Vida después del diagnóstico de cáncer de tiroides

Para muchas personas con cáncer de tiroides, el tratamiento puede que elimine o destruya el cáncer. Completar el tratamiento puede causarle tanto tensión como entusiasmo. Usted tal vez sienta alivio de haber completado el tratamiento, aunque aún resulte difícil no sentir preocupación sobre el crecimiento del cáncer o el regreso de la enfermedad. Esta preocupación es muy común si usted ha tenido cáncer.

Para otras personas, puede que el cáncer de tiroides nunca desaparezca por completo o puede volver en otra parte del cuerpo. Es posible que estas personas reciban tratamientos regularmente con quimioterapia, radioterapia, u otras terapias para ayudar a mantener el cáncer en control por el mayor tiempo posible. Aprender a vivir con un cáncer que no desaparece puede ser difícil y muy estresante.

Cuidados posteriores

Si completó el tratamiento, sus médicos aún querrán estar muy atentos a usted. Es muy importante acudir a todas las citas de seguimiento. Durante estas visitas, sus médicos preguntarán si usted presenta síntomas, le examinarán y puede que ordenen realizar análisis de sangre o estudios por imágenes, como gammagrafías con yodo radiactivo o ecografías. La atención de seguimiento es necesaria para determinar si hay recurrencia o propagación del cáncer, así como posibles efectos secundarios de ciertos tratamientos. Este es el momento de hacer cualquier pregunta al equipo de atención médica, así como de hablar sobre cualquier inquietud que pueda tener.

Casi todos los tratamientos contra el cáncer causan efectos secundarios. Algunos de ellos pueden durar de unas pocas semanas a varios meses, pero otros podrían durar mucho tiempo. Es posible que incluso algunos efectos secundarios no se presenten sino hasta años después de haber terminado el tratamiento. Es importante que todas las personas que hayan padecido cáncer de tiroides informen a sus médicos acerca de cualquier nuevo problema o síntoma, ya que puede deberse a que el cáncer está regresando o a una nueva enfermedad o a un cáncer posterior.

La mayoría de las personas responden muy bien después del tratamiento, pero la atención de seguimiento es muy importante ya que el cáncer de tiroides crece lentamente y puede recurrir incluso de 10 a 20 años después del tratamiento inicial.

Consultas médicas y pruebas de seguimiento

Su equipo de profesionales que atiende su salud explicará cuáles son las pruebas que necesita y la frecuencia con la que debe realizarlas. Su programa de consultas médicas, exámenes y pruebas dependerá de la extensión original del cáncer, el tipo específico de cáncer de tiroides, cómo fue tratado, así como de otros factores.

Cáncer papilar o folicular: si usted ha tenido un cáncer papilar o folicular, y se extirpó completamente su glándula tiroides o se le realizó ablación, sus médicos considerarán por lo menos una gammagrafía con yodo radiactivo después de finalizado el tratamiento, especialmente si se encuentra en un mayor riesgo de recurrencia. Por lo general, esto se hace alrededor de 6 a 12 meses después. Si el resultado es negativo, usted por lo general no necesitará estudios adicionales a menos que presente síntomas o si los resultados de otros estudios son anormales.

También se harán con regularidad pruebas de sangre para conocer los niveles de TSH y tiroglobulina. La tiroglobulina es producida por tejido tiroideo. Por lo tanto, después de la extirpación total de la tiroides y la ablación, los niveles de tiroglobulina en la sangre deberán ser muy bajos o puede que no sean detectados en su sangre. Si el nivel de tiroglobulina comienza a aumentar, esto podría ser un signo de que el cáncer puede estar regresando por lo que se harán pruebas adicionales. Estas pruebas adicionales generalmente incluyen gammagrafía con yodo radiactivo, y puede incluir PET y otros estudios por imágenes.

Para las personas con un bajo riesgo de cáncer papilar pequeño que fueron tratadas mediante la extirpación de solo un lóbulo de la tiroides, es típico que su médico realice exámenes físicos, y se hagan periódicamente ecografías de la tiroides y análisis de sangre de la tiroides.

Si el cáncer regresa, el tratamiento sería como se describe para el cáncer recurrente en Tratamiento del cáncer de tiroides según el tipo y la etapa.

Cáncer de tiroides medular: si usted ha tenido cáncer de tiroides medular (MTC), sus médicos analizarán los niveles de calcitonina y de antígeno carcinoembrionario (CEA) en su sangre. Si estos niveles comienzan a aumentar, se hará una ecografía del cuello o una CT o una MRI, para detectar cualquier cáncer que pudiera estar regresando. Si los estudios muestran cáncer recurrente, el tratamiento es el que se describe en Tratamiento del cáncer de tiroides según el tipo y la etapa.

Cada tipo de tratamiento contra el cáncer de tiroides tiene efectos secundarios que pueden durar unos pocos meses. Algunos, como la necesidad de pastillas de hormona tiroidea, podrían ser para toda la vida. Puede que usted pueda acelerar su recuperación si conoce los efectos secundarios antes de comenzar el tratamiento. Es posible que pueda tomar medidas para reducirlos y acortar su duración. No dude en hablar con el equipo de atención del cáncer sobre cualquier síntoma o efecto secundario que le cause algún malestar para que puedan ayudar a tratarlo.

Pregunte a su médico acerca de un plan de atención para pacientes después del tratamiento

Consulte con su doctor sobre el desarrollo de un plan de atención para después del tratamiento que sea adecuado para usted. Este plan puede incluir:

  • Sugerir un calendario para pruebas y estudios de seguimiento
  • Una lista de posibles efectos secundarios tardíos o a largo plazo de su tratamiento, incluyendo a qué prestar atención y cuándo debe comunicarse con su médico
  • Un calendario para otras pruebas que necesite, como pruebas de detección temprana para otros tipos de cáncer, o pruebas para identificar efectos a la salud a largo plazo debido a su cáncer o su tratamiento
  • Sugerencias acerca de la alimentación y la actividad física que podrían mejorar su salud e incluso podrían reducir las probabilidades de que el cáncer regrese
  • Recordatorios de sus citas con su médico de atención primaria, quien vigilará su salud general

Mantenga un seguro de salud y guarde copias de sus informes médicos

Es muy importante mantener un seguro médico, aún después del tratamiento. Las pruebas y las consultas médicas son costosas y, aunque nadie quiere pensar en el regreso de su cáncer, esto podría ocurrir.

En algún momento después del tratamiento del cáncer, es posible que usted tenga que consultar con un médico nuevo, quien desconozca sus antecedentes médicos. Es importante que guarde copias de sus informes médicos para que proporcione a su nuevo médico los detalles de su diagnóstico y tratamiento. Para más información, consulte Guarde copias de los informes médicos importantes.

¿Puedo reducir el riesgo de que mi cáncer progrese o regrese?

Si usted tiene (o ha tenido) cáncer de tiroides, probablemente quiera saber si hay medidas que pueda tomar para reducir el riesgo de que el cáncer crezca o regrese, como: hacer ejercicio, comer cierto tipo de alimentos, o tomar suplementos nutricionales. Lamentablemente, aún no está claro si existen medidas que usted pueda tomar que sean útiles.

Es importante adoptar estilos de vida saludables, tales como no fumar, alimentarse bien, ejercitarse de forma habitual y mantener un peso saludable.Se sabe que estos tipos de cambios pueden tener efectos positivos en su salud que pueden ser mayores que su riesgo de cáncer.

Suplementos alimenticios

Hasta el momento, ningún suplemento alimenticio (incluyendo vitaminas, minerales y productos herbarios) ha demostrado claramente que ayude a reducir el riesgo de que el cáncer de tiroides progrese o regrese. Esto no significa que ningún suplemento será útil, aunque es importante saber que ninguno ha demostrado que lo sea.

En los Estados Unidos, los suplementos alimenticios no están regulados como los medicamentos, pues no tienen que demostrar que son eficaces (o incluso seguros) antes de ser vendidos, aunque hay límites en lo que se les está permitido afirmar que pueden hacer. Si está considerando tomar cualquier tipo de suplemento nutricional, consulte con los miembros de su equipo de atención médica. Ellos pueden ayudarle a decidir cuáles puede utilizar con seguridad y evitar aquellos que puedan ser perjudiciales.

Si el cáncer regresa

Si el cáncer regresa en algún momento, las opciones de tratamiento dependerán de la localización del cáncer, de los tratamientos que haya recibido anteriormente y de su estado de salud en ese momento, así como de sus preferencias. Las opciones de tratamiento pueden incluir cirugía, radioterapia, quimioterapia, terapia dirigida o alguna combinación de estos tratamientos. Para más información sobre cómo se trata el cáncer recurrente, consulte Tratamiento del cáncer de tiroides según el tipo y la etapa.

Para obtener más información general sobre recurrencia, consulte Recurrencia del cáncer.

Cánceres posteriores al tratamiento

Las personas que han padecido un cáncer de tiroides todavía pueden estar en riesgo de padecer otros tipos de cáncer. Para más información, consulte Cánceres posteriores al cáncer de tiroides.

Cómo obtener apoyo emocional

Es normal que sienta cierto grado de depresión, ansiedad o preocupación cuando el cáncer es parte de su vida. Algunas personas se afectan más que otras. No obstante, todas las personas pueden beneficiarse de la ayuda y el apoyo de otras personas, ya sea amigos y familiares, grupos religiosos, grupos de apoyo, consejeros profesionales, entre otros.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.


La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.