Opciones de tratamiento según la extensión del cáncer de vesícula biliar

La extensión del cáncer de vesícula biliar es un factor importante al tomar decisiones sobre las opciones de tratamiento. La cirugía es el tratamiento primario, siempre que sea posible, ya que provee la mejor probabilidad de curar el cáncer. Por esta razón, los médicos generalmente dividen los cánceres de vesícula biliar en dos grupos:

  • Los cánceres resecables son aquellos que los médicos creen se pueden remover completamente mediante cirugía, según los resultados de los estudios por imágenes y otras pruebas.
  • Los cánceres irresecables se han propagado muy lejos o están en un lugar donde resulta muy difícil extirparlos totalmente mediante cirugía.

Cánceres de vesícula biliar resecables

En términos de etapas, los cánceres en etapa I y II y algunos cánceres en etapa III que no se han propagado fuera de la vesícula biliar pueden aún ser tratados con cirugía. Pero no es una opción si el cáncer se ha extendido a los vasos sanguíneos principales. Otros factores, como si la persona está lo suficientemente saludable para la cirugía, también pueden afectar si la cirugía es una buena opción. Si, por ejemplo, el cáncer sólo ha invadido el hígado en un área, y no a mucha profundidad, es posible extirpar todo el cáncer. Por otro lado, si el cáncer se ha propagado a ambos lados del hígado, al revestimiento de la cavidad abdominal, a órganos localizados a distancia de la vesícula biliar, o si rodea una vena sanguínea principal, puede que la cirugía no logre extirparlo todo.

La manera en que se descubrió el cáncer también puede afectar las opciones de tratamiento. Por ejemplo, algunos cánceres se pueden encontrar mediante estudios por imágenes antes de la cirugía, mientras que otros se descubren sólo después de extraer la vesícula biliar para tratar otra afección, como cálculos biliares.

Si se sospecha o diagnostica cáncer de vesícula biliar, es una buena idea que consulte con un cirujano con experiencia en el tratamiento de este tipo de cáncer. El cáncer de vesícula biliar no es común, y no todos los cirujanos tienen las destrezas que se necesitan para las operaciones más extensas empleadas para tratar este cáncer.

Independientemente de la etapa del cáncer, resulta muy importante que usted entienda el objetivo del tratamiento antes de comenzarlo, ya sea para tratar de curar el cáncer o para ayudar a aliviar los síntomas, así como la probabilidad de beneficios y riesgos. Esto puede ayudarle a tomar buenas decisiones cuando analice sus opciones de tratamiento.

Cánceres de vesícula biliar que pueden ser resecables

Estos cánceres están en etapas más tempranas, y los médicos creen que se podrían extraer totalmente mediante cirugía. El tratamiento de estos cánceres depende en parte de cómo se encontraron inicialmente.

Cáncer que se encuentra después de cirugía que se realiza para otro problema de la vesícula biliar

Algunos cánceres de vesícula biliar se encuentran cuando se extirpa la vesícula biliar para tratar cálculos biliares o inflamación crónica. Después de extirparla, la vesícula biliar se examina y se le realizan pruebas en el laboratorio al momento que se descubre el cáncer. A menudo, estos son cánceres en etapas tempranas. Si se confirma que el cáncer sólo está en las capas internas de la vesícula biliar (T1a), y no hay signos de propagación fuera de la vesícula biliar, puede que no sea necesario más tratamiento, ya que existe una buena probabilidad de que se removió todo el cáncer.

Si se descubre que el cáncer está en capas más profundas de la vesícula biliar (T1b o más), se realizarán otras pruebas para saber si quedó cualquier cáncer en el cuerpo y determinar si se puede extraer. Estos estudios pueden incluir CT o MRI y una laparoscopia para la estadificación.

Si después de las pruebas se cree que el cáncer es resecable, se realizará otra operación más extensa para extraer parte del hígado, los ganglios linfáticos adyacentes, y posiblemente partes del conducto biliar. (Si la cirugía inicial fue una colecistectomía laparoscópica, también se puede remover la piel que rodea los lugares de la incisión original). Esto se hace en caso de que células cancerosas hayan tenido contacto con la piel cuando se extrajo la vesícula biliar a través de estos pequeños orificios. Aún no está claro cuán útil sea esto. A esto le puede seguir quimioterapia (quimio), con o sin radiación, para tratar de evitar que el cáncer regrese, aunque no está claro cuán beneficioso es esto.

Las opciones de tratamiento serán como las opciones para los cánceres irresecables si los estudios por imágenes o la laparoscopia para la estadificación muestran que el cáncer no se puede extraer.

Cáncer que se encuentra durante de cirugía que se realiza para otro problema de la vesícula biliar

A veces, el cáncer de vesícula biliar se descubre durante la cirugía para extirpar la vesícula biliar (colecistectomía simple). En este caso, durante la operación, el cirujano observa áreas que presentan cambios y que parecen ser cáncer. Los fragmentos diminutos de estos cambios (muestras) se envían rápidamente al laboratorio para comprobar si se trata de cáncer mientras se lleva a cabo la operación. Las células cancerosas se observan en las muestras.

Si el cirujano tiene experiencia en el tratamiento de cáncer de vesícula biliar y cree que el cáncer se puede extraer (es resecable), se puede cambiar la operación a una más extensa llamada colecistectomía extendida. (Consulte Cirugía para el cáncer de vesícula biliar para detalles).

Si el cirujano no tiene experiencia en el tratamiento de cáncer de vesícula biliar o no está seguro si el cáncer es resecable, se puede suspender la operación en este momento. Entonces, se realizarán otros estudios, como CT o MRI, para buscar cualquier cáncer remanente en el cuerpo y para determinar si es o no resecable.

Si después de las pruebas se cree que el cáncer es resecable, se realizará una operación más extensa para remover parte del hígado, los ganglios linfáticos adyacentes, y posiblemente partes del conducto biliar. A esto le puede seguir quimioterapia (quimio), con o sin radiación, para tratar de evitar que el cáncer regrese, aunque no está claro cuán beneficioso es esto.

Las opciones de tratamiento serán como las opciones para los cánceres irresecables si los estudios por imágenes  muestran que el cáncer no se puede extraer.

Cáncer que se descubre mediante estudios por imágenes o debido a síntomas

En ocasiones, se sospecha que una persona padece cáncer de vesícula biliar debido a que presenta síntomas, como ictericia. Entonces los estudios por imágenes pueden mostrar áreas en o cerca de la vesícula biliar donde se sospecha que hay cáncer. Se pueden hacer más estudios por imágenes y una laparoscopia para la estadificación con el fin de examinar cualquier otra área donde se sospecha cáncer. Estos estudios pueden ayudar al médico a determinar si esas áreas son cáncer y si se pueden extraer (son resecables).

Si se cree que el cáncer es resecable y el paciente está lo suficientemente saludable para someterse a cirugía, el tratamiento preferido es una colecistectomía extendida (extirpación de la vesícula biliar, parte del hígado, los ganglios linfáticos cercanos, y posiblemente el conducto biliar y otros órganos adyacentes). Si el paciente presenta ictericia antes de la cirugía, se puede colocar primero un stent o un catéter en el conducto biliar para permitir que la bilis fluya. Esto puede ayudar a aliviar los síntomas por algunos días, y puede hacer que la persona esté lo suficientemente saludable como para someterse a la cirugía. Después de la cirugía, puede que se recomiende quimioterapia, con o sin radiación, para tratar de reducir la probabilidad de que el cáncer regrese, aunque no está claro cuán beneficioso es esto.

Si los estudios por imágenes o la laparoscopia para la estadificación muestran que es probable que sea cáncer, pero que no se puede extraer, se puede hacer una biopsia para confirmar el diagnóstico. Las opciones de tratamiento entonces serán como las opciones para los cánceres irresecables.

Cánceres de vesícula biliar irresecables

Si la cirugía no es una opción (por ejemplo, debido al tamaño o la localización del cáncer o debido al estado de salud general de la persona), el tratamiento usualmente se debe enfocar en tratar de controlar el cáncer. Esto puede ayudar a aliviar los síntomas y puede ayudar a las personas a vivir por más tiempo. El tratamiento con radioterapia, quimioterapia, o ambas, puede ser útil para algunas personas.

Para aquellas personas que presentan ictericia debido a un bloqueo del conducto biliar, se puede colocar un stent o un catéter en el conducto para permitir que la bilis fluya. Si es necesario, una cirugía para desviar el conducto biliar puede ser una opción si la persona es lo suficientemente saludable. Desbloquear la vía biliar es a menudo lo primero que se hace, antes de comenzar otros tratamientos, como quimioterapia.

Puesto que estos cánceres pueden ser muy difíciles de tratar, la participación en un estudio clínico de tratamientos más nuevos puede ser una opción. De esta manera, los pacientes  pueden recibir el mejor tratamiento disponible y también pueden obtener los tratamientos que se creen sean incluso mejores.

Cuidado paliativo

Esta atención de apoyo va dirigida a prevenir y tratar los síntomas o problemas causados por el cáncer. El cuidado paliativo se utiliza con todo tipo de tratamiento para el cáncer en todas las etapas del cáncer de vesícula biliar. Incluye cosas como medicamentos para prevenir las náuseas, el control del dolor y mantener el flujo de la bilis donde un tumor pueda bloquearla. El cuidado paliativo se centra en ayudarle a sentirse mejor, y no en curar el cáncer.

El mantenimiento de la calidad de vida es otro objetivo importante. Por favor, no dude en hablar con su equipo de atención del cáncer respecto al dolor y otros síntomas o sobre cualquier preocupación que tenga sobre su calidad de vida.

Para más detalles sobre algunos de estos tratamientos, consulte Terapia paliativa para el cáncer de vesícula biliar.

Cáncer de vesícula biliar recurrente

Al cáncer se le llama recurrente cuando reaparece después del tratamiento. La recurrencia puede ser local (en o cerca del mismo lugar donde comenzó) o distante (regresa en órganos,  como los pulmones o los huesos). Si el cáncer regresa, el tratamiento adicional depende de dónde recurre el cáncer, del tipo de tratamiento que se utilizó previamente y del estado general de salud del paciente.

En pocas ocasiones, el cáncer puede recurrir en una pequeña área cercana al lugar donde comenzó.  En este caso, una cirugía para tratar de extraerlo (quizás seguida de quimioterapia, radioterapia, o ambas) pudiera ser una opción. Sin embargo, en la mayoría de los casos, el cáncer recurrente es irresecable y se trata como se describió anteriormente.

A menudo, el cáncer recurrente de vesícula biliar es muy difícil de tratar.  Por lo tanto, tal vez las personas quieran considerar la participación en un estudio clínico de tratamientos más nuevos.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Last Medical Review: July 12, 2018 Last Revised: July 12, 2018

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.