El sexo y la terapia hormonal

La terapia hormonal puede que sea empleada como tratamiento contra el cáncer de seno y el cáncer endometrial (en el recubrimiento del útero). Este tratamiento aniquila las células cancerosas al privarlas de las hormonas que requieren para su crecimiento.

Esto se logra mediante la administración de medicamentos. Por ejemplo, el tamoxifeno impide que las células cancerosas del seno utilicen el estrógeno. Otros medicamentos, como exemestano, anastrozol y letrozol, impiden que la testosterona sea convertida en estrógeno.

Algunas mujeres son sometidas a una extirpación de los ovarios, o éstos son sometidos a radiación para aniquilar su funcionamiento. Esta es otra forma de impedir el suministro de hormonas que el tumor requiere para crecer.

Cualquiera de estos tratamientos muy comúnmente causará los síntomas que surgen con la menopausia: acaloramientos, interrupción del ciclo menstrual y resequedad vaginal. A pesar de estos cambios, la mujer deberá aún poder tener la capacidad de sentir deseo sexual y lograr el orgasmo. El coito no causará que haya incrementos dañinos en los niveles de estrógeno en el cuerpo.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Last Medical Review: August 29, 2013 Last Revised: August 29, 2013

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.

Sexualidad para la mujer con cáncer