¿Qué avances hay en las investigaciones de la leucemia mieloide aguda?

Actualmente, los investigadores están estudiando las causas, el diagnóstico, y el tratamiento de la leucemia mieloide aguda (AML) en muchos centros médicos, hospitales universitarios y otras instituciones.

Genética de la AML

Se está logrando un gran progreso en comprender mejor cómo ciertos cambios en el ADN (genes) del interior de las células normales de la médula ósea pueden causar que se conviertan en células de leucemia. Un mejor entendimiento de los cambios genéticos que a menudo ocurren en la AML ofrece algunos indicios sobre la razón por la que estas células se tornan anormales. A medida que los investigadores han descubierto más de estos cambios, se hace evidente que hay muchos tipos de AML. Cada uno puede tener diferentes cambios genéticos que afectan la forma en que la leucemia progresará y qué tratamientos podrían ser más útiles. Actualmente, los médicos aprenden cómo usar estos cambios para ayudarles a determinar el pronóstico de una persona y si ésta debe recibir más o menos tratamiento intensivo.

Este conocimiento es quizás aún más importante ahora que se puede utilizar para ayudar a desarrollar nuevas terapias dirigidas contra la AML (vea información más adelante).

Detección de enfermedad residual mínima

En los últimos años se han desarrollado pruebas altamente sensibles para detectar incluso la menor cantidad de leucemia después del tratamiento (conocido como enfermedad mínima residual o MRD), aun cuando quedan pocas células de leucemia que no se puedan encontrar mediante pruebas de médula ósea de rutina.

Por ejemplo, la prueba de la reacción en cadena de la polimerasa puede identificar incluso números muy pequeños de células de AML en una muestra basándose en sus cambios genéticos. La prueba de la reacción en cadena de la polimerasa puede ser útil para determinar qué tan completamente el tratamiento ha destruido las células de la AML.

En la actualidad, los médicos están tratando de determinar el efecto que la enfermedad residual mínima tiene en el pronóstico de un paciente, y cómo esto puede afectar la necesidad de un tratamiento adicional o uno más intensivo.

Adelantos en el tratamiento

El tratamiento para la AML puede ser muy eficaz para algunas personas, pero no cura a todas, y a menudo puede causar efectos secundarios graves o incluso mortales. Se están realizando muchos estudios para encontrar tratamientos más eficaces y más seguros para la AML.

Quimioterapia

La quimioterapia sigue siendo el principal tratamiento para la mayoría de los tipos de AML. Los investigadores están buscando la combinación más eficaz de medicamentos de quimioterapia que evite efectos secundarios indeseados. Esto es especialmente importante para los pacientes de edad avanzada, quienes tienen menos probabilidad de beneficiarse de los tratamientos actuales.

Los investigadores están estudiando muchos nuevos medicamentos de quimioterapia para la AML, incluyendo:

  • La sapacitabina, un medicamento que ha mostrado resultados alentadores como una opción de tratamiento para los pacientes de edad más avanzada con AML.
  • La laromustina, un medicamento que también se ha estado probando como una opción para los adultos de edad más avanzada que padecen AML.
  • La guadecitabina, un medicamento que también ha mostrado resultados alentadores en estudios preliminares.

La eficacia de la quimioterapia puede estar limitada en algunos casos debido a que las células leucémicas se pueden volver resistentes a ella con el paso del tiempo. Ahora los investigadores están buscando maneras de prevenir o revertir esta resistencia usando otros medicamentos con la quimioterapia. También están evaluando combinar la quimioterapia con una serie de tipos de medicamentos más recientes para saber si esto podría funcionar mejor.

Trasplantes de células madre

Los científicos continúan refinando los trasplantes de células madre para tratar de aumentar su eficacia, reducir las complicaciones y determinar qué pacientes probablemente se beneficiarían con este tratamiento. En muchos estudios, se está tratando de determinar exactamente cuándo se podrían usar mejor los autotrasplantes, los alotrasplantes y los minitrasplantes.

Medicamentos de terapia dirigida

Los medicamentos de quimioterapia pueden ayudar a muchas personas con AML, pero estos medicamentos no siempre curan la enfermedad. Los medicamentos de terapia dirigida más recientes que atacan específicamente a algunos de los cambios genéticos en las células de la AML son ahora una parte importante del tratamiento para algunas personas con AML. Estos medicamentos no funcionan de la misma manera que los medicamentos de quimioterapia convencionales. Algunos ejemplos son:

  • Inhibidores de FLT3: En algunas personas con AML, las células leucémicas tienen una mutación en el gen FLT3. Los medicamentos más recientes, llamados inhibidores de FLT3, tienen como blanco a las células con este cambio genético. El medicamento midostaurin (Rydapt) está aprobado para usarlo junto con quimioterapia para tratar a las personas que padecen AML con una mutación FLT3 . Otros inhibidores de FLT3, como quizartinib, crenolanib y gilteritinib, también han mostrado actividad contra la AML en estudios preliminares, especialmente cuando se combinan con quimioterapia. Pero hasta el momento, sólo estos otros medicamentos están disponibles en estudios clínicos.
  • Inhibidores de IDH. En algunas personas con AML, las células de leucemia tienen una mutación en el gen IDH1 o IDH2 que impide que las células maduren correctamente. Los inhibidores de IDH pueden ayudar a las células de leucemia a madurar como células sanguíneas normales. Algunos de estos medicamentos, como el enasidenib (Idhifa) y el ivosidenib (Tibsovo), están aprobados para tratar la AML con ciertas mutaciones en el gen IDH . También se están estudiando varios otros inhibidores de IDH.
  • Inhibidores de histona deacetilasa (HDAC), como vorinostat (Zolinza) y panobinostat (Farydak)
  • Inhibidores de BCL-2, como venetoclax (Venclexta)
  • Inhibidores de la cinasa tipo polo (Plk), como alisertib

Inmunoterapia

La inmunoterapia estimula el sistema inmunitario del cuerpo para ayudar a combatir o destruir las células cancerosas.

Anticuerpos monoclonales: estos son versiones sintéticas de las proteínas del sistema inmunitario (anticuerpos) que están diseñados para atacar objetivos específicos, como sustancias que se encuentran en la superficie de las células cancerosas. Algunos anticuerpos monoclonales funcionan al reforzar la respuesta del sistema inmunitario contra las células cancerosas. Otros contienen químicos radiactivos o venenos celulares unidos a ellos. Cuando son inyectados en el paciente, estos anticuerpos actúan como un dispositivo de búsqueda que lleva la radiactividad o el veneno directamente a las células cancerosas, lo que destruye las células.

La ozogamicina gemtuzumab (Mylotarg) es un anticuerpo monoclonal con un veneno celular adherido. Este anticuerpo ha sido aprobado para tratar la AML en algunos pacientes. También se están estudiando varios otros anticuerpos monoclonales.

Inhibidores de puestos de control inmunitarios: una parte importante del sistema inmunitario es su capacidad de evitar por sí solo el ataque a otras células normales en el cuerpo. Para hacer esto, el sistema inmunitario utiliza “puestos de control” que son moléculas en las células inmunitarias que necesitan ser activadas (o desactivadas) para iniciar una respuesta inmunitaria. En ocasiones, las células cancerosas usan estos puestos de control para evitar ser atacadas por el sistema inmunitario. Pero los nuevos medicamentos que se dirigen a estos puestos de control tienen un futuro prometedor como tratamientos. Algunos de estos medicamentos ya se están utilizando para tratar otros tipos de cáncer, y en la actualidad también están siendo estudiados para su uso en la AML.

Terapia de células T con CAR: esta es una nueva manera prometedora para que el sistema inmunológico del paciente combata la leucemia. Para esta técnica, las células inmunes llamadas células T se extraen de la sangre del paciente y se alteran en el laboratorio para que tengan sustancias específicas (llamadas receptores quiméricos de antígenos, CAR) que les permitirán adherirse a las células de la leucemia. Luego se cultivan las células T en el laboratorio y se infunden de regreso en la sangre del paciente para que puedan buscar a las células leucémicas y atacarlas.

Esta técnica ha demostrado resultados muy prometedores en los primeros estudios clínicos realizados contra algunos otros tipos de leucemias avanzados y difíciles de tratar. Aunque todavía no está claro si va a ser eficaz contra la AML, estudios clínicos están actualmente en marcha para averiguarlo. Una de las preocupaciones con este tratamiento es que algunas personas han presentado efectos secundarios muy graves, incluyendo fiebre muy alta y la presión arterial peligrosamente baja en los días después de administrarlo. Los médicos están aprendiendo cómo controlar estos efectos secundarios.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Last Medical Review: August 21, 2018 Last Revised: August 21, 2018

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.