Cómo conservar la fertilidad en los hombres con cáncer

Lo ideal sería que consulte a su médico sobre la preservación de la fertilidad antes de comenzar el tratamiento contra el cáncer.  Los médicos no siempre recuerdan abordar este tema, por lo que tal vez sea necesario que usted inicie la conversación sobre el mismo.

Muchos tipos de quimioterapia y radioterapia que involucran a las áreas de los testículos o la pelvis pueden resultar en daño al ADN de los espermatozoides. Este daño al ADN puede potencialmente causar que el óvulo no sea fertilizado o que los embarazos terminen en abortos espontáneos para la pareja.  Si un niño es concebido utilizando espermatozoides con ADN dañado, las anomalías genéticas del esperma pueden ser heredadas por el niño.  Estos cambios del ADN pueden provocar anomalías graves y hasta mortales en el niño.

Es muy importante que pregunte a su médico si usted puede tener sexo sin protección durante y después del tratamiento contra el cáncer. Su equipo de médicos puede recomendar que espere entre 6 meses a 2 años antes de intentar engendrar a un bebé de manera natural o reanudar las relaciones sexuales sin protección. Es mejor hablar con su equipo de médicos y con su pareja antes de planear intentar un embarazo o retomar la actividad sexual sin protección.  Se tomará en cuenta todo su historial de tratamiento, incluyendo medicamentos de quimioterapia y dosis administradas, así como el lugar donde se dirige la radiación y las dosis dadas.

Protección contra la radiación

La radioterapia puede causar infertilidad al destruir permanentemente las células madre que producen espermatozoides en el testículo. Si es necesario administrar radiación directamente a ambos testículos, el daño al tejido testicular es inevitable.  Cuando la radiación se dirige a otras estructuras en el área pélvica, a menudo los rayos X se pueden dispersar y causar así lesión testicular indirecta. La fertilidad a veces se puede preservar en estos hombres al cubrir los testículos con un escudo de plomo. Si se dirige radiación a un testículo (como en el caso de algunos cánceres testiculares), se debe proteger el otro testículo, de ser posible. Algunos niños con leucemia necesitan radiación directamente a ambos testículos para destruir las células cancerosas. La protección no es posible para estos pacientes.

Si usted va a recibir radiación cerca de los testículos, a menudo hay un riesgo de dañar los espermatozoides debido a la dispersión de rayos X. Los médicos aconsejan a menudo que los hombres eviten las relaciones sexuales sin protección y los esfuerzos para lograr un embarazo por 6 meses después de la terminación de la radioterapia.

Los pacientes que reciben radioterapia deben consultar con su equipo que atiende el cáncer sobre los riesgos de infertilidad con el tratamiento de radiación y el periodo de tiempo que tendrán que evitar la actividad sexual sin protección después de la terapia. Por estas razones, los pacientes deben considerar almacenar semen para evitar el periodo de espera y posiblemente aumentar las probabilidades de concepción exitosa posteriormente.

Banco de semen

El almacenamiento de semen es el método mejor establecido para la preservación de la fertilidad en los hombres. Consiste en una forma bastante fácil y eficaz para que los hombres que comienzan o han pasado la adolescencia almacenen espermatozoides para uso futuro. Generalmente se ofrece antes del tratamiento del cáncer a hombres que quieran tener hijos en el futuro, pero a veces los médicos no mencionan esta opción.  Si usted sabe que probablemente querrá procrear un hijo en el futuro, pregunte al respecto. Su médico puede remitirlo a un urólogo especializado en salud reproductiva para proceder con el almacenamiento de semen, o el oncólogo puede hacer estos preparativos. Puede hacer una búsqueda en Internet para encontrar usted mismo un banco de semen.

Muchos hombres con cáncer tendrán muestras de semen que indican que el volumen de eyaculación, el recuento de espermatozoides, la motilidad del esperma o el porcentaje de espermatozoides con forma normal son bajos.  Este es un hallazgo muy común en los hombres con cáncer. Es importante que los pacientes sepan que pueden y deberían almacenar el semen aun cuando presenten una reducción en la calidad o cantidad de semen. El único requisito es que los espermatozoides estén vivos. A menudo, niños tan jóvenes como de 12 o 13 años de edad podrán almacenar con éxito el semen.  Si han comenzado la pubertad, hay una buena probabilidad de que estén produciendo espermatozoides y pueden producir una muestra de semen para congelación.

En el banco de semen, el hombre proporciona una o más muestras de su semen, idealmente mediante eyaculación. La obtención de semen se realiza generalmente por masturbación en un cuarto privado en un centro de almacenamiento de semen o un hospital, aunque a veces se pueden hacer arreglos para que el paciente lleve al laboratorio una muestra que él obtuvo en su casa. 

El semen debe recibirse en el laboratorio dentro de una hora después de la eyaculación. El hombre eyacula (tiene un clímax sexual con la liberación de semen por el orificio uretral de la punta de su pene) mediante masturbación o con la ayuda de la estimulación de una pareja. El semen se recoge en un recipiente estéril. Por lo general, el semen no se obtiene durante la actividad sexual (coito) porque podría estar contaminado con bacterias y secreción vaginal. Para los hombres con estrictas normas religiosas contra la masturbación, algunos bancos facilitan la recolección del semen durante el coito utilizando un condón colector especial de silicona.

Si un hombre enfrenta dificultades para eyacular, se puede emplear un dispositivo de estimulación vibratoria (vibrador). La dificultad para alcanzar el clímax y la eyaculación puede ocurrir en los hombres que no están cómodos con la masturbación, que padecen mucho estrés o ansiedad, que toman ciertos medicamentos como analgésicos narcóticos o antidepresivos, y aquellos con ciertos cambios físicos o anatómicos en el pene que impiden la estimulación sexual normal.

Si usted reside lejos de un laboratorio o un banco de semen, podría usar un kit de envío por correo. Algunos bancos de semen proporcionan estos kits a los pacientes. El hombre recoge su muestra en casa, la mezcla con una sustancia química especial de protección y la envía por correo expreso al banco de semen de inmediato. Algunos espermatozoides pueden morir con el tiempo adicional requerido, por lo que es mejor opción extraer la muestra y entregarla inmediatamente a un laboratorio.

Una vez que el banco de semen obtiene la muestra, se analiza para ver cuántos espermatozoides contiene (esto se llama recuento de espermatozoides), qué porcentaje de los mismos puede nadar (lo cual se llama motilidad) y qué porcentaje tiene forma normal (llamado morfología). Los espermatozoides luego son congelados y almacenados.

El banco de semen es una opción para los hombres que pudieran querer tener hijos después de finalizar el tratamiento del cáncer, incluso si no están seguros de que algún día quieran engendrar a un hijo. Mediante el almacenamiento de semen, los pacientes de cáncer pueden decidir esta cuestión más tarde y dejar la opción disponible. Si las muestras no se utilizan, se pueden desechar o donar para llevar a cabo investigaciones.

Limitaciones para preservar el semen

Cánceres de crecimiento rápido: si usted tiene un cáncer de crecimiento rápido como leucemia aguda (leucemia mielógena aguda o leucemia linfocítica aguda), es posible que esté demasiado enfermo como para producir muestras de semen antes de comenzar el tratamiento del cáncer.     Si le es posible hacerlo, tener incluso una muestra de semen almacenada podría permitir que tenga un hijo biológico en el futuro.

Enfermedades infecciosas: muchos bancos de semen no aceptan muestras de hombres que tienen VIH o hepatitis B, pero algunos bancos tienen áreas especiales de almacenamiento a una tarifa mayor. Se deben comunicar los riesgos a la mujer que intenta quedar embarazada con el espermatozoide de un hombre que tiene VIH o hepatitis B. El riesgo de infección para la mujer se puede reducir considerablemente mediante el uso de tratamientos de infertilidad avanzados, siempre que haya médicos expertos en el uso exhaustivo de métodos de reducción de riesgos. Si la mujer resulta infectada, existe cierto riesgo de que el bebé también resulte infectado.

Costos: el costo promedio de almacenar esperma (alrededor de tres muestras) en un banco de semen es de aproximadamente $1,500 a $2,500 por 3 años.  Es posible que exista cobertura de seguro médico, y los costos de almacenamiento varían ampliamente, por lo que es importante comparar los costos de los distintos centros. Muchos bancos de semen ofrecen planes de financiamiento y pago para las personas con cáncer.

Otras formas de obtener semen

De la orina (para hombres con eyaculación retrógrada)

Algunas veces los nervios que son necesarios para eyacular el semen o para cerrar la válvula en la entrada de la vejiga son afectados durante la cirugía para el cáncer o la radioterapia. Cuando esto ocurre, es posible que el hombre siga produciendo semen, pero este puede que no salga del pene en el momento del orgasmo. En cambio, el semen se expulsa hacia atrás al interior de la vejiga (eyaculación retrógrada). Esto no es doloroso ni perjudicial, aunque la orina puede lucir turbia, ya que el semen se mezcla con la orina.

Los especialistas en fertilidad a menudo pueden obtener espermatozoides de la orina de estos hombres y utilizarlos para lograr un embarazo. A veces, estos espermatozoides pueden colocarse en el útero de la pareja femenina en el momento de la ovulación mediante un pequeño tubo flexible llamado catéter.

Electroeyaculación

La eyaculación es un proceso complejo que es necesario para expulsar el semen del cuerpo. Algunos hombres no podrán eyacular debido a estrés, ansiedad u otras causas psicológicas. Esta situación es común en los hombres recién diagnosticados con cáncer que están tratando de almacenar semen.  Además, puede que algunos jóvenes varones adolescentes que tal vez no hayan tenido ninguna experiencia previa con la masturbación no puedan producir una muestra de semen. Para estos pacientes, la electroeyaculación se puede utilizar para estimular los nervios pélvicos que causan contracción del epidídimo, los conductos deferentes, la próstata, las vesículas seminales y los músculos de la pelvis que causan la liberación de semen. El procedimiento de electroeyaculación se realiza mientras el paciente está dormido bajo un anestésico.

Varias otras condiciones también pueden causar incapacidad para eyacular. En primer lugar, los hombres con una historia de lesión a los nervios abdominales (vientre) o los nervios pélvicos pueden perder la capacidad de eyacular. Estas lesiones nerviosas ocurren comúnmente después de cirugía o la radioterapia en las áreas del vientre (abdominales) o pélvicas. La incapacidad para eyacular puede también ocurrir en los hombres que toman ciertos medicamentos, como analgésicos narcóticos y antidepresivos. Estos medicamentos se utilizan en muchos pacientes con cáncer y pueden afectar negativamente los esfuerzos para preservar la fertilidad. Por último, algunos hombres presentarán hinchazón, inflamación, u otros cambios en la anatomía del pene o tejidos pélvicos que interfieren con la estimulación del pene que se necesita para provocar la eyaculación.

Pocas clínicas de infertilidad tienen el equipo necesario para llevar a cabo la electroeyaculación. Se coloca una sonda en el recto y se aplica una corriente eléctrica de bajo voltaje para estimular la eyaculación. El semen que se obtiene por electroeyaculación se puede utilizar inmediatamente o se puede criopreservar (congelar) para uso futuro.  De un modo o de otro, existen dos opciones para el uso final de los espermatozoides.  Los espermatozoides se pueden utilizar en la inseminación intrauterina (IUI, por sus siglas en inglés, se colocan en el útero mediante un catéter en el momento de la ovulación) o en la fertilización in vitro (IVF, por sus siglas en inglés, se extraen los óvulos maduros de los ovarios de una mujer y se unen a los espermatozoides en un laboratorio para desarrollar embriones, los cuales se transfieren luego al útero de la pareja femenina).

Procedimientos de extracción y aspiración de espermatozoides

Estos procedimientos son opciones para recolectar espermatozoides en hombres que no tienen espermatozoides en su semen, ya sea antes o después de los tratamientos del cáncer. Ambas requieren que un urólogo lleve a cabo una cirugía menor.

  • En la aspiración percutánea de espermatozoides del epidídimo (PESA), se inserta una aguja a través de la piel del escroto y hacia el epidídimo (tubos en forma de espiral que se encuentran en la parte superior del testículo).  Se aplica succión a la aguja y se aspiran los espermatozoides a través de la aguja.
  • En un procedimiento de aspiración microquirúrgica de espermatozoides del epidídimo (MESA), se hace una pequeña incisión en la piel del escroto, y se utiliza un microscopio para extraer los espermatozoides desde el epidídimo bajo visión microscópica. La extracción de espermatozoides del epidídimo por lo general sólo se realiza cuando la producción de espermatozoides es normal y existe una obstrucción en el sistema de liberación de semen.
  • En la extracción de espermatozoides del testículo (TESE), se hace una pequeña incisión en la piel del escroto, y se extraen diminutos fragmentos de tejido testicular para examinarlos y saber si contienen espermatozoides.
  • El procedimiento llamado micro-TESE es similar, excepto que se utiliza un microscopio quirúrgico para examinar y ayudar a seleccionar las áreas de tejido testicular que se extraen. 

Los procedimientos TESE y Micro TESE se realizan comúnmente tanto en los hombres con producción de semen normal como disminuida.  Esto contrasta con la extracción de espermatozoides del epidídimo que por lo general sólo se realiza cuando la producción de espermatozoides es normal, pero el sistema de liberación de semen está bloqueado.

Con la extracción de espermatozoides del epidídimo y la extracción de espermatozoides del testículo, si se encuentran espermatozoides maduros, estos pueden ser usados de inmediato (para la IVF-ICSI, descritos anteriormente) o pueden ser congelados para uso futuro.

Resultados exitosos en el uso de espermatozoides congelados

Los índices de éxito de los tratamientos por infertilidad con espermatozoides congelados varían y dependen de la calidad de los espermatozoides después de descongelarse, así como de la salud y de la edad de la pareja femenina. En general, los espermatozoides que se obtienen antes del tratamiento del cáncer tiene las mismas probabilidades de iniciar un embarazo que los espermatozoides de los hombres que no tienen cáncer. La conservación de semen en bancos ha resultado en miles de embarazos, sin tasas inusuales de defectos congénitos o problemas de salud en los niños. Una vez que el espermatozoide es almacenado, se mantiene en buen estado durante décadas. Los bancos de semen se convirtieron mucho más prácticos y exitosos en la década de 1990, cuando las clínicas de fertilización in vitro comenzaron a usar un procedimiento llamado inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI) (vea información más adelante).

Manténgase en contacto con su banco de semen

Es importante mantenerse en contacto con el banco de semen para estar al día en el pago de tarifas anuales de almacenamiento y mantener actualizada su dirección postal. Una vez que la pareja esté preparada para tener un hijo, el espermatozoide congelado es enviado a su especialista en fertilidad. Algunos bancos de semen destruirán y desecharán las muestras de semen cuando los pacientes pierden contacto con ellos.

El uso de semen para inseminación intrauterina

Si la muestra de semen descongelada contiene al menos 5 a 10 millones de espermatozoides móviles (que nadan activamente), esta podría utilizarse para la inseminación intrauterina. Los espermatozoides descongelados son lavados y concentrados, y luego son colocados en una solución estéril llamada medio. Cuando la mujer está en su momento más fértil del mes, este líquido se introduce en su útero por un diminuto tubo (llamado catéter) insertado a través de la vagina, hacia la pequeña abertura de su cuello uterino, pasando hasta el útero.

Por lo general, este procedimiento toma sólo unos pocos minutos y se realiza en el consultorio del obstetra/ginecólogo. En ocasiones la mujer toma hormonas para hacer madurar a más de un óvulo antes de que la esperma sea colocada en su útero para aumentar la probabilidad de embarazo. Esto se denomina superovulación.

Uso de esperma para fertilización in vitro (IVF) y fertilización in vitro con inyección intracitoplasmática de espermatozoides (IVF-ICSI)

En la fertilización in vitro (IVF), después que se extraen los óvulos de la mujer, cada uno se limpia y se coloca en un recipiente estéril con varios miles de espermatozoides.  El objetivo es que uno de los espermatozoides fertilice el óvulo. Este proceso a menudo funciona bien cuando los espermatozoides tienen buena motilidad (nadan activamente). Sin embargo, a veces pueden tener poca movilidad después de la congelación y la descongelación. Actualmente, es más común resolver ese problema y aumentar las probabilidades de fertilización exitosa al inyectar un espermatozoide en cada óvulo. Este procedimiento se llama IVF-ICSI, lo que significa fertilización in vitro con inyección intracitoplasmática de espermatozoides. A veces se le refiere como ICSI. Con la ICSI, un espermatozoide viable es inyectado directamente en un óvulo para fertilizarlo, dando lugar a un embrión que luego se puede transferir al útero de la pareja femenina para lograr un embarazo.

Tanto en la IVF como en la IVF-ICSI, la pareja femenina recibe inyecciones de hormonas durante 2 a 3 semanas para inducir la producción de múltiples óvulos maduros. Estos óvulos entonces se extraen del ovario en un procedimiento menor que se realiza en el consultorio médico. En el laboratorio, se inyecta un espermatozoide vivo de aspecto sano en cada óvulo. Cada óvulo inyectado se observa minuciosamente para determinar si ha ocurrido la fertilización y si se produce el desarrollo normal y temprano del embrión. Los embriones se pueden volver a colocar en el útero de la mujer durante ese ciclo o se pueden congelar para uso futuro.

Muchos sobrevivientes de cáncer tienen espermatozoides en el semen después del tratamiento, pero los recuentos de espermatozoides y la motilidad son bajos. Si no hay muestras de semen almacenadas en un banco, la IVF-ICSI puede ser una buena forma de manejar estos cambios en los espermatozoides de sobrevivientes del cáncer. Como se mencionó anteriormente, la mayoría de los médicos recomendará que las parejas esperen 1 a 2 años después de la terminación del tratamiento del cáncer antes de intentar lograr un embarazo con espermatozoides eyaculados debido a la posibilidad de daño al ADN de los mismos.

Opciones para los hombres que no son fértiles después del tratamiento contra el cáncer

Uso de espermatozoides de donantes

Una forma simple y económica para que los hombres que son infértiles después del tratamiento del cáncer se conviertan en padres es usar el espermatozoide de un donante (también llamado inseminación de donante). Los principales bancos de semen en los Estados Unidos obtienen semen de hombres jóvenes que han pasado por exámenes exhaustivos de control de salud física, historia clínica familiar, antecedentes educativos y emocionales e incluso por algunas pruebas genéticas. A los donantes también se les realizan pruebas de enfermedades de transmisión sexual, incluyendo el VIH (el virus que causa el SIDA) y virus de hepatitis B y C. Las parejas pueden elegir a un donante que permanecerá anónimo (provee información personal, pero no quiere dar a conocer su identidad), o a uno que esté dispuesto a tener contacto con el niño(a) en el futuro.

La inseminación intrauterina con espermatozoide de donante se realiza por un médico obstetra/ginecólogo en su consultorio. Los espermatozoides del donante pueden colocarse en el útero de la pareja femenina en el momento de la ovulación mediante un pequeño tubo flexible llamado catéter. Si es necesario, el médico de la mujer puede recetarle hormonas para hacer madurar y liberar a más de un óvulo, lo que aumentará las probabilidades de fertilización y de un embarazo. Como se mencionó anteriormente, las tasas de embarazo mediante IUI por lo general van de 5% a 15% por cada intento cuando la pareja femenina es saludable. Las parejas comúnmente intenta con el método de IUI de 3 a 4 veces.

El costo del semen donado varía, pero en promedio cuesta aproximadamente $700 por muestra, lo cual no incluye el costo de la inseminación ni el costo de las hormonas cuando se usan para la mujer. Asegúrese de solicitar una lista de todas las tarifas y costos dado que varían de un banco de semen a otro.

Adopción

Por lo general, la adopción es una opción para cualquier persona que quiera convertirse en padre. La adopción se puede llevar a cabo en su propio país por medio de una agencia pública, mediante un arreglo particular o a nivel internacional a través de agencias privadas. Los sistemas de hogares de crianza se especializan en ubicar a niños con necesidades especiales, niños mayores o hermanos.

La mayoría de las agencias de adopción o sistemas de hogares de crianza afirman que no excluyen a los sobrevivientes de cáncer como padres potenciales. Sin embargo, suelen requerir una carta de su médico que indique que usted no tiene cáncer ahora y que puede tener un período de vida saludable y una buena calidad de vida. Algunas agencias o países requieren que haya pasado un período sin tratamiento y sin cáncer antes de que un sobreviviente de cáncer pueda solicitar la adopción. El período de tiempo promedio suele ser 5 años. Desafortunadamente, sólo un puñado de países permite la adopción internacional a sobrevivientes de cáncer.

Durante el proceso de adopción hay que completar muchos documentos y a veces esto puede parecer abrumador. A muchas parejas les resulta útil asistir a clases de adopción o de crianza de hijos antes de la adopción. Estas clases pueden ayudarle a entender el proceso de adopción y darle la oportunidad de conocer a otras parejas que se encuentran en situaciones similares. El proceso toma diferentes períodos de tiempo dependiendo del tipo de adopción que usted elija.

Los costos de adoptar varían mucho, desde menos de $4,000 (para una agencia pública, cuidado de crianza o adopción de niños con necesidades especiales) hasta $50,000 (para algunas adopciones internacionales, incluyendo los gastos de viaje).

Usted puede encontrar una agencia que tenga experiencia con sobrevivientes de cáncer. Claramente, hay cierta discriminación tanto en la adopción nacional como internacional. No obstante, la mayoría de los sobrevivientes de cáncer que quieren adoptar pueden hacerlo. Los sobrevivientes de cáncer tienen protecciones legales (incluyendo protección contra discriminación durante el proceso de adopción) otorgadas por la Ley sobre Estadounidenses con Discapacidades (ADA, por sus siglas en inglés).

Una vida sin hijos

Muchas parejas, con o sin cáncer, deciden que prefieren no tener hijos. La vida sin hijos permite que la pareja busque obtener otras metas en la vida, tales como una profesión, viajar o realizar trabajo voluntario para ayudar a otras personas. Si no está seguro acerca de tener hijos, hable con su cónyuge o pareja. Si están teniendo dificultades para tomar decisiones acerca del futuro, consultar con un profesional de la salud mental puede ayudarles a ambos a pensar con más claridad sobre estos asuntos y tomar la mejor decisión.

 

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Adoptive Families Magazine. Building Your Family: 2015 Donor, Surrogacy, and Adoption Guide. Adoption Cost Breakdowns. Accessed at www.buildingyourfamily-digital.com/buildingyourfamily/building_your_family-2015_donor_surrogacy_and_adoption_guide?pg=1#pg1/ on June 22, 2017.

American Society of Clinical Oncology. ASCO Recommendations on Fertility Preservation in Cancer Patients: Guideline Summary. J Oncol Pract. 2006;2(3):143-146.

American Society for Reproductive Medicine Ethics Committee. Fertility preservation and reproduction in cancer patients. Fertil Steril. 2005;83(6):1622-1628.

Brunk D. Fertility Preservation No Longer Experimental for Cancer Patients. Family Practice News Digital Network, 06/14/12. Accessed at http://www.mdedge.com/familypracticenews/article/54649/reproductive-endocrinology/fertility-preservation-no-longer on June 22, 2017 .

Check JH, Katsoff B, Wilson C, Choe JK, Brasile D. Pregnancy outcome following fresh vs frozen embryo transfer into gestational carriers using a simplified slow freeze protocol. Clin Exp Obstet Gynecol. 2012;39(1):23-24.

Cheng X, Cheng B, Wan X, Lu W, Xie X. Outcomes of conservative surgery in early epithelial ovarian carcinoma. Eur J Gynaecol Oncol. 2012;33(1):93-95.

Choy JT, Brannigan RE. The determination of reproductive safety in men during and after cancer treatment. Fertil Steril. 2013 Aug 28.

Clark NA, Swain JE. Oocyte cryopreservation: searching for novel improvement strategies. J Assist Reprod Genet. 2013;30(7):865-875.

Cobo A, Meseguer M, Remohí J, Pellicer A. Use of cryo-banked oocytes in an ovum donation programme: A prospective, randomized, controlled, clinical trial. Hum Reprod. 2010;25(9):2239-2246.

Combelles CMH, Chateau G. The use of immature oocytes in the fertility preservation of cancer patients: current promises and challenges. Int J Dev Biol. 2012;56:919-929.

Deepinder F, Agarwal A. Technical and ethical challenges of fertility preservation in young cancer patients. Reproductive BioMedicine Online. 2008;16(6):781-791.

Ernst E, Bergholdt S, Jørgensen JS, Andersen CY. The first woman to give birth to two children following transplantation of frozen/thawed ovarian tissue. Hum Reprod. 2010;25(5):1280-1281.

Hagenas I, Jorgensen N, Rechnitzer C, et al. Clinical and biochemical correlates of successful semen collection for cryopreservation from 12-18-year-old patients: a single-center study of 86 adolescents. Hum Reprod. 2010;25(8):2031-2038.

Katz DJ, Kolon TF, Feldman DR, Mulhall JP. Fertility preservation strategies for male patients with cancer. Nat Rev Urol. 2013;10:463-472.

Lee SJ, Schover LR, Partridge AH, et al. American Society of Clinical Oncology. Recommendations on Fertility Preservation in Cancer Patients. J Clin Oncol. 2006;24:2917-2931.

Livestrong Fertility (formerly Fertile Hope). Cancer Support – Becoming a parent after cancer. Accessed at https://www.livestrong.org/we-can-help/livestrong-fertility on June 22, 2017.

Loren AW, Mangu PB, Beck LN, et al. Fertility Preservation for Patients With Cancer: American Society of Clinical Oncology Clinical Practice Guideline Update. J Clin Oncol. 2013;31(19):2500-2510.

Strecher V (eds). Oncology: An Evidence-Based Approach. Springer-Verlag, New York; 2005: 1580-1600.

Schover LR, Brey K, Lichtin A, Lipshultz LI, Jeha S. Knowledge and experience regarding cancer, infertility, and sperm banking in younger male survivors. J Clin Oncol. 2002;20(7):1880-1889.

Schover LR, Thomas AJ Jr. Overcoming Male Infertility. New York, NY: John Wiley & Sons, Inc.; 2000.

Simon B, Lee SJ, Partridge AH, et al. Preserving fertility after cancer. CA Cancer J Clin. 2005;55:211-228.

Society for Assisted Reproductive Technologies. A Patient’s Guide to Assisted Reproductive Technology. Accessed at www.sart.org on June 22, 2017.

Tesarik J, Bahceci M, Ozcan C, et al. Restoration of fertility by in-vitro spermatogenesis. Lancet. 1999;353:555-556.

The University of Texas MD Anderson Cancer Center. Preserving Fertility Before Treatment. Accessed at www.mdanderson.org/patient-and-cancer-information/cancer-information/cancer-topics/detection-and-diagnosis/preserving-fertility/index.html on June 22, 2017.

Van Leeuwen E, Repping S, Prins JM, Reiss P, van der Veen F. Assisted reproductive technologies to establish pregnancies in couples with an HIV-1-infected man. Neth J Med. 2009;67(8):322-327.

Williams DH. Fertility Preservation in the Male with Cancer. Curr Urol Rep. 2013;14:315-326.

Last Medical Review: November 6, 2016 Last Revised: June 28, 2017

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.