¿Puedo padecer otro cáncer después de haber tenido linfoma no Hodgkin?

Los sobrevivientes de cáncer pueden verse afectados por una serie de problemas de salud, pero a menudo su mayor preocupación consiste en enfrentarse nuevamente al cáncer. Si un cáncer regresa después del tratamiento, a esto se le llama “recurrencia”. Sin embargo, algunos sobrevivientes de cáncer pueden desarrollar un nuevo cáncer, no relacionado al primero. A este se le denomina “cáncer secundario”. Independientemente del tipo de cáncer que haya tenido, aún es posible padecer otro (nuevo) cáncer, incluso después de sobrevivir al primero.

Desafortunadamente, recibir tratamiento contra el cáncer no significa que no pueda padecer otro cáncer. Las personas que han tenido cáncer aún pueden padecer los mismos tipos de cáncer que otras personas padecen. De hecho, ciertos tipos de cáncer y sus tratamientos pueden estar vinculados a un mayor riesgo de ciertos cánceres secundarios.

Los sobrevivientes de linfoma no Hodgkin (NHL) están en mayor riesgo de padecer algunos cánceres secundarios, pero menos que los pacientes que fueron tratados por la enfermedad de Hodgkin. En general, los sobrevivientes de NHL padecen nuevos cánceres alrededor de 15% más a menudo que la mayoría de las personas (la población general). El riesgo de padecer un cáncer secundario después de un linfoma no Hodgkin aumenta con el paso del tiempo.

El riesgo de padecer un cáncer secundario es mayor en las personas que fueron diagnosticadas y tratadas en edades más jóvenes (20 años o menos), que las que eran mayores (70 años o más) cuando se descubrió que tenían NHL.

Los sobrevivientes del linfoma no Hodgkin pueden padecer cualquier tipo de cáncer secundario, aunque tienen un mayor riesgo de:

La radioterapia dirigida al pecho aumenta el riesgo de cáncer de seno en mujeres que fueron tratadas antes de los 30 años de edad. El riesgo de mesotelioma, un cáncer poco común del revestimiento exterior del pulmón, también se incrementa en las personas que fueron tratadas con radiación.

Un mayor riesgo de cáncer de vejiga sólo se ha visto en las personas que fueron tratadas con quimioterapia. El medicamento ciclofosfamida (Cytoxan®), especialmente si se utiliza en dosis más altas, está vinculado al cáncer de vejiga.

El tratamiento con dosis bajas de radiación corporal total (TBI), que una vez fue utilizado para tratar el NHL, se ha relacionado con un mayor riesgo de leucemia. El riesgo de leucemia también es mayor en los pacientes tratados con quimioterapia, con el riesgo más alto en los tratados con radiación y quimioterapia.

Los pacientes que recibieron autotrasplantes (es decir, se usó la propia médula ósea del paciente, no de otra persona) también están en mayor riesgo de padecer leucemia mielógena aguda (AML) y síndrome mielodisplásico (MDS). Esto puede estar relacionado con la quimioterapia administrada antes del trasplante.

Un cierto tipo de linfoma del estómago llamado linfoma MALT a menudo se puede tratar con antibióticos en lugar de la quimioterapia o la radiación, ya que puede ser causado por la infección con cierta bacteria. Los pacientes tratados por linfoma MALT del estómago tienen un mayor riesgo de otros tipos de linfoma no Hodgkin y cáncer de estómago.

Cuidado de seguimiento después del tratamiento

Después de completar el tratamiento para el linfoma no Hodgkin, aún debe acudir a su médico regularmente y tal vez hacerse pruebas para identificar signos de que el cáncer ha regresado. Los pacientes deben informar a sus médicos acerca de cualquier nuevo problema o síntoma, ya que podría deberse a que el linfoma está regresando o a una nueva enfermedad o cáncer.

Las personas que hayan completado el tratamiento deben seguir las guías sobre la detección temprana del cáncer de la Sociedad Americana Contra El Cáncer, tales como las guías para el cáncer colorrectal y para el cáncer de seno.

Las mujeres que recibieron tratamiento con radiación al pecho antes de los 30 años de edad, tienen un mayor riesgo de cáncer de seno. La Sociedad Americana Contra El Cáncer recomienda la MRI de los senos cada año, además de los mamogramas y los exámenes clínicos de los senos a partir de los 30 años de edad para las mujeres que recibieron radiación dirigida al pecho mientras tenían entre 10 y 30 años.

El Children’s Oncology Group cuenta con directrices para el seguimiento de los pacientes tratados por cáncer como un niño, adolescente o adulto joven, incluyendo pruebas de detección para cánceres secundarios. Estas directrices se pueden encontrar en www.survivorshipguidelines.org.

Todos los sobrevivientes de linfoma no Hodgkin deben evitar el humo del tabaco, ya que fumar aumenta el riesgo de muchos tipos de cáncer, y podría aumentar aún más el riesgo de cáncer de pulmón después del NHL.

Para ayudar a mantener una buena salud, los sobrevivientes también deben:

  • Lograr y mantener un peso saludable
  • Adoptar un estilo de vida físicamente activo
  • Comer sanamente con un énfasis en los alimentos de origen vegetal
  • Limitar el consumo de alcohol a no más de una bebida al día para las mujeres o dos por día para los hombres

Estos pasos también pueden reducir el riesgo de algunos tipos de cáncer.

Para más información sobre las causas de cánceres secundarios, lea el documento disponible en inglés Second Cancers in Adults.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Last Medical Review: September 30, 2014 Last Revised: February 29, 2016

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.