Cómo obtener ayuda con la parte mental de la adicción al tabaco

La abstinencia al tabaco afecta el cuerpo y el cerebro

Qué debe esperar

La nicotina es la droga en el tabaco que causa una sensación placentera y distrae al fumador de sensaciones desagradables. Con el paso del tiempo, una persona se vuelve dependiente físicamente y adicto emocionalmente a la nicotina. Esta dependencia física causa síntomas de abstinencia desagradables cuando usted trata de dejar de fumar. También hay efectos mentales y emocionales. La nicotina afecta en realidad a las emociones y a la química del cerebro.

El proceso de dejar de fumar puede causar:

  • Depresión
  • Tristeza o aflicción
  • Un sentimiento de pérdida
  • Frustración
  • Impaciencia
  • Enojo
  • Ansiedad
  • Irritabilidad
  • Problemas de concentración
  • Intranquilidad o aburrimiento

Lo que usted puede hacer

Hay muchos recursos para ayudar a dejar de fumar de una vez y por todas. En la mayoría de los casos, los fumadores son conscientes de los síntomas físicos que causan molestias y consideran métodos como terapias de reemplazo de nicotina y medicamentos para ayudar a aliviarlos. Sin embargo, puede que no estén listos para afrontar la parte mental, lo que puede ser un desafío mayor.

La dependencia emocional y mental (adicción) hace difícil mantenerse alejado de la nicotina una vez se deja de fumar. Para dejar el hábito y mantenerse sin fumar, los fumadores tienen que lidiar tanto con la dependencia física como la mental. Afortunadamente, hay una amplia gama de servicios de orientación y de apoyo, así como materiales de autoayuda para ayudarle a superar estos momentos. Al igual que los síntomas físicos, los cambios emocionales se van superando con el paso del tiempo.

Usted se puede preparar para la parte mental de la abstinencia del tabaco.

Programas para dejar de fumar

Apoyo por teléfono para dejar de fumar

Todos los 50 estados y el Distrito de Columbia ofrecen algún tipo de programa gratuito de ayuda por teléfono que comunica a los fumadores con orientadores capacitados. Estos especialistas ayudan a planificar un método para dejar de fumar que se ajusta a los patrones únicos del hábito que tiene el fumador. Las personas que obtienen orientación por medio del teléfono duplican la tasa de éxito al dejar el hábito en comparación con aquéllas que no obtienen este tipo de ayuda.

Los consejeros pueden sugerirle una combinación de métodos que incluya medicinas para dejar de fumar, clases locales, folletos de auto ayuda o una red de amigos y familiares. La ayuda de un orientador puede evitar que las personas que están dejando de fumar cometan errores comunes.

Además, la orientación por teléfono es más conveniente que otros programas de apoyo. No requiere conducir el auto, transportación o guarderías, y está disponible por las noches y los fines de semana.

La eficacia de los servicios de apoyo por teléfono ha llevado al desarrollo de muchos servicios de asistencia en Internet, así como de aplicaciones móviles para dejar de fumar. Actualmente se conoce muy poco acerca del éxito de estos servicios o cómo utilizarlos mejor. Aun así, ofrecen otro recurso de apoyo fácil de usar para las personas que intentan dejar de fumar.

Programas para dejar de fumar y grupos de apoyo

Los miembros de los grupos de apoyo para las personas que están dejando de fumar también pueden serle útiles. Los Fumadores Anónimos (Nicotine Anonymous® o NicA) son un grupo de apoyo establecido hace mucho tiempo. Este grupo lleva a cabo reuniones regularmente y aplica los 12 pasos del programa de Alcohólicos Anónimos (AA) a la adicción del cigarrillo. Esto incluye asistir a las reuniones y seguir el programa. La persona que asiste por primera vez a NicA podría seleccionar a un mentor para que le ayude con los pasos dirigidos a dejar de fumar y para que le apoye cuando siente tentación de fumar. Estas reuniones son gratis, aunque se recaudan donaciones para ayudar a cubrir los gastos. NicA también ofrece apoyo en línea, reuniones por teléfono y por Internet.

Usted puede averiguar si hay un grupo de NicA cerca de usted si llama al 1-877-879-6422 o si visita www.nicotine-anonymous.org. Este es solo uno de los muchos tipos de programas de apoyo.

A menudo, la Sociedad Americana Contra El Cáncer, la American Lung Association o la oficina local del Departamento de Salud también auspician clases para dejar de fumar.

En algunos lugares de trabajo, hospitales, y centros de bienestar tienen programas, grupos o clases para dejar de fumar. Puede que sean conducidos por profesionales y que se enfoquen en información y educación, o tal vez son dirigidos por voluntarios. Algunos programas pueden ser organizados como clases, mientras que otros se enfocan en compartir las experiencias de los miembros del grupo. Algunos grupos se reúnen por solo unas semanas, mientras otros continúan indefinidamente. Hay muchas opciones, y los diferentes tipos de grupos funcionan mejor para distintas personas. Encuentre uno que le ayude.

Para las personas que no pueden asistir a las reuniones de grupos de apoyo, hay sistemas de apoyo en línea, así como apoyo por teléfono (vea información anterior).

Verifique con su empleador, compañía de seguro médico u hospital local para encontrar un grupo de apoyo que mejor se ajuste a sus necesidades. Usted puede llamar a la Sociedad Americana Contra El Cáncer al 1-800-227-2345 para averiguar qué servicios de apoyo podrían estar disponibles donde reside.

¿Qué debe esperar de un programa para dejar de fumar?

Los programas para dejar de fumar están diseñados para ayudar a los fumadores a reconocer y sobrellevar los problemas que surgen durante el tiempo en que tratan de abandonar el hábito. Además, los programas deben proveer apoyo y ánimo para que estas personas sigan sin fumar. Esto ayuda al ex fumador a evitar muchos de los errores comunes al dejar de fumar.

Los estudios han demostrado que los mejores programas incluyen orientación individual o en grupo. Existe una relación estrecha entre la frecuencia, el tiempo que la orientación dura (su intensidad) y la tasa de éxito (en general, entre más intenso es el programa, mejor es la probabilidad de éxito).

La intensidad del programa puede aumentar ofreciendo más sesiones o prolongando la duración de éstas, o bien aumentando el número de semanas que duran las sesiones. Por lo tanto, cuando esté buscando un programa para dejar de fumar, trate de encontrar uno que ofrezca lo siguiente:

  • Cada sesión dura al menos de 15 a 30 minutos
  • Se ofrecen al menos cuatro sesiones
  • El programa dura al menos dos semanas (por lo general, si dura más tiempo es mejor)

Asegúrese de que el líder del grupo haya recibido capacitación sobre cómo dejar de fumar.

No todos los programas son confiables. Por lo tanto, tenga precaución. Tenga cuidado con aquellos programas que hacen lo siguiente:

  • Prometen éxito fácil y al instante, con poco esfuerzo de su parte
  • Usan inyecciones o pastillas, especialmente ingredientes “secretos”
  • Anuncian una tasa de éxito de 100% sin efectos negativos
  • Cobran un cargo muy alto (llame a la oficina local de Better Business Bureau si tiene alguna duda)
  • No proveen referencias ni números de teléfono de personas que hayan participado del programa

Apoyo de la familia y de los amigos

Muchos exfumadores afirman que una red de apoyo por parte de la familia y los amigos fue muy importante durante el tiempo que estaban dejando de fumar. Las otras personas que también pueden ofrecer apoyo y motivación son sus compañeros de trabajo y su médico de familia. Dígale a sus amigos cuáles son sus planes para dejar de fumar. Trate de pasar tiempo con personas que no fuman y exfumadores quienes apoyen sus esfuerzos para dejar de fumar. Dígales las necesidades que usted tiene. Por ejemplo, ser pacientes con usted a medida que pasa por las ansias de fumar, atender sus llamadas tarde en la noche o temprano en la mañana, y planear actividades en un ambiente de no fumar. Averigüe qué ayuda le puede brindar cada amigo o familiar. También puede referirles a leer las sugerencias (información disponible en inglés) sobre lo que se debe o no se debe hacer al dejar de fumar.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Lemaire RH, Bailey L, Leischow SJ. Meeting the Tobacco Cessation Coverage Requirement of the Patient Protection and Affordable Care Act: State Smoking Cessation Quitlines and Cost Sharing. Am J Public Health. 2015;105(Suppl 5):S699-S705.

Nash CM, Vickerman KA, Kellogg ES, Zbikowski SM. Utilization of a Web-based vs integrated phone/Web cessation program among 140,000 tobacco users: an evaluation across 10 free state quitlines. J Med Internet Res. 2015;17(2):e36.

Terry PE, Seaverson EL, Staufacker MJ, Tanaka A. The effectiveness of a telephone-based tobacco cessation program offered as part of a worksite health promotion program. Popul Health Manag. 2011;14(3):117-125.

Wing VC, Payer DE, Houle S, George TP, Boileau I. Measuring cigarette smoking-induced cortical dopamine release: A [¹¹C]FLB-457 PET study. Neuropsychopharmacology. 2015;40(6):1417-1427.

Last Medical Review: May 23, 2016 Last Revised: May 23, 2016

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.