y se sentirá mejor en unas pocas horas o en pocos días.

Si se le hizo el procedimiento como paciente externo, es muy probable que pueda regresar a casa en pocas horas, pero podría requerir que alguien lo lleve a su casa debido a los medicamentos o a la anestesia que le administraron. Muchos centros no dan de alta a la persona si esta tiene que irse en taxi o en otro servicio de transporte compartido, de manera que podría necesitar que alguien lo ayude a llegar a su casa. Si el transporte podría ser un problema para usted, hable con su proveedor de atención médica sobre las normas de su hospital o centro de cirugía referentes al uso de uno de estos servicios. Podría haber otros recursos disponibles para llevarlo a su casa, dependiendo de la situación.

Su médico o enfermera deben darle instrucciones específicas sobre lo que puede hacer y lo que no puede hacer en las horas posteriores a la prueba.

Si se hicieron biopsias como parte del procedimiento, generalmente los resultados estarán listos en unos días, aunque los de algunas pruebas de las muestras de la biopsia podrían tardar más. Necesita hacer un seguimiento con su médico después del procedimiento para obtener sus resultados.

Complicaciones posibles de una laparoscopia

Los riesgos de una laparoscopia incluyen:

  • Sangrado
  • Necesidad de que le hagan una laparotomía, en la cual se le hace una incisión más grande en el abdomen, debido a que el procedimiento no se pudo hacer con las incisiones más pequeñas de la laparoscopia.
  • Lesión a los órganos adyacentes (especialmente el intestino y la vejiga)
  • Pulmonía (infección en los pulmones)
  • Infección en las incisiones (cortes)

Su médico o enfermera deben darle instrucciones específicas sobre cuándo sería necesario que llamara al médico (por problemas tales como dolor de pecho, problemas para respirar, tos con sangre o fiebre que no desaparece). Asegúrese de entender cuándo debe llamar.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Última revisión médica completa: enero 14, 2019 Actualización más reciente: enero 14, 2019

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.