¿Puedo padecer otro cáncer después de haber tenido la enfermedad de Hodgkin?

Los sobrevivientes de cáncer pueden verse afectados por una serie de problemas de salud, pero a menudo su mayor preocupación consiste en enfrentarse nuevamente al cáncer. Si un cáncer regresa después del tratamiento, a esto se le llama recurrencia. Pero algunos sobrevivientes de cáncer pueden desarrollar otro tipo de cáncer después. A este se le denomina cáncer secundario (un segundo cáncer). Independientemente del tipo de cáncer que haya tenido, aún es posible padecer otro (nuevo) cáncer, incluso después de sobrevivir al primero. De hecho, ciertos tipos de cáncer y sus tratamientos pueden estar vinculados a un mayor riesgo de ciertos cánceres secundarios.

Las persona que hayan padecido la enfermedad de Hodgkin pueden padecer cualquier tipo de cáncer secundario, aunque tienen un mayor riesgo de:

El riesgo incrementado de muchos de estos tipos de cáncer parece estar asociado a la radioterapia.

Con el transcurso del tiempo, el tratamiento contra la enfermedad de Hodgkin ha evolucionado. Por ejemplo, la quimioterapia con agentes alquilantes (ciertos medicamentos quimioterapéuticos que están asociados más con la leucemia) se han vuelto mucho menos común. La radiación se administra en dosis menores, y a menudo solo en las regiones directamente afectadas por la enfermedad de Hodgkin. Estos cambios parecen haber contribuido a reducir los riesgos de ciertos tipos de cáncer tras el tratamiento, pero aún se requieren de estudios de seguimiento a largo plazo para asegurarlo.

Leucemia y síndrome mielodisplásico

El tipo más común de leucemia que se observa tras la enfermedad de Hodgkin es la leucemia mieloide (o mielógena) aguda, aunque la leucemia linfocítica aguda y la leucemia mieloide crónica también son posibles. El síndrome mielodisplásico puede desarrollarse antes de la leucemia aguda. El riesgo incrementado de desarrollar leucemia se relaciona principalmente con el tratamiento de quimioterapia, y es mayor si se utilizan agentes alquilantes. La combinación de medicamentos conocida como MOPP (mecloretamina, vincristina/Ocovin, prednisona y procarbazina), al usarse como el principal régimen quimioterapéutico, se ha asociado a un riesgo elevado de desarrollar leucemia y síndrome mielodisplásico. Sin embargo, la combinación MOPP rara vez es utilizada como el tratamiento principal en la actualidad. La leucemia y el síndrome mielodisplásico son mucho menos comunes en personas tratadas con regímenes más recientes como la combinación conocida como ABVD (doxorubicina/Adriamycin, bleomicina, vinblastina y dacarbazina).

Algunas personas con la enfermedad de Hodgkin son tratadas con un trasplante de células madre. Con mayor frecuencia, esto se utiliza para la enfermedad de Hodgkin que ha regresado tras el tratamiento (o que nunca desapareció en primera instancia). La gente que haya recibido un trasplante de células madre presentan un riesgo más alto de desarrollar leucemia y síndromes mielodisplásicos que presuntamente estén asociados a la quimioterapia adicional que se administra antes del trasplante.

El tratamiento de la enfermedad de Hodgkin solamente con radiación no tiene el suficiente efecto sobre el riesgo de la leucemia, y aún no se tiene certeza si añadir radiación a la quimioterapia incrementa el riesgo de ésta última aún más.

La probabilidad de desarrollar leucemia tras la enfermedad de Hodgkin está relacionada con la edad del paciente cuando éste fue sometido al tratamiento, siendo el riesgo mayor entre las personas que tenían 35 años o más durante el tratamiento. El riesgo parece incrementar también a medida que aumenta la dosis de la quimioterapia.

Linfoma no Hodgkin

El riesgo del linfoma no Hodgkin es más elevado en personas que hayan tenido la enfermedad de Hodgkin. Este riesgo no parece cambiar en función de tipo de tratamiento que se utilice.

Cáncer de seno

Este es el tipo de cáncer secundario más común entre las mujeres supervivientes de la enfermedad de Hodgkin. El riesgo es mayor en aquellas que hayan recibido radiación en una región al centro del pecho entre los pulmones (el mediastino) antes de los 30 años. Anteriormente, muchas pacientes recibían radiación en esta región como parte de la radiación al campo de manto (la radiación al campo de manto cubre la región del cuello, pecho y axilas).

El riesgo de desarrollar cáncer de seno a raíz de la radiación puede verse afectado por la quimioterapia y sus efectos secundarios. La quimioterapia incluye medicamentos conocidos como agentes alquilantes causa que alguna mujeres experimenten la menopausia prematura. Las mujeres que experimentes la menopausia antes de los 35 años debido al tratamiento contra la enfermedad de Hodgkin, el riesgo de desarrollar cáncer de seno no aumento, de hecho, es menor al esperado.

Cáncer de pulmón

El riesgo más elevado de desarrollar cáncer de pulmón está relacionado con la radioterapia, así como la quimioterapia con agentes alquilantes. Los pacientes que reciben tanto quimioterapia como radioterapia son aún más propensas de desarrollar cáncer de pulmón. El hábito de fumar incrementa aún más el riesgo. El riesgo de desarrollar cáncer de pulmón aumenta si el paciente fumaba antes del tratamiento, pero éste se vuelve mayor si el paciente continúa con el hábito después del tratamiento.

Cáncer de tiroides

El riesgo de cáncer de tiroides incrementa en los pacientes de enfermedad de Hodgkin que hayan recibido radiación en la región del cuello.

Cuidado de seguimiento después del tratamiento

Tras completar el tratamiento contra la enfermedad de Hodgkin, se deberá aún acudir al médico de forma periódica y puede que se hagan pruebas para determinar si hay señales que indiquen recurrencia o propagación del cáncer. Informe a su médico acerca de cualquier nuevo problema o síntoma, ya que podría deberse a que el linfoma está regresando o a una nueva enfermedad o un cáncer secundario.

Las mujeres que hayan recibido tratamiento con radiación a la región del pecho (como la radioterapia al campo de manto) antes de la edad de 30 presentan un riesgo incrementando de desarrollar cáncer de seno. La Sociedad Americana Contra El Cáncer recomienda que estas mujeres se sometan a imágenes por resonancia magnética anuales además de las mamografías y los exámenes clínicos de los senos a partir de los 30 años edad.

El Children's Oncology Group cuenta con guías para los cuidados posteriores para pacientes tratados por cáncer cuando eran niños, adolescentes o adultos jóvenes, incluyendo los exámenes de detección para cánceres secundarios. Esto puede consultarse en www.survivorshipguidelines.org.

Para otros pacientes, los expertos no recomiendan ninguna prueba adicional para buscar cánceres secundarios, salvo que presentan síntomas.

Los sobrevivientes de la enfermedad de Hodgkin deben seguir las guías sobre la detección temprana del cáncer de la Sociedad Americana Contra El Cáncer, y evitar los productos de tabaco. El tabaquismo aumenta el riesgo de muchos tipos de cáncer y podría aumentar aún más el riesgo de muchos de los cánceres secundarios observados después de haber tenido la enfermedad de Hodgkin.

Para ayudar a mantener una buena salud, los sobrevivientes también deben:

  • Consiga y mantenga un peso saludable
  • Sea físicamente activo(a)
  • Coma sanamente con un énfasis en los alimentos de origen vegetal
  • Limitar el consumo de bebidas con alcohol mujeres limiten su consumo a no más de una bebida por día, mientras que los hombres a no más de dos bebidas por día

Estos pasos también pueden reducir el riesgo de algunos tipos de cáncer.

Para más información sobre las causas de cánceres secundarios, lea el documento disponible en inglés Second Cancers in Adults.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Last Medical Review: September 2, 2014 Last Revised: May 23, 2016

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.