Preparación y recuperación de una cirugía de cáncer

Someterse a una cirugía puede ser una experiencia abrumadora, no solo por la cirugía misma, sino también el proceso de preparación para la cirugía y la recuperación posterior. Pero no siempre es tan difícil como pudiera temer. Su experiencia dependerá de muchos factores, como el tipo de cáncer que tiene, el tipo de operación que se le va a hacer, y su salud en general. Saber qué esperar y estar preparado puede ayudar. Es importante que:

  • Aprenda con antelación tanto como pueda
  • Haga preguntas para saber lo que debe esperar
  • Entienda que la situación de cada persona es diferente

¿Cuánto es demasiado tiempo de espera?

Qué tan pronto necesita someterse a una cirugía después de un diagnóstico de cáncer puede variar. Depende del tipo de cáncer y de otros factores. Algunas veces la cirugía debe hacerse lo antes posible. En otras ocasiones no es problema esperar un poco. Y algunas veces se podría requerir quimioterapia o radiación antes de la cirugía. No es raro que después de enterarse de que tienen cáncer los pacientes esperen unas semanas antes de someterse a una cirugía. Hable con su médico y con otros miembros de su equipo de atención médica para saber cuánto tiempo esperar antes de la cirugía. ¡No tema hacer preguntas! Sería recomendable que preguntara si tiene tiempo para considerar otras opciones o recibir una segunda opinión.

Preparación para la cirugía

El periodo anterior a una cirugía se conoce como fase preoperatoria. Hay muchos tipos de procedimientos quirúrgicos, pero casi todos ellos tienen en común ciertos pasos durante la fase preoperatoria.

Consentimiento válido

Su equipo de atención médica le dará los detalles de su cirugía antes de que usted los autorice para hacerla. A esto se le llama consentimiento válido. Algunos de los detalles de los consentimientos válidos varían entre estados, pero es muy probable que su equipo de atención médica haga lo siguiente:

  • Hablarán con usted sobre sus opciones, incluido el tiempo que transcurrirá antes de que se programe la cirugía
  • Le darán información sobre la cirugía, incluidos los beneficios, los riesgos y los efectos secundarios
  • Le dirán lo que debe esperar antes, durante y después de la cirugía
  • Le pedirán que firme los formularios de consentimiento
  • Pedirán algunos análisis que los ayudarán a saber si se encuentra lo suficientemente sano para la cirugía
  • Le darán consejos, sugerencias e indicaciones para que se organice y prepare para la cirugía y el periodo de recuperación

Preguntas que debe hacer antes de la cirugía del cáncer

Es posible que desee hacerle a su equipo de atención médica, médico o cirujano algunas de las preguntas que se presentan a continuación, si aún no ha recibido la información o si necesita entenderla mejor. Las respuestas podrían ayudarle a sentirte mejor acerca de su decisión y saber qué esperar.

  • ¿Qué estará haciendo exactamente en esta operación?
  • ¿Se extirpará todo el cáncer, o solo parte?
  • ¿Qué probabilidades hay de que la cirugía sea eficaz?
  • ¿Necesitaré otros tratamientos contra el cáncer antes o después de la cirugía?
  • ¿Estoy lo suficientemente saludable como para tolerar la cirugía y la anestesia?
  • ¿Cuánto tiempo durará la operación?
  • ¿Quién mantendrá informada a mi familia?
  • ¿Requeriré de transfusiones sanguíneas?
  • ¿Me dolerá mucho? ¿Tendré drenajes o sondas saliendo de mi cuerpo?
  • ¿Por cuánto tiempo necesitaré estar en el hospital?
  • ¿En qué forma afectará la cirugía a mi cuerpo? ¿Algún cambio será permanente?
  • ¿Cuánto tiempo me tomará retomar mis actividades cotidianas?
  • ¿Cuáles son los riesgos y los efectos secundarios posibles de esta operación?
  • ¿Qué pasaría si no me someto a la operación?
  • Si la cirugía no da buenos resultados, ¿hay otros tipos de tratamientos contra el cáncer que pueda recibir después?
  • ¿Pagará mi seguro médico por esta cirugía? ¿Cuánto tendré que pagar?
  • ¿Cuenta usted con la certificación del American Board of Surgery y/o el Specialty Surgery Board?
  • ¿Tiene experiencia en operaciones de este tipo de cáncer? ¿Cuántas operaciones como estas ha realizado?
  • ¿Podría tomarse tiempo para buscar una segunda opinión?

Otros factores que podrían afectar la cirugía

Tabaco: si fuma, es posible que su cirujano le pida que deje de hacerlo antes de la cirugía. El uso de tabaco estrecha (constriñe) los vasos sanguíneos y reduce el suministro de oxígeno a los tejidos corporales. Fumar cigarrillos puede demorar la cicatrización y la recuperación. También puede aumentar el riesgo de complicaciones después de la cirugía.

Alimentación y consumo de alcohol: el peso excesivo o la obesidad podrían afectar la cirugía y la recuperación. Su cirujano podría pedirle que mejore su alimentación, que pierda peso o que haga ejercicio antes de la cirugía. También se le podría pedir que deje de beber alcohol.

Medicamentos: con frecuencia el cirujano pide que se dejen de tomar ciertos medicamentos, como analgésicos antinflamatorios y anticoagulantes. Esto se debe a que estos medicamentos pueden aumentar el riesgo de sangrado durante la cirugía.

Otros medicamentos: cerciórese de notificar a su médico y a su cirujano todos los medicamentos que pudiera estar usando, incluidos vitaminas, suplementos y marihuana o drogas ilegales. Algunas de estas sustancias podrían causar problemas antes y después de la cirugía.

Antecedentes referentes a la anestesia: probablemente le preguntarán si usted o los miembros de su familia han tenido problemas con la anestesia. Esto se debe a que se pueden tomar medidas para prevenir problemas como náuseas, vómitos y hasta aletargamiento excesivo después de la anestesia.

Pruebas preoperatorias

Es probable que necesite hacerse algunas pruebas para que su equipo de atención médica pueda entender su salud general y saber si puede tolerar la cirugía. Las pruebas que pudiera necesitar dependerán de su situación, pero las siguientes son algunas de las más comunes:

  • Análisis de sangre para verificar su conteo sanguíneo, azúcar en sangre, funciones renal y hepática y su riesgo de sangrado
  • Prueba de orina para saber el funcionamiento de sus riñones y ver signos de infecciones
  • Rayos X torácicos para revisar sus pulmones
  • Electrocardiograma (ECG) para revisar su corazón
  • Otras radiografías, pruebas o estudios por imágenes

Preparación para la cirugía

Por lo general se requiere una preparación antes de la cirugía que involucra la administración de anestesia. Lo más probable es que se le diga que deje de comer y de beber a cierta hora antes de la cirugía. Algunas veces se le dirá que deje de comer alimentos sólidos a cierta hora y posteriormente se suspenderán los líquidos. Algunas veces se requiere que antes de la cirugía se tome un laxante o enema para asegurarse de que los intestinos estén vacíos. Podría ser necesario afeitar un área de su cuerpo antes de la cirugía para evitar la presencia de vello en el sitio de la cirugía, y antes de la operación se limpiará bien su piel para reducir el riesgo de infección.

Anestesia

La anestesia impide que usted sienta dolor por un tiempo. Dependiendo del tipo y la extensión de la operación, puede que también necesite medicamentos para ayudarle a dormir. En algunos casos, usted puede seleccionar el tipo de anestesia que prefiera.

  • La anestesia local se usa a menudo para las cirugías menores, como las biopsias cerca de la superficie del cuerpo. Se usa una aguja para administrar un medicamento en el área correspondiente que adormece las terminales nerviosas que originan el dolor. Usted permanece despierto y generalmente solo sentirá una presión durante el procedimiento. Por lo general, puede irse a su  casa poco tiempo después del procedimiento.
  • Por otro lado, la anestesia tópica se frota o rocía en una superficie del cuerpo en vez de inyectarla. Por ejemplo, a veces se usa un aerosol para adormecer la garganta antes de introducir el instrumento que se pasa hacia el estómago o los pulmones. Al igual que la anestesia local, usted por lo general puede irse a su casa poco tiempo después del procedimiento.
  • Mientras usted permanece despierto, la anestesia regional (como un bloqueo nervioso o anestesia espinal) adormece una parte más extensa del cuerpo. Se puede usar, por ejemplo, una inyección para administrar el medicamento a la región próxima a la médula espinal, la cual afecta las terminales nerviosas que emergen de dicha región. Sin embargo, un nervio bloqueado también puede que implique inyectar medicamento alrededor de los nervios de las piernas o los brazos. El lugar donde se coloca la inyección depende de la parte del cuerpo que necesita ser anestesiada. Se puede administrar medicina como una sola inyección o como infusión intravenosa continua. Usted permanece despierto, pero se le podría administrar un tranquilizante. Usted permanecerá en la sala de recuperación hasta que pase el efecto de la anestesia.
  • La anestesia crepuscular consiste en administrar una dosis leve de un medicamento a través de una vía intravenosa para sedarlo. Esta anestesia no causará que esté inconsciente, pero estará sedado y dormido. No recordará la cirugía ni el momento justo después del procedimiento. Usted permanecerá en la sala de recuperación hasta que pase el efecto de la anestesia.
  • La anestesia general ocasiona que usted duerma profundamente de modo que estará inconsciente durante la cirugía. A menudo, se inicia haciendo que usted inhale un medicamento a través de una máscara o inyectándole un medicamento en una vena de su brazo. Una vez que usted esté dormido, se coloca un tubo endotraqueal (ET) en su garganta para que pueda respirar mejor. Su presión arterial, la frecuencia cardíaca y la frecuencia respiratoria serán monitoreadas cuidadosamente durante la cirugía. Un médico o enfermera que se especializa en administrar anestesia (ya sea un anestesiólogo o un enfermero anestesista) se ocupa de usted mientras está dormido. También estas personas podrían quitarle el tubo endotraqueal cuando finalice la operación. Usted no recordará la cirugía, y a menudo el momento justo después del procedimiento es muy difuso. Usted permanecerá en la sala de recuperación hasta que pase el efecto de la anestesia.

Recuperación de la cirugía

Qué tan rápido se recupera de la cirugía depende del tipo de cirugía y de su salud en general. Asegúrese de preguntar al equipo de profesionales que atiende su salud lo que puede esperar en el período justo después de la cirugía.

Tubos y catéteres

Es posible que sienta dolor en su garganta debido al tubo endotraqueal. Posiblemente también se le coloque un tubo (conocido como catéter de Foley) para drenar la orina desde la vejiga hacia una bolsa. Este catéter generalmente se retira tan pronto como sea posible después de la cirugía para prevenir infección.

Drenajes quirúrgicos

Es probable que usted tenga uno o varios tubos (llamados drenajes) que salen de la abertura quirúrgica en su piel. Los drenajes permiten que el exceso de líquido que se acumula en el lugar de la cirugía salga del cuerpo. El médico retira los drenajes tan pronto como sea posible una vez dejen de recolectar líquido, dependiendo de su tipo de cirugía.

Consumo de alimentos y líquidos

Usted probablemente no sienta deseos de consumir alimentos o líquidos después de la cirugía, pero esta es una parte importante del proceso de recuperación. El personal médico que atiende su salud puede pedirle que comience con cubitos de hielo o líquidos claros. Si tiene un catéter recogiendo la orina, el personal médico comprobará que usted está orina normalmente después de que lo retiren. Tal vez se mida la cantidad de orina que está produciendo al orinar en un recipiente especial.

El estómago y los intestinos (tracto digestivo) es una de las últimas partes de su cuerpo en recuperarse de los efectos de los medicamentos usados durante la cirugía. Es necesario que regresen los signos de actividad estomacal e intestinal antes de que se le permita comer. Además de verificar la herida causada a raíz de su operación y otras partes de su cuerpo, su médico o enfermera estará atento a escuchar los sonidos intestinales en su abdomen, y le preguntará si está experimentando gases. Estos son signos de que su tracto digestivo está comenzando a funcionar normalmente de nuevo. Es probable que permanezca en una dieta de líquidos claros hasta que esto ocurra, y luego puede tratar alimentos sólidos.

Actividad

Probablemente su equipo de atención médica tratará de que usted se mueva tan pronto como sea posible después de la cirugía. Algunas veces hasta le pedirán que camine o reciba terapia física el mismo día o el día siguiente. Moverse o acostumbrarse a los dispositivos podría ser difícil al principio, pero aceleran su recuperación al promover el movimiento de su tubo digestivo, ayudan su circulación y ayudan a prevenir la formación de coágulos sanguíneos. Una vez más, asegúrese de notificar a su equipo si tiene dolor que afecta sus actividades, para que le puedan dar una medicina que lo controle.

A algunos pacientes se les colocan dispositivos alrededor de las piernas que comprimen suavemente y liberan con cierta frecuencia para ayudar la circulación y prevenir la formación de coágulos sanguíneos.

Su equipo también podría alentarlo para que haga ejercicios de respiración profunda. Podría necesitar usar un dispositivo llamado espirómetro. Este dispositivo ayuda a inflar totalmente sus pulmones y reduce el riesgo de infecciones pulmonares (pulmonía).

Regreso a casa después de la cirugía

La planificación para darle de alta y pueda ir a su casa o a otro lugar comenzará muy pronto después de la cirugía. Una vez que camine y consuma alimentos y bebidas, se irán ultimando los detalles para darle de alta. Por supuesto, esto dependerá también de otros factores, como los resultados de la cirugía y las pruebas que se hicieron después de la operación.

El control del dolor es importante, tanto mientras está en el hospital, como en su casa si lo necesita. Si siente dolor, asegúrese de informárselo a los profesionales de la salud que le atienden.

Antes de darle de alta, asegúrese de comprender lo siguiente:

  • Cómo hacerse cargo de su herida (y drenajes) al estar en casa
  • Las señales que pueden requerir atención inmediata
  • Cuáles son sus límites en las actividades (conducir, trabajar, levantar objetos, etc.)
  • Otras restricciones (dietas, aquellas relacionadas con la medicina contra el dolor, etc.)
  • Las medicinas que debe tomar y con qué frecuencia, incluyendo medicinas contra el dolor
  • A quién llamar cuando tenga preguntas o si surgen problemas (asegúrese de saber a quién llama si presenta problemas después de horas de oficina o durante los fines de semana)
  • Si debe hacer algo en cuanto a la rehabilitación (actividad física o terapia física)
  • Cuándo necesita acudir a su médico nuevamente

La recuperación es diferente para cada persona. Las heridas sanan a ritmos diferentes, y algunas operaciones son más complicadas que otras. Usted podría necesitar asistencia en el hogar por un tiempo después de la cirugía. Si sus familiares o amigos no pueden hacer todo lo que se necesita, su equipo de atención médica puede programar la visita de una enfermera o asistente de enfermera a su casa por un corto plazo.

Comprender totalmente con antelación cuál probablemente será el resultado de la operación conformará una parte importante en ayudarle a adaptarse a los cambios que se le han hecho a su cuerpo. Es completamente normal tener que tomar tiempo para acostumbrarse a cualquier cambio permanente en su cuerpo. A veces puede ser difícil acostumbrarse a estos cambios, y está bien sentirse triste o enojado. Su equipo de atención médica está listo para ayudarle con esos sentimientos, y no se sorprenderá si le expresa que se siente de esta manera. Es importante que informe a su equipo de atención médica cómo usted se siente. Sea tan específico como sea necesario con sus preguntas, y asegúrese de que los profesionales de la salud que le atienden respondan a sus preguntas de una manera que pueda comprender.

Cuándo llamar a su médico o enfermera después de la cirugía para el cáncer

A estas alturas, usted probablemente se ha familiarizado con su cuerpo más de lo que nunca antes lo había estado en toda su vida. Usted se da cuenta de cualquier cambio físico. No subestime ninguno de los síntomas físicos que llegue a experimentar. Asegúrese de saber cómo comunicarse con los miembros de su equipo de atención médica después de horas de oficina, fines de semana y días festivos.

Algunos efectos secundarios de la cirugía pueden aparecer y desaparecer rápidamente, pero hay otros que pueden ser un signo de problemas graves. Informe inmediatamente a su médico o enfermera si presenta cualquiera de los siguientes síntomas después de la cirugía:

  • Una fiebre (las instrucciones para esto pueden variar, así que pregunte qué fiebre es lo suficientemente alta como para llamar al médico)
  • Escalofríos intensos
  • Sangrado del sitio quirúrgico o del sitio de drenaje, o hematomas y sangrado inexplicables en cualquier otro lugar
  • Dolor o irritación en el lugar de la cirugía que empeora o que no se alivia con el medicamento contra el dolor
  • Dolor inusual en cualquier lugar, incluso en las piernas, el pecho, el vientre y dolores de cabeza intensos
  • Falta de aliento o dificultad para respirar
  • Dificultad para orinar; dolor al orinar u orina con sangre, con mal olor o de color turbio
  • Cualquier otra señal que le haya mencionado su médico o enfermera

No dude en informar a su médico cualquier problema o inquietud que surja. Siempre es mejor determinar la causa de un problema para que se trate de inmediato.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Última revisión médica completa: octubre 2, 2019 Actualización más reciente: octubre 2, 2019

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.