Cómo entender el cáncer avanzado, el cáncer metastásico y la metástasis en los huesos

¿Qué es el cáncer avanzado?

Es posible que “cáncer avanzado”  no tenga el mimo significado para los diferentes profesionales de la salud. En este artículo, cuando usamos cáncer avanzado, nos referimos a cánceres que no se pueden curar. Esto significa que estos cánceres no desaparecerán por completo con el tratamiento.

Los cánceres avanzados pueden ser localmente avanzados o metastásicos (con metástasis). (Los cánceres metastásicos se han propagado desde el lugar donde comenzaron hasta otras partes del cuerpo y se abordan en la siguiente sección). Los cánceres que se han propagado a menudo se consideran avanzados cuando no puede ser curados o controlados con tratamiento. Sin embargo, no todos los cánceres avanzados se han propagado a otras partes del cuerpo. Por ejemplo, algunos cánceres que comienzan en el cerebro pueden considerarse avanzados debido a su gran tamaño o su cercanía a importantes órganos o vasos sanguíneos. Esto puede provocar que sean potencialmente mortales a pesar de que no se han propagado a otras partes del cuerpo. Del mismo modo, no todos los cánceres metastásicos son cánceres avanzados. Algunos cánceres, como el cáncer testicular, pueden propagarse a otras partes del cuerpo, y aun así, pueden ser muy curables.

Se usan los términos  cáncer localmente avanzado para describir el cáncer que ha crecido fuera del órgano en el cual se originó, pero que aún no se ha propagado a partes distantes del cuerpo. Por ejemplo, el cáncer pancreático localmente avanzado por lo general no es curable. Pero otros cánceres localmente avanzados, como algunos cánceres de próstata, podrían curarse.

Si a usted o a un ser querido le comunican que tiene cáncer avanzado, es muy importante averiguar con exactitud qué es lo que el médico quiere decir con esto. Algunos profesionales usan el término para describir cáncer metastásico, mientras que otros podrían usarlo en otras situaciones. Asegúrese de entender la información que el médico le proporciona y lo que esta significa en su situación particular.

A menudo, se puede tratar el cáncer avanzado. Incluso si el cáncer no se puede curar, el tratamiento puede a veces:

  • Reducir el tamaño del cáncer 
  • Desacelera su crecimiento
  • Ayuda a aliviar los síntomas
  • Ayuda a vivir por más tiempo

En algunas personas, el cáncer puede ya estar avanzado cuando se enteran por primera vez que tienen la enfermedad. Para otras personas, el cáncer puede que no alcance una etapa avanzada sino hasta años después del diagnóstico.

A medida que el cáncer avanzado crece, este puede causar síntomas que pueden requerir tratamiento para ayudar a controlarlos. Casi siempre se pueden tratar estos síntomas, incluso cuando el cáncer por sí solo ya no responda al tratamiento.

¿Qué es el cáncer metastásico?

El cáncer metastásico es un cáncer que se ha propagado desde la parte del cuerpo donde comenzó (el sitio primario) a otras partes del cuerpo. Cuando las células cancerosas se desprenden de un tumor, éstas pueden viajar a otras partes del cuerpo a través del torrente sanguíneo o el sistema linfático. (Los vasos linfáticos se parecen mucho a los vasos sanguíneos con la diferencia que transportan un líquido claro y células del sistema inmunitario).

Esta imagen muestra algunas partes del sistema linfático, como los ganglios linfáticos y los vasos linfáticos, así como órganos y tejidos que contienen muchos linfocitos (células inmunes).

Si las células viajan a través del sistema linfático, es posible que terminen en los ganglios linfáticos adyacentes (grupo pequeño de células inmunológicas del tamaño de un frijol) o puede que se propaguen a otros órganos. Por lo general, las células cancerosas se desprenden del tumor principal y viajan a través del torrente sanguíneo. Una vez en la sangre, se pueden propagar a cualquier parte del organismo. Muchas de estas células mueren, aunque puede que algunas se establezcan en un área nueva, comiencen a crecer y a formar tumores nuevos. Esta propagación del cáncer a una nueva parte del cuerpo se llama metástasis.

Las células cancerosas tienen que seguir varios pasos para propagarse a nuevas partes del cuerpo:

  • Tienen que poder desprenderse del tumor original e ingresar en el torrente sanguíneo o sistema linfático, el cual puede transportarlas hacia otras partes del cuerpo.
  • Es preciso que se adhieran a la pared de un vaso sanguíneo o linfático, mediante el cual se trasladan a un nuevo órgano.
  • Necesitan poder crecer y desarrollarse en su nueva ubicación.
  • Necesitan poder evitar los ataques del sistema inmunitario del cuerpo.

El pasar por todos estos pasos significa que probablemente las células que inician nuevos tumores no sean exactamente las mismas que las que estaban en el tumor original. Esto puede hacer que sean más difíciles de tratar.

Aunque el cáncer se ha propagado a un área nueva, recibe el nombre de la parte del cuerpo en donde se originó. Por ejemplo, al cáncer de seno que se propaga a los pulmones se le llama “cáncer de seno metastásico”, y no cáncer de pulmón. El tratamiento también se basa en el lugar donde se originó el cáncer. Si un cáncer de próstata se propaga a los huesos, aún se denomina cáncer de próstata (no cáncer de hueso), y el médico recomendará tratamientos que hayan demostrado ayudar contra el cáncer de próstata metastásico. Asimismo, el cáncer de colon que se propaga al hígado se le llama cáncer de colon metastásico, y no cáncer de hígado.

Algunas veces los tumores metastásicos ya han comenzado a crecer al momento de encontrar y diagnosticar el cáncer. Además, en algunos casos se puede detectar una metástasis antes de descubrir el tumor original (primario). Si al momento de encontrarlo, el cáncer ya se ha propagado a muchos lugares, puede ser muy difícil determinar dónde se originó. Si esto ocurre al cáncer se le llama cáncer de origen primario desconocido.

Por qué las células cancerosas tienden a propagarse a ciertas partes del cuerpo

El lugar donde se originó un cáncer está relacionado con el lugar donde se propagará. La mayoría de las células cancerosas que se desprenden del tumor original son transportadas al sistema sanguíneo o linfático hasta que quedan atrapadas en el siguiente órgano o grupo de ganglios linfáticos “corriente abajo”. Una vez que las células están allí, pueden comenzar a crecer y a formar nuevos tumores. Esto explica por qué el cáncer de seno con frecuencia se propaga a los ganglios linfáticos de las axilas, pero raramente a los ganglios linfáticos de la ingle. Asimismo, existen muchos cánceres que comúnmente se propagan a los pulmones. Esto se debe a que el corazón bombea sangre desde el resto del cuerpo a través de los vasos sanguíneos de los pulmones antes de enviarla hacia otros lugares.

¿Qué es metástasis en los huesos?

Una metástasis ósea es un área de hueso que contiene cáncer que se ha propagado allí desde otro lugar.

El cáncer se puede propagar a cualquier hueso del cuerpo, aunque las metástasis se detectan con mayor frecuencia en los huesos cercanos al centro del cuerpo. La columna vertebral es el lugar más común. Los lugares más comunes que siguen son la cadera (pelvis), los huesos superiores de los muslos (fémur), los huesos superiores de los brazos (húmero), las costillas y el cráneo.

Una vez que el cáncer se ha propagado a los huesos o a otras partes del cuerpo pocas veces se puede curar. Sin embargo, a menudo se puede tratar para reducir, detener o retardar su crecimiento. Aun cuando la cura ya no es posible, el tratamiento del cáncer puede ayudarle a sentirse mejor y a vivir más tiempo.

¿Cómo la metástasis en los huesos causa cambios óseos y otros problemas?

Los huesos forman la estructura que sostiene todo el cuerpo. Los huesos se componen de células, una red de tejido fibroso llamada matriz, y minerales, como el calcio, que se adhieren a la matriz y  proveen al hueso su fortaleza y dureza. Los dos tipos principales de células óseas son los osteoblastos y los osteoclastos.

Conocer un poco sobre estas dos clases de células puede ayudar a entender cómo las metástasis en los huesos crecen, y cómo algunas medicinas funcionan para tratar las metástasis óseas. El osteoblasto es la célula que forma hueso nuevo, y el osteoclasto es la célula que desintegra el hueso viejo. Cuando estas células funcionan adecuadamente, se forma siempre nuevo hueso mientras se disuelve el hueso viejo. Esto ayuda a mantener los huesos fuertes.

Las células cancerosas pueden afectar los huesos al interferir con los osteoblastos y los osteoclastos:

  • A menudo, las células cancerosas producen sustancias que activan a los osteoclastos. Esto ocasiona que el hueso comience a desintegrase sin que se genere nuevo hueso, lo que debilita a los huesos. Los huecos que se forman cuando algunas partes del hueso se disuelven se llaman lesiones osteolíticas o líticas. Las lesiones líticas son tan débiles que pueden causar fácilmente la fractura de huesos.
  • A veces, las células cancerosas liberan sustancias que activan a los osteoblastos. Esto ocasiona que el nuevo hueso comience a generarse sin que se haya desintegrado primero el viejo hueso fracturado. Esto causa que las áreas de los huesos sean más duras, una condición llamada esclerosis. Las áreas en el hueso donde esto ocurre se llaman lesiones osteoblásticas o blásticas. Aunque estas áreas blásticas son más duras, la estructura del hueso es anormal y estas áreas en realidad se fracturan más fácilmente que los huesos normales.

Las metástasis en los huesos pueden causar otros problemas como:

  • La propagación del cáncer a los huesos de la columna vertebral puede hacer presión sobre la médula espinal. Esto puede causar daño en el nervio que incluso puede ocasionar parálisis si no se trata.
  • Conforme las células cancerosas afectan a los huesos, se libera calcio de los huesos a la sangre. Esto puede ocasionar problemas causados por altos niveles de calcio en la sangre (hipercalcemia).

¿Por qué los cánceres se propagan a los huesos?

Para que las células cancerosas se propaguen a otras partes del cuerpo, éstas tienen que pasar por muchos cambios:

  • Tienen que poder desprenderse del tumor original (primario) e ingresar en el torrente sanguíneo o sistema linfático, el cual puede transportarlas hacia otras partes del cuerpo.
  • Es preciso que en un momento dado se adhieran a la pared de un vaso sanguíneo o linfático, mediante el cual se trasladan a un nuevo órgano.
  • Luego necesitan poder crecer y desarrollarse en su nueva ubicación.

Todo el tiempo, las células cancerosas necesitan poder evitar los ataques del sistema inmunitario del cuerpo. El pasar por todos estos pasos significa que probablemente las células que inician nuevos tumores no sean exactamente las mismas que las que estaban en el lugar donde se originaron, pero se les llamará por el mismo nombre. Por ejemplo, al cáncer de seno que se extiende a los huesos se le llama cáncer de seno metastásico, y no cáncer de hueso.

¿Cuál es la diferencia entre el cáncer de hueso primario y la metástasis en los huesos?

Algunos tipos de cáncer se originan en el hueso en lugar de propagarse a los huesos desde alguna otra parte. Los cánceres que comienzan en el hueso se llaman cánceres de huesos primarios. Estos cánceres son muy distintos a la metástasis en los huesos. La metástasis en los huesos es mucho más común que los cánceres de huesos primarios, especialmente en adultos.

La información sobre los diferentes tipos de cáncer de hueso primario puede encontrarse en Cáncer de hueso

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Last Medical Review: December 15, 2016 Last Revised: December 15, 2016

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.