Pruebas y estudios para detectar el cáncer de pulmón

Si su médico cree que usted podría padecer cáncer de pulmón basándose en los resultados de una prueba de detección o debido a los síntomas que presenta, se realizarán otros estudios y exámenes para confirmar la sospecha.

Antecedentes médicos y examen físico

Su médico le preguntará acerca de su historial clínico para conocer más acerca de cualquier síntoma que presente y posibles factores de riesgo. También le hará un examen para detectar signos de cáncer de pulmón u otros problemas de salud.

Si los resultados del historial y el examen físico sugieren que usted podría tener cáncer de pulmón, se realizarán más pruebas.

Pruebas para detectar el cáncer de pulmón

Citología del esputo

Para esta prueba, una muestra de mucosidad que al toser sale de los pulmones (esputo) se examina con un microscopio para determinar si contiene células cancerosas. La mejor manera de hacer la citología del esputo es obteniendo las muestras temprano en la mañana durante tres días consecutivos.

Radiografía de tórax

Si usted presenta síntomas que pueden ser causa de cáncer de pulmón, a menudo la radiografía de tórax será el primer estudio que el médico ordenará. Se pueden hacer radiografías simples de tórax en centros de imágenes, hospitales, e incluso en algunos consultorios médicos. Si algo se ve sospechoso, su médico puede ordenar otras pruebas.

Tomografía computarizada

Una tomografía computarizada (computed tomography, CT) usa rayos X para producir imágenes transversales detalladas de su cuerpo. En vez de tomar una fotografía, como la radiografía convencional, la tomografía computarizada toma muchas imágenes al tiempo que un dispositivo rota a su alrededor mientras usted se encuentra acostado en una camilla. Luego, una computadora combina estas fotografías para formar imágenes de secciones transversales de la parte del cuerpo que se está estudiando.

Es más probable que los tumores de pulmón se detecten en tomografías computarizadas (CT) que en radiografías de tórax convencionales. Las tomografías también pueden mostrar el tamaño, forma y posición de cualquier tumor en el pulmón, y puede ayudar a encontrar ganglios linfáticos agrandados que pudieran contener cáncer que se haya propagado desde el pulmón.

Estudios adicionales si surge un resultado anormal en la prueba de detección

Cuando se lleva a cabo una tomografía computarizada de baja dosis en el tórax como prueba de detección para cáncer de pulmón resulta común encontrar áreas anormales pequeñas (llamadas nódulos o masas) en los pulmones, especialmente en los fumadores o los exfumadores. La mayoría de los nódulos pulmonares observados en este estudio no son cáncer. Con más frecuencia, son el resultado de infecciones previas, tejido cicatricial, u otras causas. Sin embargo, a menudo se requieren pruebas para confirmar que un nódulo no es canceroso.

En este caso, el siguiente paso con más frecuencia es repetir una tomografía computarizada para saber si el nódulo está creciendo con el pasar del tiempo. El tiempo que transcurra entre los estudios podría variar desde alrededor de un mes a un año, dependiendo de si su médico sospecha que probablemente el nódulo sea cáncer. Esto se basa en el tamaño, la forma y la ubicación del nódulo, así como si parece ser sólido o lleno de líquido. Si el nódulo es más grande, su médico también podría requerir otro tipo de estudio por imágenes llamado tomografía por emisión de positrones (positron emission tomography, PET), el cual a menudo puede ayudar a determinar si se trata de cáncer.

En caso de que el segundo estudio muestre que el nódulo ha crecido, o si el nódulo tiene otras características que causan preocupación, su médico querrá obtener una muestra para comprobar si hay células cancerosas. Este procedimiento que se llama biopsia se puede hacer de distintas maneras:

  • El médico puede pasar un tubo largo y delgado (llamado broncoscopio) por la garganta y hacia las vías respiratorias de sus pulmones para llegar al nódulo. Para obtener una muestra del nódulo, se usa una pequeña aguja hueca ubicada en el extremo del broncoscopio.
  • Si el nódulo está en la parte externa del pulmón, el médico puede pasar una aguja delgada y hueca a través de la piel de la pared torácica y hacia el nódulo para obtener una muestra de biopsia.
  • En caso de que haya una mayor probabilidad de que el nódulo sea canceroso (o si no se puede hacer una biopsia con una aguja), se puede realizar una cirugía para extraer el nódulo y parte del tejido pulmonar circundante. En ocasiones, las partes más grandes del pulmón también se pueden extirpar.

Estos tipos de pruebas, biopsias y cirugías se describen detalladamente en Cáncer de pulmón no microcítico y Cáncer de pulmón microcítico.

Estudios adicionales si usted presenta posibles signos o síntomas de cáncer de pulmón

Si a su médico le preocupa que usted tenga cáncer de pulmón debido a los signos o los síntomas que presenta, es probable que el próximo paso consista en realizar una radiografía de tórax o una tomografía computarizada de tórax. Las otras pruebas que se pueden hacer incluyen examinar el esputo (flema) que usted expulsa con la tos para determinar si hay células cancerosas, o realizar una broncoscopia, en la que el médico pasa un tubo largo y delgado por la garganta y hacia los pulmones para detectar cualquier anomalía.

Si alguna de estas pruebas causa sospecha de cáncer, probablemente será necesario realizar más pruebas, tales como una biopsia o incluso cirugía para obtener muestras de cualquier tumor.

Estas pruebas y procedimientos se describen detalladamente en Cáncer de pulmón no microcítico y Cáncer de pulmón microcítico, así como las opciones de tratamiento si se descubre cáncer de pulmón.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Last Medical Review: February 18, 2016 Last Revised: March 15, 2016

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.