Terapia dirigida para la leucemia linfocítica crónica

Las terapias dirigidas consisten en medicamentos más nuevos que atacan específicamente a los cambios en el interior de las células que causan que se conviertan en cáncer. Contrario a los medicamentos de la quimioterapia convencional, los cuales funcionan al atacar a las células que crecen rápidamente en general (incluyendo las células cancerosas), estos medicamentos atacan uno o más blancos específicos sobre o en las células de la leucemia linfocítica crónica (CLL). Estas terapias han cambiado la manera en que se trata la CLL, ya que estos medicamentos a menudo pueden controlar la CLL. Por lo tanto, las personas no necesitan iniciar la quimioterapia inmediatamente.

Ibrutinib (Imbruvica®)

Este medicamento de terapia dirigida bloquea la actividad de una proteína identificada como una cinasa que propicia que las células de la CLL se dividan fomentando su supervivencia. Este medicamento ha demostrado que ayuda cuando la CLL es difícil de tratar, por ejemplo, si existen deleciones del cromosoma 17 o si la CLL ha regresado después de otros tratamientos.

Este medicamento se administra oralmente. Los efectos secundarios suelen ser ligeros pero pueden incluir diarrea, náuseas, estreñimiento, cansancio, dificultad para respirar, hinchazón de pies y manos, dolores en el cuerpo y erupciones en la piel. Además, otros efectos secundarios incluyen recuentos bajos de células sanguíneas, incluyendo los de glóbulos rojos (que resulta en anemia), así como de ciertos tipos de glóbulos blancos (que resulta en neutropenia) y de plaquetas (que resulta en trombocitopenia). Algunas personas tratadas con este medicamento contraen infecciones que pueden tornarse graves. Pregunte a su médico qué puede esperar, ya que también pueden ocurrir otros efectos secundarios.

Idelalisib (Zydelig®)

El idelalisib bloquea a una proteína cinasa llamada PI3K. Este medicamento ha demostrado que ayuda a tratar la CLL después de haber intentado otros tratamientos. Se administra en forma de pastilla dos veces al día.

Los efectos secundarios comunes incluyen diarrea, fiebre, cansancio, náusea, tos, neumonía, dolor abdominal, escalofríos y sarpullido. Además son comunes los recuentos bajos de células sanguíneas, incluyendo los de glóbulos rojos (que resulta en anemia), así como de ciertos tipos de glóbulos blancos (que resulta en neutropenia) y de plaquetas (que resulta en trombocitopenia). Con menor frecuencia, pueden surgir efectos secundarios más graves, tal como daño al hígado, diarrea grave, inflamación de los pulmones (neumonitis), reacciones alérgicas graves, problemas de la piel graves, y orificios (perforaciones) en los intestinos.

Las  infecciones que estaban en estado pasivo (como hepatitis) pueden activarse nuevamente mientras se recibe este medicamento. Para ayudar a prevenir esto, se le pueden suministrar medicamentos antinfecciosos (profilaxis). Su equipo de atención médica contra el cáncer también estará muy atento para detectar signos de infección.

Venetoclax (Venclexta®)

El venetoclax tiene como objetivo a la BCL-2, una proteína en las células de la CLL que les ayuda a sobrevivir más tiempo del que debieran. Este medicamento se utiliza en pacientes con CLL cuyas células tienen una eliminación del cromosoma 17, típicamente después de haber intentado al menos otro tratamiento. Se administra en forma de pastilla una vez al día.

Algunos efectos secundarios son: niveles bajos de determinados glóbulos blancos (neutropenia), recuentos bajos de glóbulos rojos (anemia), diarrea, náusea, infecciones respiratorias (como resfriados), recuentos bajos de plaquetas (trombocitopenia) y cansancio. Algunos efectos secundarios un poco menos comunes, pero más graves pueden incluir neumonía y otras infecciones graves.

El síndrome de lisis tumoral (TLS) es otro posible efecto secundario de este medicamento. El TLS es más común en pacientes que tienen un gran número de células leucémicas en sus cuerpos cuando se inicia el tratamiento. (A esto se le llama enfermedad voluminosa). Cuando se destruyen las células de CLL, estas se abren y liberan sus contenidos al torrente sanguíneo. Esto puede afectar a los riñones al punto que no pueden eliminar todas estas sustancias con suficiente rapidez. Como resultado, esto puede causar acumulación de cantidades excesivas de ciertos minerales en la sangre e incluso insuficiencia renal. El exceso de minerales puede causar problemas con el corazón y el sistema nervioso. Para evitar que esto suceda, puede que inicialmente se le administre una dosis muy baja de este medicamento y luego se aumente poco a poco en aproximadamente 5 semanas. Su equipo de tratamiento ordenará análisis de sangre y también estará atento ante cualquier signo de TLS.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Last Medical Review: May 10, 2018 Last Revised: May 10, 2018

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.