Cómo pueden afectar los tratamientos del cáncer la fertilidad en los hombres

Para que una pareja conciba un bebé tienen que darse muchas condiciones.  Un “mal funcionamiento del cuerpo” puede afectar la fertilidad de un hombre y su capacidad para engendrar un bebé. Algunas razones para esto pueden ser

  • Pudiera haber un trastorno en la producción hormonal
  • Los testículos tal vez no producen espermatozoides saludables o nada de espermatozoides
  • Pudiera haber un trastorno en el proceso de eyaculación de semen

El cáncer, o más a menudo los tratamientos del cáncer, pueden interferir con algunas partes del proceso reproductivo y afectar su capacidad de tener hijos. Los diferentes tipos de tratamientos pueden causar distintos efectos.

Cómo la quimioterapia puede afectar la fertilidad en los hombres

Durante la pubertad (por lo general alrededor de los 13 a los 14 años de edad), los testículos de un niño comienzan a producir espermatozoides, y normalmente continuarán haciéndolo por el resto de su vida. Sin embargo, el tratamiento del cáncer durante la infancia, puede dañar los testículos y afectar la capacidad de producir espermatozoides.

La quimioterapia (quimio) funciona al eliminar las células en el cuerpo que se dividen rápidamente. Dado que los espermatozoides se dividen rápidamente, constituyen un blanco fácil para el daño causado por la quimioterapia. La infertilidad permanente puede surgir si todas las células inmaduras en los testículos que se dividen para producir nuevos espermatozoides (llamadas células madre espermatogonias) se dañan al punto que ya no pueden producir espermatozoides maduros.

El riesgo de que la quimioterapia cause infertilidad varía dependiendo de:

  • La edad del paciente. Por ejemplo, los hombres mayores de 40 años de edad pueden ser menos propensos a recuperar la fertilidad después del tratamiento.
  • El tipo de medicamento(s) usado. Algunos medicamentos tienden a afectar más la fertilidad que otros (vea la lista más adelante).
  • Las dosis de los medicamentos. Cuanto más elevada sean las dosis de quimioterapia, más tiempo lleva para que la producción de espermatozoides vuelva a la normalidad después del tratamiento. Además, hay mayores probabilidades de que cese la producción de espermatozoides.

Después del tratamiento con quimioterapia, la producción de espermatozoides se vuelve más lenta o se detiene por completo. Generalmente, vuelve a haber cierta producción de espermatozoides en 1 a 4 años, aunque puede tardar hasta 10 años. Si la producción de espermatozoides no se ha recuperado en 4 años, es poco probable que se vuelva a recuperar.

Algunos medicamentos de quimioterapia que están asociados con un riesgo más alto de infertilidad en los hombres son:

  • Actinomicina D
  • Bulsufán
  • Carboplatino
  • Carmustina
  • Clorambucil
  • Cisplatino
  • Ciclofosfamida (Cytoxan®)
  • Citarabina
  • Ifosfamida
  • Lomustina
  • Melfalán
  • Mostaza nitrogenada (mecloretamina)
  • Procarbazina

Es muy probable que las dosis más altas de estos medicamentos causen cambios permanentes en la fertilidad, y las combinaciones de medicamentos pueden causar efectos mayores. Los riesgos de infertilidad permanente son incluso mayores cuando los hombres son tratados tanto con quimioterapia como con radioterapia en el abdomen o en la pelvis.

Algunos medicamentos que tienen un menor riesgo de causar infertilidad en los hombres, siempre que se suministren en dosis bajas a moderadas, son:

  • 5-fluorouracilo (5-FU)
  • 6-Mercaptopurina (6-MP)
  • Bleomicina
  • Citarabina (Cytosar®)
  • Dacarbazina
  • Daunorubicina (Daunomycin®)
  • Doxorrubicina (Adriamycin®)
  • Epirubicina
  • Etopósido (VP-16)
  • Fludarabina
  • Metotrexato
  • Mitoxantrona
  • Tioguanina (6-TG)
  • Tiotepa
  • Vinblastina (Velban®)
  • Vincristina (Oncovin®)

Consulte con su médico sobre los medicamentos de quimioterapia que recibirá y los riesgos que estos causan a la fertilidad. 

Cómo la inmunoterapia y la terapia dirigida pueden afectar la fertilidad en los hombres

Los medicamentos de terapia dirigida atacan a las células cancerosas de distinta manera que los medicamentos de la quimioterapia convencional. Estos medicamentos se han usados mucho más en los últimos años, aunque se conocen poco sus efectos sobre la fertilidad o los problemas que pueden causar durante el embarazo. La poca información disponible sobre un grupo de medicamentos de terapia dirigida llamados inhibidores de la tirosina cinasa (TKI), tal como imatinib (Gleevec®), sugiere que los embarazos iniciados por hombres jóvenes que reciben TKI probablemente no están en alto riesgo de complicaciones o defectos de nacimiento. Aun así, no se han realizado suficientes estudios de investigación para saber si es seguro comenzar un embarazo mientras se reciben estos medicamentos. En este momento, la recomendación es que si usted está tomando un TKI consulte con un médico antes de iniciar un embarazo.

Los hombres que toman talidomida o lenalidomida tienen un alto riesgo de causar defectos de nacimiento en un feto expuesto a estos medicamentos, que pueden permanecer en el semen durante unos meses después de finalizar el tratamiento. Los oncólogos recomiendan que los hombres y cualquier pareja sexual que pueda quedar embarazada utilicen formas muy eficaces de control de la natalidad, por ejemplo un condón para el hombre y un anticonceptivo hormonal de acción prolongada o dispositivo intrauterino para la mujer.

Cómo la terapia hormonal puede afectar la fertilidad en los hombres

Algunas terapias hormonales que se usan para tratar el cáncer de próstata u otros tipos de cáncer pueden afectar la producción de espermatozoides y su capacidad para tener hijos. Los pacientes también pueden presentar efectos secundarios sexuales, tales como descenso del apetito sexual y problemas con las erecciones mientras toman estos medicamentos. La disminución en la producción de espermatozoides y los efectos secundarios sexuales generalmente comienzan a mejorar una vez que se suspenden estos medicamentos.

Cómo un trasplante de médula ósea o de células madre puede afectar la fertilidad en los hombres

Por lo general, someterse a un trasplante de médula ósea o de células madre conlleva que el paciente recibirá altas dosis de quimioterapia y en ocasiones de radiación a todo el cuerpo antes del procedimiento. En la mayoría de los casos, estos procedimientos causan el efecto secundario de impedir de manera permanente que un hombre produzca espermatozoides. Esto resulta en cambios de por vida en la fertilidad.  (Vea Quimioterapia y Radioterapia para obtener más información sobre estos aspectos del proceso del trasplante). Si usted desea aprender más sobre este tema, vea Trasplante de células madre para el cáncer.

Cómo la radioterapia puede afectar la fertilidad en los hombres

Los tratamientos de radiación usan rayos de alta energía para destruir las células cancerosas. La radiación dirigida directamente a los testículos, o a áreas pélvicas cercanas puede afectar la fertilidad de un hombre. Las altas dosis de radiación eliminan a las células madre que producen espermatozoides.

Para tratar ciertos tipos de leucemia en niños y el cáncer de testículo, la radiación se dirige directamente a los testículos. Es posible que los hombres jóvenes con seminoma, un tipo de cáncer de testículo, reciban radiación en la zona de la ingle, muy cerca del otro testículo. Incluso cuando un hombre recibe radiación para tratar un tumor en su abdomen (vientre) o en la pelvis, sus testículos pueden terminar recibiendo suficiente radiación como para dañar la producción de espermatozoides.

En ocasiones, la radiación al cerebro afecta el hipotálamo y la glándula pituitaria. El hipotálamo y la glándula pituitaria trabajan juntos para producir dos hormonas importantes que se llaman LH y FSH.  Estas hormonas se liberan en el torrente sanguíneo y le envían una señal a los testículos para que produzcan testosterona y también espermatozoides.  Cuando el cáncer o los tratamientos contra el cáncer interfieren con estas señales, puede ocurrir una disminución en la producción de espermatozoides y puede producirse la infertilidad. 

Es posible que usted pudiera ser fértil mientras recibe tratamientos con radiación, pero su semen podría estar afectado por la exposición a la radiación. 

Por esta razón, es importante consultar con su médico sobre cuánto tiempo debería esperar para reanudar la actividad sexual sin protección o intentar un embarazo. Las recomendaciones actuales van desde seis meses a dos años después de que termine el tratamiento, y su médico deberá considerar sus circunstancias y darle información más específica acerca del tiempo que debe esperar.

Usted puede obtener más detalles sobre este tipo de tratamiento en la sección de Radioterapia.

Para hombres que reciben radiación debido a cáncer de próstata

Braquiterapia: los implantes de semillas para el cáncer de próstata no liberan una gran dosis de radiación a los testículos y muchos hombres seguirán siendo fértiles, o recuperarán la producción de espermatozoides.

Consulte con su médico sobre qué instrucciones importantes debe seguir durante y después de la braquiterapia.  Algunas instrucciones son:

  • Evitar la actividad sexual con penetración
  • Use un método anticonceptivo
  • Límite el contacto directo con mujeres embarazadas y niños por cierto periodo de tiempo

Radiación externa: la radiación para el cáncer de próstata procedente de una máquina fuera del cuerpo tiene más probabilidades de causar infertilidad permanente, aun cuando los testículos estén protegidos. (Vea Protección contra la radiación en Cómo conservar la fertilidad en los hombres con cáncer para más información sobre este tema).

Cómo la cirugía puede afectar la fertilidad en los hombres

La cirugía ofrece la mayor posibilidad de cura para muchos tipos de cáncer, especialmente aquellos que no se han extendido a otras partes del cuerpo. Sin embargo, la cirugía en ciertas partes del sistema reproductor puede causar infertilidad. Vea Cirugía contra el cáncer para más información sobre este tratamiento del cáncer.Los siguientes tipos de cirugía pueden afectar la fertilidad de un hombre:

Cirugía para el cáncer de testículo

La extirpación quirúrgica de un testículo se llama orquiectomía. Este es un tratamiento común para el cáncer testicular. Siempre que un hombre tenga un testículo sano, puede continuar produciendo espermatozoides después de la cirugía. (Menos de 5% de los hombres desarrollan cáncer en ambos testículos). No obstante, algunos hombres con cáncer testicular tienen una fertilidad baja debido a que el testículo que les queda no es completamente normal. Por esta razón, hoy en día se recomienda el almacenamiento de semen antes de extraer el testículo para aquellos hombres interesados en preservar su fertilidad. 

Extirpación de testículos (ambos testículos) debido a cáncer de próstata

Puede que a algunos hombres con cáncer de próstata propagado más allá del área cercana se les extirpen ambos testículos para detener la producción de testosterona y disminuir el crecimiento de las células de cáncer de próstata. A esta cirugía se le llama orquiectomía bilateral. Estos hombres no pueden engendrar hijos a menos que almacenen espermatozoides en un banco de semen antes de la cirugía.

Cáncer de próstata provee más información sobre el tratamiento.

Cirugía para extirpar la próstata (prostatectomía radical)

Para el cáncer de próstata que no se ha propagado fuera de la glándula, la cirugía para extirpar la próstata y las vesículas seminales es una de las opciones de tratamiento. La próstata y las vesículas seminales producen semen. Por lo general, la próstata se extrae mediante uno de dos métodos. Una prostatectomía radical robótica se realiza utilizando un robot para operar a través de varias aberturas muy pequeñas en el abdomen. Al extirpar la próstata, el hombre no produce semen ni eyacula después de la cirugía. Con estimulación sexual, los hombres aún pueden alcanzar el orgasmo, pero no sale líquido del pene. La cirugía de la próstata también puede afectar los nervios que permiten que un hombre logre una erección. Esto significa que tal vez él no pueda lograr una erección adecuada que permita la penetración sexual (coito). Esta es una condición muy tratable y los pacientes pueden obtener más información sobre estos temas en Cáncer de próstata.

Aun cuando un paciente pueda lograr una erección, si no sale semen del pene durante el orgasmo, no podrá engendrar un bebé durante la relación sexual. Los testículos continúan produciendo espermatozoides, pero los conductos (conductos deferentes) que envían semen desde el escroto hasta la uretra se cortan y se atan durante la extracción de la glándula prostática. Esto bloquea el paso del semen. Sin embargo, incluso después de extraer la próstata, aún hay maneras de obtener espermatozoides del testículo. Para más información, vea Cómo conservar la fertilidad en los hombres con cáncer.

Cirugía para extirpar la vejiga (cistectomía radical)

La cirugía para tratar algunos cánceres de vejiga es muy similar a una prostatectomía radical, con la excepción de que se extirpa la vejiga junto con la próstata y las vesículas seminales. Este procedimiento se conoce como cistectomía radical. 

Debido a que se extrae la próstata y la vejiga, el hombre no produce semen ni eyacula después de la cirugía.  Con estimulación sexual, los hombres aún pueden alcanzar el orgasmo, pero no sale líquido del pene.

La cirugía para extirpar la vejiga también puede causar daño a los nervios que permiten que el hombre logre una erección, causando disfunción eréctil. Esto significa que él no puede lograr una erección adecuada para la penetración sexual. Esta es una condición muy tratable y usted puede obtener más información sobre estos temas en Cáncer de vejiga.

Aun cuando pueda lograr una erección, si no sale semen del pene durante el orgasmo, usted no podrá engendrar a un bebé durante la relación sexual. Los testículos continúan produciendo semen, pero los conductos urinarios que envían semen (conductos deferentes) se cortan y se atan durante la extracción de la vejiga y la glándula prostática. Esto bloquea el paso del semen. Sin embargo, incluso después de extirpar la vejiga y la próstata, existen maneras de extraer espermatozoides de un testículo o del área de almacenamiento de semen para la fertilización de óvulos. Para más información, lea Extracción de espermatozoides del testículo y aspiración epididimal de espermatozoides.

Cirugías que interfieren con la eyaculación

Algunos tipos de cirugías para eliminar el cáncer pueden dañar los nervios que son necesarios para la eyaculación del semen. Estos incluyen la extirpación de los ganglios linfáticos en el abdomen, lo que puede ser parte de la cirugía para el cáncer de testículo y para algunos cánceres colorrectales. Los nervios a menudo resultan afectados cuando se extirpan los ganglios linfáticos, y esto puede causar problemas con la eyaculación. A veces la cirugía puede dañar permanentemente los nervios de la próstata y las vesículas seminales que normalmente causan que estos órganos se compriman y relajen para expulsar el semen fuera del cuerpo.

Cuando estas operaciones afectan los nervios, el hombre sigue produciendo semen, pero este no sale del pene en el momento que logra el orgasmo (clímax). En cambio, puede que el semen se expulse hacia atrás al interior de la vejiga (eyaculación retrógrada) o puede que no vaya a ningún lugar.

En casos de eyaculación retrógrada, algunas medicinas pudieran restaurar la eyaculación normal de semen. Al producirse el orgasmo, la válvula interna en la entrada de la vejiga se cierra, la próstata se contrae y el semen es eyaculado por el pene. En los Estados Unidos, el sulfato de pseudoefedrina (Sudafed) es el medicamento más común que se usa para restaurar la eyaculación normal. Debido a que este medicamento no ayuda a todas las personas y puede que solo funcione por unas pocas dosis, el sulfato de pseudoefedrina se prescribe normalmente solo para la semana fértil del ciclo de la mujer.

Los especialistas en fertilidad también pueden a veces obtener los espermatozoides de estos hombres usando varios tipos de tratamientos, incluyendo eyaculación por estimulación eléctrica (vea “Electroeyaculación” o cirugía de aspiración de espermatozoides en Cómo conservar la fertilidad en los hombres con cáncer).

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Livestrong Fertility (formerly Fertile Hope). Cancer Support – Becoming a parent after cancer. Accessed at https://www.livestrong.org/we-can-help/livestrong-fertility on June 22, 2017.

National Cancer Institute. Sexual and Fertility Problems (Men) 04/29/2015. Accessed at https://www.cancer.gov/about-cancer/treatment/side-effects/sexuality-fertility-men on June 22, 2017.

Norian JM, Feinberg EC, Decherney AH, Armstrong AY. Gonadal dysfunction. In DeVita VT Jr, Lawrence TS, Rosenberg SA, (eds). DeVita, Hellman, and Rosenberg’s Cancer: Principles and Practice of Oncology, 9th ed. Philadelphia, Pa: Lippincott Williams & Wilkins; 2011:2372-2386.

Nieman CL, Kazer R, Brannigan RE, et al. Cancer Survivors and Infertility: A Review of a New Problem and Novel Answers. J Support Oncol. 2006;4:171-178.

Schover, LRThe impact of cancer on men’s fertility. Current Topics in Cancer Fertility for Oncology Nurses. 2006;1(1):3,6, Spring. Institute for Medical Education and Research.

Schover LR. Sexuality and Fertility After Cancer. New York, NY: John Wiley & Sons, Inc: 1997.

Schover LRReproductive complications and sexual dysfunction in the cancer patient.  In: Chang AE, Ganz PA, Hayes DF, Kinsella T, Pass HI, Schiller JH, Stone R, Strecher V (eds). Oncology: An Evidence-Based Approach. Springer-Verlag, New York; 2005: 1580-1600.

Last Medical Review: November 6, 2016 Last Revised: June 28, 2017

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.