Manejo de la angustia

Las personas aprecian la atención que reciben de su equipo de atención médica, pero muchas de ellas también quieren tener una participación más activa en el manejo de su enfermedad. Sin embargo, para algunas personas puede que sea difícil manejar la angustia por sí solas. No dude en hablar con el equipo de atención médica cuando sienta angustia que es difícil de manejar. Recuerde que cada persona es diferente, y usted puede colaborar con su equipo de atención médica para encontrar la mejor acción a tomar según su situación.

Lo que debe y no debe hacer

Estas son algunas opiniones de expertos sobre cómo manejar la angustia que incluyen consejos que podrían ser útiles y algunas acciones que podrían ser perjudiciales.

Qué hacer

  • Confíe en los métodos que en el pasado han ayudado a resolver problemas y crisis. Hay que saber que casi todos necesitamos contar con personas a quienes podamos acudir cuando necesitamos ayuda. Busque a alguien con quien se sienta bien para hablar sobre su enfermedad. En los momentos en los que prefiera no hablar, puede que las técnicas de relajación, la meditación, la música u otras actividades tranquilizantes le sean de utilidad. Haga lo que le haya funcionado antes. Si esto no está dando buenos resultados, busque otro método para sobrellevar la situación o busque la ayuda de un profesional.
  • Afronte la enfermedad “un día a la vez”. Procure dejar atrás las preocupaciones sobre el futuro. La labor de enfrentarse al cáncer a menudo resulta menos abrumadora cuando se divide en “partes para cada día” que sean más fáciles de manejar. Esto también le permite enfocarse en aprovechar al máximo cada día pese a su enfermedad.
  • Acuda a grupos de apoyo y de autoayuda si le hacen sentir mejor. Abandone cualquier grupo que no le ayude a sentirse mejor.
  • Encuentre un médico que le permita hacer todas las preguntas que desee. Asegúrese de que hay un sentimiento mutuo de confianza y respeto. Insista en ser un socio más en su tratamiento. Pregunte qué efectos secundarios debe esperar y prepárese para lidiar con ellos. Los problemas a menudo son más fáciles de manejar cuando se anticipan si es que y en el momento en que ocurran.
  • Explore en las prácticas espirituales y religiosas, como la oración, que le hayan sido útiles en el pasado. Si no se considera una persona religiosa o espiritual, obtenga apoyo de cualquier sistema de creencias que usted valore. Esto puede brindarle consuelo y hasta ayudarle a encontrar un significado en la experiencia de su enfermedad.
  • Mantenga un registro personal de sus médicos, así como de todas las fechas de los tratamientos, resultados de laboratorio, radiografías, otros estudios por imágenes, síntomas, efectos secundarios, medicamentos y condición médica general. Es importante contar con información sobre su cáncer y el tratamiento, y nadie mejor que usted para mantener este registro.
  • Escriba un diario personal si tiene la necesidad de desahogarse sin reservarse nada. Puede ayudarle en la asimilación de su situación, y se sorprenderá de cuán útil puede ser.

Qué no hacer

  • Creer que el cáncer es sinónimo de muerte. Actualmente hay más de 14 millones de personas en los Estados Unidos que han tenido cáncer y continúan vivas.
  • Culparse pensando que se provocó su cáncer. No hay prueba científica que asocie ciertas personalidades, estados emocionales o eventos dolorosos en la vida con el surgimiento del cáncer. Incluso si usted ha aumentado el riesgo de cáncer mediante el hábito de fumar o algún otro hábito, culparse o castigarse nunca ha sido de ayuda.
  • Sentir culpa si no puede mantener una actitud positiva todo el tiempo. La declaración que afirma que “es necesario ser positivos para combatir el cáncer” no es verdad. Los momentos en los que se sentirá desanimado(a) surgirán y serán inevitables, independientemente de lo bien que usted esté afrontando la enfermedad. No hay evidencia de que estos momentos tengan un efecto negativo en su salud o en el crecimiento del tumor. No obstante, si estos momentos se vuelven frecuentes o intensos, busque ayuda.
  • Sufrir en silencio. No trate de sobrellevar la carga solo. Obtenga el apoyo de sus familiares, amigos, médicos, personas religiosas, o aquellas personas que conoció en los grupos de apoyo, quienes entienden por lo que usted está pasando. Es probable que usted pueda sobrellevar la situación y cuidarse mejor si se rodea de las personas que se interesan por su bienestar y que le ayudan al animarle y apoyarle.
  • Sentir vergüenza de buscar el consejo de un experto de la salud mental para lidiar con la ansiedad o la depresión que interfiere con su sueño, hábitos alimentarios, capacidad para concentrarse o capacidad para funcionar normalmente, si cree que su angustia está saliendo de su control.
  • Ocultar sus preocupaciones o síntomas (físicos o psicológicos) a la persona más cercana a usted. Pida a esta persona que le acompañe a sus citas médicas y hablen sobre su tratamiento. Las investigaciones han mostrado que frecuentemente las personas no escuchan o entienden la información cuando están muy ansiosas. Una amistad cercana o familiar de confianza puede ayudarle a entender y recordar esta información. También pueden asegurar que usted informe a su equipo oncológico de cualquier cambio o inquietud que usted tenga. En cuestiones prácticas, después de la consulta o de la prueba médica, su amistad o ser querido también puede ayudarle a llegar a su casa.
  • Abandonar su tratamiento convencional por una terapia alternativa. Si usted emplea tratamientos que no hayan sido indicados por su médico, proceda solo con aquellos con los que tenga certeza que no le perjudicarán. Averigüe si dicho tratamiento es seguro y puede emplearse junto con su tratamiento habitual (como terapia complementaria) para mejorar su calidad de vida. Asegúrese de informar a su médico qué tratamientos está usando junto con el tratamiento médico, ya que algunos no deben usarse durante la quimioterapia o la radioterapia. Hable sobre los beneficios y los riesgos de cualquier tratamiento alternativo o complementario con alguien en quien usted confíe que pueda evaluarlos con mayor objetividad que usted cuando se encuentra bajo estrés. Los enfoques psicológicos, sociales y espirituales a menudo son útiles y seguros, por lo que los médicos apoyan su uso en la actualidad.

Otras maneras de ayudar a manejar la angustia

Grupos de apoyo y consejería

Encontrar e acudir a un grupo de apoyo puede ayudar a aliviar los sentimientos de angustia al ofrecer apoyo y educación para los pacientes y las familias, y al ayudar a encontrar recursos comunitarios. Si un grupo de apoyo no está disponible o no cree que pueda ayudar, un trabajador social puede ayudar a encontrar otras opciones. A veces, la consejería grupal o individual puede ser una buena opción, dependiendo del problema o los problemas que probablemente estén causando los sentimientos de angustia. Los grupos de apoyo o la consejería pueden ayudar con:

  • Ajustarse a la enfermedad
  • Problemas familiares
  • Problemas con decisiones sobre el tratamiento
  • Preocupación sobre la calidad de vida
  • Problemas para adaptarse a los cambios en el cuidado
  • Toma de decisiones para la atención médica futura (las directivas por anticipado)
  • Cuando hay abuso o negligencia en el hogar
  • Dificultades para enfrentarse a las situaciones o problemas de comunicación
  • Cambios en lo que piensa y siente respecto a su autoimagen física y sexual
  • Cuestiones de aflicción por duelo, luto
  • Cuestiones respecto al final de la vida
  • Asuntos culturales
  • Asuntos relacionados con la persona encargada del cuidado del paciente o la necesidad de preparar y proporcionar apoyo a este persona

Servicios sociales

A veces, tener cáncer afecta sus necesidades diarias. Un trabajador social puede ayudar a usted y a su familia o seres queridos a manejar estos problemas comunes y prácticos. Es posible que puedan conectar a las personas con agencias comunitarias, enseñar métodos para la resolución de problemas, ayudar a conseguir la atención necesaria y ofrecer sesiones educativas y referencias a grupos de apoyo. Algunos problemas prácticos con los que pueden ayudar son:

  • Problemas con el transporte o inquietudes relacionadas con la enfermedad (por ejemplo, transporte para recibir el tratamiento cada día, pago de estacionamiento o alojamiento al acudir a un hospital fuera de su localidad)
  • Preocupaciones económicas
  • Preocupaciones sobre el trabajo
  • Preocupaciones sobre la escuela
  • Costos y preparación de alimentos
  • Ayuda con las actividades cotidianas
  • Diferencias culturales o barreras de idioma
  • Encontrar ayuda para su familia y personas a cargo del cuidado del paciente

Relajación, meditación, terapias creativas

Las terapias y las actividades que le ayudan a relajarse a menudo son útiles para aliviar algunas formas de angustia. Estos pueden incluir ejercicios de relajación, yoga, atención plena, meditación, masaje e imágenes guiadas. También se ha demostrado que las terapias creativas como el arte, el baile y la música son útiles para las personas en algunas situaciones estresantes. La terapia asistida con animales (AAT), también conocida como terapia con mascotas, implica pasar tiempo con animales de terapia, y es otra opción que algunas personas pueden considerar interesante y útil.

Apoyo espiritual

En momentos de crisis muchas personas prefieren hablar con una persona de su grupo espiritual o religioso. En la actualidad, muchos miembros del clero han recibido capacitación pastoral para ofrecer consejería a las personas con cáncer. A menudo están a disposición del equipo de atención médica y atenderán a los pacientes que no cuentan con un asesor pastoral o religioso. Los servicios pastorales son importantes porque puede haber diferentes momentos durante la experiencia de una persona con el cáncer en los que una crisis puede llevar a cuestionar su fe o a tener que depender más de ella.

Ejercicio

El ejercicio no solo es seguro para la mayoría de la gente que recibe tratamiento contra el cáncer, sino que también puede ayudar a que se sienta mejor. El ejercicio moderado ha demostrado ser de ayuda para el cansancio, la ansiedad, el fortalecimiento muscular, la salud del sistema cardiovascular y de los vasos sanguíneos, pero incluso el ejercicio ligero puede ser útil para mantenerse lo más saludable posible. Por ejemplo, caminar es una forma adecuada de comenzar, así como una buena manera de mantenerse en movimiento durante los momentos de estrés.

Hable con su médico sobre sus planes de ejercicio antes de comenzar. Dependiendo de su condición física, puede que requiera la ayuda de un fisioterapeuta para que le prepare un plan que sea adecuado y seguro para usted.

Tenga en cuenta que aunque puede que el ejercicio ayude a reducir los niveles de angustia de algunas personas, el ejercicio por sí solo generalmente no es suficiente para ayudar a las personas con un nivel de angustia de moderado a intenso.

Servicios de salud mental

Los servicios de salud mental se utilizan para evaluar y tratar la angustia de moderada a grave. Este tipo de angustia puede que se deba a otras cuestiones emocionales o psiquiátricas que la persona haya tenido antes de que se hubiera detectado el cáncer. Algunos problemas que pueden dificultar que la persona sobrelleve la situación y que pueden empeorarse por la angustia del cáncer son:

  • Depresión intensa
  • Demencia
  • Ansiedad
  • Ataques de pánico
  • Trastornos en los cambios de ánimo
  • Trastornos de la personalidad
  • Trastornos de asimilación
  • Abuso de sustancias

Los profesionales de la salud mental usan una variedad de estrategias de consejería y psicoterapia para ayudarle a enfrentarse a su situación. Comienzan ayudándole a determinar lo que le ha funcionado bien en el pasado. Ellos respetarán su manera de enfrentarse a la angustia y tratarán de ayudarle a fortalecerla. Pueden ayudarle a entender cómo problemas y experiencias en el pasado puede que estén dificultando lidiar con el cáncer. También puede que le enseñen técnicas de relajación y meditación que sean útiles en el control de la angustia.

Medicamentos

En ocasiones se requiere de un medicamento que reduce el nivel de angustia que se relaciona con el cáncer, por la angustia ocasionada al tomar alguno de los medicamentos contra el cáncer o por algún síntoma grave. Por ejemplo, los esteroides (como prednisona o Decadrón®) podrían causar cambios en el estado de ánimo. Las altas dosis de los medicamentos opioides contra el dolor (como morfina o fentanil) causan razonamiento confuso. Es posible que se necesiten otros medicamentos para contrarrestar estos síntomas.

Usted puede consultar a su equipo de atención médica y a un profesional de la salud mental para decidir si los medicamentos podrían ser útiles. A veces, los medicamentos para tratar la depresión (antidepresivos) o para tratar la ansiedad (ansiolíticos) son opciones que pueden reducir la angustia y mejorar los problemas del sueño y de falta de apetito.

The American Cancer Society medical and editorial content team

Our team is made up of doctors and oncology certified nurses with deep knowledge of cancer care as well as journalists, editors, and translators with extensive experience in medical writing.

Dahlin C. Anxiety. In Camp-Sorrell D, Hawkins RA. Clinical Manual for the Oncology Advanced Practice Nurse. 3rd ed. Pittsburgh, PA: Oncology Nursing Society; 2014; 1383-1390.

Grassi L. Psychiatric and psychosocial implications in cancer care: The agenda of psycho-oncology. Epidemiol Psychiatr Sci. 2020;29:e89. 

Hammelef KJ, Tavernier SS. Distress. In Brown CG (ed.). A Guide to Oncology Symptom Management. 2nd ed. Pittsburgh, PA: Oncology Nursing Society. 2015; 265-281..

Inhestern L, Beierlein V, Bultmann JC, Möller B, Romer G, Koch U, Bergelt C. Anxiety and depression in working-age cancer survivors: A register-based study. BioMed Central. 2017;17(1):347.

Lundqvist M, Carlsson P, Sjodahl R, Theodorsson E, Lars-Ake L. Patient benefit of dog-assisted interventions in health care: A systematic review. BMC Complementary Alternative Medicine. 2017;17:358.

Mehta RD, Roth AJ. Psychiatric Considerations in the Oncology Setting. CA Cancer J Clin. 2015;65:300-314.

National Comprehensive Cancer Network (NCCN). Patient and Family Resources: Managing Stress and Distress. Accessed at https://www.nccn.org/patients/resources/life_with_cancer/distress.aspx on January 31, 2020.

National Institute of Mental Health. Anxiety Disorders. Accessed at https://www.nimh.nih.gov/health/topics/anxiety-disorders/index.shtml on January 31, 2020.

Oncology Nursing Society (ONS). Symptom Interventions: Anxiety. Accessed at https://www.ons.org/pep/anxiety on January 31, 2020. 

Pitman A, Suleman S, Hyde N, Hodgkiss A. Depression and anxiety in patients with cancer. British Medical Journal. 2018;361:k14-15.

References

Dahlin C. Anxiety. In Camp-Sorrell D, Hawkins RA. Clinical Manual for the Oncology Advanced Practice Nurse. 3rd ed. Pittsburgh, PA: Oncology Nursing Society; 2014; 1383-1390.

Grassi L. Psychiatric and psychosocial implications in cancer care: The agenda of psycho-oncology. Epidemiol Psychiatr Sci. 2020;29:e89. 

Hammelef KJ, Tavernier SS. Distress. In Brown CG (ed.). A Guide to Oncology Symptom Management. 2nd ed. Pittsburgh, PA: Oncology Nursing Society. 2015; 265-281..

Inhestern L, Beierlein V, Bultmann JC, Möller B, Romer G, Koch U, Bergelt C. Anxiety and depression in working-age cancer survivors: A register-based study. BioMed Central. 2017;17(1):347.

Lundqvist M, Carlsson P, Sjodahl R, Theodorsson E, Lars-Ake L. Patient benefit of dog-assisted interventions in health care: A systematic review. BMC Complementary Alternative Medicine. 2017;17:358.

Mehta RD, Roth AJ. Psychiatric Considerations in the Oncology Setting. CA Cancer J Clin. 2015;65:300-314.

National Comprehensive Cancer Network (NCCN). Patient and Family Resources: Managing Stress and Distress. Accessed at https://www.nccn.org/patients/resources/life_with_cancer/distress.aspx on January 31, 2020.

National Institute of Mental Health. Anxiety Disorders. Accessed at https://www.nimh.nih.gov/health/topics/anxiety-disorders/index.shtml on January 31, 2020.

Oncology Nursing Society (ONS). Symptom Interventions: Anxiety. Accessed at https://www.ons.org/pep/anxiety on January 31, 2020. 

Pitman A, Suleman S, Hyde N, Hodgkiss A. Depression and anxiety in patients with cancer. British Medical Journal. 2018;361:k14-15.

Actualización más reciente: febrero 1, 2020

American Cancer Society medical information is copyrighted material. For reprint requests, please see our Content Usage Policy.