¿Se puede prevenir el cáncer de estómago?

No existe una manera segura de prevenir el cáncer de estómago, aunque hay medidas que puede tomar y que podrían reducir su riesgo de padecerlo.

Alimentación, nutrición, peso corporal y actividad física

Tener sobrepeso u obesidad incrementa el riesgo de algunos tipos de cáncer de estómago, por lo que lograr y mantenerse en un rango de peso saludable podría reducir su riesgo.

Ser físicamente activo de manera habitual también podría ayudar a reducir el riesgo de cáncer de estómago.

Además de los posibles efectos sobre el riesgo de cáncer de estómago, el mantenerse en un rango de peso saludable y ser físicamente activo puede que también tenga un efecto sobre el resigo de otros tipos de cáncer y problemas de salud.

Una alimentación rica en frutas y verduras frescas probablemente también reduce el riesgo de cáncer de estómago. Las frutas cítricas (naranjas, limones y toronjas) pueden ser especialmente beneficiosas, aunque la toronja y el jugo de toronja pueden cambiar los niveles sanguíneos de ciertos medicamentos que esté tomando. Por lo tanto, es importante que hable con su médico antes de agregar toronja a su alimentación.

La Sociedad Americana Contra El Cáncer recomienda que las personas sigan un patrón de alimentación saludable que incluya una colorida variedad de frutas y verduras, así como de granos integrales, y que a su vez limite o evite las carnes rojas y procesadas, las bebidas endulzadas con azúcar y los alimentos altamente procesados.

El consumo de alcohol probablemente incrementa el riesgo de cáncer de estómago, por lo que eviatr o limitar su consumo podría disminuir su riesgo.

Para más información sobre la alimentación, el peso corporal, la actividad física y el consumo de alcohol, refiérase a la Guía de la Sociedad Americana Contra El Cáncer sobre la alimentación y la actividad física para la prevención del cáncer.

Los estudios que han estado analizando el uso de suplementos dietéticos para reducir el riesgo de cáncer de estómago han arrojado resultados diversos hasta el momento. Algunos estudios han sugerido que las combinaciones de suplementos antioxidantes (vitaminas A, C, y E y el mineral selenio) pueden reducir el riesgo de cáncer de estómago en las personas con nutrición deficiente. No obstante, la mayoría de las investigaciones que estudian a las personas que tienen una buena nutrición no han encontrado ningún beneficio en agregar pastillas de vitaminas a la alimentación. Se requiere realizar más investigación en esta área.

Aunque algunos estudios a menor escala sugieren que tomar té, particularmente el té verde, puede que ayude a proteger contra el cáncer de estómago, la mayoría de los estudios a mayor escala no han encontrado esta relación.

Evitar el consumo de tabaco

El uso de tabaco puede aumentar el riesgo de padecer cáncer de estómago proximal (la sección del estómago más cercana al esófago). El tabaco aumenta el riesgo de muchos otros tipos de cáncer y es el responsable de aproximadamente una tercera parte de todas las muertes por cáncer en los Estados Unidos. Si no consume tabaco, ¡no empiece a hacerlo! Si fuma y desea ayuda para dejar de fumar, llame a la Sociedad Americana Contra El Cáncer al 1-800-227-2345.

Tratamiento de la infección con H pylori

Todavía no está claro si las personas cuyos revestimientos del estómago han sido infectados crónicamente con la bacteria H pylori, pero que no presentan síntomas, deben ser tratadas con antibióticos. Esto se está estudiando actualmente. Algunos estudios preliminares han sugerido que administrar antibióticos a las personas infectadas con H pylori podría reducir el número de lesiones precancerosas en el estómago y reducir el riesgo de padecer cáncer de estómago. Sin embargo, no todos los estudios han coincidido en esto. Se necesitan más estudios para asegurarse de que ésta es una manera de prevenir el cáncer de estómago en las personas infectadas con H pylori.

Si su médico cree que pudiera tener infección por H pylori, hay varias pruebas que se pueden hacer:

  • La prueba más simple es una prueba de sangre que busca los anticuerpos que combaten la bacteria H pylori. Los anticuerpos son proteínas que el sistema inmunitario produce en respuesta a una infección. Un resultado positivo de una prueba de H pylori puede significar que usted está infectado con H pylori o que la hubo en el pasado, pero ya no es infección.
  • Otro método consiste en realizar un procedimiento endoscópico (vea Pruebas para encontrar cáncer de estómago) para tomar una muestra de tejido del revestimiento del estómago (biopsia). Esta muestra puede ser usada en pruebas químicas para esta clase de bacteria. Los médicos también pueden identificar la H pylori en las muestras de biopsia que se observan al microscopio. La biopsia también puede ser cultivada (colocada en una sustancia que promueve el crecimiento de bacterias) para determinar si la H pylori crece en la muestra.
  • Además, existe una prueba de aliento para esta bacteria. Para esta prueba, usted toma un líquido que contiene urea. Si la H pylori está presente, ésta cambiará químicamente la urea. Luego, se le hace una prueba a una muestra de su aliento para detectar estos cambios químicos.

Uso de aspirina

El uso de aspirina u otros agentes antiinflamatorios no esteroideos (NSAID), como el ibuprofeno o naproxeno, parece reducir el riesgo de cáncer de estómago. Estos medicamentos también pueden reducir el riesgo de pólipos en el colon y cáncer de colon. Sin embargo, pueden también causar sangrado interno grave (incluso fatal) y otros riesgos potenciales de salud en algunas personas.

La mayoría de los médicos considera cualquier reducción en el riesgo de cáncer un beneficio añadido para los pacientes que toman estos medicamentos por otras razones, como para tratar la artritis. No obstante, los médicos no recomiendan tomar rutinariamente agentes antiinflamatorios no esteroides específicamente para prevenir el cáncer de estómago. Los estudios todavía no han determinado en qué pacientes los beneficios de reducir el riesgo de cáncer sobrepasan los riesgos de sangrado.

Para personas con riesgo muy alto

Se sabe que el síndrome de cáncer gástrico difuso hereditario sólo causa un pequeño porcentaje de cánceres de estómago. No obstante, resulta importante reconocerlo, pues la mayoría de las personas que heredan esta afección padecen cáncer de estómago en el futuro.  Un antecedente personal de cáncer de seno lobulillar invasivo antes de los 50 años, así como tener familiares cercanos que hayan padecido cáncer de estómago sugiere que podría haber un riesgo de padecer este síndrome. Estas personas pueden consultar con un profesional en genética para saber si deben realizarse pruebas genéticas. Si las pruebas muestran que la persona tiene una mutación (cambio anormal) en el gen CDH1, muchos médicos recomendarán extirpar el estómago antes de que el cáncer se origine. Otro síndrome de cáncer hereditario con un mayor riesgo de cáncer de estómago es el síndrome de Lynch.

 

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Bae J, Lee E, Guyatt G. Citrus fruit intake and stomach cancer risk: A quantitative systematic review. Gastric Cancer. 2008;11:23–32.

Benusiglio PR, Malka D, Rouleau E, et al. CDH1 germline mutations and the hereditary diffuse gastric and lobular breast cancer syndrome: a multicentre study. J Med Genet. 2013 Jul;50(7):486-9. Epub 2013 May 25.

Chun N, Ford JM. Genetic testing in stomach cancer, In: DeVita VT, Lawrence TS, Rosenberg SA, eds. DeVita, Hellman, and Rosenberg’s Cancer: Principles and Practice of Oncology. 10th ed. Philadelphia, Pa: Lippincott Williams & Wilkins; 2015.

Kushi LH, Doyle C, McCullough M, Rock CL, Demark-Wahnefried W, Bandera EV, Gapstur S, Patel AV, Andrews K, Gansler T; American Cancer Society 2010 Nutrition and Physical Activity Guidelines Advisory Committee. American Cancer Society Guidelines on nutrition and physical activity for cancer prevention: reducing the risk of cancer with healthy food choices and physical activity. CA Cancer J Clin. 2012 Jan-Feb;62(1):30-67.

National Cancer Institute. Physician Data Query (PDQ). Gastric Cancer Screening. 3/10/2017. Accessed at https://www.cancer.gov/types/stomach/hp/stomach-screening-pdq on November 27, 2017.

Referencias

Bae J, Lee E, Guyatt G. Citrus fruit intake and stomach cancer risk: A quantitative systematic review. Gastric Cancer. 2008;11:23–32.

Benusiglio PR, Malka D, Rouleau E, et al. CDH1 germline mutations and the hereditary diffuse gastric and lobular breast cancer syndrome: a multicentre study. J Med Genet. 2013 Jul;50(7):486-9. Epub 2013 May 25.

Chun N, Ford JM. Genetic testing in stomach cancer, In: DeVita VT, Lawrence TS, Rosenberg SA, eds. DeVita, Hellman, and Rosenberg’s Cancer: Principles and Practice of Oncology. 10th ed. Philadelphia, Pa: Lippincott Williams & Wilkins; 2015.

Kushi LH, Doyle C, McCullough M, Rock CL, Demark-Wahnefried W, Bandera EV, Gapstur S, Patel AV, Andrews K, Gansler T; American Cancer Society 2010 Nutrition and Physical Activity Guidelines Advisory Committee. American Cancer Society Guidelines on nutrition and physical activity for cancer prevention: reducing the risk of cancer with healthy food choices and physical activity. CA Cancer J Clin. 2012 Jan-Feb;62(1):30-67.

National Cancer Institute. Physician Data Query (PDQ). Gastric Cancer Screening. 3/10/2017. Accessed at https://www.cancer.gov/types/stomach/hp/stomach-screening-pdq on November 27, 2017.

Última revisión médica completa: diciembre 1, 2017 Actualización más reciente: junio 9, 2020

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.