Cómo afrontar el cáncer avanzado y metastásico

Vivir con cáncer en etapa avanzada suele ser una experiencia muy distinta para cada persona que la afronta. Es importante entender lo que usted puede esperar acerca del tipo y etapa de su diagnóstico de cáncer. Coordine con su equipo de profesionales a cargo de su atención médica un momento para que pueda hablarle sobre sus inquietudes y preguntas al respecto.

Puede que quiera hacer preguntas como:

  • ¿Qué considera usted que se podría esperar en mi caso actualmente?
  • ¿Cuáles son mis opciones? ¿Se dispone de opciones de tratamiento que sean eficaces para mi caso?
  • ¿Cuál es el objetivo del tratamiento o de los tratamientos que me recomiendan? ¿Acaso es solo para el control de los síntomas? ¿Una vida con mayor comodidad?
  • ¿Cuánto tiempo usted considera que podría vivir teniendo en consideración mi diagnóstico? ¿Cuáles son los rangos de tiempo de supervivencia que se reportan para casos como el de mi diagnóstico? ¿Voy a morir pronto?
  • ¿Cuán frecuente requeriré de tratamientos y de consultas médicas?
  • ¿Cuáles pruebas médicas requeriré realizarme para estar al tanto de los cambios del cáncer que tengo?
  • ¿A qué síntomas debo estar atento y notificarle al respecto?
  • ¿Qué es lo que se puede para los síntomas que tengo (dolor, cansancio, náuseas, etc.)?
  • ¿Qué sucederá si tomo la decisión de no recibir más tratamiento?
  • ¿Cuáles son las opciones de apoyo disponibles para mí?
  • ¿Cómo pagaré por el tratamiento? ¿Cubrirá mi seguro médico los costos para estos tratamientos?

Decisiones sobre el tratamiento del cáncer avanzado

Obtener las respuestas a sus preguntas puede resultar útil en su proceso de decidir cuáles serán los siguientes pasos que usted determine tomar. ¿Buscará los tratamientos destinados a controlar el cáncer a largo plazo y de forma continua, o preferiría evitar los tratamientos que tengan este objetivo?

La atención paliativa puede ser de gran utilidad para cualquier persona con cáncer avanzado, independientemente de la decisión respecto a continuar recibiendo o no más tratamiento contra el cáncer. La atención paliativa no es lo mismo, ni debe confundirse con la atención de hospicio. Los cuidados paliativos se concentran en mejorar la calidad de la vida ayudando a pacientes y cuidadores a tratar los síntomas de enfermedades graves y los efectos secundarios de los tratamientos. Los cuidados paliativos son muy útiles para personas de todas las edades y en todas las etapas de cualquier enfermedad grave. Este tipo de atención deberá emplearse siempre que una persona presente síntomas que requieran mantenerse bajo control.

Para algunas personas, el cáncer avanzado puede controlarse como una enfermedad crónica. Con este enfoque, el cáncer y los síntomas que cause pueden controlarse por largo plazo con terapias oncológicas. La atención paliativa puede ser administrada al mismo tiempo en que se aplican los tratamientos destinados contra el cáncer.

Para otras personas, puede que la mejor opción consista de no recibir más tratamiento contra el cáncer; mejor solo enfocarse en la atención médica destinada a lograr la mejor calidad de vida por el resto de sus vidas. La atención paliativa puede ser muy útil en controlar los síntomas, sobrellevar el hecho de tener cáncer y tener un mejor manejo de las inquietudes que surgen alrededor del final de la vida. Cuando una persona se aproxima al final de su vida, a menudo se hace la transición a un hospicio.

Lo más importante es que cada persona tome la decisión que haya determinado como la más adecuada para sí misma. Es esencial entender cuáles son las opciones que están disponibles para usted y así optar por aquella que usted determine que sea la mejor para usted.

Afrontar los asuntos familiares

Las enfermedades que duran meses o aun años pueden causar mucha presión en las relaciones interpersonales dentro de la familia. Cuanto más dure el estrés, más riesgo corre la familia de sentirse emocionalmente tensa y exhausta. Los miembros de la familia se pueden agotar física y mentalmente. El cansancio, junto con la preocupación y el temor, pueden afectar la salud.

El cáncer avanzado cambia la manera en que los miembros de la familia se relacionan entre sí. Las familias capaces de resolver bien los conflictos y que se apoyan entre sí son las que mejor se enfrentan al cáncer de un ser amado. Las familias a las que no se les hizo fácil resolver problemas en el pasado tienen más probabilidades de tener dificultades mayores para lidiar con esta situación estresante. Es posible que a usted le interese reunirse con un consejero para planear cuál es la mejor manera de apoyarse mutuamente, y cómo se resolverán los problemas que pueden surgir.

Las funciones dentro de una familia también pueden cambiar. La manera en que los miembros de la familia adquieren nuevas tareas y sustituyen a la persona con cáncer afectará la manera en que se ajustarán a la pérdida de tal persona.

Para la persona con cáncer, los cambios en los roles familiares pueden desencadenar el duelo que se siente con una pérdida. Por ejemplo, una mujer que está demasiado enferma como para levantarse de la cama puede sentir que ha perdido su rol de esposa y/o madre. La comprensión de esto y encontrar las maneras de que ella siga participando en la vida diaria de su familia puede ser útil tanto para ella como para su familia.

Con frecuencia, las personas con cáncer expresan que la falta de comunicación en sus familias es un problema. Los cambios en las responsabilidades pueden causar resentimiento y ansiedad. El apoyo psicológico podría ayudar a los familiares a aprender cómo enfrentarse a los cambios que surgen. También puede ayudar a los miembros a aprender cómo compartir sus sentimientos de manera más cómoda. El apoyo psicológico es especialmente útil para aquellas familias en las que algunos miembros no se sienten cómodos hablando francamente sobre sus sentimientos.

También son importantes las necesidades de los miembros de la familia y de quienes cuidan al paciente. Vea nuestra información para los cuidadores y las familias o llámenos para aprender más sobre este tema.

Cómo encontrar esperanza

La esperanza es una parte importante de la vida cotidiana. Para muchos de nosotros, la esperanza es la que nos hace levantar en las mañanas y nos mantiene durante el día.

Si usted tiene cáncer avanzado, aún puede tener esperanzas y sueños que quiera cumplir, aunque algunos de ellos podrían haber cambiado. Podrá ser que sus esperanzas consistan de tener un día sin dolor o hacer algo especial con algún miembro de su familia. Simplemente compartir o hablar de manera franca puede ser una esperanza para las personas con cáncer y su familia. También puede haber una esperanza real de que se alivien los síntomas y que se retarde el crecimiento del cáncer.

Asimismo, siempre es esperanzador sacarle el mejor provecho al tiempo que le queda, pues sigue habiendo esperanza que pueda pasar momentos buenos con sus familiares y amigos, momentos que pueden estar llenos de felicidad y significado. Vivir con este tipo de incertidumbre no es fácil, pero para muchas personas, este resulta un buen momento para reenfocarse en las cosas que son realmente importantes en la vida. Éste es el momento de hacer cosas que usted siempre deseó hacer y dejar de hacer aquéllas que ya no desea.

Cómo buscar apoyo

Recibir la noticia de tener cáncer en etapa avanzada puede resultar muy duro tanto para los pacientes, así como para sus familias y personas a cargo de su cuidado. Los sentimientos comunes durante esta experiencia que cambia la vida incluyen ansiedad, angustia y depresión. Pero es importante nunca olvidar que usted no tiene que sobrellevar esto por sí solo(a).

Apoyo por parte de amigos y la comunidad

La gente con alguna enfermedad que podría terminar con su vida desarrollan una gran necesidad por contar con más personas en sus vidas. Necesitan de otras personas que les ayuden a sobrellevar su enfermedad y los efectos emocionales que esto implica. El apoyo puede provenir de familiares y amigos, miembros de la iglesia, sinagoga, u otros lugares de adoración; profesionales de salud mental; grupos de apoyo; o miembros de la comunidad. Pedir apoyo es una manera de tener cierto control sobre su situación.

Si no tiene suficiente apoyo de sus amigos y familiares, búsquelo en otra parte. Hay otras personas en su comunidad que necesitan su compañía tanto como usted necesita la de ellas. El apoyo mutuo de otros con cáncer podría ser una buena fuente de consuelo. Infórmese sobre los recursos disponibles con su equipo de atención médica contra el cáncer en su comunidad.

Apoyo psicoemocional

Hablar con un profesional de la salud mental es algo a considerar si usted y su familia experimentan alguna preocupación de forma constante que interfiera con su vida, o si simplemente si le gustaría hablar para buscar la forma de sobrellevar la situación de la mejor forma posible. El apoyo experto de algún consejero profesional o de un psicoterapeuta a menudo resulta muy útil. Los trabajadores sociales, los psicólogos y los psiquiatras cuentan con licencia profesional de la salud mental. Estos profesionales de la salud pueden ser especialmente útiles en caso de afrontar dificultades de tipo emocional como la ansiedad, la angustia y la depresión.

Usted puede localizar a uno de estos profesionales de la salud mental por medio de su equipo de atención médica contra el cáncer o del hospital más grande y cercano. Incluso una sesión con un profesional de la salud con licencia puede ayudarle a usted y a su familia a enfocarse en los asuntos más importantes. El equipo de atención médica contra el cáncer colaborará con usted para encontrar un profesional de salud adecuado para usted.

Programas de apoyo

Existen todo tipo de programas de apoyo que incluyen asesoría individual o en grupo y grupos de apoyo. Un grupo de apoyo puede ser un recurso poderoso tanto para los pacientes como para las familias. Hablar con otros que se encuentran en una situación similar puede ayudar a aliviar la sensación de soledad. Usted puede hablar sin sentirse juzgado. Y a menudo puede recibir ideas útiles de otras personas que le pudieran ayudar. La Sociedad Americana Contra El Cáncer puede ayudar a encontrar diversos programas de apoyo disponibles en su comunidad.

Algunos grupos son formales y se concentran en aprender sobre el cáncer o en lidiar con los sentimientos. Hay otros que son informales y sociales. Algunos grupos incluyen exclusivamente para personas con cáncer, o para personas encargadas del cuidado de las personas con cáncer, mientras que otros incluyen a cónyuges, familiares o amigos. Algunos grupos se concentran en ciertos tipos de cáncer o etapas de la enfermedad. La duración de las reuniones de los grupos varía, de un cierto número de semanas hasta un programa continuo. Algunos programas ya no aceptan nuevos miembros, mientras que otros sí están aceptando nuevos miembros y visitantes. Para aquellos que no pueden asistir a las reuniones o citas, algunas organizaciones ofrecen asesoramiento por teléfono.

Los grupos en línea conforman otra opción de apoyo. Es posible que algunas personas piensen que los grupos de apoyo por Internet son de mucha utilidad porque les gusta la privacidad que ofrecen. Puede ser muy reconfortante hablar con otras personas que están enfrentando situaciones similares a la suya, compartiendo solo lo que usted desea. Sin embargo, es importante recordar que las salas de charlas y los tableros de anuncios no son la mejor fuente de información médica, especialmente si no son supervisados por profesionales o expertos capacitados. La situación de cada persona es única, y lo que ayuda a una persona podría no ser adecuado para otra persona.

El apoyo en cualquier forma le ayuda a hablar sobre sus sentimientos y a desarrollar destrezas para enfrentarse a su situación. Los estudios han determinado que las personas que participan en programas de apoyo a menudo tienen una mejor calidad de vida, incluso mejor sueño y mejor apetito.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Actualización más reciente: diciembre 15, 2016

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.