Recuperación después de la cirugía contra el cáncer

Qué tan rápido se recupera de la cirugía depende del tipo de cirugía y de su salud en general. Asegúrese de preguntar al equipo de profesionales que atiende su salud lo que puede esperar en el período justo después de la cirugía.

Anestesia

La anestesia impide que usted sienta dolor por un período de tiempo. Dependiendo del tipo y la extensión de la operación, puede que también necesite medicamentos para ayudarle a dormir. En algunos casos, usted puede seleccionar el tipo de anestesia que prefiera.

La anestesia local se usa a menudo para las cirugías menores, como las biopsias cerca de la superficie del cuerpo. Se usa una aguja para administrar un medicamento en el área correspondiente que adormece las terminales nerviosas que originan el dolor. Usted permanece despierto y generalmente sólo sentirá una presión durante el procedimiento.

Por otro lado, la anestesia tópica se frota o rocía en una superficie del cuerpo en vez de inyectarla. Por ejemplo, a veces se usa un aerosol para adormecer la garganta antes de introducir el instrumento que se pasa hacia el estómago o los pulmones.

Mientras usted permanece despierto, la anestesia regional (un bloqueo nervioso o anestesia espinal) adormece una parte más extensa del cuerpo. Se puede usar, por ejemplo, una inyección para administrar el medicamento a la región próxima a la médula espinal, la cual afecta las terminales nerviosas que emergen de dicha región. Sin embargo, un nervio bloqueado también puede que implique inyectar medicamento alrededor de los nervios de las piernas o los brazos. El lugar donde se coloca la inyección depende de la parte del cuerpo que necesita ser anestesiada. Se puede administrar medicina como una sola inyección o como infusión continua. Usted permanece despierto, pero se le podría administrar un tranquilizante.

La anestesia general ocasiona que usted duerma profundamente durante la cirugía. A menudo, se inicia haciendo que usted inhale un medicamento a través de una máscara o inyectándole un medicamento en una vena de su brazo. Una vez que usted esté dormido, se coloca un tubo endotraqueal (ET) en su garganta para que pueda respirar mejor. Su presión arterial, la frecuencia cardíaca y la frecuencia respiratoria serán monitoreadas cuidadosamente durante la cirugía. Un médico o enfermera, que se especializa en administrar anestesia, le observa durante el procedimiento hasta que usted se despierte. También estas personas podrían quitarle el tubo endotraqueal cuando finalice la operación.

Si usted recibió anestesia local, es posible que se le permita regresar pronto a su casa después de la operación. Por otro lado, las personas que reciben anestesia regional o general se trasladan a la sala de recuperación para ser observadas mientras desaparecen los efectos de los medicamentos, lo que puede tomar varias horas. Las personas que se despiertan de la anestesia a menudo se sienten “fuera de sí” por algún período de tiempo. Por un rato, puede que las cosas le parezcan poco claras o como si estuviera en una especie de sueño. Tal vez no sienta que está totalmente despierto sino hasta el próximo día. También podría presentar dificultad para recordar lo que ocurrió el día de la cirugía.

Tubos y catéteres

Es posible que sienta dolor en su garganta debido al tubo endotraqueal. Posiblemente también se le coloque un tubo (conocido como catéter de Foley) para drenar la orina desde la vejiga hacia una bolsa. Puede que le retiren este catéter poco tiempo después de la cirugía, aunque es posible que se lo tengan que colocar nuevamente si usted tiene dificultades para orinar por sí mismo.

Drenajes quirúrgicos

Es probable que usted tenga uno o varios tubos (llamados drenajes) que salen de la abertura quirúrgica en su piel. Los drenajes permiten que el exceso de líquido que se acumula en el lugar de la cirugía salga del cuerpo. Su médico probablemente se los quitará cuando dejen de almacenar líquido, generalmente a los pocos días después de la operación. Esto podría realizarse mientras usted continúa en el hospital o en una fecha posterior en el consultorio médico.

Consumo de alimentos y líquidos

Usted probablemente no sienta deseos de consumir alimentos o líquidos, pero ésta es una parte importante del proceso de recuperación. El personal médico que atiende su salud puede pedirle que comience con cubitos de hielo o líquidos claros. Se verificará si está orinando normalmente y tal vez se mida la cantidad de orina que está produciendo, lo que requerirá que orine en un recipiente especial.

El estómago y los intestinos (tracto digestivo) es una de las últimas partes de su cuerpo en recuperarse de los efectos de los medicamentos usados durante la cirugía. Es necesario que regresen los signos de actividad estomacal e intestinal antes de que se le permita comer. Además de verificar la herida causada a raíz de su operación y otras partes de su cuerpo, su médico o enfermera estará atento de escuchar los sonidos intestinales en su abdomen, y le preguntará si está experimentando gases. Estos son signos de que su tracto digestivo está comenzando a funcionar normalmente de nuevo. Es probable que permanezca en una dieta de líquidos claros hasta que esto ocurra, y luego puede tratar alimentos sólidos.

Actividad

Su recuperación justo después de la cirugía depende de muchos factores, incluyendo su salud antes de la operación y qué tan extensa fue la operación.

Su equipo de atención médica probablemente le pedirá que procure moverse (merodear) tan pronto como le sea posible tras la cirugía. Puede que incluso el mismo día de la cirugía le indiquen levantarse de la cama y caminar. Aunque esto podría ser difícil al principio, ayuda a acelerar su recuperación ya que hace que su tracto digestivo comience a funcionar. También ayuda con su circulación y a evitar que se formen coágulos de sangre en sus piernas. Es preciso repetir que debe asegurarse de que su equipo médico sepa cuando usted esté experimentando dolor para que le administren un medicamento que lo controle.

El personal médico también podría animarle a que haga ejercicios de respiración profunda. Esto ayuda a inflar completamente sus pulmones y reduce el riesgo de infección pulmonar (neumonía).

Regreso a casa después de la cirugía

Una vez que esté comiendo y caminando, podría comenzar a escuchar sobre los planes para darle de alta. Por supuesto, esto dependerá de otros factores también, como los resultados de la cirugía y las pruebas que se hicieron después de ésta. Usted recibirá medicina contra el dolor mientras esté en el hospital, y se le dará una receta para que la lleve a su casa en caso de que sienta dolor y necesite medicina. Si siente dolor, asegúrese de informárselo a los profesionales de la salud que le atienden.

Su médico querrá estar seguro de que usted está lo suficientemente bien como para irse a su casa.

Antes de irse a su casa, asegúrese de comprender lo siguiente:

  • Cómo hacerse cargo de su herida (y drenajes) al estar en casa
  • Las señales que pueden requerir atención inmediata
  • Cuáles son sus límites en las actividades (conducir, trabajar, levantar objetos, etc.)
  • Otras restricciones (dietas, aquellas relacionadas con la medicina contra el dolor, etc.)
  • Las medicinas que debe tomar y con qué frecuencia, incluyendo medicinas contra el dolor
  • A quién llamar cuando tenga preguntas o si surgen problemas (asegúrese de saber a quién llama si presenta problemas después de horas de oficina o durante los fines de semana)
  • Si debe hacer algo en cuanto a la rehabilitación (actividad física o terapia física)
  • Cuándo necesita acudir a su médico nuevamente

Usted podría necesitar asistencia en el hogar por un tiempo después de la cirugía. Si sus familiares o amigos no pueden hacer todo lo que se necesita, su equipo de atención médica puede programar la visita de una enfermera o asistente de enfermera a su casa por un corto plazo.

Otras partes de la recuperación podrían tomar más tiempo. Las heridas sanan a velocidades diferentes en cada persona. Algunas operaciones, como una extirpación del seno (mastectomía), podrían resultar en cambios permanentes en su cuerpo. Otras, como la eliminación de un brazo o una pierna (amputación de una de las extremidades) podrían afectar la forma en cómo funciona su cuerpo y podrían requerir que aprenda nuevas maneras de hacer las cosas.

Comprender totalmente con antelación cuál probablemente será el resultado de la operación conformará una parte importante en ayudarle a adaptarse a los cambios que se le han hecho a su cuerpo. Asegúrese de que todas sus preguntas sean respondidas desde el principio. Sea tan específico como sea necesario con sus preguntas, y asegúrese de que los profesionales de la salud que le atienden respondan a sus preguntas de una manera que pueda comprender.

Cuándo llamar a su médico después de la cirugía

A estas alturas, usted probablemente se ha familiarizado con su cuerpo más de lo que nunca antes lo había estado en toda su vida. Usted se da cuenta de cualquier cambio físico. No subestime ninguno de los síntomas físicos que llegue a experimentar. Asegúrese de saber cómo comunicarse con los miembros de su equipo de atención médica después de horas de oficina, fines de semana y días festivos.

Algunos efectos secundarios de la cirugía son pasajeros y menores, pero hay otros que pueden ser un signo de problemas graves. Usted no debe ser el juez. Informe inmediatamente a su médico o enfermera si presenta cualquiera de los siguientes síntomas después de la cirugía: 

  • Fiebre de 38°C (100.5°F) o más en un termómetro oral
  • Sangrado o moretones sin motivo
  • Escalofríos intensos
  • Dolor o irritación en el lugar de la cirugía que empeora o que no se alivia con el medicamento contra el dolor
  • Un dolor extraño, incluyendo dolores de cabeza intensos
  • Falta de aliento o dificultad para respirar
  • Dificultad para orinar; dolor al orinar u orina con sangre, con mal olor o de color turbio
  • Cualquier otra señal que le haya mencionado su médico o enfermera

No dude en informar a su médico cualquier problema o inquietud que surja. Siempre es mejor determinar la causa de un problema para que se trate de inmediato.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Last Medical Review: May 14, 2016 Last Revised: May 14, 2016

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.