Cánceres posteriores al cáncer de testículo

Las personas que han padecido cáncer pueden verse afectadas por una serie de problemas de salud, pero a menudo su mayor preocupación consiste en enfrentarse nuevamente al cáncer. Si el cáncer regresa después del tratamiento, a esto se le llama recurrencia. Sin embargo, algunas personas que han padecido cáncer pueden enfrentarse a un nuevo cáncer, no relacionado con el primero. A este se le denomina cáncer posterior.

Desafortunadamente, recibir tratamiento contra el cáncer no significa que no pueda padecer cáncer otra vez. Las personas que han tenido cáncer aún pueden padecer los mismos tipos de cáncer que otras personas padecen. De hecho, ciertos tipos de cáncer y sus tratamientos están relacionados con un mayor riesgo de padecer otros cánceres.

Cánceres posteriores comunes después del cáncer de testículo

Los sobrevivientes del cáncer de testículo pueden padecer cualquier otro tipo de cáncer, aunque tienen un mayor riesgo de:

El tipo más común de cáncer visto entre los sobrevivientes de cáncer testicular es un segundo cáncer de testículo.

En comparación con la mayoría de los hombres en la población en general, los sobrevivientes de cáncer de testículo son doblemente propensos a desarrollar un nuevo cáncer en otro órgano que no sea el testículo. La probabilidad de un cáncer posterior cambiará con el transcurso del tiempo en función de los tratamientos que fueron empleados y en la edad del paciente cuando recibió dichos tratamientos.

Si usted recibió radioterapia

El tratamiento con radiación se ha relacionado con algunos otros cánceres tras el cáncer de testículo. El riesgo es mayor para los cánceres en los órganos o cerca de la zona que recibieron tratamiento (campo de radiación), el abdomen (vientre) y la pelvis, e incluyen:

Si el campo de radiación incluye el pecho, hay un mayor riesgo de:

Los tratamientos con radiación también aumentan el riesgo de cáncer de piel de tipo melanoma y cáncer del tejido conectivo (sarcoma).

Los riesgos para estos tipos de cáncer comienzan a elevarse dentro de 5 años y se duplican tras 10 años en aquellos hombres que fueron tratados con radioterapia solamente. El riesgo permanece elevado y no parece disminuir con el tiempo. Por esta razón, resulta tan importante el seguimiento a largo plazo. Este riesgo por lo general es más elevado entre mayor sea la dosis de radiación o si el paciente se sometió tanto a radioterapia, como a quimioterapia.

En años recientes la radioterapia para el cáncer de testículo ha cambiado. Se utilizan dosis menores de radiación, y el tratamiento preventivo con radiación hacia la región del pecho ha dejado de emplearse. Se requieren de estudios de seguimiento a largo plazo para saber si estos cambios contribuyen a reducir el riesgo de otro cáncer.

Si recibió quimioterapia

La quimioterapia también se ha relacionado con un mayor riesgo de padecer otros cánceres, pero es ligeramente menor que el que se observa tras la radioterapia. El tratamiento con quimioterapia se ha relacionado con un mayor riesgo de padecer estos cánceres:

  • Riñón
  • Tiroides
  • Tejido blando

También hay un mayor riesgo de leucemia y síndromes mielodisplásicos (MDS) después de la quimioterapia para el cáncer de testículo. A menudo, el uso del medicamento de quimioterapia cisplatino se ha relacionado con leucemia y síndrome mielodisplásico, aunque el uso de dosis elevadas de etopósido (VP-16, Etopophos® o Vepesid®) en ocasiones también es un factor. (En el pasado, las dosis eran mayores a las que normalmente se emplean hoy día). Parece ser que la aplicación conjunta de quimioterapia y radioterapia incrementa el riesgo aún más. La leucemia y el síndrome mielodisplásico son normalmente considerados tipos de cáncer no comunes, por lo que aunque el riesgo de éstos es mayor al promedio, muy pocos pacientes llegan a padecerlos tras el tratamiento.

Cuidado de seguimiento después del tratamiento

Tras haber completado el tratamiento contra el cáncer de testículo, aún se requiere acudir al médico de forma periódica. Puede que se realicen pruebas durante algunos años para saber si hay signos de que el cáncer regresó o se propagó. Los expertos no recomiendan ninguna otra prueba para buscar otros cánceres en personas que no presentan síntomas. No obstante, informe a su médico acerca de cualquier nuevo problema o síntoma, ya que podría deberse a que el cáncer está regresando, a una nueva enfermedad o a otro cáncer.

Los sobrevivientes pueden practicarse los autoexámenes rutinarios para determinar la presencia de cáncer  en el testículo remanente.

Todos los pacientes deberán seguir las guías sobre la detección temprana del cáncer de la Sociedad Americana Contra El Cáncer, tal como las que se indican para el cáncer colorrectal.

El Children’s Oncology Group cuenta con directrices para el seguimiento de los pacientes niños, adolescentes o adulto jóvenes tratados de cáncer , incluyendo pruebas de detección para cánceres posteriores. Estas directrices se pueden encontrar en www.survivorshipguidelines.org.

Los sobrevivientes de cáncer testicular no deben usar tabaco y deben evitar el humo del tabaco. Fumar aumenta el riesgo de muchos cánceres.

Para ayudar a mantener un buen estado de salud, los sobrevivientes de este tipo de cáncer deberán también:

  • Lograr y mantener un peso saludable
  • Mantenerse físicamente activos y limitar el tiempo estando sentados o acostados
  • Seguir un patrón de alimentación saludable que incluya una variedad colorida de frutas y verduras, así como de granos integrales, y que a su vez limite o evite el consumo de carnes rojas y procesadas, al igual que de bebidas azucaradas y alimentos altamente procesados
  • Lo mejor es no tomar bebidas con alcohol. En caso de hacerlo, se deberá no tomar más de una (1) bebida para las mujeres y dos (2) bebidas para los hombres, por día.

Estas medidas también pueden ayudar a reducir el riesgo de muchos otros problemas de salud. Para más información, consulte la Guía de la Sociedad Americana Contra El Cáncer sobre nutrición y actividad física para la prevención del cáncer.

Refiérase al contenido sobre segundos cánceres en adultos para más información sobre las causas de un cáncer posterior.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Última revisión médica completa: mayo 17, 2018 Actualización más reciente: junio 9, 2020

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.