Cánceres posteriores al linfoma de Hodgkin

Las personas que han padecido cáncer pueden verse afectadas por una serie de problemas de salud, pero a menudo su mayor preocupación es enfrentarse nuevamente al cáncer. Si un cáncer regresa después del tratamiento, a esto se le llama recurrencia. Pero algunos sobrevivientes de cáncer pueden desarrollar otro tipo de cáncer posteriormente. A este se le denomina un nuevo cáncer.

Las personas que han padecido linfoma de Hodgkin pueden enfrentarse a cualquier otro tipo de cáncer, aunque las investigaciones han descubierto que tienen un mayor riesgo de ciertos tipos de cáncer, incluyendo:

El riesgo incrementado de muchos de estos tipos de cáncer parece estar asociado a la radiación. Por ejemplo:

  • Se ha descubierto que las mujeres que han recibido radiación dirigida al pecho (especialmente antes de los 30 años) tienen un mayor riesgo de cáncer de seno.
  • La radiación dirigida al cuello ha sido relacionada con un mayor riesgo de cáncer de tiroides.
  • La radiación dirigida al pecho ha sido relacionada con un mayor riesgo de cáncer de pulmón.

No obstante, con el paso del tiempo, el uso de la radiación para tratar el linfoma de Hodgkin ha cambiado. En la actualidad, la radiación se administra en dosis menores, y a menudo solo en las regiones directamente afectadas por el linfoma de Hodgkin. Es probable que los riesgos con la radioterapia moderna sean menores, aunque se necesitan estudios a largo plazo para asegurarse.

La quimioterapia, especialmente con medicamentos llamados agentes alquilantes (como mecloretamina) se ha relacionado con un mayor riesgo de varios tipos de cáncer, incluyendo las leucemias. El tratamiento con agentes alquilantes se ha vuelto mucho menos común, por lo que probablemente estos riesgos no son tan altos como lo fueron en el pasado, pero se necesitan estudios de seguimiento a largo plazo para asegurarse. 

Seguimiento tras el tratamiento del linfoma de Hodgkin

Tras completar el tratamiento contra el linfoma de Hodgkin, se deberá aún acudir al médico de forma periódica y puede que se hagan pruebas para determinar si hay señales que indiquen recurrencia o propagación del cáncer. Informe a su médico acerca de cualquier nuevo problema o síntoma, ya que puede deberse a que el linfoma está regresando, a una nueva enfermedad o a otro cáncer.  

Las mujeres que hayan recibido radioterapia a la región del pecho (como la radioterapia al campo de manto) antes de la edad de 30 años presentan un mayor riesgo de padecer cáncer de seno. La Sociedad Americana Contra El Cáncer recomienda que estas mujeres se sometan a imágenes por resonancia magnética anuales además de las mamografías y los exámenes clínicos de los senos a partir de los 30 años edad.

El Children’s Oncology Group cuenta con directrices para el seguimiento de los pacientes tratados por cáncer como un niño, adolescente o adulto joven, incluyendo pruebas de detección para cánceres posteriores. Estas directrices se pueden encontrar en www.survivorshipguidelines.org.

Las personas que han padecido linfoma de Hodgkin deben también seguir las guías de la Sociedad Americana Contra El Cáncer para la detección temprana de otros cánceres, tales como el cáncer colorrectal y el cáncer de pulmón. La mayoría de los expertos no recomienda ninguna otra prueba para descubrir otros cánceres a menos que usted presente síntomas.

¿Puedo reducir la probabilidad de padecer otro cáncer?

Hay medidas que usted puede tomar para reducir su riesgo y mantenerse tan saludable como sea posible. Por ejemplo, es importante evitar los productos de tabaco. El tabaco aumenta el riesgo de muchos tipos de cáncer, incluyendo algunos cánceres posteriores que ocurren en personas que han tenido linfoma de Hodgkin.

Para ayudar a mantener una buena salud, las personas que han padecido linfoma de Hodgkin también deben:

  • Conseguir y mantener un peso saludable
  • Hacer ejercicios
  • Comer sanamente con un énfasis en los alimentos de origen vegetal
  • Limitar el consumo de alcohol a no más de una bebida al día para las mujeres o dos al día para los hombres

Estos pasos también pueden reducir el riesgo de otros problemas de salud.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Aisenberg AC. Problems in Hodgkin's disease management. Blood. 1999;93:761-779.

Children’s Oncology Group. Long-Term Follow-Up Guidelines for Survivors of Childhood, Adolescent and Young Adult Cancers. 2014. Accessed at www.survivorshipguidelines.org on April 20, 2016.

Dores GM, Coté TR, Travis LB. New Malignancies Following Hodgkin Lymphoma, Non-Hodgkin Lymphoma, and Myeloma. In: Curtis RE, Freedman DM, Ron E, Ries LAG, Hacker DG, Edwards BK, Tucker MA, Fraumeni JF Jr. (eds). New Malignancies Among Cancer Survivors: SEER Cancer Registries, 1973-2000. National Cancer Institute. NIH Publ. No. 05-5302. Bethesda, MD, 2006. Accessed at http://seer.cancer.gov/archive/publications/mpmono/MPMonograph_complete.pdf on April 20, 2016.

Dores GM, Melayer C, Curtis RE, et al. Second malignant neoplasms among long-term survivors of Hodgkin’s disease: A population-based evaluation over 25 years. J Clin Oncol. 2002;20:3484–3494.

Hemminki K, Lenner P, Sundquist J, Bermejo JL. Risk of subsequent solid tumors after non-Hodgkin's lymphoma: effect of diagnostic age and time since diagnosis. J Clin Oncol. 2008;26:1850-1857.

Last Medical Review: February 10, 2017 Last Revised: February 10, 2017

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.