Medicamentos recetados para dejar de fumar

Hay algunos medicamentos que han demostrado que ayudan a los fumadores a dejar de fumar. Algunos pueden usarse por sí solos o junto con la terapia de reemplazo de nicotina. Algunos de estos medicamentos deben iniciarse semanas antes del día que va a dejar de fumar.

Hable con su médico si quiere usar una medicina que le ayude en su esfuerzo por dejar de fumar. Usted necesitará una receta médica para estas medicinas.

Los fumadores que dependen significativamente de la nicotina deben considerar el reemplazo de nicotina o la terapia con medicamentos para ayudarles a dejar de fumar. Los signos de dependencia severa son:

  • Fumar más de 1 cajetilla al día
  • Fumar dentro de 5 minutos de haberse levantado en la mañana
  • Fumar incluso mientras está enfermo
  • Despertarse por la noche a fumar
  • Fumar para aliviar los síntomas de la abstinencia
  • Mientras más de estos apliquen, más severa es la dependencia.

Vareniclina (Chantix)

La vareniclina (también llamada Chantix®) es un medicamento que requiere receta y que fue desarrollado para ayudar a la gente a que deje de fumar. Funciona al interferir con los receptores de nicotina en el cerebro. Esto significa que tiene dos efectos: reduce el placer que una persona experimenta al fumar, y reduce los síntomas de abstinencia de nicotina. Varios estudios han indicado que la vareniclina puede aumentar la probabilidad de dejar de fumar en comparación con no usar ningún medicamento. Algunos estudios han descubierto que es más eficaz que el bupropión, al menos a corto plazo.

La vareniclina se debe comenzar 1 o 2 semanas antes de la fecha que fijó para dejar de fumar. Este medicamento se ingiere en forma de pastilla después de las comidas con un vaso completo de agua. La dosis diaria aumenta por los primeros ocho días, comenzando con una pastilla de 0.5 mg al día por los primeros tres días, y luego una pastilla de 0.5 mg dos veces al día por los próximos cuatro días. Al comienzo de la segunda semana, la dosis aumenta a 1 mg en la mañana y la tarde. Para las personas que presentan problemas con la dosis más alta, se puede usar una dosis más baja durante el esfuerzo para dejar de fumar.

La vareniclina se administra por 12 semanas, aunque las personas que dejan de fumar durante ese tiempo pudieran recibir otro tratamiento de 12 semanas para reforzar las probabilidades de mantenerse sin fumar. Es importante mantener otros sistemas de apoyo durante este momento y por al menos algunos meses después de dejar de fumar.

Antes de comenzar este medicamento, informe a su médico sobre cualquier condición médica y alergias que tenga.

Efectos secundarios de la vareniclina

Algunos de los efectos secundarios son:

  • Náuseas
  • Vómito
  • Dolor de cabeza
  • Problemas para dormir y sueños inusuales
  • Flatulencia
  • Cambios en los sentidos del gusto

La vareniclina no debe utilizarse durante el embarazo.

Combinación de vareniclina y terapia de reemplazo de nicotina o bupropión para dejar de fumar

Los estudios que se han realizado para determinar si es seguro usar la vareniclina al mismo tiempo que la terapia de reemplazo de nicotina (NRT) han sido limitados. Varios estudios han sugerido que el uso de vareniclina junto con la NRT es bien tolerado y seguro, aunque se necesitan más estudios para confirmar esto.

Actualmente se realizan estudios sobre el uso de vareniclina y bupropión. Hasta el momento, la combinación de las medicinas no ofrece ningún beneficio evidente.

Bupropión (Zyban)

El bupropión se conoce por los nombres de marca Zyban®, Wellbutrin®, o Aplenzin®. Es un antidepresivo de acción prolongada que ayuda a reducir las ansias y los síntomas de abstinencia de nicotina. No contiene nicotina. Este medicamento actúa sobre los agentes químicos del cerebro que están relacionados con los deseos de fumar. El bupropión funciona mejor si se comienza una o dos semanas antes de que deje de fumar. La dosis normal es una o dos tabletas de 150 mg por día.

Si usted puede mantenerse sin fumar después de 7 a 12 semanas de estar tomando el bupropión, puede que su médico le pida que lo tome por algún tiempo después para ayudar a prevenir que vuelva a fumar. Mantenga sus otros sistemas de apoyo durante este momento y por al menos algunos meses después de dejar de fumar.

Este medicamento no se debe tomar si usted tiene o ha tenido:

  • Convulsiones (puede causar o empeorar las convulsiones)
  • Consumo excesivo de alcohol
  • Cirrosis
  • Lesiones graves en la cabeza
  • Enfermedad bipolar (maníaco-depresivo)
  • Anorexia o bulimia (trastornos de alimentación)

La bupropión no debe utilizarse durante el embarazo. Tampoco debe tomarlo si está bajo sedantes o ha tomado recientemente un inhibidor de la monoaminooxidasa (MAOI, un tipo más antiguo de antidepresivo).

Efectos secundarios del bupropión

Algunos efectos secundarios más comunes del bupropión son:

  • Resequedad bucal
  • Problemas para dormir y pesadillas
  • Cansancio
  • Agitación
  • Irritabilidad
  • Indigestión
  • Náuseas
  • Dolores de cabeza

Las personas que usan bupropión debe llamar a sus médicos si se sienten deprimidos o comienzan a tener pensamientos suicidas. También deben llamar a sus médicos si presentan cambios, como ansiedad, agitación, hostilidad, agresividad, excitación e hiperactividad excesiva, confusión o si no pueden dormir. Estos cambios ocurren en pocas ocasiones, aunque pueden presentarse, con más frecuencia cerca del comienzo del tratamiento o después de un cambio en la dosis.

El bupropión puede causar interacciones entre medicamentos y no debe utilizarse con otros medicamentos o suplementos. Asegúrese de informar a su médico sobre todo lo que usted esté tomando, como medicamentos, vitaminas, hierbas, suplementos, y cualquier medicamento que tome cuando lo necesita, como Tylenol o aspirina. También asegúrese de informar a cada médico que consulte que está tomando bupropión.

Combinación de bupropión y terapia de reemplazo de nicotina para dejar de fumar

Algunos médicos pueden recomendar la combinación de terapia con medicamentos para los fumadores con una gran adicción, como el uso de bupropión junto con un parche de nicotina y/o un producto de breve duración de reemplazo de nicotina, como gomas de mascar (chicles) o pastillas para chupar (losanges). Las combinaciones solo deben usarse si un médico le está supervisando.

Si usted planea usar un medicamento que requiere receta para dejar de fumar, consulte con su médico para saber exactamente cuándo comenzar la medicina y cómo usarla. Además, averigüe a qué efectos secundarios debe prestar atención e informar cuando se presenten. Agregue una nota en su calendario que le recuerde cuándo comenzar el medicamento.

Otros medicamentos recetados para ayudar a los fumadores a dejar de fumar

Para aquellas personas que no pueden usar ninguno de los medicamentos aprobados por la FDA para ayudarles a dejar el hábito de fumar, o para aquellas que han usado esos medicamentos y no han podido dejar de fumar, existen otros que han demostrado ser prometedores en estudios de investigación. Éstos son recomendados por la Agency for Healthcare Research and Quality para esta clase de uso, pero no han sido aprobados por la FDA con este propósito y por lo tanto son usados como “no autorizados” (Lea Off-label Drug Use [disponible solo en inglés] para más información). Estos medicamentos sólo están disponibles con una receta y no se recomiendan para fumadoras embarazadas, adolescentes o personas que fuman menos de 10 cigarrillos al día.

Nortriptilina

Se trata de un medicamento que lleva más tiempo en el mercado y que ayuda a reducir los síntomas de abstinencia de tabaco. Se ha descubierto que aumenta las probabilidades de dejar de fumar con éxito en comparación con fumadores que no toman ninguna medicina. Se comienza de 10 a 28 días antes de que una persona deje de fumar para permitir que alcance un nivel estable en el cuerpo.

Cuando se levantan, algunas personas presentan efectos secundarios, tal como aceleración del ritmo cardíaco, visión borrosa, dificultad para orinar, boca seca, estreñimiento, aumento o pérdida de peso y baja presión arterial. Este medicamento puede afectar la capacidad para conducir u operar maquinaria, y ciertos medicamentos no se pueden usar con la nortriptilina.

Si usted y su médico deciden usar este medicamento, asegúrese que su médico y farmacéutico sepan exactamente qué otras medicinas está tomando antes de comenzar esta medicina. Además, asegúrese de saber cómo tomar la medicina y cómo disminuirla cuando esté listo para suspenderla. La dosis de nortriptilina tiene que reducirse lentamente, ya que el medicamento no se puede suspender repentinamente sin el riesgo de que surjan efectos graves. La medicina tiene que usarse con precaución en personas con enfermedades cardiacas. Asegúrese de informar a todos los médicos que consulte que está tomando este medicamento.

Clonidina

La clonidina es otro medicamento que lleva más tiempo en el mercado y que ha demostrado que ayuda a los fumadores a dejar de fumar. La FDA aprobó este medicamento para tratar la hipertensión arterial. Cuando se usa para dejar de fumar, se puede administrar en forma de pastilla dos veces al día o como un parche de piel una vez a la semana.

Si usted planifica usar este medicamento, asegúrese que su médico y farmacéutico sepan exactamente qué otras medicinas está tomando antes de comenzar este. Los efectos secundarios más comunes de la clonidina son estreñimiento, mareos, somnolencia, boca seca y cansancio o debilidad inusual. En raras ocasiones se presentan efectos secundarios más graves, tal como reacciones alérgicas, frecuencia cardiaca lenta, y presión sanguínea muy alta o muy baja. Es posible que su médico quiera supervisar su presión sanguínea mientras usted toma este medicamento. Además, este medicamento puede afectar su capacidad para conducir u operar maquinaria.

La clonidina puede comenzarse hasta tres días antes de dejar de fumar, pero también puede iniciarse el día que deja de fumar. No debe suspenderse repentinamente. La dosis tiene que ser reducida por un periodo de dos a cuatro días para prevenir un rápido incremento en la presión sanguínea, agitación, confusión o temblores.

Otros medicamentos estudiados para ayudar a los fumadores a dejar de fumar

Se han estado estudiando otros medicamentos, tal como la naltrexona, la cual se administra en forma de pastilla. Se está usando junto con otros tratamientos (como bupropión y la terapia de reemplazo de nicotina) para ver si puede ayudar a reducir las ansias de fumar. Sin embargo, los análisis más recientes de los estudios previos sugirieron que no fue útil.

Un medicamento llamado citisina fue recientemente sometido a prueba en Polonia y se reportó que ayudó a reducir el hábito de fumar. Alrededor del 8% de los fumadores continúan sin fumar después de un año, en comparación con aproximadamente el 2% de quienes tomaron el placebo. Este medicamento se ha estado estudiando en los Estados Unidos, pero la mayoría de los estudios publicados se realizaron en roedores y no en personas. Otro medicamento que se ha se estado probando es sazetidine-A, pero de nuevo, la mayoría de los estudios publicados hasta el momento han sido en roedores.

También se están probando vacunas contra el hábito de fumar que se administran en una serie de inyecciones.

Los resultados de las pruebas de estos tratamientos nuevos han sido prometedores. Hasta el momento parecen ser seguros, pero se requieren de estudios de mayor alcance que demuestren que estos tratamientos funcionan antes de que la FDA los apruebe para este uso. Actualmente se están realizando estudios de gran alcance de estos tratamientos.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Agency for Healthcare Research and Quality. Clinical Guidelines for Prescribing Pharmacotherapy for Smoking Cessation. December 2012. Accessed at www.ahrq.gov/professionals/clinicians-providers/guidelines-recommendations/tobacco/prescrib.html on January 14, 2016.

Cahill K, Stevens S, Perera R, Lancaster T. Pharmacological interventions for smoking cessation: an overview and network meta-analysis. Cochrane Database Syst Rev. 2013 May 31;5:CD009329.

Ebbert JO, Hatsukami DK, Croghan IT, et al. Combination varenicline and bupropion SR for tobacco-dependence treatment in cigarette smokers: a randomized trial. JAMA. 2014;311(2):155-163.

Fiore MC, Jaen CR, Baker TB, et al. Treating Tobacco Use and Dependence: 2008 Update. Clinical Practice Guideline. Rockville, MD: US Department of Health and Human Services, Public Health Service; 2008. Accessed at www.surgeongeneral.gov/tobacco/treating_tobacco_use08.pdf on January 30, 2014.

Gibbons RD, Mann JJ. Varenicline, smoking cessation, and neuropsychiatric adverse events. Am J Psychiatry. 2013;170:1460-1467.

Henningfield JE, Fant RV, Buchhalter AR, Stitzer ML. Pharmacotherapy for nicotine dependence. CA Cancer J Clin. 2005;55:281-299.

Hughes JR, Stead LF, Hartmann-Boyce J, Cahill K, Lancaster T. Antidepressants for smoking cessation. Cochrane Database Syst Rev. 2014;1:CD000031.

Hughes JR, Stead LF, Lancaster T. Antidepressants for smoking cessation. Cochrane Database Syst Rev. 2007;(1):CD000031.

Koegelenberg CF, Noor F, Bateman ED, et al. Efficacy of varenicline combined with nicotine replacement therapy vs varenicline alone for smoking cessation: a randomized clinical trial. JAMA. 2014;312(2):155-161.

Manufacturer’s product information. January 2012. Accessed at http://us.gsk.com/products/assets/us_zyban.pdf on February 6, 2014.

Manufacturer’s product information. December 2012. Accessed at http://labeling.pfizer.com/ShowLabeling.aspx?id=557 on February 6, 2014

McDonough M. Update on medicines for smoking cessation. Aust Prescr. 2015;38(4):106-111.

West R, Zatonski W, Cedzynska M, et al. Placebo-controlled trial of cytisine for smoking cessation. N Engl J Med. 2011;365(13):1193-1200.

Last Medical Review: May 23, 2016 Last Revised: May 23, 2016

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.