Cómo estar alertas y prevenir infecciones en personas con cáncer

El cáncer y sus tratamientos pueden debilitar al sistema inmunológico. Este es un sistema complejo que es usado por el cuerpo para resistirse a la infección por gérmenes, tal como las bacterias o los virus.

Cuando el sistema inmunológico se debilita, el riesgo de infección aumenta. Debido a esto, las infecciones constituyen una complicación común del cáncer y de sus tratamientos, y determinados tipos de infección pueden poner en peligro la vida si no se detectan y tratan oportunamente.

Si usted está recibiendo tratamiento contra el cáncer, su equipo de profesionales médicos hablará con usted sobre cualquier aumento en el riesgo de infección que usted pudiera tener, así como de las medidas que pudieran ser útiles en prevenir las infecciones. Por lo general este aumento del riesgo es temporal debido a que el sistema inmunitario se recupera con el tiempo, pero esto es diferente para cada persona.

Para la getne con cáncer que haya finalizado su tratamiento hace algunos años o más, sus sistemas inmunitarios muy probablemetne ya se han recuperado. Pero esto depende mucho del tipo de cáncer en cuestión, de los tipos de tratamiento que fueron administrados y de otros problemas de salud que pudieran haber afectado al sistema inmunológico.

Los diferentes tipos de tratamiento contra el cáncer pueden afectar a las personas de maneras distintas. El sistema inmunológico de cada paciente responde y se recupera del tratamiento de forma distinta también. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) ponen a su disposición guías para personas con cáncer, cuidadores y profesionales médicos para prevenir infecciones.  Puede que las personas con cáncer, quienes se encuentren recibiendo actualmente tratamiento y quienes hayan terminado de recibir cualquier tipo de tratamiento, requieran tomar medidas especiales de precaución para prevenir las infecciones de los virus y bacterias. Estas personas pueden referirse a la información que los CDC ponen a disposición y también deberán consultar con su equipo de profesionales médicos para determinar si requieren tomar medidas precautorias adicionales, como limitar o evitar las actividades sociales o usar artículos de protección personal (como mascarillas o cubrebocas, guantes, etc).

Si usted está recibiendo cualquier tipo de tratamiento contra el cáncer o si previamente tuvo cáncer por el cual se sometió a cirugía, radioterapia, quimioterapia, terapia dirigida, inmunoterapia, terapia hormonal, trasplante de células madre o de médula ósea, o cualquiero otro tipo de tratamiento contra el cáncer, lo mejor es que hable sobre su riesgo de infecciones con su médico, quien es la persona que sabe más sobre su situación e historial médico.

Cómo prevenir infecciones en personas con cáncer

Aquí se detallan algunas cosas que puede hacer que pudieran ayudar a prevenir infecciones y enfermedades cuando su sistema inmunitario está debilitado debido al cáncer y/o al tratamiento del cáncer:

  • Lávese las manos frecuentemente con jabón y agua tibia. Asegúrese de lavarse las manos antes de comer y antes de tocarse el rostro o membranas mucosas (ojos, nariz, boca, etc.).
  • Lávese las manos después de ir al baño, sonarse la nariz, toser o estornudar.
  • Lávese las manos después de tocar animales, recolectar la basura o sacar la basura.
  • Lávese las manos después de visitar un lugar público o de tocar objetos de otras personas.
  • Lleve consigo un desinfectante de manos a base de alcohol para limpiarse las manos cuando está fuera.
  • Use toallitas de limpieza húmedas para limpiar superficies y cosas que toque, tales como manijas de puertas, teclados de cajeros automáticos o tarjetas de crédito y cualquier objeto que otras personas usen.
  • Evite grandes multitudes de personas como en escuelas, viajes, centros comerciales, eventos sociales y reuniones públicas. Si tiene que estar cerca de una multitud, podría ser una buena idea usar una mascarilla  o cubrebocas.
  • Manténgase lejos de cualquier persona que tenga fiebre, gripe u otra infección.
  • Vacúnese contra la gripe cada otoño. Anime a los demás miembros de su familia a que también se vacunen. NO se ponga la vacuna contra la gripe mediante atomizador nasal. Pregunte a su médico si debe recibir otras vacunas, tales como la vacuna antineumocócica para prevenir la neumonía o la vacuna contra la Hepatitis B para prevenir la Hepatitis B.
  • Si su equipo de atención médica le ha dicho que tiene un sistema inmunitario debilitado y que tiene un riesgo alto de infección, es posible que le recomienden que se mantenga alejado de niños y que limite las visitas durante la temporada de virus respiratorios. 
  • Báñese todos los días. Asegúrese de lavarse los pies, la ingle, las axilas y otras áreas húmedas y sudorosas.
  • Después de bañarse, examínese para ver si hay enrojecimiento, hinchazón y/o dolor donde cualquier tubo o catéter ingresa a su cuerpo
  • Use guantes cuando haga trabajos de jardinería y lávese después.
  • Cepíllese los dientes dos veces al día usando un cepillo suave. Pregunte a su médico o enfermera si está bien usar hilo dental con cuidado. Dígales si le sangran las encías. Su médico o enfermera puede darle un enjuague bucal especial para ayudar a limpiar su boca.  No use enjuagues bucales a base de alcohol.
  • Mantenga la ingle y zonas anales limpias. Use pañuelos de papel suaves y húmedos como toallitas desechables de limpieza para bebés o toallitas de baño después de ir al baño y cada vez que note irritación o picazón.  Informe a su médico sobre cualquier sangrado, enrojecimiento o hinchazón (bultos) en esta área.
  • No se haga manicuras o pedicuras en salones o spas (puede usar sus propios instrumentos personales y bien limpios en casa).  No use uñas postizas ni puntas de uñas..
  • No vadee, juegue ni nade en estanques, lagos, ríos o parques acuáticos.
  • No se meta en jacuzzis.
  • Use calzado en todo momento; en el hospital, al aire libre y en su casa. Esto le ayuda a evitar lesiones y gérmenes en los pies.
  • Use una afeitadora eléctrica en lugar de una máquina de afeitar para evitar cortes y raspones. No comparta máquinas de afeitar.
  • Si se corta o raspa la piel, limpie el área inmediatamente con jabón y agua tibia. Cubra el área con una venda limpia para protegerla. Si la venda se humedece o ensucia, limpie el área y coloque una nueva venda. Informe a su médico si nota enrojecimiento, hinchazón, dolor o sensibilidad.
  • Prevenga el estreñimiento y el esfuerzo para mover los intestinos tomando la cantidad recomendada de líquido cada día. También puede ser de ayuda hacer ejercicio todos los días. Pregunte a su médico cuánto líquido debe tomar a diario y si es seguro que haga ejercicio. Informe a su médico o enfermera si tiene problemas intestinales. Si es necesario, es posible que su médico que de un laxante (ablandador de heces).  No coloque nada en su recto, incluyendo enemas, termómetros y supositorios.
  • Las mujeres no deben usar tampones, supositorios o duchas vaginales.
  • Use lubricantes a base de agua durante las relaciones sexuales para evitar lesiones o abrasión de la piel y las membranas mucosas. Use condones de látex o de plástico para reducir el riesgo de infecciones de transmisión sexual.
  • No guarde flores frescas o plantas vivas en su habitación.
  • No haga la limpieza del lugar donde sus mascotas dejan el excremento. No limpie jaulas de pájaros, cajas de arena para gatos o tanques de peces o tortugas. Que otra persona lo haga por usted.
  • No toque el suelo que pueda contener heces de animales o personas.
  • No cambie pañales, pero si lo hace, lávese muy bien las manos después de hacerlo.
  • Si usa guantes desechables para evitar tocar cosas como el suelo o desechos, lávese las manos después de sacarse los guantes.  (Los guantes pueden tener pequeños agujeros que no se pueden ver).
  • Manténgase alejado de todo tipo de agua estancada, por ejemplo, en floreros, vasos para dentadura y jaboneras. Si guarda su dentadura en una taza, lávela y cambie el agua con cada uso.
  • Use agua caliente o un lavavajillas para limpiar sus platos.
  • No comparta las toallas de baño ni vasos con otras personas, incluyendo miembros de la familia.
  • Manténgase alejado de gallineros, cuevas y cualquier otro sitio donde el polvo del suelo se esparza por el aire, tal como sitios de construcción.
  • Hable con su doctor o enfermera si planea viajar durante este tiempo.

Sea consciente y preste atención a los signos y síntomas de infección. Hable con su médico sobre qué debe observar y qué cosas es necesario que informe de inmediato.

Consejos sobre seguridad alimentaria para personas con cáncer

Se pueden contraer infecciones a través de los alimentos y las bebidas. Por lo tanto, la seguridad alimentaria es muy importante cuando su sistema inmunitario está más débil de lo normal. Hable con su equipo de atención médica para determinar si necesita seguir alguna dieta especial durante su tratamiento. Lávese las manos antes de manipular cualquier producto alimentario. Asegúrese de que todos los productos cárnicos (esto puede incluir pollo, carne de res y otros productos cárnicos) estén cocinados por completo para matar cualquier bacteria que pueda estar presente.

Las frutas y verduras frescas pueden tener gérmenes en el exterior que pueden causar enfermedades. Algunos médicos les dicen a sus pacientes que tienen un sistema inmunitario débil que no coman ninguna fruta o verdura fresca para ayudar a reducir el riesgo de infección. Otros permiten a sus pacientes comer frutas y verduras frescas siempre que primero las laven por completo. Es importante saber que incluso cuando la parte exterior de una fruta (como la piel o la cáscara) no se come, aún debe lavarse antes de ser pelada. Si no se lava, los gérmenes pueden penetrar en la parte que se come cuando se corta la piel o la cáscara. Posiblemente también sea una buena idea evitar determinados alimentos que anteriormente se han vinculado con brotes, como brotes de verduras crudas, salsa fresca y bayas. Tenga cuidado al comer en barras de ensaladas, dado que a veces se han asociado con ciertas infecciones bacterianas.

Hable con su médico sobre cualquier pregunta o inquietud alimentaria que pueda tener, o solicite hablar con un dietista certificado.  Para obtener información más detallada sobre la manipulación segura de los alimentos, refiérase al contenido sobre salubridad alimentaria durante el tratamiento del cáncer.

Medicamentos que se administran para prevenir infecciones durante el tratamiento del cáncer

A veces, los médicos prescriben medicamentos cuando el sistema inmunitario de una persona está muy débil; aunque no haya signos de infección. Los medicamentos se administran para ayudar a evitar que contraiga una infección.

Medicamentos preventivos

Los medicamentos antibacterianos, antivirales y/o antifúngicos se pueden usar para ayudar a prevenir infecciones.  Probablemente escuche que se lo menciona como uso de antibióticos profilácticos o simplemente profilaxis. La profilaxis solo se usa cuando existe un riesgo muy alto de contraer infecciones (el sistema inmunitario está muy débil). También es posible que le administren antibióticos si está tomando otros medicamentos que pueden debilitar su sistema inmunitario, tal como un ciclo prolongado de esteroides o determinados medicamentos de quimioterapia.

Los medicamentos preventivos se suspenden cuando su sistema inmunitario ya no está débil (a menudo un tiempo después que se suspenden los medicamentos que debilitan el sistema inmunitario). Usar antibióticos de esta manera no previene todas las infecciones. Eso significa que aún es importante tomar las mismas precauciones que cuando no toma medicamentos preventivos, y asegúrese de informar a su médico sobre cualquier signo nuevo de infección.

Medicamentos del factor de crecimiento

Los factores de crecimiento son proteínas que su cuerpo produce para ayudar a que las células sanguíneas crezcan. También se conocen como factores estimuladores de colonias (CSF) o factores mieloides de crecimiento.  Los factores de crecimiento estimulan la médula ósea para que produzca más glóbulos blancos para ayudar al cuerpo a combatir infecciones. Pueden administrarle inyecciones de CSF artificiales. Se usan con mayor frecuencia después de la quimioterapia para ayudar a prevenir infecciones. Es posible que su médico también le administre CSF si su sistema inmunitario está débil y tiene una infección grave que está empeorando a pesar de que está recibiendo tratamiento.

Los medicamentos de CSF comunes que se usan hoy en día incluyen filgrastim (Neupogen®), pegfilgrastim (Neulasta®) y tbo-filgrastim (Granixe®).

Los factores de crecimiento pueden causar efectos secundarios en algunas personas; sin embargo, pueden reducir el riesgo de infección en los pacientes que los necesitan. Hable con su equipo de atención médica sobre los riesgos y beneficios de los CSF. También hable con su equipo de atención médica sobre los efectos secundarios que podría tener al usar CSF y qué puede hacer para manejar los efectos secundarios.

Cómo estar pendiente a infección en pacientes con cáncer

Muchos tratamientos para el cáncer pueden causar cambios en los niveles de células sanguíneas. Un nivel bajo de glóbulos blancos conlleva un mayor riesgo de contraer infecciones. Usted puede escuchar que a esto le llaman neutropenia, o que le digan que está neutropénico.

El recuento de glóbulos blancos mide la capacidad de su cuerpo para combatir las infecciones. Cuando su nivel de glóbulos blancos es bajo, deberá prestar atención a los signos de infección para que pueda recibir tratamiento de inmediato.

¿A qué síntomas de infección debe prestar atención?

  • Fiebre (una temperatura mayor a la corporal normal) Su médico le indicará qué temperatura debe considerar una fiebre. A veces, la fiebre es el único signo de una infección.
  • Cualquier área nueva que muestre hinchazón o enrojecimiento.
  • Pus o secreción amarillenta que proviene de una herida o de otra parte
  • Tos reciente o dificultad para respirar
  • Surgimiento de dolor abdominal
  • Temblores por escalofríos que puede que sean seguidos de sudoración
  • Ardor o dolor al orinar
  • Dolor de garganta
  • Úlceras o puntos blancos en la boca

¿Qué puede hacer el paciente?

  • Tome la temperatura por vía oral, o debajo del brazo si no puede mantener un termómetro en su boca
  • Mantenga un termómetro que esté a su alcance y asegúrese de que usted y sus cuidadores sepan cómo usarlo
  • Hable con el equipo de atención médica sobre qué hacer si tiene fiebre. Pregunte si debe tomar medicamentos como acetaminofén (Tylenol) para la fiebre.
  • Mantenga la información de contacto del equipo de atención médica con usted en todo momento. Asegúrese de saber cuándo llamar y qué número llamar durante y después del horario de oficina regular.
  • Si tiene que ir a la sala de urgencias o atención de urgencia, informe al personal que usted es un paciente de cáncer que recibió recientemente tratamiento oncológico.
  • Tome antibióticos u otro medicamento que el médico le indique
  • Tome líquidos, pero no más de lo que pueda tolerar
  • Evite cualquier cosa que pueda causar cortaduras, raspones u otras heridas cortantes en la piel
  • Lávese las manos después de ir al baño o visitar lugares públicos. Utilice un desinfectante de manos cuando no tenga agua y jabón.
  • Evite las multitudes de gente y no visite a personas que tengan alguna infección, tos o fiebre. Si tiene que estar cerca de cualquiera de estos grupos de personas, podría ser una buena idea usar una mascarilla o cubrebocas.
  • Si consume alimentos crudos, lávelos cuidadosamente y quíteles la cáscara para prevenir las bacterias
  • Cepíllese los dientes dos veces al día Pregúntele a su médico o enfermero si es seguro usar hilo dental.

¿Qué puede hacer el cuidador del paciente?

  • Mantenga un termómetro al alcance y asegúrese de que el paciente y sus cuidadores sepan cómo usarlo
  • Preste atención a escalofríos con temblor, y tome la temperatura del paciente después de que finalice el temblor
  • Tome la temperatura colocando el termómetro en la boca del paciente o debajo del brazo (no tome la temperatura en el recto)
  • Exhorte a las personas que tengan diarrea, fiebre, tos o gripe y que desean visitar al paciente, que se abstengan de hacerlo y en su lugar le llamen por teléfono hasta que se hayan recuperado
  • Ofrézcale líquidos adicionales para su consumo
  • Ayude al paciente a tomar los medicamentos en el horario indicado por el médico
  • Mantenga la información de contacto del equipo de atención médica con usted en todo momento. Asegúrese de saber cuándo llamar y qué número llamar durante y después del horario de oficina regular.
  • Si tiene que llevar al paciente a la sala de urgencias, informe al personal médico que es un paciente de cáncer que recibió recientemente tratamiento oncológico.

Llame al equipo de atención médica si el paciente

  • Tiene fiebre
  • Tiene escalofríos con temblor
  • Se siente o se ve "diferente"
  • No puede tomar líquidos

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Balducci L, Shah B, Zuckerman K. Neutropenia and thrombocytopenia. In DeVita VT, Lawrence TS, Rosenberg SA, eds. DeVita, Hellman, and Rosenberg’s Cancer: Principles and Practice of Oncology. 11th ed. Philadelphia, PA: Lippincott Williams & Wilkins; 2019:2069-2076.

Brant JM, Stringer LH. Neutropenia & infection. In Brown CG, ed. A Guide to Oncology Symptom Management. 2nd ed. Pittsburgh, PA: Oncology Nursing Society; 2015:377-378

Centers for Disease Control and Prevention. Preventing infections in cancer patients. 2018. Accessed at https://www.cdc.gov/cancer/preventinfections/index.htm on August 27, 2019.

Freifeld AG, Kaul DR. Infection in the patient With cancer. In Niederhuber JE, Armitage JO, Kastan MB, Doroshow JH, Tepper JE, eds. Abeloff’s Clinical Oncology. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:544-562.

National Comprehensive Cancer Network (NCCN). Prevention and treatment of cancer-related infections. 2018. Version 1.2019. Accessed at https://www.nccn.org/professionals/physician_gls/PDF/infections.pdf on August 27, 2019.

Palmore TN, Parta M, Cuellar-Rodriguez J, Gea-Banacloche JC. Infections in the cancer patient. In DeVita VT, Lawrence TS, Rosenberg SA, eds. DeVita, Hellman, and Rosenberg’s Cancer: Principles and Practice of Oncology. 11th ed. Philadelphia, PA: Lippincott Williams & Wilkins; 2019:2037-2068.

Referencias

Balducci L, Shah B, Zuckerman K. Neutropenia and thrombocytopenia. In DeVita VT, Lawrence TS, Rosenberg SA, eds. DeVita, Hellman, and Rosenberg’s Cancer: Principles and Practice of Oncology. 11th ed. Philadelphia, PA: Lippincott Williams & Wilkins; 2019:2069-2076.

Brant JM, Stringer LH. Neutropenia & infection. In Brown CG, ed. A Guide to Oncology Symptom Management. 2nd ed. Pittsburgh, PA: Oncology Nursing Society; 2015:377-378

Centers for Disease Control and Prevention. Preventing infections in cancer patients. 2018. Accessed at https://www.cdc.gov/cancer/preventinfections/index.htm on August 27, 2019.

Freifeld AG, Kaul DR. Infection in the patient With cancer. In Niederhuber JE, Armitage JO, Kastan MB, Doroshow JH, Tepper JE, eds. Abeloff’s Clinical Oncology. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:544-562.

National Comprehensive Cancer Network (NCCN). Prevention and treatment of cancer-related infections. 2018. Version 1.2019. Accessed at https://www.nccn.org/professionals/physician_gls/PDF/infections.pdf on August 27, 2019.

Palmore TN, Parta M, Cuellar-Rodriguez J, Gea-Banacloche JC. Infections in the cancer patient. In DeVita VT, Lawrence TS, Rosenberg SA, eds. DeVita, Hellman, and Rosenberg’s Cancer: Principles and Practice of Oncology. 11th ed. Philadelphia, PA: Lippincott Williams & Wilkins; 2019:2037-2068.

Última revisión médica completa: marzo 13, 2020

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.