Inmunoterapia para el cáncer de piel tipo melanoma

La inmunoterapia es el uso de medicamentos para estimular el sistema inmunitario de la persona para que reconozca y destruya a las células cancerosas con más eficacia. Se pueden utilizar varios tipos de inmunoterapia para tratar el melanoma.

Inhibidores de puestos de control inmunitarios

Una parte importante del sistema inmunitario es su capacidad de evitar el ataque a las células normales en el cuerpo. Para hacer esto, utiliza “puestos de control” que son proteínas en las células inmunitarias que necesitan ser activadas (o desactivas) para iniciar una respuesta inmunitaria. En ocasiones, las células del melanoma usan estos puntos de control para evitar ser atacadas por el sistema inmunitario. Pero estos medicamentos tienen como blanco a las proteínas de puestos de control, ayudando a restaurar la respuesta inmunitaria contra las células del melanoma.

Inhibidores PD-1

El pembrolizumab (Keytruda) y el nivolumab (Opdivo) son medicamentos que atacan a la PD-1, una proteína en las células del sistema inmunitario llamadas células T que normalmente ayudan a evitar que estas células ataquen a otras células en el cuerpo. Al bloquear la PD-1, estos medicamentos refuerzan la respuesta inmunitaria contra las células del melanoma. A menudo, esto puede reducir el tamaño de los tumores y puede ayudar a las personas a vivir por más tiempo.

Se pueden usar para tratar melanomas que no se pueden extirpar mediante cirugía o que se han propagado a otras partes del cuerpo. También se pueden utilizar después de la cirugía (como tratamiento adyuvante) para los melanomas que han alcanzado a los ganglios linfáticos, para tratar de reducir el riesgo de que el cáncer regrese.

Estos medicamentos se administran por infusión intravenosa (IV), normalmente cada dos o tres semanas.

Inhibidor L1

El atezolizumab (Tecentriq) es un fármaco que se dirige a la PD-L1, una proteína relacionada a la PD-1 que se encuentra en algunas de las células cancerosas y células inmunológicas. El bloqueo de esta proteína puede ayudar a estimular la respuesta inmunitaria contra las células del melanoma. Este medicamento se puede usar junto con cobimetinib y vemurafenib en personas cuyo melanoma no pueda ser extirpado con cirugía, o que se ha propagado hacia otras partes del cuerpo y que presentan la mutación BRAF.

Este medicamento se administra mediante infusión intravenosa (IV) cada dos semanas.

Inhibidor CTLA-4

El ipilimumab (Yervoy) es otro medicamento que aumenta la respuesta inmunitaria, pero tiene un objetivo diferente. Su objetivo es bloquear la CTLA-4, otra proteína en las células T que normalmente ayuda a mantenerlas en control.

Se pueden usar para tratar melanomas que no se pueden extirpar mediante cirugía o que se han propagado a otras partes del cuerpo. También se puede utilizar en algunas situaciones para melanomas menos avanzados después de la cirugía (como un tratamiento adyuvante) para tratar de reducir el riesgo de que el cáncer regrese.

Cuando se utiliza solo, este medicamento no parece encoger tantos tumores como los inhibidores de PD-1, y suele causar efectos secundarios más graves, por lo que generalmente se utiliza primero uno de esos otros medicamentos. Otra opción en algunas situaciones podría ser combinar este medicamento con uno de los inhibidores de PD-1, que puede aumentar la probabilidad de reducir los tumores (ligeramente más que un inhibidor de PD-1 solo), pero también puede aumentar el riesgo de efectos secundarios.

Este medicamento se administra como infusión intravenosa (IV), usualmente una vez cada 3 semanas por cuatro tratamientos.

Posibles efectos secundarios de los inhibidores de los puestos de control para el melanoma

Entre los efectos secundarios de estos medicamentos se incluye fatiga (cansancio excesivo), tos, náuseas, ronchas en la piel, pérdida del apetito, estreñimiento, dolor en las coyunturas y diarrea.

Otros efectos secundarios de mayor gravedad podrían ocurrir, aunque con menor frecuencia.

Reacciones a la infusión: podría ser que algunas personas presenten una reacción mientras reciben estos medicamentos. Esto se asemeja a una reacción alérgica la cual se puede manifestar con fiebre, escalofríos, rostro ruborizado, erupciones cutáneas, mareos, respiración sibilante y dificultad para respirar. Es importante notificar al médico o enfermera de inmediato al momento de notar cualquiera de estos síntomas mientras se esté administrando la infusión.

Reacciones autoinmunitarias: estos medicamentos eliminan uno o más elementos de seguridad que el sistema inmunitario del cuerpo tiene. En ocasiones el sistema inmunitario responde al atacar otras partes del cuerpo, lo cual puede ocasionar graves problemas que incluso pueden poner la vida en peligro al afectar los pulmones, los intestinos, el hígado, las glándulas productoras de hormonas y los riñones, entre otros.

Es muy importante notificar a alguien de su equipo de profesionales médicos sobre cualquier efecto secundario nuevo que surja tan pronto como sea posible. Si llegara a presentarse algún efecto secundario de gravedad, puede que el tratamiento sea interrumpido y podría ser necesario que se administren altas dosis de corticoesteroides para suprimir la respuesta del sistema inmunitario.

 

Interleucina-2 (IL-2)

Las interleucinas son proteínas en el cuerpo que refuerzan el sistema inmunitario en forma general. Las versiones artificiales de interleucina-2 (IL-2) algunas veces se usan para tratar melanoma. Se administran como infusiones intravenosas (IV) al menos al principio. Algunos pacientes o personas que cuidan de los pacientes pueden aprender cómo aplicar inyecciones debajo de la piel en sus casas.

Para melanomas avanzados: la IL-2 a veces puede reducir el tamaño de los melanomas avanzados cuando se usa solo. No se utiliza tanto como en el pasado porque hay más probabilidad de que los inhibidores de puestos de control inmunitarios ayuden más a las personas, y suelen causar menos efectos secundarios. Pero la IL-2 podría ser una opción si estos medicamentos ya no son eficaces.

Los efectos secundarios de la IL-2 pueden incluir síntomas parecidos a los que se presentan con la influenza (gripe), como fiebre, escalofríos, dolores, cansancio intenso, somnolencia y recuentos bajos de células sanguíneos. La interleucina-2 en altas dosis puede causar acumulación de líquido en el cuerpo de forma tal que la persona se hinche y se sienta bastante enferma. Debido a esto y a otros posibles efectos secundarios graves, se administran altas dosis de interleucina-2 sólo en hospitales, en centros que tienen experiencia con este tipo de tratamiento.

Para algunos melanomas en etapas más tempranas: los melanomas que han alcanzado a los ganglios linfáticos cercanos son más propensos a regresar a otra parte del cuerpo, incluso si se cree que se ha extirpado todo el cáncer. La IL-2 a veces se puede inyectar en los tumores (conocido como terapia intralesional) para tratar de prevenir esto. Los efectos secundarios son similares, pero tienden a ser más leves cuando se inyecta la IL-2 directamente en el tumor.

Al momento de decidir si se usa la IL-2, los pacientes y sus médicos necesitan considerar los beneficios y los efectos secundarios potenciales de este tratamiento.

Terapia de virus oncolíticos

Los virus son un tipo de germen que puede infectar y matar a las células. Algunos virus pueden modificarse en el laboratorio para que infecten y destruyan principalmente las células cancerosas. A estos se les llama virus oncolíticos. Además de destruir directamente las células, los virus también pueden alertar al sistema inmunitario para que ataque a las células cancerosas.

El talimogene laherparepvec (Imlygic), también conocido como T-VEC, es un virus oncolítico que puede utilizarse para tratar los melanomas en la piel o los ganglios linfáticos que no pueden eliminarse con cirugía. El virus se inyecta directamente en los tumores, normalmente cada 2 semanas. Este tratamiento a veces puede reducir el tamaño de estos tumores, y también pudiera encoger los tumores en otras  partes del cuerpo.

Los efectos secundarios pueden incluir síntomas parecidos a los de la influenza (gripe) y dolor en el sitio de la inyección.

Vacuna bacilo de Calmette-Guérin

El bacilo de Calmette-Guérin (BCG) es un germen que está relacionado con el que causa la tuberculosis. El BCG no causa enfermedades graves en los humanos, pero sí activa el sistema inmunitario. La vacuna BCG se puede utilizar para ayudar a tratar los melanomas en etapa III inyectándolo directamente en los tumores, aunque no se usa muy a menudo.

Crema imiquimod

El imiquimod (Zyclara) es un medicamento que se aplica a la piel como una crema. Estimula la respuesta inmunitaria local contra las células cancerosas de la piel. Para los melanomas en etapa muy temprana (etapa 0), algunos médicos pueden utilizar imiquimod si la cirugía pudiera causar desfiguración. También puede ser una opción  para algunos melanomas que se han propagado por la piel.

Por lo general, la crema se aplica  de dos a cinco veces a la semana por alrededor de 3 meses. Algunas personas presentan graves reacciones de la piel cuando se usa este medicamento. El imiquimod no se usa para los melanomas en etapas más avanzadas.

Nuevos tratamientos

En estudios preliminares, algunos otros tipos de inmunoterapia han mostrado resultados promisorios en el tratamiento del melanoma. Otros estudios están evaluando la combinación de diferentes tipos de inmunoterapia para saber si podría ayudarlos a funcionar mejor. (Consulte ¿Qué avances hay en las investigaciones sobre el cáncer de piel tipo melanoma?).

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Actualización más reciente: agosto 24, 2020

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.