Radioterapia para el cáncer de páncreas

La radioterapia utiliza rayos X o partículas de alta energía para destruir las células cancerosas. Puede ser útil en el tratamiento de algunos cánceres pancreáticos.

¿Cuándo se usa la radioterapia?

  • Después de la cirugía (conocido como tratamiento adyuvante) para tratar de reducir la probabilidad de que el cáncer regrese. Por lo general, la radiación se administra junto con la quimioterapia, lo que se conoce como quimiorradiación o quimiorradioterapia.
  • Para los cánceres de resecabilidad limítrofe, se puede administrar la radiación junto con la quimioterapia antes de la cirugía (tratamiento neoadyuvante) para tratar de reducir el tamaño del tumor y así facilitar su extirpación  total.
  • La radioterapia combinada con la quimioterapia se puede usar como parte del tratamiento principal en personas cuyos cánceres han crecido fuera del páncreas y no se pueden extraer mediante cirugía (cánceres avanzados localmente/ irresecables).
  • En ocasiones, la radiación se usa para ayudar a aliviar síntomas (como el dolor) en personas con cánceres avanzados o en personas que no están lo suficientemente saludables como para someterse a otros tratamientos, como cirugía.

¿Cómo se administra la radioterapia?

El tipo de radiación que se usa con más frecuencia para tratar el cáncer de páncreas es la radioterapia de rayo externo que enfoca la radiación desde una fuente externa al cuerpo en dirección hacia el cáncer.

Recibir radioterapia es parecido a hacerse una radiografía, pero la radiación es más intensa. El procedimiento en sí no es doloroso. Cada tratamiento dura sólo unos minutos, aunque el tiempo de preparación (colocarle en el lugar correcto para el tratamiento) usualmente toma más tiempo. Con más frecuencia, los tratamientos de radiación se administran 5 días a la semana por varias semanas.

Posibles efectos secundarios

Algunos de los efectos secundarios más comunes de la radioterapia son:

  • Cambios en la piel de las áreas que reciben radiación que van desde enrojecimiento hasta ampollas y descamación
  • Náuseas y vómitos
  • Diarrea
  • Cansancio
  • Pérdida del apetito
  • Pérdida de peso

La radiación también puede disminuir los recuentos sanguíneos, lo que puede aumentar el riesgo de graves infecciones.

A menudo, estos efectos desaparecen en pocas semanas de completar el tratamiento. Pregunte a su médico cuáles efectos secundarios debe esperar y cómo puede prevenirlos o aliviarlos.

Más información sobre la radiación

Para más información acerca de cómo se utiliza la radiación para tratar el cáncer, consulte Radioterapia.

Para información sobre algunos de los efectos secundarios incluidos en este artículo, y cómo tratarlos, consulte Control de efectos secundarios relacionados con el cáncer.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Última revisión médica completa: febrero 11, 2019 Actualización más reciente: febrero 11, 2019

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.