Terapia dirigida para el cáncer de hígado

A medida que los investigadores aprenden más sobre los cambios en células que causan cáncer, ellos han podido desarrollar medicamentos más recientes diseñados para combatir estos cambios de manera específica. Los medicamentos de terapia dirigida funcionan de manera diferente a los medicamentos empleados en la quimioterapia convencional (descritos en la sección “ Quimioterapia para el cáncer de hígado”). Generalmente originan diferentes efectos secundarios (y a veces suelen ser menos severos).

Al igual que la quimioterapia, estos medicamentos entran en el torrente sanguíneo y alcanzan todas las áreas del cuerpo, haciendo que sean potencialmente útiles contra el cáncer que se ha propagado a órganos distantes. Debido a que la quimioterapia convencional no ha sido eficaz en la mayoría de los pacientes con cáncer de hígado, los médicos han estado considerando más las terapias dirigidas.

Sorafenib (Nexavar)

El sorafenib es un medicamento de terapia dirigida que funciona de dos maneras: ayuda a bloquear la formación de nuevos vasos sanguíneos en los tumores que ellos necesitan para crecer, y ataca algunas de las proteínas en las células cancerosas que normalmente las ayudan a crecer.

El medicamento sorafenib se toma de manera oral (pastillas o tabletas) dos veces al día.

Los efectos secundarios más comunes de este medicamento incluyen cansancio, irritaciones de la piel, falta de apetito, diarrea, presión arterial alta y enrojecimiento, dolor, hinchazón o ampollas en las palmas de las manos o en las plantas de los pies.

Los efectos secundarios menos comunes, pero más graves pueden incluir problemas con la circulación de la sangre al corazón y perforaciones (orificios) en el estómago o los intestinos.

Regorafenib (Stivarga)

El regorafenib bloquea ciertas proteínas que normalmente ayudan a las células del tumor a crecer o ayudan a formar nuevos vasos sanguíneos para alimentar al tumor. El bloqueo de estas proteínas puede ayudar a detener el crecimiento de las células cancerosas.

Este medicamento se puede usar para tratar el cáncer de hígado si el sorafenib deja de surtir efecto.  Se toma por vía oral en forma de pastillas, normalmente una vez a la semana durante 3 semanas, seguido de una semana sin el medicamento.

Los efectos secundarios comunes pueden incluir cansancio, pérdida del apetito, síndrome de pies y manos (enrojecimiento e irritación de las manos y los pies), hipertensión arterial, fiebre, infecciones, pérdida de peso, diarrea y dolor abdominal.

Los efectos secundarios menos comunes, pero más graves pueden incluir graves daños al hígado, problemas con la circulación de la sangre al corazón y perforaciones (orificios) en el estómago o los intestinos. 

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Last Medical Review: March 31, 2016 Last Revised: April 27, 2017

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.