Cómo la quimioterapia y la terapia hormonal pueden afectar la vida sexual de las mujeres con cáncer

El sexo es una parte importante de estar en una relación, pero la terapia hormonal y ciertos tipos de quimioterapia pueden hacer que se desarrollen problemas sexuales. El manejo de estos problemas puede involucrar varias terapias, tratamientos o dispositivos diferentes, o bien una combinación de ellos. La consejería también puede ser útil.

La información a continuación describe problemas sexuales comunes que puede experimentar una mujer adulta que recibe quimioterapia o terapia hormonal. Si usted es una persona transgénero, hable con su equipo de atención médica sobre cualquier necesidad que no sea abordada en este artículo.

Es muy importante que hable sobre qué debe esperar y que siga expresándose sobre lo que está cambiando o lo que ha cambiado en su vida sexual en tanto pasa por procedimientos, tratamientos y cuidados de seguimiento. No dé por sentado que su médico o enfermera le preguntará acerca de cualquier otra preocupación que tenga sobre la sexualidad. Recuerde, si su equipo de atención médica no sabe sobre un problema que está teniendo, no puede ayudarle a manejarlo.

Cómo la quimioterapia puede afectar la actividad sexual

Es importante hablar con su equipo de atención médica sobre si es seguro tener sexo mientras recibe quimioterapia. Puede haber limitaciones respecto de lo que puede hacer, o las precauciones que necesita tomar para proteger a usted y su pareja.

Puede averiguar sobre los efectos de la quimioterapia en tipos específicos de cáncer en nuestra página de Internet.   La quimioterapia a menudo se administra por medio de un tubo intravenoso (IV) en una vena en el torrente sanguíneo, y algunas píldoras de quimioterapia se administran por vía oral (boca). Tanto la quimioterapia por vía intravenosa como por vía oral envían el medicamento a todo el cuerpo. Algunos tipos de quimioterapia pueden afectar directamente cómo funcionan los órganos sexuales de una mujer, o cambiar los niveles hormonales. Su médico podrá informarle si su plan de tratamiento incluye alguno de estos medicamentos de quimioterapia.

En algunos casos, los medicamentos se envían directo al tumor por medio de un catéter o puerto. Algunos medicamentos pueden causar efectos secundarios, y aquí se brindan algunos ejemplos:

  • Para el cáncer de vejiga, la quimioterapia a veces se coloca directamente en la vejiga por medio de un catéter. El tratamiento de este tipo por lo general solo tiene un efecto leve en la vida sexual de la mujer. Es posible que note algo de dolor durante el sexo porque la vejiga y la uretra pueden estar irritadas debido a los medicamentos.
  • Puede que las mujeres con tumores en el área de la pelvis reciban quimioterapia por infusión pélvica mediante un catéter. Dependiendo del tipo y la dosis de quimioterapia, podría haber efectos a largo plazo en la vida sexual de una mujer.
  • Otra manera de administrar quimioterapia es por infusión intraperitoneal. Se colocan medicamentos y líquido adicional en el espacio alrededor del tumor usando un puerto en el abdomen (vientre).   El líquido adicional hace que el abdomen se hinche.  Luego el líquido con los medicamentos se drena tras un lapso breve.

Embarazo y fertilidad durante y después de la quimioterapia

Si usted cree que podría querer tener hijos en el futuro, es importante que hable con su equipo de atención médica sobre ello antes de comenzar la quimioterapia. Necesita saber si el tratamiento afectará su fertilidad. Para más información, consulte La fertilidad y las mujeres con cáncer.

Muchos de los medicamentos usados en el tratamiento contra el cáncer pueden causar daño al feto (bebé). Debido a esto, generalmente se aconseja a las mujeres que usen métodos anticonceptivos para evitar quedar embarazadas durante el tratamiento.  Incluso si cree que no puede quedar embarazada, debe hablar con su médico al respecto. Es importante saber qué tipo de método anticonceptivo es mejor y más seguro para usted. Si desea el embarazo, hable con su médico sobre cuánto tiempo debe dejar pasar después de haber terminado el tratamiento.

Tras la quimioterapia, puede que aún sea posible que la mujer pueda quedar embarazada. Incluso si aún sigue teniendo menstruaciones, tenga en cuenta que es difícil determinar si puede quedar embarazada. Las mujeres que no desean quedar embarazadas deben usar un método anticonceptivo, incluso después de la quimioterapia y deben hablar con su médico sobre cuánto tiempo necesitarán usarlo.

Menopausia prematura con la quimioterapia

Las mujeres que aún no han comenzado la menopausia y están recibiendo quimioterapia pueden tener síntomas de menopausia prematura durante y después del tratamiento. Estos síntomas incluyen acaloramientos, resequedad y estrechez vaginal, así como periodos menstruales irregulares o suspensión de los mismos. A medida que el revestimiento de la vagina se adelgaza a causa del tratamiento, puede que haya un leve manchado de sangre tras el sexo.

Otros problemas relacionados con la quimioterapia que pueden afectar la función sexual

Algunos medicamentos de quimioterapia que irritan la boca también pueden afectar todas las membranas mucosas del cuerpo incluyendo el revestimiento de la vagina, el cual puede que se reseque e inflame.

Debido a que la quimioterapia puede debilitar el sistema inmunitario pueden desarrollarse infecciones que afectan el sexo. Si tiene alguna infección vaginal, informe a su equipo de atención médica y hágala tratar de inmediato. Por ejemplo:

  • Las infecciones por hongos vaginales pueden ocurrir durante la quimioterapia, especialmente en mujeres que están recibiendo tratamiento con esteroides o antibióticos para tratar o prevenir infecciones bacterianas. Si surge alguna infección, puede que haya picazón en el interior de la vagina o en la vulva. Puede que también surja una secreción espesa y blanquecina, y puede que se sienta algo de ardor durante la actividad sexual. A menudo es posible prevenir las infecciones por hongos vaginales evitando el uso de pantimedias, ropa interior de nilón y pantalones muy ajustados. Use ropa suelta y ropa interior de algodón para evitar que la humedad quede atrapada en el área vaginal. Con una toallita, limpie de adelante hacia atrás después de orinar, y no use productos de duchas para el lavado vaginal. Su médico también puede recetarle una crema o un supositorio vaginal para reducir el número de hongos u otros organismos que crecen en la vagina.
  • Si ha tenido brotes de herpes genital o verrugas genitales en el pasado, es posible que la quimioterapia haga que vuelvan a aparecer.
  • Es importante evitar las enfermedades de transmisión sexual. Si se continúa la actividad sexual con alguien, practique el sexo seguro desde el comienzo hasta el final (el uso del condón u otras barreras que impidan el contacto de los fluidos corporales). Tome estas precauciones cada vez que tenga sexo oral, anal o vaginal.
  • Es importante evitar tocar la vagina y la uretra con cualquier objeto o parte del cuerpo que haya estado en contacto con el ano, ya que las bacterias que suelen quedar tras la evacuación intestinal podrían infiltrarse y causar infección.

La quimioterapia y el deseo sexual

La quimioterapia ocasiona distintos efectos secundarios que pueden tener impacto en el deseo sexual, como cansancio, dolor en la boca, neuropatía, náuseas, disminución del apetito y dolor.  La ansiedad o la depresión también puede afectar su vida sexual y dejarle poca energía para el sexo.  El deseo sexual a menudo regresa cuando una mujer se siente mejor, o entre los ciclos de los tratamientos.

Las mujeres que reciben quimioterapia también tienden a ser sensibles en cuanto a su apariencia. Dependiendo del tipo de quimioterapia que esté recibiendo puede haber caída del cabello, pérdida o aumento de peso y cambios en la piel.

Cómo la terapia hormonal puede afectar el sexo

La terapia hormonal se puede usar para tratar ciertos tipos de cáncer de seno y el cáncer en el revestimiento del útero (cáncer endometrial). Este tratamiento bloquea las hormonas que estos cánceres necesitan para crecer. Debido a que las hormonas afectan el deseo sexual y la función sexual, bloquearlas puede afectar su vida sexual.

Existen diferentes tipos de terapia hormonal, así que asegúrese de comprender cuál de ellas forma parte de su plan de tratamiento. Conozca los posibles efectos secundarios para saber qué esperar y cómo ayudar a manejarlos. También es importante hablar con su pareja sobre lo que podría esperarse. Algunos de estos efectos secundarios pueden ser muy molestos y adaptarse a ellos puede resultar muy difícil. Estos incluyen sofocos, cambios en el ciclo menstrual y resequedad vaginal.

Consulte Sobre el cáncer para más información acerca de los efectos que tiene la terapia hormonal en los tipos específicos de cánceres.

Para obtener más información sobre los problemas físicos relacionados con la cirugía del cáncer y la sexualidad, y cómo hablar con el equipo de atención médica al respecto, consulte Cómo manejar los problemas sexuales femeninos relacionados con el cáncer.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Actualización más reciente: febrero 6, 2020

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.