VPH y cáncer

¿Qué es el VPH?

Las siglas VPH significan virus del papiloma humano (HPV, por sus siglas en inglés). El VPH se conforma por un grupo numeroso de virus relacionados. A cada variedad de virus en el grupo se le asigna un número, lo que es llamado tipo de VPH.

La mayoría de los tipos de VPH causa verrugas en la piel, como en brazos, pecho, manos o pies. Otros tipos se encuentran principalmente sobre las membranas mucosas del cuerpo. Las membranas mucosas consisten en las capas superficiales húmedas que recubren los órganos y las partes del cuerpo que al abrirse quedan expuestas al exterior, como la cavidad vaginal y anal, así como la boca y la garganta. A los tipos de VPH que están en las membranas mucosas, a veces se les llama VPH genitales. Por lo general, estos tipos de VPH no viven en la piel.

El VPH genital no es lo mismo que el virus de inmunodeficiencia humana o VIH (HIV, en inglés), así como tampoco es lo mismo que el herpes. El VPH se divide en dos grupos principales:

Tipos de VPH de bajo riesgo

Algunos tipos de VPH pueden causar verrugas (papilomas) en o alrededor de los genitales y el ano tanto en hombres como en mujeres. Las mujeres también pueden presentar verrugas en el cuello uterino y la vagina. Debido a que estos tipos de VPH muy rara vez se convierten en cáncer, se les llama virus de “bajo riesgo”.

Tipos de VPH de alto riesgo

Otros tipos de VPH son llamados “alto riesgo” debido a que pueden causar cáncer en los hombres y las mujeres. Los médicos se preocupan más por los cambios celulares y los precánceres, ya que éstos tienden a transformarse en cánceres con el paso del tiempo. Los tipos comunes de VPH de alto riesgo incluyen los tipos 16 y 18 del virus.

La infección con el VPH es muy común, y en la mayoría de las personas el organismo es capaz de eliminar la infección por sí mismo. Sin embargo, a veces la infección no desaparece. Una infección crónica, o de larga duración, especialmente cuando es causada por ciertos tipos de VPH de alto riesgo, puede causar cáncer con el paso del tiempo.

¿Cómo se contrae el VPH?

El VPH puede transmitirse de una persona a otra por el contacto piel a piel, como el que ocurre con las relaciones sexuales. La manera principal en que el VPH se transmite es a través de la actividad sexual, incluyendo el sexo vaginal, anal y oral. El VPH se puede transmitir incluso cuando una persona infectada no tiene signos o síntomas visibles.

El virus también se puede transmitir mediante el contacto genital sin sexo, aunque esto no es común.

La infección por VPH es muy común. La mayoría de los hombres y las mujeres que han tenido sexo contraen al menos un tipo de VPH genital en algún momento de sus vidas. Cualquier persona que haya tenido sexo puede contraer el VPH, incluso si ocurrió sólo con una persona, aunque las infecciones son más probables en personas que han tenido muchas parejas sexuales.  Aun cuando una persona retrasa la actividad sexual hasta el matrimonio, o sólo tiene una pareja, sigue estando en riesgo de infección por el VPH si su pareja ha estado expuesta al virus.

No es posible contraer el VPH por:

  • Usar inodoros
  • Abrazar o al tomarse de la mano
  • Nadar en la alberca (piscina) o jacuzzi
  • Compartir alimentos o utensilios
  • No tener cierto nivel de higiene

Es posible tener el VPH incluso:

  • Si han pasado años desde que estuvo sexualmente activo(a)
  • Si no ha tenido ningún signo o síntoma del virus

Tipos de cáncer relacionados con la infección por el VPH

Para más información sobre cualquiera de los cánceres mencionados, visite nuestro sitio web en www.cancer.org o llame a nuestro número gratuito, 1-800-227-2345.

Cáncer de cuello uterino

El cáncer de cuello uterino o cervical es el cáncer más común relacionado con el VPH en las mujeres. Casi todos los casos de cáncer de cuello uterino son causados por el VPH.

El cáncer de cuello uterino puede detectarse en sus etapas iniciales e incluso prevenirse con pruebas rutinarias de detección. La prueba de Papanicolaou detecta cambios en las células cervicales causados por la infección con el VPH. La prueba de VPH detecta la infección en sí.

El cáncer de cuello uterino es prevenible mediante las vacunas y las pruebas de detección periódicas. Más de la mitad de las mujeres en los Estados Unidos que padecen cáncer de cuello uterino nunca o muy rara vez acudieron a hacerse una prueba de Papanicolaou.

Cáncer de vulva

El VPH también puede causar cáncer de vulva, la parte externa de los órganos genitales femeninos. Este tipo de cáncer es mucho menos común que el de cuello uterino.

No se cuenta con una prueba estándar para la detección de este tipo de cáncer que sea adicional a los exámenes médicos de rutina.

Cáncer de vagina

La mayoría de los cánceres vaginales contienen VPH.

Muchos precánceres vaginales también contienen el VPH, y puede que estos cambios estén presentes durante años antes de convertirse en un tumor canceroso. Este tipo de precáncer se puede determinar mediante la misma prueba de Papanicolaou que se usa para descubrir la presencia de cáncer y precáncer cervical. Si se descubre la presencia de un precáncer, se puede tratar y detener así el cáncer, antes de que realmente comience.

Cáncer de pene

En los hombres, el VPH puede causar cáncer de pene. Es más común en hombres con el VIH (virus de inmunodeficiencia humana) y en aquellos que tienen actividad sexual con otros hombres.

Actualmente no hay una prueba estándar para la detección temprana de signos del cáncer de pene. Debido a que la mayoría de los casos de cáncer de pene comienzan por la parte interna del prepucio, puede que se puedan notar en las etapas iniciales de la enfermedad.

Cáncer de ano

El VPH puede causar cáncer anal tanto en hombres como en mujeres. Es más común entre las personas con el VIH (virus de inmunodeficiencia humana) y en hombres que tienen actividad sexual con otros hombres.

No se recomiendan exámenes de detección rutinarios para el cáncer anal en todas las personas. Sin embargo, algunos expertos recomiendan pruebas de citología anal (también llamada prueba de Papanicolaou anal porque es muy similar a la prueba que se utiliza para detectar el cáncer de cuello uterino) para las personas con mayor riesgo de padecer cáncer anal. Esto incluye a hombres que tienen actividad sexual con otros hombres, mujeres que hayan tenido cáncer de cuello uterino o de vulva, cualquiera que sea seropositivo (personas portadoras del VIH), así como cualquiera que haya recibido un trasplante de órgano.

Cáncer de boca y garganta

El VPH se detecta en algunos cánceres de boca y garganta que afectan a hombres y a mujeres. La mayoría de los cánceres que se descubren en la parte trasera de la garganta, incluyendo la base de la lengua y las amígdalas, está relacionado con el VPH. Estos son los cánceres más comunes vinculados con el VPH en los hombres.

No hay ninguna prueba estándar para encontrar a estos cánceres en etapas iniciales. No obstante, muchos de los casos pueden ser detectados durante los exámenes de rutina que llevan a cabo un dentista, médico, higienista dental o mediante un autoexamen.

¿Se puede prevenir la infección por el VPH?

No hay una manera segura de prevenir la infección con todos los diferentes tipos de VPH. Sin embargo, hay medidas que usted puede tomar para aminorar las probabilidades de contraer el virus. También hay vacunas que pueden ser aplicadas en personas jóvenes para protegerlas de los tipos de VPH que están más estrechamente relacionados con el desarrollo de cáncer y las verrugas genitales.

El VPH se transmite de una persona a otra durante el contacto con una zona infectada del cuerpo. Aunque el VPH se puede transmitir durante el contacto sexual, incluyendo el sexo vaginal, anal y oral, la actividad sexual no es la única forma de transmisión del virus. Lo único que se necesita es el contacto de piel a piel con una zona del cuerpo infectada con el VPH. Puede que haya otras formas de infectarse con el VPH que aún se desconozcan.

El VPH puede estar presente durante años sin causar ningún síntoma. No siempre causa verrugas o algún otro síntoma. Una persona puede tener el virus y transmitirlo sin saberlo.

Uso del condón

Los condones proveen cierta protección contra el VPH, pero no ofrecen una protección completa contra la infección.

Los condones deben ser usados correctamente cada vez que se tienen relaciones sexuales. Aun así, los condones no pueden brindar una protección total porque no cubren todas las zonas del cuerpo que podrían transmitir el VPH, como la piel de la zona genital o anal. No obstante, los condones proveen cierta protección contra el VPH, y también ayudan a proteger contra algunas otras infecciones de transmisión sexual.

Se deberá usar un condón nuevo para cada acto sexual. El condón deberá colocarse ANTES de cualquier contacto con la zona genital, oral o anal y mantenerse hasta la finalización de la relación sexual.

Límite de parejas sexuales

Si usted está sexualmente activo, el limitar el número de parejas sexuales y evitar las relaciones sexuales con personas que han tenido muchas parejas sexuales puede ayudar a disminuir su riesgo de exponerse al VPH genital. Pero como se indicó anteriormente, el VPH es muy común, por lo que incluso tener relaciones sexuales con una persona puede ponerle en riesgo.

Vacunas contra el VPH

Las vacunas contra el VPH pueden prevenir la infección con ciertos tipos de VPH, incluyendo los tipos que están vinculados a cánceres que están relacionados con el VPH, así como tipos vinculados a las verrugas anales y genitales.

Las vacunas están aprobadas para hombres y mujeres, y solo se pueden usar para prevenir la infección por VPH; no ayudan en el tratamiento de una infección ya adquirida. Para aumentar su eficacia, la vacuna se debe administrar al cumplir 11 o 12 años de edad o antes.

Comuníquese con la Sociedad Americana Contra El Cáncer para más información sobre las vacunas contra el VPH.

Pruebas del VPH

Las pruebas disponibles en el mercado para el VPH solo se han aprobado en mujeres para la detección de la infección en el cuello uterino. Pueden usarse para ayudar a que mujeres de cierta edad sean sometidas a prueba después de ciertos resultados en sus pruebas de Papanicolaou para ayudar a detectar el cáncer de cuello uterino.

  • No hay una prueba del VPH que sea aprobada para la detección del virus en el pene o la vulva, o en el ano, la boca o la garganta.
  • Tampoco existe una prueba para determinar “el estado VPH general” de un hombre o una mujer.
  • Para la detección del cáncer de cuello uterino, la Sociedad Americana Contra El Cáncer recomienda que las mujeres de 30 a 65 años de edad se hagan la prueba de VPH y la prueba de Papanicolaou cada 5 años. (Otra opción para estas mujeres es sólo una prueba de Papanicolaou cada 3 años. Aunque esta prueba puede encontrar cambios en las células causados ​​por el VPH, no detecta infección por VPH).

El tratamiento del VPH o de las enfermedades relacionadas con el VPH

No hay tratamiento contra el virus en sí, pero existen tratamientos para los cambios celulares causados por el VPH.

El cáncer es más fácil de tratar cuando se detecta en sus etapas iniciales por ser de menor tamaño y no haberse propagado. Algunas pruebas de detección de cáncer pueden encontrar los cambios celulares causados por el VPH en las etapas iniciales, y estos cambios pueden ser tratados antes de que se conviertan en cáncer.

Las verrugas genitales visibles pueden ser eliminadas con medicamentos de receta. También pueden ser tratadas por un profesional de la salud.

Aspectos importantes sobre el VPH

  • El VPH es un virus muy común. La mayoría de los hombres y las mujeres que alguna vez haya tenido contacto sexual contraerá el VPH en algún momento de sus vidas.
  • No existe tratamiento para el VPH, pero en la mayoría de los casos desaparece sin tratamiento.
  • El tener el VPH no implica que usted padecerá cáncer. La mayoría de las veces, el VPH desaparece por sí mismo.
  • Ciertas personas están en un mayor riesgo de padecer problemas de salud relacionados con el VPH. Entre estas personas se incluye a hombres homosexuales y bisexuales, así como a personas con un sistema inmunitario debilitado (incluyendo las personas con el VIH / SIDA).
  • La mayoría de las infecciones por VPH que ocasiona cáncer puede prevenirse con vacunas.
  • Las pruebas de detección rutinarias pueden prevenir la mayoría de los cánceres de cuello uterino.

 

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

American Cancer Society. Cancer Prevention & Early Detection Facts & Figures 2017-2018. American Cancer Society, Atlanta, Ga. 2017.

Centers for Disease Control and Prevention. Genital HPV Infection – Fact Sheet. 2017. Accessed at www.cdc.gov/std/HPV/STDFact-HPV.htm on September 28, 2017.

Lam JU, Rebolj M, Dugué PA, et al. Condom use in prevention of Human Papillomavirus infections and cervical neoplasia: Systematic review of longitudinal studies. J Med Screen. 2014;21(1):38-50.

Leyden WA, Manos MM, Geiger AM, et al. Cervical cancer in women with comprehensive health care access: Attributable factors in the screening process. J Natl Cancer Inst. 2005;97(9):675–683.

National Cancer Institute. HPV and Cancer. 2015. Accessed at www.cancer.gov/about-cancer/causes-prevention/risk/infectious-agents/hpv-fact-sheet on September 28, 2017.

Palefsky JM. Human papillomavirus infections: Epidemiology and disease associations. UpToDate. 2017. Accessed at www.uptodate.com/contents/human-papillomavirus-infections-epidemiology-and-disease-associations on September 28, 2017.

Winer RL, Hughes JP, Feng Q, et al. Condom use and the risk of genital human papillomavirus infection in young women. N Engl J Med. 2006;354:2645-2654.

Last Medical Review: October 9, 2017 Last Revised: October 9, 2017

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.