¿Se puede prevenir el cáncer de próstata?

El cáncer de próstata no se puede prevenir de manera segura. Muchos factores de riesgo, tales como la edad, la raza, y el antecedente familiar no se pueden controlar. No obstante, existen algunas medidas que puede tomar para tratar de reducir su riesgo de padecer cáncer de próstata.

Peso corporal, actividad física y alimentación

Los efectos del peso corporal, la actividad física y la alimentación sobre el riesgo de cáncer de próstata no están claros, aunque usted puede tomar medidas que podrían reducir su riesgo.

Algunos estudios han encontrado que los hombres que tienen sobrepeso pueden presentar un riesgo ligeramente menor de padecer cáncer de próstata en general, pero un riesgo mayor de padecer cánceres de próstata que probablemente sean fatales.

Los estudios han encontrado que los hombres que están activos físicamente con regularidad tienen un riesgo ligeramente menor de cáncer de próstata. Puede que la actividad vigorosa tenga un efecto mayor, especialmente en el riesgo de cáncer de próstata avanzado.

Varios estudios han sugerido que una alimentación con un alto contenido de ciertos vegetales (incluyendo tomates, vegetales crucíferos, soya, frijoles y otras legumbres) o pescado puede estar asociada a un menor riesgo de padecer cáncer de próstata, especialmente cánceres más avanzados. Los vegetales crucíferos incluyen repollo, brócoli, coliflor.

Aunque no todos los estudios concuerdan, varios han descubierto un mayor riesgo de cáncer de próstata en hombres que tienen una alimentación con un alto contenido de calcio. También puede que haya un mayor riesgo al consumir productos lácteos.

Por ahora, el mejor consejo relacionado con la alimentación y la actividad física para reducir posiblemente el riesgo de padecer cáncer de próstata consiste en:

  • Coma al menos 2½ tazas de una gran variedad de verduras y frutas cada día
  • Manténgase físicamente activo
  • Mantenga un peso saludable

Además, puede limitar el consumo de suplementos de calcio y evitar el consumo excesivo de calcio en la alimentación. (Esto no significa que los hombres que hayan recibido tratamiento para el cáncer de próstata no deban consumir suplementos de calcio si sus médicos así lo recomiendan).

Para más información, consulte Guías de la Sociedad Americana Contra El Cáncer sobre nutrición y actividad física para la prevención del cáncer.

Vitaminas, minerales y otros suplementos

Vitamina E y selenio: algunos estudios anteriores sugerían que tomar vitamina E o suplementos de selenio podía reducir el riesgo de padecer cáncer de próstata.

Sin embargo, en un estudio extenso (conocido como Selenium and Vitamin E Cancer Prevention Trial, SELECT), no se encontró que la vitamina E ni los suplementos de selenio redujeran el riesgo de padecer cáncer de próstata. De hecho, se descubrió en el estudio que los hombres que tomaban suplementos de vitamina E tenían un riesgo ligeramente mayor de cáncer de próstata.  

Soya e isoflavonas: algunas investigaciones iniciales han sugerido posibles beneficios de las proteínas de soja (llamadas isoflavonas) en la reducción del riesgo de cáncer de próstata. Actualmente, varios estudios están evaluando con más detenimiento los posibles efectos de estas proteínas.

El consumo de suplementos puede presentar tanto riesgos como beneficios. Antes de comenzar a tomar vitaminas u otros suplementos, consulte con su médico.

Medicinas

Algunas medicinas tal vez puedan ayudar a reducir el riesgo de padecer cáncer de próstata.

Inhibidores de la 5-alfa reductasa

La 5-alfa reductasa es una enzima en el organismo que transforma la testosterona en dihidrotestosterona (DHT), la hormona principal que causa el crecimiento de la próstata. Los inhibidores de la 5-alfa reductasa, como la finasterida (Proscar) y dutasterida (Avodart) bloquean la producción de DHT por parte de esta enzima. Estos medicamentos se utilizan para tratar la hiperplasia prostática benigna (BPH), un crecimiento no canceroso de la próstata.

Se han realizado estudios abarcadores de estos dos medicamentos para determinar si también pueden ser útiles en reducir el riesgo de cáncer de próstata. En estos estudios se encontró que tras varios años los hombres que tomaron alguno de los dos medicamentos tuvieron menos probabilidad de padecer cáncer de próstata que los hombres que tomaron un placebo inactivo.

Cuando los resultados se analizaron con más detenimiento, se descubrió que los hombres que tomaron estos medicamentos presentaron menos cánceres de próstata de bajo grado, pero estos presentaron aproximadamente el mismo (o ligeramente mayor) riesgo de cánceres de próstata de mayor grado que son más propensos a crecer y a propagarse. A largo plazo, no está claro si estos medicamentos afectan las tasas de mortalidad, ya que los hombres en estos estudios presentaron una supervivencia similar, independientemente de si tomaron o no uno de estos medicamentos.

Estos medicamentos pueden causar efectos secundarios relacionados con la sexualidad, como disminución en el deseo sexual y disfunción eréctil (impotencia), así como crecimiento del tejido de los senos en los hombres. No obstante, pueden ayudar con los problemas urinarios causados por la BPH, como la dificultad para orinar y las fugas de orina (incontinencia).

Estos medicamentos no están aprobados por la FDA específicamente para ayudar a prevenir el cáncer de próstata, aunque los médicos pueden recetarlos fuera de las indicaciones autorizadas ("off label" para este uso. Actualmente, no está claro si es muy beneficioso tomar uno de estos medicamentos solamente para reducir el riesgo de padecer cáncer de próstata. Aun así, los hombres que quieran saber más sobre el uso de estos medicamentos deben consultar con sus médicos.

Aspirina

Algunas investigaciones sugieren que los hombres que toman aspirina diariamente podrían presentar un menor riesgo de padecer y morir a causa de cáncer de próstata. No obstante, se necesitan más investigaciones para demostrar si los posibles beneficios superan a los riesgos. El uso de aspirina a largo plazo puede causar efectos secundarios, incluyendo un mayor riesgo de sangrado en el tracto digestivo. Aunque tomar aspirina también puede ofrecer otros beneficios para la salud, la mayoría de los médicos hoy día no recomienda tomarla únicamente para tratar de reducir el riesgo de cáncer de próstata.

Otros medicamentos

Se están realizando actualmente estudios con otras medicinas y suplementos alimenticios que podrían ayudar a reducir el riesgo de padecer cáncer de próstata. Pero hasta el momento, ningún medicamento o suplemento ha demostrado ser útil en estudios lo suficientemente abarcadores como para que los expertos lo recomienden.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Última revisión médica completa: agosto 1, 2019 Actualización más reciente: agosto 1, 2019

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.