¿Se puede prevenir el cáncer de hígado?

Muchos cánceres de hígado podrían prevenirse al reducir la exposición a factores de riesgo conocidos para esta enfermedad.

Evitar y tratar las infecciones por hepatitis B y C

En todo el mundo, el factor de riesgo más significativo para el cáncer de hígado es la infección crónica con el virus de la hepatitis B (HBV) y el virus de la hepatitis C (HCV). Estos virus se pueden propagar de una persona a otra cuando se comparten agujas contaminadas (por ejemplo, entre usuarios de drogas), se tiene sexo sin protección, y durante el nacimiento. Por lo tanto, algunos cánceres de hígado podrían evitarse si no se intercambian agujas y si se adoptan prácticas sexuales más seguras (como usar siempre condones).

Los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades de los Estados Unidos (CDC) recomiendan que todos los niños, así como los adultos, en riesgo reciban la vacuna contra HBV para reducir el riesgo de hepatitis y cáncer de hígado. Para HCV, no existe una vacuna. El prevenir la infección por HCV y HBV en las personas que no están inmunizadas se basa en comprender cómo estas infecciones ocurren.

En el pasado, las transfusiones de sangre también eran una fuente principal de infección por hepatitis. Sin embargo, debido a que los bancos de sangre en los Estados Unidos realizan pruebas en la sangre donada para detectar estos virus, el riesgo de contraer una infección por hepatitis mediante una transfusión de sangre es extremadamente bajo.

Se les debe hacer pruebas a las personas en alto riesgo de HBV o HCV para determinar si tienen estas infecciones, de tal manera que se pueda vigilar en ellas el desarrollado de una enfermedad del hígado, y ser tratada si es necesario.

El CDC recomienda que usted se haga pruebas de HCV si cualquiera de las siguientes afirmaciones puede aplicarse a usted:

  • Nació entre 1945 y 1965 (debido a que la mayoría de las personas en los Estados Unidos que están infectadas con HCV nacieron en esos años)
  • Se ha inyectado drogas alguna vez (aun cuando haya sido una sola vez o hace mucho tiempo)
  • Necesitó medicamentos por un problema de coagulación de la sangre antes de 1987
  • Recibió una transfusión de sangre o un trasplante de órgano antes de julio de 1992 (cuando se comenzaron a realizar pruebas para detectar HCV en la sangre y los órganos)
  • Recibió y recibe hemodiálisis a largo plazo
  • Está infectado con VIH
  • Pudo estar expuesto a la hepatitis C en los últimos 6 meses a través del sexo o compartiendo agujas durante el uso de drogas

El tratamiento de la infección crónica por el HCV puede eliminar el virus en muchas personas y puede disminuir el riesgo de padecer cáncer de hígado.

Se usan varios medicamentos para tratar la HBV crónica. Estos medicamentos reducen el número de virus en la sangre y disminuyen el daño al hígado. Aunque los medicamentos no curan la enfermedad, estos reducen el riesgo de cirrosis y pueden también disminuir el riesgo de cáncer de hígado.

Alcohol y tabaco

El consumo de alcohol puede ocasionar cirrosis, lo que a su vez puede dar lugar a cáncer de hígado. Evitar el alcohol o consumir alcohol con moderación podría ayudar a prevenir el cáncer de hígado.

Debido a que el fumar también aumenta el riesgo de cáncer de hígado, dejar de fumar también prevendrá algunos de estos cánceres. Si fuma, dejar el hábito ayudará a reducir su riesgo de este cáncer, así como de muchos otros cánceres y enfermedades que pueden amenazar la vida.

Lograr y mantener un peso saludable

Evitar la obesidad podría ser otra manera de ayudar a protegerse contra el cáncer de hígado. Las personas que son obesas tienen más probabilidad de padecer enfermedad de hígado graso y diabetes, afecciones que han sido asociadas al cáncer de hígado.

Limitar la exposición de químicos que causan cáncer

El cambiar la manera en que se almacenan ciertos granos en los países tropicales y subtropicales puede reducir la exposición a las sustancias causantes de cáncer como las aflatoxinas. Muchos países desarrollados ya tienen leyes para prevenir y vigilar la contaminación de los granos.

Tratar enfermedades que aumentan el riesgo del cáncer de hígado

Ciertas enfermedades hereditarias pueden causar cirrosis hepática y aumentar el riesgo de una persona de padecer cáncer de hígado. El detectar y tratar estas enfermedades a tiempo en la vida puede reducir este riesgo. Por ejemplo, a todos los niños en familias con hemocromatosis se les deben hacer las pruebas para detectar la enfermedad y tratarla si la padecen. Como parte del tratamiento se extraen regularmente pequeñas cantidades de sangre para reducir la cantidad excesiva de hierro en el cuerpo.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Última revisión médica completa: Abril 1, 2019 Actualización más reciente: Abril 1, 2019

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.