Tratamiento del cáncer de hígado según la etapa

Aunque el sistema de clasificación por etapas (TNM) del AJCC (refiérase a Etapas del cáncer de hígado) se usa con frecuencia para describir con la propagación de un cáncer de hígado, los médicos utilizan un sistema más práctico para determinar las opciones de tratamiento. Los cánceres en el hígado a menudo son clasificados como:

  • Cáncer potencialmente resecable o tratable por trasplante
  • Cáncer irresecable (inoperable) que no se ha propagado
  • Cáncer avanzado

Cánceres de hígado potencialmente resecables o tratables por trasplante (etapa I y algunos cánceres en etapa II)

Potencialmente resecable

Si su cáncer está en una etapa temprana y el resto de su hígado está sano, la cirugía (hepatectomía parcial) podría curarle. Solo pocas personas con cáncer de hígado están en esta categoría. Los factores importantes que pueden afectar el resultado son el tamaño del tumor (o tumores) y si los vasos sanguíneos adyacentes están afectados. Los tumores más grandes o aquellos que invaden a los vasos sanguíneos tienen más probabilidad de regresar en el hígado y propagarse en cualquier otro lugar después de la cirugía. También es importante qué tan bien está funcionando su hígado y su salud general. Para algunas personas con cáncer de hígado en etapa temprana, el trasplante de hígado puede ser otra opción.

Actualmente, los estudios clínicos investigan si los pacientes que se someten a una hepatectomía parcial se beneficiarían de otros tratamientos además de la operación. Algunos estudios han encontrado que el uso de quimioembolización u otros tratamientos junto con cirugía puede ayudar a algunos pacientes a vivir por más tiempo. Se necesita más investigación para saber el valor (si alguno) de agregar otros tratamientos a la cirugía.

Potencialmente tratable por trasplante

Si su cáncer está en una etapa temprana, pero el resto de su hígado no está sano, es posible que pueda recibir tratamiento con un trasplante de hígado. El trasplante de hígado también puede ser una opción si el tumor se encuentra en una parte del hígado que dificulta extirparlo (como muy cercano a un vaso sanguíneo grande). Es posible que los candidatos para trasplante de hígado tengan que esperar mucho tiempo para que un hígado esté disponible. Mientras esperan, generalmente se les administran otros tratamientos, como ablación o embolización, para mantener el cáncer bajo control.

Cánceres irresecables (inoperables) que no se han propagado

Los cánceres irresecables incluyen los cánceres que aún no se han propagado a los ganglios linfáticos o a sitios distantes, pero que no se pueden extirpar con seguridad mediante hepatectomía parcial. Esto podría deberse a que:

  • El tumor es demasiado grande como para extirparlo con seguridad.
  • El tumor se encuentra en una parte del hígado que dificulta extirparlo (como muy cercano a un vaso sanguíneo grande).
  • Existen varios tumores o el cáncer se ha propagado por todo el hígado.
  • La salud del paciente no es lo suficientemente fuerte como para soportar la cirugía del hígado.

Las opciones de tratamiento incluyen la ablación, la embolización o ambas para el tumor o los tumores en el hígado. Otras opciones pueden incluir terapia dirigida, inmunoterapia, quimioterapia (sistémica o por infusión de la arteria hepática) y/o radioterapia. En algunos casos de estos cánceres, puede que el tratamiento encoja el tamaño del tumor o de los tumores lo suficiente de modo que la cirugía (hepatectomía parcial o trasplante) pueda ser posible.

Estos tratamientos son muy propensos a no curar el cáncer, pero pueden reducir los síntomas y podrían incluso ayudarle a vivir por más tiempo. Debido a que resulta difícil tratar a estos cánceres, es posible que los estudios clínicos de tratamientos más nuevos sean una buena opción en muchos casos.

Cánceres de hígado avanzados (con metástasis que incluye todos los tumores N1 o M1)

El cáncer de hígado avanzado se ha propagado a ganglios linfáticos o a otros órganos. Debido a que estos cánceres se propagan ampliamente, no se tratan con cirugía.

Para las personas cuyos hígados esté funcionando lo suficientemente bien (Clase A o B en la clasificación Child-Pugh), las opciones de tratamiento inicial podrían incluir:

  • El medicamento de inmunoterapia atezolizumab (Tecentriq) más el medicamento de terapia dirigida bevacizumab (Avastin)
  • Cual sea de los medicamentos de terapia dirigida sorafenib (Nexavar) o lenvatinib (Lenvima)

Si estos medicamentos ya no surten efecto, otros medicamentos de terapia dirigida, como el regorafenib (Stivarga), el cabozantinib (Cabometyx), o ramucirumab (Cyramza) son posibles opciones. Los medicamentos de inmunoterapia pembrolizumab (Keytruda), nivolumab (Opdivo) o nivolumab con ipilimumab (Yervoy) podrían también ser útiles.

Al igual que con el cáncer de hígado localizado e irresecable, puede que sean útiles los estudios clínicos de terapias dirigidas más recientes, de nuevos métodos de quimioterapia (nuevos medicamentos y nuevas formas de administrarla) y de nuevas formas de radioterapia, así como de otros tratamientos nuevos. Estos estudios clínicos también son importantes para mejorar los resultados de los futuros pacientes.

Los tratamientos, como radiación, también podrían ser usados para ayudar a aliviar el dolor y otros síntomas. Por favor, asegúrese de consultar con el equipo de profesionales de la salud que atiende su cáncer sobre cualquier síntoma que presente para que ellos puedan tratarlo eficazmente.

Cáncer de hígado recurrente

A un cáncer que regresa después del tratamiento se le llama recurrente. La recurrencia puede ser local (en o cerca del mismo lugar donde comenzó) o distante (propagación a órganos como los pulmones o los huesos). El tratamiento del cáncer de hígado que regresa después de la terapia inicial depende de muchos factores, incluyendo el lugar donde regresó, el tipo de tratamiento inicial, y cuán bien está funcionando el hígado.

Las personas con cáncer resecable que regresa en el hígado podrían ser candidatas para someterse a otra cirugía u otros tratamientos locales, como ablación o embolización.

Si el cáncer se propaga ampliamente, la terapia dirigida, la inmunoterapia o la quimioterapia pueden ser opciones. Es posible que los pacientes también deseen preguntarles a sus doctores si un estudio clínico puede ser adecuado para ellos.

También se puede dar tratamiento para aliviar el dolor y otros síntomas aliviar el dolor y otros efectos secundarios. Es importante que no olvide  hablar con el equipo de profesionales de la salud que atiende su cáncer sobre cualquier síntoma que presente para que ellos puedan tratarlo eficazmente.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Actualización más reciente: junio 10, 2020

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.