Guías de la Sociedad Americana Contra El Cáncer para la prevención y la detección temprana del cáncer de cuello uterino

La Sociedad Americana Contra El Cáncer recomienda que las personas con cuello uterino sigan estas guías para ayudar a detectar el cáncer de cuello uterino tempranamente. Sergur estas guías también pueden ayudar a detectar precánceres, los cuales se pueden tratar para evitar que se origine el cáncer de cuello uterino. Estas guías no aplican para personas que hayan sido diagnosticadas con précáncer cáncer de cuello uterino (cervical). Para las mujere en esos casos, deberán seguir las recomendaciones de pruebas de detección del cáncer según lo recomiende su equipo de profesionales de la salud.

  • Las pruebas para la detección del cáncer de cuello uterino deberán comenzarse a partir de los 25 años.
     
  • Las personas entre los 25 y los 65 años deberán hacerse una prueba primaria del virus del papiloma humano o VPH* cada 5 años. Si no se dispone de una prueba primaria del VPH, aún se consideran como buenas alternativas ya sea optar por una prueba conjunta (prueba que combina la prueba del VPH y la prueba de Papanicolaou) cada 5 años, o bien, hacer solo una prueba de Papanicolaou cada 3 años.

    *(Una prueba primaria del VPH es una prueba del VPH que se realiza por sí sola para la detección. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los Estados Unidos ha aprobado ciertas pruebas para que sean consideradas como pruebas primarias del VPH).

    Lo más importante para recordar es hacer las pruebas programadas de rutina, independientemente de cuál sea la prueba elegida.
     
  • Las personas mayores de 65 años que se hayan sometido a sus pruebas programadas de rutina para el cáncer de cuello uterino en los últimos 10 años con resultados normales y que no tengan un historial de CIN2 o algún diagnóstico más grave dentro de los últimos 25 años no deberán hacer más estas pruebas. Una vez que se hayan suspendido las pruebas, no deberán ser retomadas.
     
  • Las personas que hayan tenido una histerectomía total (extracción del útero y cuello uterino mediante cirugía) no deberán someterse a las pruebas de VPH ni de Papanicolaou, salvo que la histerectomía haya sido requerida como parte del tratamiento contra un precáncer grave o cáncer de cuello uterino. Las pesronas que hayan tenido una histerectomía sin la extracción del cuello uterino (referida como histerectomía supra-cervical) debrerán continuar haciendo las pruebas de detección para el cáncer de cuello uterino recomendadas siguiendo las guías antes mencionadas.
     
  • Toda persona que haya sido vacunada contra el VPH deberá continuar las recomendaciones sobre las pruebas de detección para su grupo de edad.
     

Consideraciones para pacientes de otros segmentos de la población

Aquellas personas con un historial de precáncer grave de cuello uterino deberán continuar realizándose las pruebas durante al menos 25 años después de dicho diagnóstico, incluso cuando la realización de estas pruebas continúe tras rebasar los 65 años.

Aquellas personas con riesgo elevado de cáncer de cuello uterino debido a un sistema inmunológico suprimido (infección con el VIH o uso de esteroides por largo plazo) o debido a que hayan tenido exposición a la sustancia química DES en el útero, puede que requieran de un programa de pruebas de detección más frecuente y deberán seguir las recomendaciones de acuerdo a las indicaciones de su equipo de profesionales de la salud. 

Importancia de la detección del cáncer de cuello uterino

En el pasado, el cáncer de cuello uterino era una de las causas más comunes de muerte por cáncer en las mujeres de Estados Unidos. La tasa de mortalidad de cáncer de cuello uterino disminuyó significativamente con el aumento en el uso de la prueba de Papanicolaou.No obstante, la tasa de mortalidad no ha cambiado mucho en los últimos 10 años.

En años recientes, la prueba del VPH ha sido aprobada como otra prueba de detección del cáncer de cuello uterino, La preuba del VPH busca la presencia de infección con los tipos del VPH de alto riesgo que son más propensos a evolucionar a precáncer y cáncer en el cuello uterino. La prueba del VPH se puede hacer por sí sola (prueba primaria del VPH) o al mismo tiempo junto con la prueba de Papanicolaou (referida como prueba conjunta).

Las pruebas de detección ofrecen la mejor oportunidad para encontrar el cáncer de cuello uterino en sus comienzos, cuando el tratamiento puede ser más eficaz. Además, las pruebas de detección pueden en realidad prevenir la mayoría de los cánceres cervicales mediante la detección de los cambios anormales de las células del cuello uterino (precánceres) para que puedan ser tratados antes de que éstos tengan la oportunidad de convertirse en un cáncer cervical.

A pesar de los beneficios de las pruebas de detección del cáncer de cuello uterino, no todas las mujeres en los Estados Unidos se hacen la prueba. La mayoría de los casos del cáncer de cuello uterino se encuentra en mujeres que nunca se han sometido a una prueba de Papanicolaou o que no se han hecho dicha prueba recientemente. Las mujeres sin seguro médico y las mujeres que inmigraron recientemente a este país tienen menos probabilidad de hacerse las pruebas de detección del cáncer de cuello uterino.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Actualización más reciente: julio 30, 2020

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.