Etapas del cáncer de cuello uterino

Después de haber sido diagnosticado con cáncer de cuello uterino, los médicos tratarán de averiguar si el cáncer se ha propagado y si es así, a qué distancia. Este proceso se llama estadificación (o determinación de la etapa). La etapa (estadio) de un cáncer describe cuánto cáncer hay en el cuerpo, y ayuda a determinar qué tan grave es el cáncer, así como la mejor manera de tratarlo. La etapa (estadio) es uno de los factores más importantes para decidir cómo tratar el cáncer y determinar cuán eficaz pudiera ser un tratamiento.

Para determinar la etapa del cáncer después de un diagnóstico de cáncer de cuello uterino, los médicos procuran responder estas preguntas:

  • ¿Qué tan grande ha crecido el cáncer en el cuello uterino?
  • ¿Ha alcanzado el cáncer las estructuras cercanas?
  • ¿Se ha propagado el cáncer a los ganglios linfáticos adyacentes o a órganos distantes?

La información de los exámenes y las pruebas realizadas se utiliza para determinar el tamaño del tumor, hasta qué punto ha invadido los tejidos en y alrededor del cuello uterino, y su propagación a lugares distantes (metástasis). Para más información, consulte Estadificación del cáncer.

El sistema de estadificación FIGO (International Federation of Gynecology and Obstetrics) con frecuencia es usado para los cánceres de los órganos reproductores femeninos, incluyendo el cáncer de cuello uterino. Para el cáncer de cuello uterino, se usa la etapa clínica que se basa en los resultados del examen físico del médico, las biopsias, los estudios por imágenes y algunas otras pruebas que se realizan en ciertos casos, tales como la cistoscopia y la rectoscopia. La etapa clínica del cáncer no se basa en lo que se encuentra durante la cirugía. Si se hace una cirugía, se puede determinar la etapa patológica del cáncer a partir de lo que se encuentra en la cirugía; sin embargo esto no cambia la etapa clínica en que su enfermedad se encuentra. Su plan de tratamiento se basa en la etapa clínica.

Las etapas clínicas del cáncer de cuello uterino van desde la etapa I (1) a la IV (4). 

Por regla general, mientras más bajo sea el número, menos se ha propagado el cáncer. Un número más alto, como la etapa IV, significa un cáncer más avanzado. Además, dentro de una etapa, una letra anterior significa una etapa menos avanzada. Los cánceres con etapas similares suelen tener un pronóstico similar, y a menudo son tratados de manera muy similar.

Determinar la etapa clínica del cáncer de cuello uterino puede resultar complejo. Si tiene alguna pregunta con respecto a la etapa clínica de su enfermedad, por favor, pídale a su médico que se la explique de una manera que usted pueda entender. (En la tabla acerca de las etapas se presenta una explicación del sistema FIGO). 

 

Etapa FIGO

Descripción de la etapa

I

 

Las células cancerosas han crecido desde la superficie del cuello uterino hasta los tejidos más profundos de éste.

El cáncer no se ha propagado a los ganglios linfáticos adyacentes.

El cáncer no se ha propagado a lugares distantes.

 

IA

Existe una cantidad muy pequeña de cáncer que sólo se puede observar con un microscopio.

No se ha propagado a ganglios linfáticos adyacentes.

No se ha propagado a lugares distantes.

 

IA1

El área del cáncer solo se puede ver con un microscopio y mide menos de 3 mm (aproximadamente menos de 1/8 de pulgada) de profundidad.

No se ha propagado a ganglios linfáticos adyacentes.

No se ha propagado a lugares distantes.

 

IA2

El área del cáncer solo se puede ver con un microscopio y mide entre 3 y 5 mm (aproximadamente entre 1/8 y 1/5 de pulgada) de profundidad.

No se ha propagado a ganglios linfáticos adyacentes.

No se ha propagado a lugares distantes.

 

IB

Esto incluye el cáncer en etapa I que ha alcanzado más de 5 mm de profundidad (aproximadamente más de 1/5 de pulgada) pero todavía se limita al cuello uterino.

No se ha propagado a ganglios linfáticos adyacentes.

No se ha propagado a lugares distantes.

 

IB1

El cáncer ha alcanzado una profundidad mayor de 5 mm  (alrededor de 1/5 de pulgada) y mide menos de 2 cm (alrededor de 4/5 de pulgada).

No se ha propagado a ganglios linfáticos adyacentes.

No se ha propagado a lugares distantes.

 

IB2

El cáncer mide al menos 2 cm, pero no es mayor que 4 cm.

No se ha propagado a ganglios linfáticos adyacentes.

No se ha propagado a lugares distantes.

 

IB3

El cáncer mide al menos 4 cm y se limita al cuello uterino.

No se ha propagado a ganglios linfáticos adyacentes.

No se ha propagado a lugares distantes.

II

 

El cáncer ha crecido fuera del cuello uterino y el útero, pero no se ha propagado a las paredes de la pelvis o a la parte inferior de la vagina.

No se ha propagado a ganglios linfáticos adyacentes.

No se ha propagado a lugares distantes.

 

IIA

El cáncer ha crecido fuera del cuello uterino y el útero, pero no se ha propagado a los tejidos próximos al cuello uterino (parametrio).

No se ha propagado a ganglios linfáticos adyacentes.

No se ha propagado a lugares distantes.

 

IIA1

El cáncer no mide más de 4 cm (alrededor de 1 3/5 de pulgada).

No se ha propagado a ganglios linfáticos adyacentes.

No se ha propagado a lugares distantes.

 

IIA2

El cáncer mide 4 cm o más.

No se ha propagado a ganglios linfáticos adyacentes.

No se ha propagado a lugares distantes.

 

IIB

El cáncer ha crecido fuera del cuello uterino y el útero, y se ha propagado a los tejidos próximos al cuello uterino (parametrio).

No se ha propagado a ganglios linfáticos adyacentes.

No se ha propagado a lugares distantes.

III

 

El cáncer se ha propagado a la parte inferior de la vagina o a las paredes pélvicas. El cáncer puede estar bloqueando los uréteres (conductos que transportan la orina de los riñones a la vejiga).

Podría o no haberse propagado a los ganglios linfáticos adyacentes.

No se ha propagado a lugares distantes.

 

IIIA

El cáncer se ha propagado a la parte inferior de la vagina, pero no a las paredes pélvicas.

No se ha propagado a ganglios linfáticos adyacentes.

No se ha propagado a lugares distantes.

 

IIIB

El cáncer ha invadido las paredes de la pelvis y/o está bloqueando uno o ambos uréteres causando problemas con los riñones (condición llamada hidronefrosis).

No se ha propagado a ganglios linfáticos adyacentes.

No se ha propagado a lugares distantes.

 

IIIC

El cáncer puede ser de cualquier tamaño.

Los estudios por imágenes o una biopsia muestran que el cáncer se ha extendido a los ganglios linfáticos pélvicos cercanos (IIIC1) o a los ganglios linfáticos paraaórticos (IIIC2).

No se ha propagado a lugares distantes.

IV

 

El cáncer ha crecido en la vejiga o el recto o en órganos lejanos como los pulmones o los huesos.

 

IVA

El cáncer se ha propagado a la vejiga o al recto o está creciendo fuera de la pelvis.

 

IVB

El cáncer se ha propagado a órganos distantes fuera del área pélvica, tales como ganglios linfáticos distantes, los pulmones, o los huesos.

 

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

American Joint Committee on Cancer. Cervix Uteri. In: AJCC Cancer Staging Manual. 8th ed. New York, NY: Springer; 2017:649-659.

Última revisión médica completa: enero 3, 2020 Actualización más reciente: enero 3, 2020

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.