¿Qué avances hay en la investigación y el tratamiento del linfoma no Hodgkin?

En muchos centros médicos alrededor del mundo se han estado realizando investigaciones sobre las causas, la prevención y el tratamiento del linfoma no Hodgkin.

Genética

Actualmente hay grandes progresos en la comprensión de los cambios del ADN que ocasionan la transformación a los linfocitos en células de linfoma.  Cuando esto se entienda bien, se podrán desarrollar medicamentos que bloqueen estos procesos. 

Los avances logrados en la comprensión de los cambios del ADN en las células de linfoma han dado como resultado mejores pruebas y pruebas más sensibles para detectar la enfermedad. Algunas de estas pruebas ya se están usando, y otras están en desarrollo. Se pueden usar para:

  • Detectar células de linfoma en una muestra de biopsia
  • Determinar el tipo de linfoma que tiene una persona.
  • Ayudar a determinar si es probable que un linfoma crezca y se propague, incluso dentro de cierto subtipo de linfoma
  • Ayudar a determinar si es probable que cierto tratamiento sea útil.
  • Ayudar a determinar si un linfoma ha sido eliminado por el tratamiento o si es probable que haya una recaída

Por ejemplo, en los últimos años, las pruebas genéticas han mostrado que existen diferentes subtipos de linfoma difuso de células B grandes (DLBCL), aun cuando lucen igual en el microscopio. Estos subtipos parecen tener diferente pronóstico y respuestas al tratamiento. Se espera que este tipo de pruebas pueda utilizarse para ayudar a guiar las decisiones relacionadas con el tratamiento.

Tratamiento

La mayor parte de la investigación sobre el linfoma no Hodgkin se enfoca en buscar nuevas y mejores maneras de tratar esta enfermedad.

Quimioterapia

Se están estudiando muchos medicamentos nuevos de quimioterapia en estudios clínicos. En años recientes, estos estudios han conducido a la aprobación de medicamentos, tal como el bendamustina (Treanda) y el pralatrexato (Folotyn) para usarlos contra ciertos tipos de linfoma. Otros están estudiando nuevas maneras de combinar medicamentos usando diferentes dosis o diferentes secuencias de administración de medicamentos.

Trasplantes de células madre

Los investigadores están mejorando continuamente los métodos de trasplante de células madre, incluyendo nuevas maneras de recolectar las células madre antes del trasplante.

Los autotrasplantes (los cuales utilizan células madre del paciente en vez de alguna otra persona) tienen el riesgo de volver a introducirle células del linfoma al paciente después del tratamiento. Actualmente se están estudiando nuevos y mejores métodos para separar a las células madre de los últimos rastros de linfoma antes de trasplantárselas al paciente. Algunos de los nuevos anticuerpos monoclonales diseñados para tratar los linfomas pueden ayudar a extraer estas células restantes.

Los investigadores también estudian la eficacia de los trasplantes no mieloablativos de células madre (intensidad reducida) en personas con linfoma. Este enfoque puede permitir que más personas se beneficien de los trasplantes de células madre, especialmente aquellas de edad más avanzada o en mal estado de salud.

Terapias dirigidas

A medida que se sabe más sobre las células de linfoma  se han podido desarrollar medicamentos más recientes que atacan partes específicas de estas células. Estos medicamentos de terapia dirigida son distintos a los que se usan en la quimioterapia convencional, los cuales atacan a todas las células de rápido crecimiento. Los medicamentos de terapia dirigida pueden funcionar en algunos casos en los que la quimioterapia no es eficaz, y a menudo presentan diferentes efectos secundarios.

Algunos medicamentos de terapia dirigida, tales como ibrutinib (Imbruvica) y idelalisib (Zydelig), ya se están utilizando para tratar a algunos tipos de linfoma no Hodgkin, y están siendo estudiados para combatir otros tipos de linfoma. 

Otros medicamentos de terapia dirigida que han mostrado resultados alentadores contra el linfoma en estudios preliminares incluyen:

  • Inhibidores de la cinasa fosfatidilinositol-3 (PI3K), tal como duvelisib y copanlisib
  • Inhibidores de BCL-2, como venetoclax (Venclexta)
  • Inhibidores de la cinasa Janus (JAK), como el ruxolitinib
  • Inhibidores de la tirosina cinasa, como crizotinib, para los linfomas que expresan la proteína ALK.

Actualmente, tanto estos medicamentos, como muchos otros se están investigando en estudios clínicos.

Inmunoterapia

Desde hace algún tiempo, los médicos saben que los sistemas inmunitarios de las personas pueden ayudar a combatir sus cánceres. En la actualidad, los científicos están tratando de crear nuevas maneras de promover esta reacción inmunitaria. Algunos tipos de inmunoterapia ya se utilizan para tratar el linfoma, como se aborda en Inmunoterapia para el linfoma no Hodgkin.

Anticuerpos monoclonales: la superficie de las células de los linfomas tiene ciertas proteínas. Se pueden producir anticuerpos monoclonales para atacar a estas proteínas y destruir las células del linfoma sin causar mucho daño a los tejidos normales del cuerpo. Esta estrategia de tratamiento ya ha probado ser eficaz. Varios de esos medicamentos, incluyendo el rituximab (Rituxan), ya se utilizan para tratar el linfoma.

También se están desarrollando muchos  anticuerpos monoclonales nuevos. Un ejemplo es epratuzumab, el cual ataca al antígeno CD22 en ciertas células de linfoma.

Algunos anticuerpos recientes se unen a sustancias que pueden envenenar las células cancerosas, y que se conocen como conjugados de anticuerpos y fármacos (ADC) o inmunotoxinas. Estas sustancias actúan como dispositivos buscadores de blancos que llevan las toxinas directamente a las células cancerosas. Por ejemplo: 

  • El brentuximab vedotin (Adcetris) está compuesto por un anticuerpo anti-CD30 que está adherido a un veneno celular. Se ha demostrado que ayuda a tratar a los pacientes con linfoma anaplásico de células grandes (ALCL), y ahora está siendo estudiado para combatir otros tipos de linfoma. 
  • La CAT-8015 (moxetumomab pasudotox) ataca al antígeno CD22 en ciertas células de linfoma, dando lugar a una toxina conocida como PE38. Una versión anterior de este medicamento mostró resultados bastante alentadores en el tratamiento de la leucemia de células peludas (HCL) en estudios clínicos preliminares. 

Actualmente, también se están estudiando varios otros ADC, incluyendo pinatuzumab vedotin e IMG529.

Inhibidores de puestos de control inmunitarios: las células del sistema inmunitario normalmente tienen sustancias que actúan como puestos de control para evitar el ataque a otras células sanas del cuerpo. En ocasiones, las células cancerosas se aprovechan de estos puestos de control para evitar ser atacadas por el sistema inmunitario. Algunos medicamentos más nuevos, como pembrolizumab (Keytruda) y nivolumab (Opdivo), actúan mediante el bloqueo de estos puestos de control, lo que puede estimular la respuesta inmunitaria contra las células cancerosas. Estos medicamentos han demostrado ser promisorios en el tratamiento de varios tipos de cáncer, y actualmente se estudian para combatir algunos tipos de linfoma.

Terapia de células T con receptores antigénicos quiméricos (CAR): en este tratamiento, las células inmunitarias llamadas células T se extraen de la sangre del paciente y se alteran en el laboratorio para que tengan receptores específicos (llamados receptores antigénicos quiméricos o CAR) en sus superficies. Estos receptores se pueden adherir a las proteínas de la superficie de las células de linfoma. En un laboratorio, se multiplican las células T y se regresan nuevamente a la sangre del paciente para que puedan buscar a las células del linfoma y lancen un ataque inmune preciso contra ellas.

Esta técnica ha mostrado resultados alentadores en  estudios clínicos preliminares realizados contra algunos linfomas difíciles de tratar. Los médicos todavía están mejorando la forma en que producen las células T y están aprendiendo las mejores maneras de usarlas. En la actualidad, la terapia de células T CAR sólo está disponible en estudios clínicos.

Vacunas contra linfomas: contrario a las vacunas contra las infecciones, como el sarampión y las paperas, estas vacunas están diseñadas para ayudar a tratar, no a prevenir los linfomas. El objetivo es crear una reacción inmunitaria contra las células de linfoma en los pacientes cuya enfermedad está en sus primeras etapas o en pacientes cuya enfermedad está en remisión. Una de las posibles ventajas de estos tipos de tratamientos consiste en que parecen tener efectos secundarios muy limitados. Hasta ahora, este enfoque ha tenido éxito en varias ocasiones y se ha convertido en un área de investigación importante en el tratamiento de los linfomas. Hasta el momento, las vacunas contra linfomas sólo están disponibles en estudios clínicos.

Antibióticos

Algunos tipos de linfoma están fuertemente vinculados a las infecciones. Los investigadores están descubriendo que en algunos casos, tratar la infección realmente ayuda a tratar el linfoma. Por ejemplo, el linfoma gástrico MALT, el cual está relacionados con infección por la bacteria Helicobacter pylori, a menudo puede ser tratado con antibióticos. El linfoma MALT de los tejidos que rodean el ojo (linfoma de la zona marginal de los anexos oculares) ha sido relacionados con la infección por la bacteria Chlamydophila psittaci. Algunas investigaciones han demostrado que tratar esta infección con un antibiótico (doxiciclina) puede mejorar a este linfoma o incluso hacerlo desaparecer. Puede que se necesiten más estudios antes de que los antibióticos formen parte del tratamiento convencional de este tipo de linfoma. 

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Ferreri AJ, Govi S, Pasini E, et al. Chlamydophila psittaci eradication with doxycycline as first-line targeted therapy for ocular adnexae lymphoma: Final results of an international phase II trial. J Clin Oncol. 2012;30:2988-2994.

Freedman AS, Jacobson CA, Mauch P, Aster JC. Chapter 103: Non-Hodgkin’s lymphoma. In: DeVita VT, Lawrence TS, Rosenberg SA, eds. DeVita, Hellman, and Rosenberg’s Cancer: Principles and Practice of Oncology. 10th ed. Philadelphia, Pa: Lippincott Williams & Wilkins; 2015.

Kreitman RJ, Stetler-Stevenson M, Margulies I, et al. Phase II trial of recombinant immunotoxin RFB4(dsFv)-PE38 (BL22) in patients with hairy cell leukemia. J Clin Oncol. 2009;27:2983-2990.

Roschewski MJ, Wilson WH. Chapter 106: Non-Hodgkin Lymphoma. In: Niederhuber JE, Armitage JO, Doroshow JH, Kastan MB, Tepper JE, eds. Abeloff’s Clinical Oncology. 5th ed. Philadelphia, Pa: Elsevier; 2014.

Wang ML, Rule S, Martin P, et al. Targeting BTK with ibrutinib in relapsed or refractory mantle-cell lymphoma. N Engl J Med. 2013;369:507-516.

Last Medical Review: May 31, 2016 Last Revised: May 31, 2016

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.