¿Son los suplementos dietéticos seguros de consumir?

Algunos suplementos alimenticios (también referidos como complementos dietéticos o alimentarios) puede que, al emplearse de forma apropiada, ayuden a reducir el riesgo de llegar a tener ciertas enfermedades. Algunos podrían también reducir el malestar generado por ciertos medicamentos o afecciones, o bien, podrían ayudarle a sentirse mejor, lo cual contribuye a mejorar su calidad de vida. La mayoría de la gente puede usar los suplementos alimenticios de forma segura, siempre y cuando no se excedan demasiado en su consumo. No obstante, los suplementos alimenticios no son del todo seguros, y su consumo puede conllevar riesgos, especialmente para aquellas personas que estén recibiendo tratamiento contra el cáncer.

Riesgos y efectos secundarios de los suplementos alimenticios

Los suplementos alimenticios, preparaciones herbáceas y tratamientos homeopáticos fueron causantes de casi 70 mil llamadas de auxilio a los centros para el control de envenenamiento de los EE.UU. durante el año 2019. De estas llamadas, más de siete mil personas requirieron ser atendidas en algún centro de atención médica. De este grupo de personas, más de 800 de ellas resultaron con un caso de envenenamiento de moderado a grave. Sin embargo, la mayoría de la gente no procede con llamar a estos centros de auxilio al presentar efectos secundarios, enfermedades o reacciones adversas al ingerir dichos productos. Esto significa que las cifras oficiales son propensas a ser más bajas que las que la realidad nos presenta.

Los efectos secundarios en el consumo de suplementos alimenticios surgen con más frecuencia cuando la gente los ingiere en grandes cantidades o cuando son usados en lugar de tomar como corresponde las medicinas recetadas por un profesional de la salud. Además, algunos suplementos pueden generar problemas al ser consumidos cuando la persona se encuentre tomando ciertas medicinas. Por ejemplo:

  • Los antioxidantes, tales como las vitaminas C y E podrían hacer que ciertos medicamentos quimioterapéuticos se vuelvan menos eficaces.
  • La vitamina K puede hacer que el anticoagulante warfarina usado para aligerar la consistencia de la sangre resulte menos eficaz, con lo cual el riesgo de formación de coágulos en la sangre podría incrementarse.
  • El consumo de productos derivados de la especie herbaria Hypericaceae (o St. John's wort en inglés) puede hacer que ciertos medicamentos sean menos eficaces. Entre algunos ejemplos están las pastillas anticonceptivas y los medicamentos empleados como tratamiento contra la depresión y problemas del corazón, así como medicamentos contra el VIH y el cáncer.

Tomar muchos suplementos diversos puede incrementar el riesgo de presentar efectos secundarios y reacciones adversas con ciertos medicamentos.

Consideraciones especiales para personas que reciben tratamiento contra el cáncer

Hay varias maneras en que los suplementos pueden generar problemas para personas que se encuentren recibiendo tratamiento contra el cáncer. Por ejemplo:

  • Algunos suplementos alimenticios pueden ocasionar hipersensibilidad en la piel y reacciones graves mientras reciben radioterapia. Si usted está recibiendo tratamientos con radiación, consulte a su médico antes de tomar cualquier suplemento.
  • Para las personas que requieran someterse a cirugía, puede que el consumo de ciertos suplementos generen reacciones adversas con los medicamentos que se emplean durante y tras la cirugía o podrían incrementar el riesgo de que surjan ciertos efectos secundarios, tal como hemorragias e infecciones. Otras sustancias pueden afectar la forma en que el corazón y el cerebro responden, lo cual podría resultar en complicaciones durante y tras la cirugía. Es necesario informar al médico sobre todos los suplementos que esté tomando antes de que se someta a la cirugía.
  • La gente que se encuentre recibiendo quimioterapia puede que se encuentre en un mayor riesgo de efecto secundarios en el caso de estar consumiendo suplementos alimenticios. Algunos suplementos pueden interferir con la forma en que el cuerpo asimila las sustancias de la quimioterapia, lo cual puede resultar en una quimioterapia menos eficaz o que los efectos secundarios aumenten.

Debido a estas inquietudes, muchos profesionales médicos expertos en oncología recomiendan que la gente que se encuentra recibiendo tratamiento contra el cáncer no consuma suplementos alimenticios. Pero si usted decide seguir tomándolos, asegúrese de consultarlo con su médico o equipo de profesionales a cargo de su atención médica. Ellos podrán ayudarle a entender si el consumo de algún producto en particular podría ser seguro o no.

Por qué es difícil determinar si los suplementos alimenticios son seguros y eficaces

Justo como suele suceder con las medicinas, el consumo de suplementos alimenticios conlleva riesgos y la posibilidad de que surjan efectos secundarios adversos. Pero a diferencia de las medicinas, la mayoría de la gente opta por seleccionar cuáles suplementos alimenticios tomar sin informarlo a alguien de su equipo de profesionales a cargo de su atención médica.

Mucho de lo que se escucha o lee acerca de los suplementos alimenticios se deriva de testimonios anecdóticos. El testimonio anecdótico (o evidencia anecdótica) se basa en la opinión personal o experiencia que una persona tiene con el uso de algún producto (que incluso puede provenir de un profesional médico), en lugar de basarse en la investigación científica. Manténgase en una postura escéptica ante “fuentes informativas” que hagan declaraciones muy llamativas que se basen en testimonios de algunas cuantas personas o en vagas referencias pretendiendo ser presentadas como pruebas científicas. La regla de que algo “suena demasiado bueno para ser verdad” resulta ser especialmente efectiva ante este tipo de declaraciones. Y también no hay que olvidar que quienes fabrican y comercializan los suplementos alimenticios evidentemente tienen intereses monetarios por promover sus productos.

Publicidad y promoción de lo suplemento alimenticios

Los fabricantes de suplementos no están obligados a obtener la aprobación de la Dirección de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) para comercializar sus productos. La FDA sí vigila aquellos productos que puede que sean inseguros o que hagan declaraciones falsas o confusas, pero solamente lo puede hacer una vez que dichos productos ya fueron lanzados en el mercado. A medida que sus recursos lo permitan, la FDA analiza la información contenida en las etiquetas de los productos y demás información disponible, tal como volantes informativos insertados dentro del empaque de los productos y publicidad en línea. Pero no tiene la capacidad para revisar la información de todos los productos disponibles en el mercado.

Y no hay que olvidar, independientemente de las declaraciones hechas por los productos, los suplementos alimenticios no están destinados para tratar, diagnosticar, curar o aliviar a las personas de las enfermedades y efectos secundarios.

Con el fin de evitar los suplementos alimenticios inseguros, no adquiera:

  • Productos que declaran tener la eficacia de medicamentos recetados, es decir, cualquier producto que indica ser usado como tratamiento para una enfermedad o para curar cualquier afección de la salud.
  • Productos publicitados mediante mensajes de correo electrónico masivos.
  • Productos que prometen la pérdida de peso, la ganancia de musculatura o la mejora en el desempeño de la actividad sexual.
  • Productos que indican ser una alternativa legal a los esteroides anabólicos.

Aspectos posiblemente inquietantes de los suplementos alimenticios

Muchos suplementos alimenticios se producen bajo condiciones cuidadosas y etiquetados de forma adecuada. Pero otros no son producidos siguiendo la misma precaución. Algunas compañías no siguen las normas de la FDA sobre las declaraciones hechas y sobre la rotulación correcta de los suplementos. En algunos de los casos, al someter a prueba a los suplementos herbarios se ha demostrado que contienen muy poco o nada de los ingredientes que indican tener. Algunos incluso contienen sustancias o químicos que podrían ser perjudiciales para ciertas personas. Y algunas suplementos contienen una dosis mayor que la que se indica en la etiqueta rotulada en el producto. Debido a estos tipos de problemas, se han reportado enfermedades graves e incluso muertes.

Conceptos erróneos que son comunes alrededor de los suplementos alimenticios

“Lo natural es más seguro y mejor”

Una creencia común que lo natural es considerado ser más seguro y mejor a las alternativas sintéticamente producidas y las sustancias refinadas. No solamente este no es el caso siempre, sino que además algunos productos naturales pueden ser peligroso incluso al ser empleados como se indica. Por ejemplo, el consumo de los productos herbáceos con consuelda turmosa y kava puede ser dañino para el hígado.

Los suplementos herbarios (tal como los hechos de ajo, jengibre, ginkgo biloba y equinácea entre otros) están hechos de sustancias de plantas, muchos de ellos comercializados como “productos naturales”. Pero las plantas en sí están hechas de muchas sustancias químicas. Incluso las diferentes partes de una misma planta pueden estar conformadas de diferentes sustancias químicas. Algunas de estas podrían ser benéficas, mientras que otras podrían ser venenosas o causar reacciones alérgicas en las personas. Los productos botánicos que son comercializados como “completamente naturales” no siempre son los más útiles debido a que las sustancias que los conforman puede que no hayan sido refinadas para eliminar las partes con químicos potencialmente dañinos. Los productos naturales también pueden estar conformados por plantas que crecen bajo distintas condiciones (como en tierra con distintas características), lo cual puede afectar los niveles de algunas sustancias químicas que contienen. Esto puede hacer que resulte más difícil controlar exactamente lo que contiene el producto final.

“Entre más, mejor”

Algunas personas consideran que dosis excesivas de ciertas vitaminas puede prevenir o curar enfermedades. Sin embargo, no hay investigaciones científicas que demuestren esto. De hecho, las grandes dosis de vitaminas o minerales pueden resultar peligrosas e incluso dañinas. Por ejemplo, el cuerpo, no tiene la capacidad de eliminar grandes cantidades de vitamina A. Esto puede resultar en niveles tóxicos cuando el consumo de estas vitamina es en cantidades excesivas, lo cual puede ocasionar daños a órganos y reacciones adversas con ciertos medicamentos.

Consulte con su equipo de profesionales médicos antes de tomar grandes cantidades de cualquier vitamina, mineral o suplemento. Su médico, enfermera o farmacéutico deberá poder orientarle en encontrar la información sobre las cantidades seguras en las dosis.

“Ha sido empleado por cientos o miles de años, por lo cual tiene que ser eficaz”

Saber que un producto botánico forma parte del folclor o de las tradiciones medicinales durante muchos años puede ser útil sin que necesariamente sea una prueba de su eficacia y seguridad. Si el consumo de una cantidad reducida de algún producto botánico resulta en una experiencia dolorosa o que de inmediato atenta contra la vida, probablemente no ha sido un producto que por mucho tiempo se ha consumido. Pero en los tiempos del pasado de antaño, los métodos científicos no eran empleados para determinar la presencia de posibles efecto secundarios a largo plazo. Por lo tanto, si el consumo de una planta parece resultar benéfico en el corto plazo pero que realmente el riesgo de su consumo se presenta en un largo plazo al aumentar el riesgo de alguna enfermedad crónica (como cáncer, deficiencias en la función del corazón o del hígado), es probable que dichos efectos secundarios hayan pasado desapercibidamente.

También no hay que olvidar que la mayoría de los productos herbarios, plantas y similares eran empleados en la medicina tradicional para aliviar a las personas de los síntomas. Esto resultaba útil para las personas que eran propensas a recuperarse independientemente. Pero si pasó que una persona murió, la razón que suele aceptarse es que sea a la posible consecuencia de las enfermedades de mayor gravedad.

Finalmente, hay que tener en cuenta que muchos de estos métodos eran empleados en el pasado de antaño por ser la mejor opción disponible en aquel entonces, pues los tratamientos más eficaces aún no se habían desarrollado.

“Tomar suplementos junto con los medicamentos convencionales no puede resultar en algo malo”

Mucha gente asume que es seguro el consumo de suplementos alimenticios junto con los medicamentos recetados. Esto no siempre es cierto. Por ejemplo, ciertos suplementos alimenticios pueden obstruir o acelerar la capacidad que el cuerpo tiene de asimilar ciertos medicamentos. Esto puede generar que una persona reciba una cantidad muy reducida o muy excesiva de cierto medicamento en su torrente sanguíneo. La mayoría de las compañías farmacéuticas y fabricantes de suplementos herbarios no llevan a cabo la investigación correspondiente para determinar las posibles reacciones de los medicamentos por lo que se desconocen en su mayor parte.

Hable con su equipo de profesionales médicos sobre los productos y complementos de hierbas que esté tomando o que está considerando tomar. Su médico o farmacéutico podrá indicarle sobre cualquier interacción o reacción que podría surgir con los medicamentos que está tomando. Tenga en cuenta que es posible que aún no se tenga conocimiento de ciertas reacciones al tratarse de medicamentos o suplementos recientes.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Supplement Your Knowledge: Dietary Supplement Education Initiative 
Website: www.fda.gov/food/information-consumers-using-dietary-supplements/supplement-your-knowledge

This site includes fact sheets and videos about dietary supplements for the public, educators and healthcare professionals. Materials for the public are available in English and Spanish.

Ambrosone CB, Zirpoli GR, Hutson AD et al. Dietary supplement use during chemotherapy and survival outcomes of patients with breast cancer enrolled in a cooperative group clinical trial (SWOG S0221). J Clin Oncol. 2020 Mar 10;38(8):804-814.

Cummings KC, Keshock M, Genesh R, Sigmund A et al. Preoperative management of surgical patients using dietary supplements: Society for Perioperative Assessment and Quality Improvement (SPAQI) consensus statement. Mayo Clin Proc. 2021 May 16; 96 (5):1342-1355.

Food and Drug Administration. Dietary Supplements. Last updated 8/16/2019. Accessed at https://www.fda.gov/food/dietary-supplements on May 12, 2021.  

Gummin DD, Mowry JB, Beuhler MC et al. 2019 Annual Report of the American Association of Poison Control Centers’ National Poison Data System (NPDS): 37th Annual Report. Clinical Toxicology. 2020 Dec 11; 58 (12):1360-1541.

Harvie M. Nutritional supplements and cancer: Potential benefits and proven harms. Am Soc Clin Oncol Educ Book. 2014:e478-86.

Knecht K, Kinder D, Stockert A. Biologically-based complementary and alternative medicine (CAM) use in cancer patients: The good, the bad, the misunderstood. Front Nutr. 2020 Jan 24;6:196.

National Cancer Institute. Cancer Therapy Interactions with Foods and Dietary Supplements. Accessed at https://www.cancer.gov/about-cancer/treatment/cam/patient/dietary-interactions-pdq on August 18, 2021.

National Center for Complementary and Integrative Health. Dietary and Herbal Supplements. Last updated February 2020. Accessed at https://www.nccih.nih.gov/health/dietary-and-herbal-supplements on May 27, 2021.

Office of Dietary Supplements, National Institutes of Health. What You Need to Know: Dietary Supplements. Accessed at http://ods.od.nih.gov/HealthInformation/ on May 11, 2021.

Recursos adicionales

Supplement Your Knowledge: Dietary Supplement Education Initiative 
Website: www.fda.gov/food/information-consumers-using-dietary-supplements/supplement-your-knowledge

This site includes fact sheets and videos about dietary supplements for the public, educators and healthcare professionals. Materials for the public are available in English and Spanish.

Referencias

Ambrosone CB, Zirpoli GR, Hutson AD et al. Dietary supplement use during chemotherapy and survival outcomes of patients with breast cancer enrolled in a cooperative group clinical trial (SWOG S0221). J Clin Oncol. 2020 Mar 10;38(8):804-814.

Cummings KC, Keshock M, Genesh R, Sigmund A et al. Preoperative management of surgical patients using dietary supplements: Society for Perioperative Assessment and Quality Improvement (SPAQI) consensus statement. Mayo Clin Proc. 2021 May 16; 96 (5):1342-1355.

Food and Drug Administration. Dietary Supplements. Last updated 8/16/2019. Accessed at https://www.fda.gov/food/dietary-supplements on May 12, 2021.  

Gummin DD, Mowry JB, Beuhler MC et al. 2019 Annual Report of the American Association of Poison Control Centers’ National Poison Data System (NPDS): 37th Annual Report. Clinical Toxicology. 2020 Dec 11; 58 (12):1360-1541.

Harvie M. Nutritional supplements and cancer: Potential benefits and proven harms. Am Soc Clin Oncol Educ Book. 2014:e478-86.

Knecht K, Kinder D, Stockert A. Biologically-based complementary and alternative medicine (CAM) use in cancer patients: The good, the bad, the misunderstood. Front Nutr. 2020 Jan 24;6:196.

National Cancer Institute. Cancer Therapy Interactions with Foods and Dietary Supplements. Accessed at https://www.cancer.gov/about-cancer/treatment/cam/patient/dietary-interactions-pdq on August 18, 2021.

National Center for Complementary and Integrative Health. Dietary and Herbal Supplements. Last updated February 2020. Accessed at https://www.nccih.nih.gov/health/dietary-and-herbal-supplements on May 27, 2021.

Office of Dietary Supplements, National Institutes of Health. What You Need to Know: Dietary Supplements. Accessed at http://ods.od.nih.gov/HealthInformation/ on May 11, 2021.

Actualización más reciente: agosto 30, 2021

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.