Terapia dirigida para el cáncer de piel de tipo melanoma

Estos medicamentos ejercen su acción en partes de las células del melanoma que las diferencian de las células normales. Los medicamentos dirigidos funcionan de distinta manera que los que se usan comúnmente en la quimioterapia, y básicamente atacan a cualquier célula que se divida rápidamente. En ocasiones, los medicamentos de terapia dirigida funcionan cuando la quimioterapia no es eficaz, y también pueden presentar efectos secundarios menos graves. Los médicos aún están estudiando la mejor manera de usar estos medicamentos para tratar el melanoma.

Medicamentos que atacan a las células con cambios en el gen BRAF

Alrededor de la mitad de todos los melanomas presenta cambios (mutaciones) en el gen BRAF. Las células del melanoma con estos cambios producen una proteína BRAF alterada que les ayuda a crecer. Algunos medicamentos atacan a esta y a las proteínas relacionadas, como las proteínas MEK.

Si usted tiene melanoma, puede que con una biopsia se le hagan pruebas para determinar si las células cancerosas contienen una mutación BRAF. Los medicamentos que atacan a la proteína BRAF (inhibidores de la BRAF) no suelen ser eficaces en pacientes cuyos melanomas tienen un gen BRAF normal.

La mayoría de las veces, si una persona tiene una mutación en el gen BRAF y requiere de terapia dirigida, se les administra tanto un inhibidor de la BRAF como un inhibidor de MEK, pues estos medicamentos en conjunto funcionan mejor que por separado.

Inhibidores de la BRAF

Los medicamentos vemurafenib (Zelboraf), dabrafenib (Tafinlar) y encorafenib (Braftovi) son medicamentos que atacan a la proteína BRAF directamente.

Estos medicamentos reducen los tumores en aproximadamente la mitad de las personas cuyos melanomas metastásicos tienen un cambio en el gen BRAF. También pueden ayudar a algunos pacientes a que vivan por más tiempo, aunque por lo general el melanoma vuelve a crecer eventualmente.

El dabrafenib también puede usarse tras la cirugía (junto con trametinib, como se menciona más adelante) en personas con melanoma en etapa III, en quienes puede ayudar a reducir el riesgo de que el cáncer regrese.

Estos medicamentos vienen en forma de pastillas o cápsulas que se toman una o dos veces al día. Entre los efectos secundarios comunes se puede incluir un engrosamiento en la piel, erupciones, picazón (comezón), sensibilidad al sol, dolor de cabeza, fiebre, dolor de las articulaciones, cansancio, caída del cabello y náuseas. Pueden ocurrir efectos secundarios menos frecuentes, pero graves, como problemas en el ritmo cardiaco, problemas hepáticos (hígado), insuficiencia renal, reacciones alérgicas graves, problemas graves en la piel o los ojos, sangrado y altos niveles de azúcar en la sangre.

Algunas personas tratadas con estos medicamentos padecen cánceres de piel, especialmente cánceres de piel de células escamosas. Por lo general, estos cánceres son menos graves que el melanoma y se pueden tratar mediante la extirpación de los mismos. Aun así, su médico querrá examinar su piel a menudo durante el tratamiento y por varios meses después. Además, usted debe notificar inmediatamente a su médico si nota cualquier crecimiento nuevo o área anormal en su piel.

Inhibidores de MEK

El gen MEK se desempeña junto con el gen BRAF. Por lo tanto, los medicamentos que bloquean las proteínas MEK también pueden ayudar a tratar los melanomas con cambios en el gen BRAF. Los inhibidores de MEK incluyen trametinib (Mekinist), cobimetinib (Cotellic) y binimetinib (Mektovi).

Estos medicamentos vienen en forma de pastillas o cápsulas que se toman una o dos veces al día. Los efectos secundarios comunes incluyen salpullido, náuseas, diarrea, hinchazón y sensibilidad a la luz solar. Hay efectos secundarios graves que no suelen ser comunes entre los cuales se incluye daños en la función cardiaca, pulmonar y hepática, sangrado o coágulos sanguíneos, problemas de la visión, daños musculares e infecciones cutáneas.

Como se ha mencionado anteriormente, el método más común consiste en combinar un inhibidor MEK con un inhibidor BRAF. Esto parece encoger tumores por períodos de tiempo más prolongados que el uso de cualquier tipo de medicamento solo. Algunos efectos secundarios (como el desarrollo de otros cánceres de piel) son en realidad menos comunes con la combinación.

Medicamentos que atacan a las células con cambios en el gen C-KIT

Una pequeña cantidad de melanomas presenta cambios en el gen C-KIT que les ayuda a crecer. Estos cambios son más comunes en melanomas que se originan en ciertas partes del cuerpo:

  • En las palmas de las manos, las plantas de los pies o debajo de las uñas (conocido como melanoma acral).
  • Dentro de la boca o en cualquier otra área mucosal (húmeda).
  • En áreas que reciben exposición solar crónica.

Algunos medicamentos dirigidos, tal como imatinib (Gleevec) y nilotinib (Tasigna), pueden afectar las células con cambios en el C-KIT. Si usted tiene un melanoma que se originó en uno de estos lugares, su médico podría realizar pruebas a las células de su melanoma para determinar si presentan cambios en el gen C-KIT, lo que pudiera significar que uno de estos medicamentos podría ser útil.

Actualmente se están llevando a cabo estudios clínicos para analizar medicamentos que atacan diferentes cambios genéticos (refiérase a ¿Qué avances hay en la investigación y el tratamiento del cáncer de piel tipo melanoma?).

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Last Medical Review: May 19, 2016 Last Revised: June 28, 2018

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.