El cáncer puede afectar la capacidad del hombre para eyacular

Cómo el tratamiento contra el cáncer puede afectar la eyaculación

El tratamiento del cáncer puede interferir con la eyaculación al dañar los nervios que controlan la próstata, las vesículas seminales y la abertura de la vejiga. También puede detener la producción de semen en la próstata y las vesículas seminales, o puede interrumpir el camino que el semen normalmente toma para salir del cuerpo. A pesar de esto, un hombre puede conservar su capacidad para sentir el placer que se origina con el orgasmo. La diferencia es que durante este momento, se eyacula poco semen o nada en absoluto. A esto se le conoce como “orgasmo seco”.

Con el transcurso del tiempo, la mayoría de los hombres indica que el orgasmo sin semen llega a sentirse normal. Algunos otros dicen que el orgasmo no se siente igual de intenso, mientras que otros reportan que son más placenteros y de mayor intensidad. A menudo los hombres se preocupan sobre si sus parejas extrañarán la eyaculación del semen, pero la mayoría de las veces, las parejas no sienten realmente la liberación del fluido durante el coito, por lo que generalmente esta preocupación no es un problema.

La preocupación principal de algunos hombres es que el orgasmo sea menos placentero que antes. Otros se sienten molestos por los orgasmos secos porque desean engendrar un hijo. Si un hombre sabe con antelación sus deseos de procreación después del tratamiento, puede que quiera hacer un depósito de semen para que éste sea almacenado y usado en el futuro (Vea El cáncer puede afectar la fertilidad del hombre).

Es normal que haya una leve reducción en la intensidad del orgasmo conforme el hombre envejece, pero este decremento puede ser más severo en hombres cuyos tratamientos para cáncer interfieren con la eyaculación. Vea la sección Tratamiento de los problemas sexuales que enfrentan los hombres con cáncer.

Cirugía

La cirugía puede afectar la eyaculación de diferentes maneras. Por ejemplo, si la cirugía extirpa la próstata y las vesículas seminales, el hombre ya no puede producir semen. La cirugía también podría dañar los nervios que van desde la columna y controlan la emisión del semen (momento en que el esperma y otros líquidos producen el semen). Hay que tener en cuenta que este no es el mismo conjunto de terminales nerviosas que pasa por la próstata y controla las erecciones (lo cual se detalla en El cáncer puede afectar las erecciones del hombre). Las cirugías que ocasionan problemas con la eyaculación se abordan más detalladamente a continuación.

Orgasmo seco

Tras la prostatectomía radical (extirpación de toda la próstata) o la cistectomía radical (extirpación de la vejiga), un hombre no podrá más producir semen dado que la próstata y las vesículas seminales han sido extirpadas. Los testículos siguen produciendo espermatozoides, pero el cuerpo simplemente los reabsorbe. Esto no causa ningún daño. Después de estas cirugías contra el cáncer, el hombre tendrá orgasmos secos.

El semen que se produce a veces no es expulsado

Otras operaciones pueden causar que la eyaculación regrese al cuerpo en lugar de salir. Esto se llama eyaculación retrógrada. En el momento del orgasmo, el semen es expulsado atrás hacia la vejiga en lugar de ir hacia fuera a través del pene. Esto es debido a que la válvula entre la vejiga y la uretra permanece abierta después de ciertos procedimientos quirúrgicos. Normalmente esta válvula se cierra estrechamente durante la eyaculación, pero al estar abierta, el nuevo recorrido de menor resistencia para el semen ahora es atrás hacia la vejiga. Esto no es doloroso ni nocivo; sin embargo, cuando el hombre orina después de este tipo de orgasmo seco, su orina tiene un aspecto turbio debido a que el semen se mezcla con la orina durante el orgasmo.

La resección transuretral de la próstata (TURP) es un ejemplo de operación que normalmente causa eyaculación retrógrada dado que daña la válvula de la vejiga. En esta cirugía se extrae el núcleo de la próstata al insertar un cistoscopio especial a través de la uretra.

Daños en los nervios

Previamente se han descrito los conjuntos de fibras nerviosas que se encuentran a ambos lados de la próstata y ayudan a originar la erección. Aquí hablaremos sobre los nervios que recorren la columna vertebral y controlan la eyaculación. Las operaciones contra el cáncer que pueden provocar que los orgasmos sean secos al dañar los nervios que controlan la emisión (mezcla de esperma con fluidos para la producción del semen) son:

  • Resección abdominoperineal (AP), en la cual se extrae el recto y la parte inferior del colon.
  • Escisión mesorrectal total (TME), la cual extirpa el recto así como también el mesorrecto para el tratamiento del cáncer rectal
  • Disección de los ganglios linfáticos retroperitoneales (RPLND), en la cual se extirpan los ganglios linfáticos en la parte posterior del abdomen, por lo general esto se realiza en hombres con cáncer testicular.

Algunos de los nervios que controlan la emisión recorren cerca de la parte inferior del colon y se dañan con una resección abdominoperineal o con una escisión mesorrectal total.   La disección (extirpación) de los ganglios linfáticos puede dañar los nervios ubicados en la parte superior, donde rodean la aorta (la arteria mayor principal en la región del abdomen).

Los efectos de estas operaciones son probablemente muy similares, pero no es sino después de la disección de los ganglios linfáticos retroperitoneales cuando se sabrá más sobre el efecto en la función sexual. A veces esta cirugía solo origina la eyaculación retrógrada. Pero generalmente también detiene la emisión. Cuando esto sucede, la próstata y las vesículas seminales no pueden contraerse para mezclar el semen con los espermatozoides. En cualquiera de los dos casos se tiene como resultado un orgasmo seco. La diferencia entre una eyaculación retrógrada y una ausencia total de emisión es importante si un hombre desea procrear. La eyaculación retrógrada es más conveniente para quienes buscan ser padres debido a que los espermatozoides pueden ser obtenidos de la orina del hombre y purificarse en un laboratorio a fin de sean usados para una inseminación en la mujer.

Algunas veces los nervios que controlan la emisión se recuperan del daño causado por la disección de los ganglios linfáticos retroperitoneales. Pero si la eyaculación del semen no continúa, puede tomar hasta varios años para que regrese. Debido a que los hombres con cáncer testicular a menudo son jóvenes y aún no han terminado de tener hijos, los cirujanos usan métodos en los que se evitan daños a los nervios y permiten que la eyaculación permanezca normal después de la disección de los ganglios linfáticos retroperitoneales. Al estar en manos de cirujanos con mucha destreza, estas técnicas han ofrecido un índice muy elevado de la conservación de los nervios y la eyaculación normal. (Para más información, lea Cáncer de testículo).

Algunos medicamentos pueden también restaurar la eyaculación del semen lo suficiente para poder recolectar el esperma para la concepción.

Si no se pueden recuperar los espermatozoides del semen o de la orina, es posible que especialistas en infertilidad puedan extraerlos directamente de su testículo mediante una cirugía menor, y luego usarlos para la fertilización de un óvulo de una mujer a fin de producir un embarazo.

La disección de los ganglios linfáticos retroperitoneales no debe afectar las erecciones de un hombre ni su capacidad para alcanzar el orgasmo, pero puede que implique que el placer del orgasmo sea menos intenso.

Incontinencia urinaria durante la eyaculación

Climacturia es el término que se usa para describir la incontinencia urinaria durante el orgasmo. Esto es bastante común después de una cirugía de próstata, pero podría incluso no notarse. La cantidad de orina varía considerablemente, de unas pequeñas gotas a más de una onza. Esto puede ser más común en hombres que también tienen incontinencia urinaria de esfuerzo. (Los hombres con incontinencia urinaria de esfuerzo pierden orina cuando tosen, se ríen, estornudan o hacen ejercicio. Esto se debe a una debilidad en los músculos que controlan el flujo de orina).

La orina no presenta peligro para la pareja sexual, aunque puede ser una molestia durante el sexo. Este problema de fuga de orina tiende a mejorar con el tiempo, y el uso de condones y bandas elásticas de constricción puede ser útil (estas bandas se ajustan en la base erecta del pene para apretar la uretra evitando la fuga de orina). Si la climacturia le causa molestias tanto a usted como a su pareja, hable con su médico para averiguar qué puede hacer al respecto.

Otros tratamientos del cáncer

Algunos tratamientos contra el cáncer reducen la cantidad de semen que se produce. Tras la radiación a la próstata, algunos hombres eyaculan menos semen. Hacia el final de las sesiones de radiación, los hombres a menudo sienten un dolor agudo al eyacular. El dolor es originado por la irritación en la uretra (el conducto que acarrea la orina y el semen a través del pene), pero se desvanece con el transcurso del tiempo tras completado el tratamiento.

En la mayoría de los casos, los hombres que reciben terapia hormonal para el tratamiento del cáncer de próstata también pueden producir menos semen que antes.

La quimioterapia muy rara vez afecta la eyaculación, pero existen algunos medicamentos que pueden causar eyaculación retrógrada al dañar los nervios que controlan la emisión. 

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

American Association of Clinical Endocrinologists. American Association of Clinical Endocrinologists Medical Guidelines for Clinical Practice for the Evaluation and Treatment of Male Sexual Dysfunction: A couple’s problem – 2003. Update Endocr Pract. 2003;9(No. 1).

American Urological Association. The Management of Erectile Dysfunction. Accessed at www.auanet.org/education/guidelines/erectile-dysfunction.cfm on November 7, 2016.

American Urological Association. Guideline on the Pharmacologic Management of Premature Ejaculation. Accessed at www.auanet.org/education/guidelines/premature-ejaculation.cfm on November 7, 2016.

Benson JS, Abern MR, Levine LA. Penile shortening after radical prostatectomy and Peyronie’s surgery. Curr Urol Rep. 2009;10:468-474.

Bissada NK, Yakout HH, Fahmy WE, et al. Multi-institutional long-term experience with conservative surgery for invasive penile carcinoma. J Urol. 2003;169:500-502.

Choi JM, Nelson CJ, Stasi J, Mulhall JP. Orgasm associated incontinence (climacturia) following radical pelvic surgery: Rates of occurrence and predictors. J Urol. 2007;177:2223-2226.

Choo R, Long J, Gray R, et al. Prospective survey of sexual function among patients with clinically localized prostate cancer referred for definitive radiotherapy and the impact of radiotherapy on sexual function. Support Care Cancer. 2010;18:715-722.

Clifford D. Caring for sexuality in loss. In Wells, D. (Ed.) Caring for Sexuality in Health and Illness. Philadelphia, PA; Churchill Livingstone. 2000:85-105.

Dohle GR. Male infertility in cancer patients: Review of the literature. Int J Urol. 2010:1-5.

Feldman HA, Goldstein I, Hatzichristou DG, et al. Impotence and its medical and psychosocial correlates: Results of the Massachusetts Male Aging Study. J Urol. 1994;151:54-61.

Grover SA, Lowensteyn I, Kaouache M, et al. The prevalence of erectile dysfunction in the primary care setting: Importance of risk factors for diabetes and vascular disease. Arch Intern Med. 2006;166:213-219.

Hellstrom WJ, Montague DK, Moncada I, et al. Implants, mechanical devices, and vascular surgery for erectile dysfunction. J Sex Med. 2010;7(1 Pt 2):501-523.

Katz, A. Man Cancer Sex. Pittsburgh: Hygeia Media, 2010.

Katz A. The Sounds of Silence: Sexuality information for cancer patients. J Clin Onc. 2005;23:238-241.

Knight D. Health care screening for men who have sex with men. Am Fam Physician. 2004;69:2149-2156.

Lee J, Hersey K, Lee CT, Fleshner N. Climacturia following radical prostatectomy: prevalence and risk factors. J Urol. 2006;176(6 Pt 1):2562-2565.

Martins FE, Rodrigues RN, Lopes TM. Organ-preserving surgery for penile carcinoma. Adv Urol. 2008.

Mulhall J, Land S, Parker M, et al. The use of an erectogenic pharmacotherapy regimen following radical prostatectomy improves recovery of spontaneous erectile function. J Sex Med. 2005;2:540-542.

National Cancer Institute. Sexuality and Fertility Problems (Men). 2015. Accessed at www.cancer.gov/about-cancer/treatment/side-effects/sexuality-fertility-men on November 7, 2016.

Nelson CJ, Mulhall JP, Roth AJ. The association between erectile dysfunction and depressive symptoms in men treated for prostate cancer. J Sex Med. 2011;8:560-566.

Potosky AL, Davis WW, Hoffman RM, et al. Five-year outcomes after prostatectomy or radiotherapy for prostate cancer: The Prostate Cancer Outcomes Study. J Natl Cancer Inst. 2004;96:1358-1367.

Riscoll L. Bigger, harder, better: Natural sex enhancers or Viagra-era snake oil? Contemporary Sexuality. Accessed at http://aasect.org/NEWS/may2003.asp in January 2005.

Sanchez Varela V, Zhou ES, Bober SL. Chapter 148: Sexual Problems. In: DeVita VT, Lawrence TS, Rosenberg SA, eds. DeVita, Hellman, and Rosenberg’s Cancer: Principles and Practice of Oncology. 10th ed. Philadelphia, Pa: Lippincott Williams & Wilkins; 2015.

Tal R, Heck H, Teloken P, et al. Peyronie’s disease following radical prostatectomy: Incidence and predictors. J Sex Med. 2010;7:1254-1261.

Last Medical Review: February 27, 2017 Last Revised: February 27, 2017

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.