Los efectos del tabaco durante el embarazo o la lactancia

¿Cómo afecta el tabaco la salud de su bebé por nacer?

Las mujeres embarazadas que fuman ponen en peligro la salud y la vida de sus bebés que están por nacer. La nicotina, el monóxido de carbono y otras toxinas en el humo del tabaco entran al torrente sanguíneo de la madre, pasan al cuerpo del bebé y esto puede impedir que reciba los nutrientes vitales y el oxígeno que necesita para crecer y desarrollarse. Casi cada órgano en desarrollo es afectado por los productos químicos que hay en el humo del tabaco. Esto aumenta el riesgo de:

  • Aborto espontáneo
  • Parto prematuro
  • Partos de bebés fallecidos
  • Muerte infantil
  • Bajo peso al nacer
  • Una circunferencia de la cabeza inferior
  • Riesgo ligeramente mayor de defectos cardíacos, labio o paladar leporino y posiblemente otros defectos de nacimiento
  • Problemas de audición
  • Síndrome de muerte súbita del lactante (SIDS, por sus siglas en inglés). La investigación sugiere que los bebés de madres que fuman durante y después del embarazo tienen una probabilidad mucho mayor de morir del síndrome de muerte súbita (SIDS) en comparación con bebés nacidos de madres que no fuman.

Algunas investigaciones han sugerido que los niños cuyas madres fumaron durante el embarazo o quienes estuvieron expuestas al humo de segunda mano, incluso en pequeñas cantidades, pueden presentar un mayor riesgo de:

  • Problemas de conducta, incluyendo ADHD (trastorno de déficit de atención con hiperactividad)
  • Un aprendizaje más lento en la escuela
  • Ser más propensos a tener presión arterial alta, asma, infecciones del oído, amigdalitis, caries, deterioro de la función pulmonar
  • Estar con sobrepeso u obesos en comparación con los hijos de no fumadores
  • Estar más propensos a fumar cuando sean mayores

Dejar de fumar durante el embarazo puede ser beneficioso

Las mujeres que dejan de fumar durante el embarazo tienen menos probabilidades de que sus bebés nazcan con bajo peso en comparación con aquellas que siguen fumando. También tienen menos probabilidades de tener bebés que nacen demasiado temprano.

Las mujeres que dejan de fumar antes de quedar embarazadas reducen el riesgo de tener un bebé de bajo peso al mismo nivel de las mujeres que nunca han fumado.

Si usted deja de fumar durante el embarazo, no vuelva a fumar de nuevo después del nacimiento de su bebé. Cuando sienta la tentación de comenzar a fumar, busque ayuda inmediatamente. Además, recuerde que los padres que fuman tienen una mayor probabilidad de tener hijos que fuman. Por lo tanto, si usted se mantiene libre de tabaco, habrá una mejor probabilidad de que su hijo nunca comience a fumar.

Fumar durante la lactancia

La lactancia materna es la mejor manera de alimentar a un bebé recién nacido. Pero las madres que fuman exponen a los bebés a la nicotina y a otras sustancias a través de la leche materna. La nicotina puede causar síntomas indeseables en el bebé, tales como intranquilidad, palpitaciones más aceleradas, y periodos más cortos al dormir. Fumar mientras lacta a su bebé también se ha relacionado con:

  • Más dificultades para amamantar
  • Menor duración de la lactancia materna
  • Cólico
  • SIDS

Lo mejor es no fumar durante el periodo de lactancia. Pero incluso si usted fuma, la lactancia materna es probablemente todavía más saludable para un bebé que la alimentación con biberón. Si usted no puede dejar de fumar inmediatamente, puede hacer otras cosas para ayudar a reducir la exposición de su bebé al humo, tales como:

  • Convertir todo su hogar en libre de humo para mantener a su bebé lejos del humo de segunda mano
  • Fumar justo después de amamantar al bebé en lugar de antes para así darle más tiempo al cuerpo para eliminar la nicotina de la leche materna
  • Reduzca los cigarrillos que fuma tanto como sea posible

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

American Academy of Family Physicians. Breastfeeding, Family Physicians Supporting (Position Paper). 2014. Accessed at www.aafp.org/about/policies/all/breastfeeding-support.html#Appendix%204:%20AAFP%20Policies%20Related%20to%20Breastfeeding on November 9, 2015.

Banderali G, Martelli A, Landi M, et al. Short and long term health effects of parental tobacco smoking during pregnancy and lactation: A descriptive review. J Transl Med. 2015;13:327.

Centers for Disease Control and Prevention (CDC). Tobacco Use and Pregnancy. September 9, 2015. Accessed at www.cdc.gov/reproductivehealth/MaternalInfantHealth/TobaccoUsePregnancy/index.htm on November 6, 2015.

Centers for Disease Control and Prevention (CDC). Trends in Smoking Before, During, and After Pregnancy – Pregnancy Risk Assessment Monitoring System, United States, 40 Sites, 2000-2010. MMWR. 2013;62(SS06):1-19. Accessed at www.cdc.gov/mmwr/preview/mmwrhtml/ss6206a1.htm#Tab3 on November 6, 2015.

Hackshaw A, Rodeck C, Boniface S. Maternal smoking in pregnancy and birth defects: A systematic review based on 173 687 malformed cases and 11.7 million controls. Hum Reprod Update. 2011;17(5):589-604.

U.S. Department of Health & Human Services. Tobacco Use and Pregnancy. Accessed at http://betobaccofree.hhs.gov/health-effects/pregnancy/ on November 10, 2015.

Zhou S, Rosenthal DG, Sherman S, et al. Physical, behavioral and cognitive effects of prenatal tobacco and postnatal secondhand smoke exposure. Curr Probl Pediatr Adolesc Health Care. 2014;44:219-241.

Last Medical Review: December 14, 2015 Last Revised: December 14, 2015

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.