¿Puedo utilizar sin peligro un tratamiento alternativo o complementario?

Muchas personas que padecen cáncer emplean uno o más de estos tipos de terapias alternativas o complementarias, y a menudo no informan de estas decisiones a sus médicos. El mejor enfoque es analizar cuidadosamente sus opciones. Consulte con su médico cualquier método que usted esté usando o pensando tratar. Existen muchos métodos complementarios que usted puede utilizar con seguridad junto con el tratamiento convencional para ayudar a aliviar los síntomas o efectos secundarios, mitigar el dolor y disfrutar más de la vida. Incluso si no han sido probados totalmente, usted puede optar por métodos que usualmente no causan daño y que no interferirían con su tratamiento contra el cáncer.

A continuación presentamos algunos ejemplos de métodos complementarios que algunas personas han hallado útiles y seguros cuando los emplean junto con el tratamiento médico convencional:

  • Acupuntura: técnica en la que agujas muy delgadas son insertadas en el cuerpo para tratar un número de síntomas. Puede ayudar a aliviar el dolor leve y algunos tipos de náusea
  • Aromaterapia: uso de sustancias fragantes, conocidas como aceites de esencia, que se destilan de plantas para alterar el humor o aliviar síntomas, como el estrés o la náusea.
  • Terapia artística: usada para ayudar a las personas con problema psicoemocionales mediante actividades creativas para expresar sus emociones.
  • Biorretroalimentación: tratamiento que usa dispositivos de monitoreo que ayudan a las personas a ganar control voluntariamente sobre los procesos físicos que normalmente se controlan de forma automática, tal como el ritmo cardiaco, presión arterial, temperatura, sudoración y tensión muscular
  • Caminatas en laberintos: conlleva una caminata de meditación junto con un conjunto de senderos circulares que van al centro para luego salir nuevamente. Los laberintos también se pueden “caminar” en línea o en un pizarrón ranurado siguiendo el camino en forma de curva con un dedo
  • Terapia de masaje: involucra manipular, frotar y sobar el músculo y el tejido suave del cuerpo. Algunos estudios sugieren que el masaje puede reducir los niveles de estrés, ansiedad, depresión y dolor, así como ayudar a estar despejado y alerta
  • Meditación: proceso mental y corporal en el cual una persona usa la concentración o reflexión para relajar el cuerpo y calmar la mente
  • Terapia musical: la terapia musical se ofrece por profesionales en el cuidado de la salud capacitados que usan la música para promover la curación y mejorar la calidad de vida
  • Oración y espiritualidad: la espiritualidad es generalmente descrita como una concienciación de algo más grande que uno mismo. Con frecuencia se expresa mediante la religión y/o la oración, aunque hay muchos otros caminos de manifestación para la espiritualidad
  • Tai chi: arte marcial chino de gran antigüedad. Consiste de un sistema mental y corporal que usa el movimiento, la meditación y la respiración para mejorar la salud y el bienestar. Ha mostrado mejorar la fortaleza y el balance en algunas personas
  • Yoga: forma de ejercicio no aeróbico que involucra una serie de posturas precisas y técnicas de respiración

La Sociedad Americana Contra El Cáncer recomienda que consulte con el médico que trata su cáncer (oncólogo) y con el equipo de atención médica sobre cualquier tipo de tratamiento complementario o alternativo. Refiérase a nuestro documento disponible en inglés Guidelines for Using Complementary and Alternative Therapy para más información sobre el empleo de estas terapias.

Preguntas que deben hacerse acerca de las terapias alternativas y complementarias

Si usted está pensando utilizar cualquier otro método en lugar del tratamiento médico que se basa en evidencia, puede que quiera considerar primero estas preguntas:

  • ¿Qué afirmaciones son declaradas por el tratamiento? ¿Que alivie los síntomas o los efectos secundarios? ¿Que mejora la salud? Tenga mucho cuidado con cualquier tratamiento que indique que puede curar el cáncer. Las afirmaciones de que un tratamiento puede curar todos los cánceres o que puede curar el cáncer y otras enfermedades difíciles de tratar (incluyendo cansancio crónico, esclerosis múltiple, sida, etc.) seguramente son fraudulentas.
  • ¿Qué credenciales tienen las personas que respaldan el tratamiento? ¿Son doctores en Medicina? ¿Son expertos reconocidos en la atención del cáncer, y en medicinas complementarias? Si usted está acudiendo con un doctor de medicina alternativa o complementaria, infórmese sobre su formación académica y su capacitación.
  • ¿Se han realizado estudios científicos o estudios clínicos (en humanos) para determinar si el tratamiento que ofrece es eficaz? ¿Qué efectos secundarios se han reportado?
  • ¿Se han publicado los hallazgos en publicaciones confiables y de prestigio después de haber sido revisados por otros científicos expertos en ese ramo?
  • ¿Cómo se provee la información sobre el método? ¿Se promueve solamente en los medios de comunicación masiva (libros, revistas populares, Internet, infomerciales y programas de entrevistas en radio y de televisión), más bien que en revistas médicas o científicas?
  • ¿Está disponible el método para su uso dentro de un centro de atención médica? Una vez determinado que el tratamiento es seguro y útil, éste usualmente se adopta ampliamente por otros profesionales. Preste atención a tratamientos que sólo puede obtener en una clínica, especialmente si esa clínica está en un país con leyes de protección al paciente que son menos estrictas en comparación con las de Estados Unidos y la Unión Europea.
  • ¿Qué se sabe sobre la seguridad del tratamiento? ¿Podría ser perjudicial o podría interactuar desfavorablemente con sus otras medicinas o suplementos?

Cómo evadir tratamientos fraudulentos y cuestionables

A continuación se presenta una la lista de confirmación que puede usar para identificar tratamientos que pudieran prestarse a dudas. Recuerde que si algo suena demasiado bueno como para ser cierto, por lo general, ése es el caso. Si no está seguro, consulte a su médico o enfermero(a) antes de proceder al tratamiento.

  • ¿Promete el tratamiento una cura para todos los tipos de cáncer?
  • ¿Se le ha dicho que no utilice el tratamiento médico recomendado o estándar (convencional)?
  • ¿Reclama el tratamiento ofrecer beneficios, sin causar efectos secundarios? Hasta los productos herbarios y las vitaminas producen efectos secundarios. Si el tratamiento está siendo publicitado como uno que no produce efectos secundarios, es probable que no fue sometido a estudios clínicos rigurosos en los que se habrían detectado efectos secundarios.
  • ¿Es el tratamiento o el medicamento ofrecido solamente por una persona o clínica?
  • ¿Requiere el tratamiento que usted viaje a otro país?
  • ¿Usan los promotores términos como “gran avance científico”, cura milagrosa”, “ingrediente secreto” o “remedio ancestral”?
  • ¿Se le ofrecen historias personales de resultados asombrosos, sin evidencia científica actual?
  • ¿Atacan los promotores del tratamiento a la comunidad médica o científica?

De nuevo, existen algunas terapias complementarias seguras que pueden ayudarle a sentirse mejor. Sin embargo, existen otros tratamientos que le pueden causar daño. Antes de invertir dinero y tiempo en cualquier medicina no tradicional, por favor, hable con su médico para saber si ésta puede o no ayudarle en su lucha contra el cáncer.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Last Revised: July 20, 2015

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.