Signos y síntomas de la leucemia mieloide aguda

La leucemia mieloide aguda (AML) puede causar muchos signos y síntomas diferentes. Algunos son más comunes con ciertos subtipos de AML.

Síntomas generales

Los pacientes con AML con frecuencia presentan varios síntomas no específicos (generales). Éstos pueden incluir:

  • Pérdida de peso
  • Cansancio
  • Fiebre
  • Sudores nocturnos
  • Pérdida de apetito

Por supuesto, estos síntomas no sólo son causados por la AML, y con más frecuencia son causados por otra afección que no es leucemia.

Problemas causados por bajos niveles de células sanguíneas

Muchos signos y síntomas de la AML son el resultado de la carencia de células sanguíneas normales, lo que sucede cuando las células leucémicas desplazan las células productoras de sangre normales en la médula ósea. En consecuencia, las personas no tienen suficientes glóbulos rojos, glóbulos blancos ni plaquetas normales. Estas carencias se manifiestan en las pruebas de sangre, y también pueden causar síntomas.

Síntomas causados por bajos recuentos de glóbulos rojos (anemia): los glóbulos rojos llevan oxígeno a todas las células del cuerpo. Una disminución de glóbulos rojos puede causar:

  • Cansancio (fatiga)
  • Debilidad
  • Sensación de frío
  • Mareo o aturdimiento
  • Dolores de cabeza
  • Dificultad para respirar

Síntomas causados por bajos recuentos de glóbulos blancos: las infecciones pueden ocurrir debido a una escasez de glóbulos blancos normales (leucopenia) o una escasez de neutrófilos normales (neutropenia). Los neutrófilos son un tipo de glóbulos blancos necesarios para combatir las infecciones bacterianas. Los pacientes con AML pueden contraer infecciones que no parecen desaparecer o pueden contraer una infección después de otra. A menudo, la fiebre va acompañada de la infección.

Aunque las personas con AML pueden tener un recuento alto de glóbulos blancos debido al número excesivo de células leucémicas, estas células no protegen contra las infecciones de la manera en que lo hacen los glóbulos blancos normales.

Síntomas causados por bajos recuentos de plaquetas: las plaquetas en la sangre normalmente ayudan a detener el sangrado. Un número disminuido de plaquetas sanguíneas (trombocitopenia) puede dar lugar a:

  • Exceso de hematomas y sangrado
  • Sangrado nasal frecuente o severo
  • Sangrado de las encías

Síntomas causados por un elevado número de células leucémicas

Las células cancerosas en la AML (blastos) son más grandes que los glóbulos blancos normales y tienen más dificultad en pasar por diminutos vasos sanguíneos. Si el recuento de blastos sube mucho, estas células pueden tapar los vasos sanguíneos y dificultar que los glóbulos rojos normales (y oxígeno) alcancen los tejidos. A esto se le llama leucostasis. La leucostasis se presenta en pocas ocasiones, aunque es una emergencia médica que requiere tratamiento inmediatamente. Algunos de los síntomas son parecidos a los que se presentan con un infarto cerebral, e incluyen:

  • Dolor de cabeza
  • Debilidad en un lado del cuerpo
  • Habla mal articulada
  • Confusión
  • Soñolencia

Cuando se afectan los vasos sanguíneos en los pulmones, los pacientes presentan dificultad para respirar. También se pueden afectar los vasos sanguíneos en los ojos, lo que causa visión borrosa o incluso pérdida de visión.

Problemas con hemorragias y coagulación

Los pacientes con cierto tipo de AML llamada leucemia promielocítica aguda (APL) pueden acudir al médico porque presentan problemas con hemorragia y coagulación. Pueden tener muchos sangrados por la nariz, o sangrar en exceso cuando tienen una cortada. Además, estos pacientes pueden presentar inflamación en la pantorrilla debido a un coágulo sanguíneo llamado trombosis venosa profunda (DVT) o dolor en el pecho y dificultad para respirar a causa de un coágulo sanguíneo en los pulmones (embolia pulmonar).

Dolor de huesos o de articulaciones

Algunos pacientes presentan dolores en los huesos o en las articulaciones causados por la acumulación de las células leucémicas en estas áreas.

Inflamación en el abdomen

Las células leucémicas se pueden acumular en el hígado y el bazo y causar que estos órganos aumenten de tamaño. Esto puede notarse como llenura o inflamación del abdomen. Generalmente las costillas inferiores cubren estos órganos, pero cuando están agrandados es posible que el médico los sienta.

Propagación a la piel

Si las células de la leucemia se propagan a la piel, pueden causar protuberancias o manchas que pueden parecer una erupción común. Una acumulación parecida a un tumor de células de la leucemia mieloide aguda debajo de la piel o en otras partes del cuerpo recibe el nombre de cloroma, sarcoma granulocítico o sarcoma mieloide. Rara vez, la AML puede aparecer primero solo como un cloroma y sin células leucémicas en la médula ósea.

Propagación a las encías

Ciertos tipos de AML se pueden propagar a las encías, causando inflamación, dolor y sangrado.

Propagación a otros órganos

Algunas veces, las células leucémicas se pueden propagar a otros órganos. La propagación al cerebro y a la médula espinal puede causar síntomas, como:

  • Dolores de cabeza
  • Debilidad
  • Convulsiones
  • Vómito
  • Dificultad con el equilibrio
  • Enrojecimiento de la cara
  • Visión borrosa

En pocas ocasiones, la AML se puede propagar a los ojos, los testículos, los riñones u otros órganos.

Inflamación de los ganglios linfáticos

En pocas ocasiones, la AML se puede propagar a los ganglios linfáticos (grupos de células del sistema inmunológico en forma de fríjol que se encuentran en todo el cuerpo), ocasionando que se hagan más grandes. Los ganglios afectados en el cuello, en la ingle, en el área de las axilas, o sobre la clavícula, se pueden sentir como protuberancias debajo de la piel

Aunque cualquiera de los síntomas y signos mencionados pueden ser causados por la AML, también pueden ser causados por otras afecciones. No obstante, si tiene cualquiera de estos problemas, es importante que consulte con su médico para que se pueda determinar la causa y recibir tratamiento de ser necesario.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Last Medical Review: June 10, 2015 Last Revised: March 3, 2016

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.