Medicamentos de terapia dirigida para el linfoma no Hodgkin

A medida que los investigadores conocen más acerca de los cambios que ayudan al crecimiento de las células del linfoma, ellos desarrollan nuevos medicamentos para combatir estos cambios de manera específica. Estos medicamentos de terapia dirigida funcionan de distinta manera que los que se usan comúnmente en la quimioterapia. Algunas veces, estos medicamentos funcionan cuando los medicamentos convencionales de quimioterapia no son eficaces y a menudo presentan efectos secundarios diferentes (y menos graves). 

Inhibidores de proteosomas

Estos medicamentos funcionan al evitar que los complejos enzimáticos (proteosomas) en las células destruyan a las proteínas que son importantes para mantener en control la división de las células. Se usan con más frecuencia para tratar mieloma múltiple, aunque también pueden ser útiles en el tratamiento de algunos tipos de linfomas no Hodgkin.

El bortezomib (Velcade) es un inhibidor de proteosoma que se usa para tratar algunos linfomas, por lo general después de haber intentado otros tratamientos. Este medicamento se administra como una infusión en una vena (IV) o una inyección debajo de la piel (subcutánea, o sub-q), usualmente 2 veces a la semana por 2 semanas, seguido de un periodo de descanso. Los efectos secundarios pueden ser similares a los causados por los medicamentos de quimioterapia convencionales, incluyendo bajos recuentos sanguíneos, náusea, pérdida del apetito y daño a nervios.

Inhibidores de histona deacetilasa (HDAC)

Los inhibidores de histona deacetilasa (HDAC) son medicamentos que pueden afectar qué genes están activos al interactuar con  proteínas en los cromosomas llamadas histonas. 

El romidepsin (Istodax) se puede usar para tratar tanto linfomas periféricos como linfomas de la piel de células T. Por lo general se administra después de haber tratado al menos otro tratamiento. Este medicamento se administra como una infusión intravenosa usualmente una vez a la semana durante 3 semanas consecutivas, seguida de una semana sin tratamiento. Los efectos secundarios suelen ser leves, pero pueden incluir recuentos sanguíneos más bajos y efectos en el ritmo cardiaco.

El belinostat (Beleodaq) se puede usar para tratar linfomas periféricos de células T, por lo general después de haber intentado al menos otro tratamiento. Se administra como una infusión intravenosa usualmente cada día durante 5 días consecutivos, y se repite cada 3 semanas. Los efectos secundarios comunes incluyen náusea, vómito, cansancio y bajos recuentos de glóbulos rojos (anemia).

Inhibidores de cinasa

Estos medicamentos bloquean las cinasas, proteínas en las células que normalmente transmiten señales (como indicarle a la célula que crezca). 

El ibrutinib (Imbruvica) bloquea la tirosina cinasa de Bruton (BTK), que normalmente ayuda a algunas células de linfoma, a crecer y sobrevivir. Este medicamento se puede utilizar para tratar a varios tipos de linfoma no Hodgkin, incluyendo linfoma de células del manto, linfoma de zona marginal y linfoma linfocítico de células pequeñas. Se toma por vía oral como cápsulas, una vez al día. Los efectos secundarios comunes incluyen diarrea o estreñimiento, náusea y vómito, cansancio, hinchazón, disminución del apetito y bajos recuentos sanguíneos. Se ha aprobado el uso de este medicamento después de haber tratado otros tratamientos. Actualmente se realizan estudios para usarlo  en etapas iniciales del tratamiento.

El idelalisib (Zydelig) bloquea una cinasa llamada PI3K. Este medicamento ha demostrado que ayuda a tratar el linfoma folicular y el linfoma linfocítico de células pequeñas después de haber intentado otros tratamientos. Se administra en forma de pastilla dos veces al día. Los efectos secundarios comunes incluyen diarrea, fiebre, cansancio, náusea, tos, neumonía, dolor abdominal, escalofríos, sarpullido y bajos recuentos sanguíneos. Con menos frecuencia, también se pueden presentar efectos secundarios más graves.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Freedman AS, Jacobson CA, Mauch P, Aster JC. Chapter 103: Non-Hodgkin’s lymphoma. In: DeVita VT, Lawrence TS, Rosenberg SA, eds. DeVita, Hellman, and Rosenberg’s Cancer: Principles and Practice of Oncology. 10th ed. Philadelphia, Pa: Lippincott Williams & Wilkins; 2015.Roschewski MJ, Wilson WH. Chapter 106: Non-Hodgkin Lymphoma. In: Niederhuber JE, Armitage JO, Doroshow JH, Kastan MB, Tepper JE, eds. Abeloff’s Clinical Oncology. 5th ed. Philadelphia, Pa: Elsevier; 2014.

Last Medical Review: May 31, 2016 Last Revised: May 31, 2016

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.