Dolor agudo, crónico e intercurrente

Las personas con cáncer que presentan dolor pueden notar que su dolor cambia a lo largo del día, y que puede ser diferente día a día. Llevar un registro de su dolor y sus síntomas, e informarlos, ayudará a su equipo de atención médica a entender lo que está experimentando para entonces  averiguar el tipo de dolor que siente. El tipo de dolor que usted siente determina el tipo de medicamento o tratamiento que necesitará para lograr el mejor alivio.

A pesar de que usted tiene un diagnóstico de cáncer, es posible que su médico o equipo de atención médica no llamen a su dolor "dolor causado por el cáncer". Además, es posible que algunos o todos los dolores que siente sean causados por algo distinto al cáncer. Puede que su médico se refiera a su dolor como agudocrónicopersistente, o intercurrente.

Dolor agudo

Por lo general, el dolor agudo es intenso, se presenta rápidamente, y dura relativamente poco tiempo. Con más frecuencia, es un signo de que el cuerpo ha sido lesionado de alguna forma. Este tipo de dolor desaparece tras reponerse de la lesión.

Dolor crónico o persistente

El dolor crónico o persistente puede presentarse rápida o lentamente, y puede variar desde leve hasta intenso. A diferencia del dolor agudo, el dolor crónico o persistente dura por periodos prolongados. Por lo general, el dolor se considera crónico si dura más de 3 meses, y puede perturbar su vida e interrumpir sus actividades cotidianas si no se trata bien. El dolor crónico no desaparece a menos que se trate su causa subyacente, pero generalmente puede aliviarse o mantenerse bajo control mediante medicinas contra el dolor que se toman en un horario establecido. A veces esto se conoce como recibir medicinas contra el dolor "durante todo el día".

Dolor intercurrente

El dolor intercurrente consiste en un aumento intenso de dolor que puede suceder aun cuando usted está recibiendo medicamentos de forma programada contra el dolor crónico. Este dolor “traspasa” el alivio obtenido con medicamentos comunes contra el dolor (es resistente a los medicamentos). Por lo general, no se puede predecir.

El dolor intercurrente generalmente se presenta rápidamente, puede durar tanto como una hora, y se siente como si fuera un dolor crónico excepto que es peor, y su intensidad puede variar. Puede que surja varias veces al día, incluso cuando el dolor crónico esté bajo control mediante medicinas que tome todo el tiempo.

A menudo, este dolor tiene la misma causa que el dolor crónico. La causa puede ser el mismo cáncer o puede estar asociado con el tratamiento contra el cáncer. Algunas personas presentan dolor intercurrente durante cierta actividad, como caminar o al vestirse. Para otras personas, se presenta inesperadamente sin ninguna causa clara.

Es muy importante controlar este tipo de dolor. El dolor intercurrente no es controlado por dosis habituales de medicamentos contra el dolor. Por lo general, se trata con una dosis adicional de medicamentos contra el dolor o un tipo diferente de medicina.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Última revisión médica completa: enero 3, 2019 Actualización más reciente: enero 3, 2019

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.