Terapia paliativa para cáncer de vesícula biliar

El cuidado paliativo es el tratamiento que se usa para ayudar a controlar o reducir los síntomas causados por el cáncer. El objetivo de esta terapia no es curar el cáncer.

Si el cáncer de vesícula biliar se ha propagado demasiado como para extraerlo mediante cirugía, los médicos se centrarán en los tratamientos paliativos. Por ejemplo, se pueden administrar medicamentos contra el dolor y medicamentos para controlar la náusea o la picazón para ayudarle a sentirse mejor. Además, la radiación y la quimioterapia se puede administrar para ayudar a aliviar problemas causados por el tumor. A veces, se emplea cirugía u otros tratamientos para ayudarle a sentirse mejor o para ayudar a prevenir problemas que podría causar el cáncer. Debido a que los cánceres de vesícula biliar suelen crecer y propagarse rápidamente, los médicos tratan de usar, siempre que sea posible, terapias paliativas que tienen menos probabilidad de causar efectos secundarios a corto plazo. Su equipo de atención médica contra el cáncer hablará con usted acerca de las ventajas y las desventajas de todos los tratamientos que podrían ayudarle.

Estos son algunos ejemplos de procedimientos que podrían utilizarse como parte de los cuidados paliativos para el cáncer de vesícula biliar:

Cateterismo biliar o “stent” biliar

Si el cáncer bloquea un conducto que transporta bilis de la vesícula biliar o el hígado al intestino delgado, esto puede derivar en ictericia (coloración amarillenta de la piel y los ojos) y en otros problemas, como infección e insuficiencia hepática. Se puede insertar un pequeño tubo o un catéter en el conducto biliar o en la vesícula biliar para ayudar a descargar la bilis.

  • Un stent (endoprótesis) es un pequeño tubo de metal o plástico tubo que se coloca a través de la obstrucción en el conducto. Este pequeño tubo mantiene el conducto abierto para permitir la descarga de bilis al intestino delgado.
  • Un catéter es un tubo delgado y flexible que se coloca a través de la piel sobre el abdomen (vientre). Uno de los extremos del tubo se coloca en un conducto biliar y el otro está fuera del cuerpo. Esto permite que la bilis drene en una bolsa. La bolsa se puede vaciar cuando sea necesario. Si usted tiene un catéter, su médico o enfermera le enseñará sobre el cuidado del catéter.

Estos procedimientos pueden realizarse como parte de un procedimiento de colangiografía, como ERCP o PTC (consulte Pruebas para diagnosticar el cáncer de vesícula biliar) o, en algunos casos, durante la cirugía. Se realizan a menudo para ayudar a aliviar o prevenir los síntomas de cánceres más avanzados, aunque también se pueden realizar para ayudar a aliviar la ictericia antes de llevar a cabo una cirugía potencialmente curativa. Esto ayuda a reducir el riesgo de complicaciones a causa de la cirugía.

Es posible que haya que reemplazar el stent o el catéter cada varios meses, a fin de reducir el riesgo de infección e inflamación de la vesícula biliar. También tendrá que ser reemplazado si se obstruye.

Derivación biliar

En las personas que están lo suficientemente saludables, otra opción para transportar bilis del hígado y la vesícula biliar es mediante una cirugía llamada derivación biliar. Hay diferentes operaciones de derivación biliar. La decisión sobre cuál de las dos utilizar depende de dónde esté la obstrucción. En estos procedimientos, el cirujano crea una derivación alrededor del tumor que bloquea el conducto biliar al conectar parte del conducto biliar que está antes de la obstrucción con una parte del conducto que se encuentra después de la obstrucción, o con el intestino mismo. Por ejemplo:

  • Una coledocoyeyunostomía une el conducto colédoco con el yeyuno (la segunda parte del intestino delgado).
  • Una gastroyeyunostomía (también conocida como derivación gástrica) une directamente al estómago con el yeyuno.
  • En una hepaticoenterostomía se unen el conducto que lleva la bilis desde el hígado al yeyuno.

A veces estas operaciones pueden hacerse usando instrumentos quirúrgicos largos y sofisticados que se colocan a través de varios orificios pequeños que se hacen en el abdomen (vientre). A esto algunas veces se le llama cirugía laparoscópica o cirugía mínimamente invasiva.

Una derivación biliar a menudo puede ofrecer un alivio más duradero que una endoprótesis, la cual podría requerir ser limpiada o reemplazada. Aun así, esta puede ser una operación mayor.  Por lo tanto, resulta importante que usted esté lo suficientemente saludable para tolerarla, y que hable con su médico sobre los posibles beneficios y riesgos antes de someterse a la cirugía.

Inyección de alcohol

Para aliviar el dolor, los doctores pueden calmar las señales de dolor provenientes de la vesícula biliar y del área intestinal, que transmiten los nervios al cerebro, al inyectarlos con alcohol. Esto se puede hacer durante la cirugía o a través de una aguja larga y hueca que se guía con la ayuda de una CT.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Last Medical Review: July 12, 2018 Last Revised: July 12, 2018

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.