Cirugía del cáncer de colon

La cirugía es a menudo el principal tratamiento para los cánceres de colon en etapas más tempranas. El tipo de cirugía depende de la etapa (extensión) del cáncer, donde está localizado, y el objetivo de la cirugía.

Polipectomía y escisión local

Algunos cánceres de colon en etapas iniciales (etapa 0 y algunos tumores en etapa I inicial) o pólipos se pueden extirpar durante una colonoscopia. En este procedimiento, se inserta en el colon (pasando por el recto), un tubo largo y flexible con una pequeña cámara de video incorporada en el extremo.  Cuando se hace de esta manera, el médico no tiene que realizar un corte en el abdomen.

  • En una polipectomía, el cáncer se remueve como parte del pólipo, el cual se corta en su tallo (el área que se parece al tallo de un hongo). Por lo general, esto se hace pasando un bucle o asa de alambre a través del colonoscopio para cortar el pólipo de la pared del colon mediante una corriente eléctrica.
  • Una escisión local es un procedimiento un poco más extenso que puede utilizarse para remover cánceres superficiales y una pequeña cantidad de tejido adyacente de la pared del colon.

Colectomía

Una colectomía es una cirugía para extraer todo o parte del colon. Los ganglios linfáticos adyacentes también son extirpados.

  • Al procedimiento para extirpar solo una parte del colon se le llama hemicolectomía, colectomía parcial o resección segmentaria. El cirujano extrae la parte del colon que contiene el cáncer y un pequeño segmento de colon normal localizado en ambos lados del cáncer. Por lo general, se extirpa de un cuarto a un tercio del colon, aunque esto depende de la localización y el tamaño del cáncer. Luego se reconectan las secciones restantes del colon. En este momento, también se extirpan los ganglios linfáticos adyacentes. Por lo general, se extirpan al menos 12 ganglios linfáticos. 
  • Si se extirpa todo el colon, se le llama colectomía total. La colectomía total es infrecuente para tratar el cáncer de colon. Por lo general, solo se emplea si hay otra enfermedad en la parte del colon que no tiene cáncer, tal como cientos de pólipos (en alguien con poliposis adenomatosa familiar) o, a veces, enfermedad inflamatoria intestinal.

La colectomía se puede hacer de dos maneras:

  • Colectomía abierta: la cirugía se hace a través de una sola incisión realizada en el abdomen.
  • Colectomía laparoscópica: la cirugía se realiza mediante varias incisiones más pequeñas y un laparoscopio (un tubo delgado con una fuente de luz y una pequeña cámara de video en el extremo que permite al cirujano observar dentro del abdomen). Luego se insertan unos instrumentos largos y especiales a través de otras incisiones para extirpar parte del colon y los ganglios linfáticos.

Debido a que las incisiones de la colectomía laparoscópica son más pequeñas que las de una colectomía abierta, los pacientes a menudo se recuperan con más rapidez y la estadía en el hospital puede ser más corta que en una colectomía abierta. Sin embargo, este tipo de cirugía requiere de un especialista, además, puede no ser la mejor opción para todos los pacientes. Si está considerando este tipo de cirugía, asegúrese de buscar un cirujano adiestrado que haya practicado muchas de estas operaciones.

En general, se cree que las tasas de supervivencia y la posibilidad de que el cáncer regrese son similares entre una colectomía abierta y una colectomía asistida por laparoscopia. 

Cualquier tipo de colectomía es una cirugía mayor, por lo que es importante que, si se va a someter a esta operación, esté lo más saludable posible. Si el tumor es grande y ha bloqueado su colon, es posible que el médico use un colonoscopio para colocar una endoprótesis o “stent” (tubo hueco de metal o plástico) dentro del colon con el fin de mantenerlo abierto y aliviar el bloqueo por un corto periodo de tiempo para ayudar a preparar a la persona para la cirugía en los próximos días.  

Si no es posible colocar una endoprótesis en un colon obstruido o si el tumor ha causado un orificio en el colon, es posible que se necesite una cirugía inmediatamente. Por lo general, éste es el mismo tipo de colectomía que se realiza para remover el cáncer, pero en lugar de reconectar los segmentos del colon restante, un extremo del colon se adhiere a una abertura (estoma) en la piel del abdomen para eliminar las heces fecales del cuerpo. A este procedimiento se le conoce como colostomía, y usualmente es temporal. A veces en lugar del colon, se conecta la parte terminal del intestino delgado (íleon) a un estoma en la piel. A esto se le llama una ileostomía.  En ambos casos se adhiere una bolsa recolectora removible al estoma para almacenar los desechos.  

Se trata de una cirugía mayor, por lo que es importante que si se va a someter a esta operación, esté lo más saludable posible. Si el tumor es grande y ha bloqueado su colon, es posible que el médico use un colonoscopio para colocar una endoprótesis o “stent” (tubo hueco de metal o plástico) dentro del colon con el fin de mantenerlo abierto y aliviar el bloqueo por un corto periodo de tiempo para ayudar a preparar a la persona para la cirugía en los próximos días.

Una vez que usted se sienta mejor, se realizará otra operación (conocida como colostomía inversa o ileostomía inversa) para adherir nuevamente los extremos del colon o para adherir el íleon al colon. En raras ocasiones, si no se puede extirpar un tumor o colocar un tubo (stent), es posible que necesite una colostomía o una ileostomía permanente. Para más información, consulte Una guía sobre colostomía y Una guía sobre ileostomía.

Colostomía de derivación

Algunos pacientes padecen cánceres de colon que se han extendido, pero también presentan tumores que están bloqueando el colon. Para los pacientes con este problema, a veces se realiza una cirugía para aliviar la obstrucción sin extraer la parte del colon que contiene el cáncer. En lugar de ello, el colon se corta por encima del tumor y se adhiere a un estoma (una abertura en la piel del abdomen) para permitir que las heces fecales salgan del cuerpo. A esto se le conoce como una colostomía de derivación. A menudo puede ayudar al paciente a recuperarse lo suficiente como para iniciar otros tratamientos (como la quimioterapia).

Cirugía en caso de propagación del cáncer de colon

Si el cáncer se ha propagado a solo uno o a unos cuantos lugares en los pulmones o el hígado (y no hacia otras partes), se puede realizar una cirugía para extraerlo. Por lo general, esto solo se hace si también se extrajo el cáncer en el colon o el recto (o ya se había extraído). Dependiendo de la extensión de la enfermedad, esto podría ayudarle a vivir más, o incluso podría curarle. La decisión respecto a si la cirugía es una opción eficaz para eliminar las áreas de propagación del cáncer, dependerá del tamaño, el número y la ubicación de las mismas.

Efectos secundarios de la cirugía del colon

Los posibles riesgos y efectos secundarios de la cirugía dependen de varios factores, incluyendo la extensión de la operación y su salud general antes de la cirugía. Los problemas que se pueden presentar durante o poco después de la operación pueden incluir: sangrado debido a la cirugía, infecciones en el sitio de la cirugía y coágulos sanguíneos en las piernas.

Cuando usted despierte después de la cirugía, sentirá algo de dolor y probablemente necesitará medicamentos contra el dolor durante varios días. Durante los primeros días, es posible que usted no pueda comer o tal vez solo le permitan consumir algo de líquidos, ya que el colon necesita tiempo para recuperarse. La mayoría de pacientes puede volver a comer alimentos sólidos tras varios días.

En pocas ocasiones, las nuevas conexiones hechas entre los extremos de los intestinos pueden no estar completamente unidas y tener fugas, lo que puede causar infecciones y requerir de cirugía adicional.  También es posible que la incisión en el abdomen se abra causando una herida abierta.

Después de la cirugía, usted puede presentar tejido cicatricial en el abdomen que cause que algunos órganos o tejidos se adhieran entre sí.  Estos tejidos cicatriciales son denominados adherencias. En ocasiones, las adherencias pueden bloquear el intestino, lo que requeriría una cirugía adicional.

Colostomía o ileostomía: algunas personas necesitan una colostomía (o ileostomía) temporal o permanente después de la cirugía. Puede que tome tiempo acostumbrarse a esto y es posible que se requiera hacer algunos ajustes en el estilo de vida. Si se le hizo una colostomía o una ileostomía, usted necesitará ayuda para aprender cómo manejarla. Las enfermeras especialmente capacitadas en ostomías o los terapeutas enterostomales pueden ayudarle.  Por lo general, estos profesionales de la salud lo visitarán en el hospital antes de la operación para discutir la ostomía y marcar el lugar de la abertura.  Después de la operación, puede que lo visiten en su casa o en un lugar de tipo ambulatorio para proveerle más capacitación. Para más información, consulte Una guía sobre colostomía y Una guía sobre ileostomía.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Last Medical Review: March 1, 2017 Last Revised: March 1, 2017

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.