Vida después del diagnóstico de cáncer de hígado

En algunas personas con cáncer de hígado, el tratamiento puede eliminar o destruir el cáncer. Completar el tratamiento puede causarle tanto tensión como entusiasmo. Tal vez sienta alivio de haber completado el tratamiento, aunque le resulte difícil no preocuparse acerca de la reaparición del cáncer. Esta preocupación es muy común si usted ha tenido cáncer.

Para muchas personas con cáncer de hígado, puede que el cáncer nunca desaparezca por completo, o puede que regrese en otra parte del cuerpo. Es posible que estas personas aún reciban tratamientos regularmente con quimioterapia, radioterapia, u otras terapias para ayudar a mantener el cáncer en control por el mayor tiempo posible. Aprender a vivir con un cáncer que no desaparece puede ser difícil y muy estresante.

Cuidados posteriores

Aun cuando haya completado el tratamiento, sus médicos querrán estar muy atentos a usted. Es muy importante que acuda a todas sus citas de seguimiento. Durante estas citas, sus médicos preguntarán si usted presenta algún problema, y pueden solicitar exámenes y análisis de sangre, como análisis de alfafetoproteína (AFP), pruebas para evaluar la función del hígado (LFT). También se podrían hacer  estudios por imágenes, como ecografía, CT o MRI. Estas pruebas ayudarán a buscar signos de cáncer o efectos secundarios del tratamiento.

Algunos efectos secundarios ocasionados por el tratamiento pueden durar mucho tiempo o puede que incluso no se presenten sino hasta años después de haber terminado el tratamiento. Las visitas al consultorio médico proveen una buena oportunidad para que haga preguntas e informe sobre cualquier cambio o problema que note o cualquier inquietud que tenga.

Es importante que todas las personas que hayan padecido cáncer de hígado informen a sus médicos acerca de cualquier nuevo problema o síntoma, ya que puede deberse a que el cáncer está regresando, a una nueva enfermedad o a un nuevo tipo de cáncer.

Consultas médicas y pruebas

Si usted ha sido tratado con cirugía, trasplante de hígado, o ablación/embolización y no presenta signos de cáncer remanente, la mayoría de los médicos recomienda atención de seguimiento con estudios por imágenes y análisis de sangre cada 3 a 6 meses durante los primeros 2 años, y luego cada 6 a 12 meses. La atención de seguimiento es necesaria para determinar si hay recurrencia o propagación del cáncer, así como posibles efectos secundarios de ciertos tratamientos.

Seguimiento después de  trasplante de hígado: un trasplante de hígado puede ser muy eficaz en el tratamiento del cáncer y en el reemplazo de un hígado afectado. Sin embargo, este es un procedimiento importante que requiere de una atención de seguimiento rigurosa después del tratamiento. Además de vigilar su recuperación de la cirugía y prestar atención a posibles signos de cáncer, el equipo de profesionales de la salud que atiende su cáncer  le dará un seguimiento riguroso para asegurarse de que su organismo no esté rechazando el nuevo hígado.

Usted necesitará tomar medicinas potentes para ayudar a prevenir el rechazo. Estas medicinas pueden presentar sus propios efectos secundarios, incluyendo debilidad de su sistema inmunitario, lo que puede ocasionar que usted esté más propenso a contraer infecciones.

El equipo de profesionales a cargo de su trasplante debe informarle sobre los asuntos a los que debe prestar atención en términos de síntomas y efectos secundarios, y cuándo usted necesitará comunicarse con ellos. Es muy importante seguir estas instrucciones al pie de la letra.

Tratamiento antiviral: Si usted padece hepatitis B o C que ha contribuido al cáncer de hígado, es posible que su médico quiera que tome medicinas para tratar o ayudar a controlar la infección.

Pregunte a su médico acerca de un plan de atención para pacientes después del tratamiento

Consulte con su doctor sobre el desarrollo de un plan de atención para después del tratamiento que sea adecuado para usted. Este plan puede incluir:

  • Sugerir un calendario para pruebas y estudios de seguimiento
  • Un calendario para otras pruebas que necesite, como pruebas para identificar efectos a la salud a largo plazo debido a su cáncer o su tratamiento
  • Una lista de posibles efectos secundarios tardíos o a largo plazo de su tratamiento, incluyendo a qué prestar atención y cuándo debe comunicarse con su médico
  • Sugerencias de medidas que pueden mejorar su salud, incluyendo tal vez reducir sus probabilidades de que el cáncer regrese

Mantenga un seguro de salud y guarde copias de sus informes médicos

Aun después de completar el tratamiento, es muy importante mantener un seguro médico. Las pruebas y las consultas médicas son costosas y, aunque nadie quiere pensar en el regreso de su cáncer, esto podría ocurrir.

En algún momento después del tratamiento del cáncer, es posible que usted tenga que consultar con un médico nuevo, quien desconozca sus antecedentes médicos. Es importante que guarde copias de sus informes médicos para que proporcione a su nuevo médico los detalles de su diagnóstico y tratamiento.

¿Puedo reducir el riesgo de que el cáncer de hígado progrese o regrese?

Si usted tiene (o ha tenido) cáncer de hígado, probablemente quiera saber si hay medidas que pueda tomar para reducir el riesgo de que el cáncer regrese, como: hacer ejercicio, comer cierto tipo de alimentos, o tomar suplementos nutricionales. Lamentablemente, aún no está claro si existen medidas que usted pueda tomar que sean útiles.

Recibir tratamiento para la hepatitis B o la hepatitis C puede ayudar a reducir el daño al hígado que puede aumentar el riesgo de padecer cáncer de hígado. El consumo de tabaco y alcohol ha sido claramente asociado con cáncer de hígado. Por lo tanto, no fumar ni consumir alcohol puede ayudar a reducir su riesgo. No sabemos con certeza si esto ayudará, pero sí sabemos que puede ayudar a mejorar su apetito y su salud en general. También puede reducir la probabilidad de desarrollar otros tipos de cáncer. Si quiere dejar de fumar y necesita ayuda, llame a la Sociedad Americana Contra El Cáncer al 1-800-227-2345.

Puede que ayude el adoptar comportamientos saludables, como una buena alimentación, estar activo, y mantener un peso saludable, aunque nadie está seguro de esto. Sin embargo, sí sabemos que estos cambios pueden tener efectos positivos en su salud que pueden ser mayores que su riesgo de padecer cáncer de hígado o de otros tipos de cáncer.

Suplementos alimenticios

Hasta el momento, ningún suplemento alimenticio (incluyendo vitaminas, minerales y productos herbarios) ha demostrado claramente que ayude a reducir el riesgo de que el cáncer de hígado progrese o regrese. Esto no significa que ningún suplemento pueda ser útil, aunque es importante saber que hasta el momento ninguno ha demostrado que lo sea.

En los Estados Unidos, los suplementos alimenticios no están regulados como los medicamentos, pues no tienen que demostrar que son eficaces (o incluso seguros) antes de ser vendidos, aunque hay límites en lo que se les está permitido afirmar que pueden hacer. Si está considerando tomar cualquier tipo de suplemento nutricional, consulte con los miembros de su equipo de atención médica. Ellos pueden ayudarle a decidir cuáles puede utilizar en forma segura y evitar aquellos que puedan ser perjudiciales.

Si el cáncer regresa

Si su cáncer regresa en algún momento (recurrencia), sus opciones de tratamiento dependerán de la localización del cáncer, de los tratamientos que haya recibido anteriormente y de su estado de salud. Las opciones de tratamiento pueden incluir ablación, embolización, radioterapia, quimioterapia, terapia dirigida o alguna combinación de estos tratamientos. Consulte Tratamiento del cáncer de hígado según la etapa.

Para obtener más información general sobre recurrencia, consulte Recurrencia del cáncer.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Última revisión médica completa: Abril 1, 2019 Actualización más reciente: Abril 1, 2019

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.