Señales y síntomas del linfoma no Hodgkin

El linfoma no Hodgkin puede causar muchos síntomas y señales diferentes dependiendo del tipo del linfoma y su localización en el cuerpo. En ocasiones, puede que no cause ningún síntoma sino hasta que crece bastante. Algunos síntomas y señales comunes son:

  • Inflamación de los ganglios linfáticos
  • Fiebre
  • Sudoración y escalofríos
  • Pérdida de peso
  • Cansancio (agotamiento extremo)
  • Hinchazón del abdomen
  • Sensación de llenura después de comer sólo una pequeña cantidad de comida
  • Dolor o presión en el pecho
  • Tos o dificultad para respirar

Ganglios linfáticos hinchados

El linfoma no Hodgkin puede causar que los ganglios linfáticos se hinchen (agranden). Cuando esto ocurre en los ganglios linfáticos cercanos a la superficie del cuerpo (tales como los ganglios linfáticos a los lados del cuello, en la ingle o en las axilas, o encima de la clavícula), éstos pueden percibirse como protuberancias debajo de la piel. Estos generalmente no son dolorosos. 

Aunque los ganglios linfáticos hinchados son un síntoma común de linfoma, con más frecuencia son causados por infecciones. Los ganglios linfáticos que crecen como reacción a una infección son denominados nódulos reactivos o nódulos hiperplásicos y son, con frecuencia, dolorosos al tacto.

Síntomas generales

El linfoma no Hodgkin a menudo causa síntomas generales, tales como:

  • Fiebre
  • Sudoración y escalofríos, especialmente por la noche
  • Pérdida de peso inexplicable
  • Sentir mucho cansancio
  • Infecciones graves o frecuentes
  • Tendencia a presentar fácilmente moretones o sangrados

Síntomas de linfoma en el abdomen

Los linfomas que comienzan o crecen en el abdomen (vientre) pueden causar hinchazón o dolor en el abdomen. Esto podría deberse a ganglios linfáticos u órganos (como el bazo o el hígado) agrandados, aunque también puede ser debido a la acumulación de grandes cantidades de líquido. 

Un bazo agrandado puede causar presión en el estómago, lo que puede ocasionar pérdida del apetito y sensación de llenura después de sólo comer pocos alimentos.

Los linfomas en el estómago o los intestinos pueden causar dolor abdominal, náuseas o vómitos.

Síntomas de linfoma en el tórax 

Cuando el linfoma comienza en el timo o en los ganglios linfáticos en el tórax (pecho), esto puede causar presión en la tráquea, que se encuentra en esta misma zona, lo que puede causar tos, dificultad respiratoria, o una sensación de dolor o presión en el pecho.

La vena cava superior (VCS) es la vena grande que lleva sangre desde la cabeza y los brazos de regreso al corazón. Esta vena pasa cerca del timo y de los ganglios linfáticos dentro del tórax. Los linfomas en esta área pueden hacer presión en la vena cava superior, lo que puede causar que la sangre se retenga en las venas. Esto puede causar hinchazón (algunas veces con una coloración roja azulada) en la cabeza, los brazos y la parte superior del tórax. También puede causar dificultad para respirar y, si afecta el cerebro, un cambio en el estado de conciencia. A esto se le llama síndrome de la vena cava superior. Este síndrome puede ser potencialmente mortal y requiere tratamiento inmediato.

Síntomas de linfoma que afectan al cerebro 

Los linfomas del cerebro, llamados linfomas primarios del cerebro, pueden causar dolor de cabeza, dificultad para pensar y debilidad en partes del cuerpo, cambios en la personalidad y, a veces, convulsiones.

Otros tipos de linfoma pueden propagarse al área que rodea el cerebro y la médula espinal. Esto puede causar problemas como visión doble, adormecimiento facial y dificultad para hablar.

Síntomas de linfoma en la piel 

Es posible que los linfomas de la piel se puedan ver o palpar. Éstos a menudo aparecen como bultos o protuberancias debajo de la piel de color rojizo a púrpura que causan picazón.

Tener uno o más de los síntomas que se presentaron anteriormente no significa que usted tenga definitivamente linfoma. De hecho, es más probable que muchos de estos síntomas sean causados por otras afecciones, tal como una infección. No obstante, si tiene cualquiera de estos síntomas, consulte a un médico para que se pueda determinar la causa y recibir tratamiento de ser necesario.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Freedman AS, Jacobson CA, Mauch P, Aster JC. Chapter 103: Non-Hodgkin’s lymphoma. In: DeVita VT, Lawrence TS, Rosenberg SA, eds. DeVita, Hellman, and Rosenberg’s Cancer: Principles and Practice of Oncology. 10th ed. Philadelphia, Pa: Lippincott Williams & Wilkins; 2015.

Roschewski MJ, Wilson WH. Chapter 106: Non-Hodgkin Lymphoma. In: Niederhuber JE, Armitage JO, Doroshow JH, Kastan MB, Tepper JE, eds. Abeloff’s Clinical Oncology. 5th ed. Philadelphia, Pa: Elsevier; 2014.

Last Medical Review: May 31, 2016 Last Revised: May 31, 2016

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.