Efectos de la radioterapia en diferentes partes del cuerpo

Algunos de los efectos de la radioterapia, como el cansancio (fatiga) y los problemas en la piel, pueden suceder independientemente de la parte del cuerpo que se esté tratando. (Si desea más información a este respecto, vea Cómo sobrellevar los efectos causados por la radioterapia). 

Sin embargo, la radioterapia puede tener otros efectos secundarios específicos que dependen del área que recibe tratamiento. Esta información cubre algunas de las áreas que con más frecuencias se pueden tratar con radiación. Hable con su equipo de atención médica contra el cáncer sobre lo que usted puede esperar.

Si va a recibir radioterapia en el cerebro

Las personas con tumores en el cerebro con frecuencia reciben radiocirugía estereotáctica (la radiación se administra en una gran dosis), si el cáncer se encuentra en solo uno o en pocos sitios del cerebro. Los efectos secundarios dependen del sitio al cual se dirige la radiación. Algunos efectos secundarios pueden aparecer rápidamente, pero otros podrían no aparecer sino de 1 a 2 años después del tratamiento. Pregunte a su oncólogo especialista en radiación qué es lo que debe vigilar y cuándo debe llamar a su médico.

Algunas veces todo el cerebro se trata con radiación si hay cáncer en varias áreas. Los efectos secundarios de la radioterapia de todo el cerebro podrían no notarse sino hasta unas semanas después del inicio del tratamiento.

La radiación al cerebro puede causar estos efectos secundarios a corto plazo:

  • Dolores de cabeza
  • Caída de pelo
  • Náuseas
  • Vómito
  • Cansancio extremo (fatiga)
  • Pérdida de la audición
  • Cambios en la piel y el cuero cabelludo
  • Dificultades con la memoria y el habla
  • Convulsiones

Algunos de estos efectos secundarios pueden suceder porque la radiación causa inflamación en el cerebro. Por lo general se administran medicamentos para prevenir la inflamación del cerebro, aunque es importante que informe a su equipo de atención médica contra el cáncer si padece de dolores de cabeza o presenta cualquier otro síntoma. El tratamiento puede afectar a las personas de manera diferente, y usted podría no tener estos efectos secundarios particulares.

La radiación al cerebro también puede causar efectos secundarios que aparecen posteriormente, por lo general de 6 meses a muchos años después de la conclusión del tratamiento. Estos efectos demorados pueden incluir problemas graves como pérdida de la memoria, síntomas similares a accidentes cerebrovasculares y deficiencia en la función cerebral. También puede correr un mayor riesgo de que se le desarrolle otro tumor en el área, aunque esto no es frecuente.

Hable con su equipo de atención médica contra el cáncer sobre lo que usted debe esperar de su plan de tratamiento específico.

Si va a recibir radioterapia en la cabeza o el cuello

Las personas que reciben radiación en la cabeza y el cuello pudieran presentar efectos secundarios tales como:

  • Molestias (o incluso úlceras abiertas) en la boca o en la garganta
  • Sequedad en la boca
  • Problemas para tragar
  • Cambios en el sentido del gusto
  • Náuseas
  • Dolor de oídos
  • Formación de caries
  • Hinchazón de las encías, la garganta, o el cuello
  • Caída de pelo
  • Cambios en la textura de la piel
  • Rigidez en la mandíbula

¿Cómo debo cuidarme la boca durante el tratamiento?

Si recibe radioterapia en la región del cuello o la cabeza, es necesario que cuide muy bien sus dientes, encías, boca y garganta. A continuación se dan algunas sugerencias que lo ayudarán a tratar los problemas en la boca:

  • Evite los alimentos picantes y de consistencia áspera, como las verduras crudas, las galletas saladas secas y las nueces.
  • No coma alimentos ni tome bebidas muy calientes o muy fríos.
  • Evite fumar, masticar tabaco o consumir bebidas con alcohol, ya que estos productos pueden empeorar las úlceras en la boca.
  • Evite los bocadillos azucarados.
  • Pida a su equipo de atención médica contra el cáncer que le recomiende un buen enjuague bucal. El alcohol de algunos enjuagues bucales puede causar sequedad e irritación de los tejidos de la boca.
  • Enjuáguese la boca con agua tibia con sal y bicarbonato cada una a dos horas según lo requiera. (Use una cucharadita de sal con una de bicarbonato de sodio en un litro de agua)
  • Tome bebidas refrescantes con frecuencia durante el día
  • Coma caramelos o mastique goma de mascar (chicle) sin azúcar para mantener húmeda la boca
  • Humedezca los alimentos con salsas y aderezos para hacerlos más fáciles de comer
  • Pregunte a su equipo de atención médica contra el cáncer sobre medicinas para el tratamiento de úlceras en la boca y para controlar el dolor al comer.

Si no es suficiente con estas medidas, hable con su equipo de atención médica contra el cáncer. La sequedad en la boca podría ser un problema hasta después de finalizado el tratamiento. De ser así, hable con su equipo sobre lo que usted puede hacer.

¿Cómo debo cuidar de mis dientes durante el tratamiento?

La radioterapia en la cabeza y el cuello puede aumentar sus probabilidades de desarrollar caries. Esto es especialmente cierto si usted tiene sequedad en la boca como resultado del tratamiento.

Antes de comenzar la radiación, pregunte a su equipo de atención médica contra el cáncer si debe hacerse una revisión completa con su dentista. Pida a su dentista que hable con el médico sobre su radioterapia antes de comenzar el tratamiento. Si tiene uno o más problemas dentales, su dentista podría sugerirle la extracción de las piezas dentales afectadas antes de comenzar el tratamiento. La radioterapia (y la sequedad de la boca) puede dañar los dientes al punto que se requiera extraerlos, y esto puede ser más difícil hacerlo después de iniciado el tratamiento.

Si usa dentadura postiza, es posible que ya no pueda seguir usándola debido a la hinchazón en las encías. Si su dentadura postiza le causa llagas, podría requerir dejar de usarla hasta que la radioterapia concluya para evitar que las llagas se infecten.

Su dentista podría querer verlo durante la radioterapia para examinar sus dientes, hablarle sobre la atención de su boca y dientes, y asesorarle sobre cómo enfrentarse a cualquier problema. Es muy probable que se le indique hacer lo siguiente:

  • Lavar sus dientes y encías con un cepillo de cerdas muy suaves después de comer y al menos otra vez más cada día
  • Usar pasta dental con fluoruro que no contenga sustancias abrasivas
  • Enjuagarse bien la boca con agua fresca o con una solución de bicarbonato de sodio después de cepillarse los dientes. (Use una cucharadita de bicarbonato de sodio en un litro de agua).
  • Si acostumbra limpiarse los dientes con hilo dental, pregunte a su dentista o a su equipo de atención médica contra el cáncer si está bien que lo siga haciendo durante el tratamiento. Informe a su equipo de atención médica contra el cáncer si esto le causa sangrado u otros problemas.

Si va a recibir radioterapia en el seno

Si recibe radioterapia en el seno, esta podría afectar su corazón y pulmones y causar otros efectos secundarios.

Efectos secundarios a corto plazo

La radiación en el seno puede causar:

  • Irritación, sequedad y cambios de color en la piel
  • Sensibilidad en el seno
  • Hinchazón del seno debido a la acumulación de líquido (linfedema)

Para evitar que se irrite la piel que circunda al seno, las mujeres deben tratar de no usar sostén siempre que les sea posible. Si no le es posible, póngase un sostén de algodón suave y sin alambres.

Si siente los hombros rígidos, pregunte a su equipo de atención médica contra el cáncer sobre ejercicios que le puedan ayudar a mover libremente los hombros.

La sensibilidad en el seno, los cambios de color y la acumulación de líquido (linfedema), con muchas probabilidades desaparecerán después de uno o dos meses de la conclusión de la radioterapia. Si la acumulación de líquido la sigue molestando, pregunte a su equipo de atención médica contra el cáncer qué puede hacer. Si desea más información, vea Linfedema.

Cambios a largo plazo en el seno

La radioterapia puede causar otros cambios a largo plazo en el seno. Su piel podría volverse un poco más oscura, y sus poros pueden agrandarse y ser más perceptibles. La piel podría quedar más o menos sensible, y más firme y pesada que antes del tratamiento. A veces el tamaño del seno cambia; puede volverse más grande debido a la acumulación de líquido o más pequeño a causa de tejido cicatricial. Estos efectos secundarios podrían durar mucho tiempo después del tratamiento.

Después de aproximadamente un año ya no debería experimentar cambios nuevos. Si transcurrido este tiempo, nota cambios en cuanto a tamaño, forma, apariencia o textura del seno, notifíquelo de inmediato a su equipo de atención médica contra el cáncer.

Efectos secundarios menos frecuentes en las áreas circundantes

Aunque es raro, la radiación del seno puede afectar los órganos del pecho, incluidos el corazón y los pulmones. En la actualidad esto no es tan frecuente como antes, ya que el equipo moderno de radioterapia permite que los médicos concentren mejor los haces de radiación en el área con cáncer, y que afecten menos otras áreas.

Fractura de costillas: En raros casos, la radioterapia puede debilitar las costillas, lo que podría ocasionar una fractura. Asegúrese de entender a qué debe prestar atención e informar a su equipo de atención médica contra el cáncer si nota cualquiera de estos efectos secundarios.

Complicaciones cardiacas: La radiación del seno también puede afectar el corazón. Puede causar el endurecimiento de las arterias (lo que puede hacerla más propenso a sufrir un ataque cardiaco posteriormente), daño a la válvula coronaria, o palpitaciones cardíacas irregulares.

Daño a los pulmones (neumonitis por radiación): La radiación en los senos algunas veces causa inflamación de los pulmones, a lo que se denomina neumonitis por radiación. Consulte la sección “Si va a recibir radioterapia en el pecho” que se encuentra más adelante para más detalles.

Daño a los nervios del hombro y el brazo: La radiación al seno puede algunas veces causar daño a algunos nervios del brazo. A esto se le llama plexopatía braquial y puede causar entumecimiento, hormigueo, dolor y debilidad en el hombro, el brazo y la mano.

Efectos secundarios de la braquiterapia

Si su tratamiento incluye braquiterapia (implantes radioactivos internos) podría sentir hipersensibilidad, opresión, enrojecimiento y hematomas en el seno. También podría presentar algunos de los mismos efectos secundarios que suceden con el tratamiento con radiación externa. Informe a su equipo de atención médica contra el cáncer cualquier problema que note.

Si va a recibir radioterapia en el pecho

El tratamiento con radiación en el pecho podría causar los siguientes efectos secundarios:

  • Dolor de garganta
  • Problemas para tragar
  • Pérdida del apetito
  • Tos
  • Dificultad para respirar

La radiación también podría causar otros problemas cardiacos o pulmonares.

Complicaciones cardiacas

La radiación en la porción media del pecho puede aumentar su riesgo de enfermedades del corazón. Este riesgo aumenta con dosis más altas de radiación y áreas más grandes a tratar en esta parte de su cuerpo. La radioterapia también puede causar el endurecimiento de las arterias (lo que puede hacerle más propenso a un ataque al corazón posteriormente), daño a la válvula coronaria, o palpitaciones cardíacas irregulares.

Neumonitis por radiación

La neumonitis por radiación es la inflamación de los pulmones que puede resultar de la radioterapia en el pecho (o con menos frecuencia, en el seno). Podría ocurrir alrededor de tres hasta seis meses después de recibir la radioterapia. Esto es más probable si tiene otras enfermedades pulmonares, como enfisema (que involucra el daño gradual al tejido pulmonar). Los síntomas frecuentes de la neumonitis por radiación incluyen:

  • Dificultad para respirar que generalmente empeora con el ejercicio
  • Dolor en el pecho que a menudo empeora cuando respira profundamente
  • Tos
  • Esputo (flema) de matiz rosado
  • Fiebre de intensidad leve
  • Debilidad

En algunos casos, los síntomas no se notan, y la neumonitis por radiación se detecta con una radiografía en la región del pecho.

Con frecuencia los síntomas desaparecen por sí solos, pero si se requiere tratamiento, su objetivo es tratar de reducir la inflamación. Por lo general se hace uso de esteroides, como la prednisona. Con tratamiento, la mayoría de la gente se recupera sin sufrir efectos que perduren. Pero si la inflamación persiste, podría ocasionar fibrosis pulmonar (endurecimiento o cicatrización de los pulmones). Cuando esto sucede, los pulmones ya no pueden inflarse totalmente para tomar aire.

Asegúrese de entender a lo que debe prestar atención e informe a su equipo de atención médica contra el cáncer si nota cualquiera de estos efectos secundarios.

Si va a recibir radioterapia en el abdomen (el vientre)

Si va a recibir radiación en el estómago o en alguna parte del abdomen, podría presentar efectos secundarios, como:

  • Náuseas
  • Vómito
  • Retortijones
  • Diarrea

Pregunte a su equipo de atención médica contra el cáncer qué debe esperar, y qué medicamentos debe tomar para ayudar a aliviar estos problemas. Hable con su equipo de atención médica contra el cáncer sobre cualquier remedio casero o medicamento de venta sin receta que esté considerando usar.

Comer o evitar ciertos alimentos podría ser útil para aliviar algunos de estos problemas, por lo que la planificación de la dieta es una parte importante del tratamiento con radiación del estómago o del abdomen. Trate de consumir alimentos con el mayor valor nutritivo posible en comidas pequeñas, para que pueda consumir suficientes proteínas, calorías, vitaminas y minerales.

Estos problemas deben mejorar cuando termina el tratamiento.

Tratamiento de las náuseas

Algunas personas dicen que sienten náuseas por unas horas inmediatamente después de la radioterapia. Si usted presenta este problema, trate de no comer por un par de horas antes y después de su tratamiento. Es posible que pueda tolerar mejor el tratamiento si tiene el estómago vacío. Si el problema persiste, pregunte a su equipo de atención médica contra el cáncer qué medicamentos pueden ayudarlo a prevenir y tratar las náuseas, y asegúrese de tomarlos como le sean recetados.

Si tiene náuseas antes del tratamiento, trate de comer algún bocadillo fácil de digerir, como pan tostado o galletas saladas, y trate de relajarse lo más que pueda. Consulte la sección Náuseas y vómitos para ver sugerencias que lo ayudarán a aliviar las molestias estomacales y para obtener más información sobre cómo tratar estos efectos secundarios.

Tratamiento de la diarrea

Muchas personas tienen diarrea en algún momento después de iniciar la radioterapia en el abdomen. Su equipo de atención médica contra el cáncer podría recetarle medicamentos o darle indicaciones específicas para ayudarlo con este problema. También podría recomendarle que haga cambios en su alimentación, como:

  • Tan pronto como comience o sienta que va a tener diarrea, intente tomar líquidos transparentes (agua, té ligero, jugo de manzana, néctar de melocotón, caldos, paletas de hielo y gelatina simple).
  • No coma alimentos ricos en fibra o que puedan causarle gases o retortijones, tales como frutas y vegetales crudos, frijoles, repollo, cereales y pan de granos integrales, dulces y comidas picantes.
  • Coma con frecuencia porciones pequeñas de comida.
  • No tome leche ni coma productos lácteos si le irritan los intestinos.
  • Cuando comience a sentirse mejor, trate de comer porciones pequeñas de alimentos con bajo contenido de fibra, como arroz, plátano (guineo o banano), puré de manzana, yogur, puré de papa, requesón con bajo contenido de grasa y pan tostado.
  • Asegúrese de consumir suficiente potasio (que se encuentra en los plátanos, papas, fríjoles, melocotones y muchos otros alimentos). Este es un mineral importante que suele perderse con la diarrea.

Si va a recibir radioterapia en la pelvis

La radioterapia en la pelvis (por ejemplo, para el tratamiento del cáncer de vejiga, de ovarios o de próstata) puede causar efectos secundarios como:

  • Problemas con la vejiga
  • Problemas de fertilidad
  • Cambios en su vida sexual

También podría tener algunos de los problemas que tienen las personas que reciben radiación en el abdomen, como náuseas, vómitos o diarrea.

Cómo puede la radiación en la pelvis afectar la vejiga

La radiación en la pelvis puede causar problemas al orinar, como:

  • Sensaciones de dolor o ardor
  • Problemas en el paso de orina
  • Sangre en la orina
  • Urgencia de orinar frecuentemente

La mayoría de estos problemas mejoran con el tiempo, pero la radioterapia también puede causar efectos secundarios a largo plazo:

  • Cistitis por radiación. Si la radiación daña el recubrimiento de la vejiga, la cistitis por radiación puede ser un problema a largo plazo que causa la presencia de sangre en la orina o dolor al orinar.
  • Incontinencia urinaria. Los tratamientos de radiación para ciertos cánceres, como el de próstata y de vejiga, podrían ocasionar incontinencia urinaria o que presente algo de chorreo o goteo involuntario de orina. Existen diferentes tipos y grados de incontinencia, pero se pueden tratar. Aun cuando la incontinencia no se pueda corregir completamente, es posible aminorarla. Para obtener más información, lea Cómo tratar la incontinencia en hombres con cáncer. Este efecto secundario se presenta con más frecuencia en los hombres que reciben tratamiento de cáncer de próstata, pero cierta información también podría ser útil para las mujeres que padecen incontinencia secundaria al tratamiento.
  • Fístulas. En raras ocasiones, la radiación puede causar la formación de aberturas, llamadas fístulas entre los órganos que se encuentran en la pelvis, como entre la vagina y la vejiga, o entre la vejiga y el recto. Las fístulas se pueden resolver con cirugía.

Cómo resulta afectada la fertilidad

Para las mujeres: Hable con su equipo de atención médica contra el cáncer sobre cómo la radiación podría afectar su fertilidad; sería mejor hacerlo antes de comenzar el tratamiento.

Dependiendo de la dosis de radiación, las mujeres que reciben radioterapia en el área de la pelvis algunas veces dejan de menstruar y presentan otros síntomas de la menopausia. Informe estos síntomas a su equipo de atención médica contra el cáncer y pregunte cómo aliviar estos efectos secundarios.

Si desea más información, lea La fertilidad y las mujeres con cáncer.

Para los hombres: La radioterapia que se administra en un área que incluye los testículos puede reducir tanto el número de espermatozoides como su capacidad de fecundación. Si usted quiere tener hijos en el futuro y le preocupa la reducción de su fertilidad, hable con su equipo de atención médica contra el cáncer antes de comenzar el tratamiento. Una opción puede ser el almacenamiento de su esperma con antelación.

No se sabe mucho sobre los posibles efectos de la radiación en los hijos que fueron concebidos por hombres poco después de recibir radioterapia. Debido al riesgo incierto, los médicos frecuentemente recomiendan al hombre evitar procrear un hijo durante varias semanas después del tratamiento, especialmente si la radiación se administró en el área genital o cerca de esta área.

Si desea obtener más información, lea La fertilidad y los hombres con cáncer.

Cómo resultan afectadas las relaciones sexuales

Con algunos tipos de radioterapia que involucran la pelvis y/o los órganos sexuales, los hombres y las mujeres podrían notar cambios en su capacidad de disfrutar el sexo o una disminución en su apetito sexual.

Para las mujeres: Durante el tratamiento de radiación en la pelvis, a ciertas mujeres se les indica que se abstengan de tener relaciones sexuales. Algunas mujeres podrían tener dolor durante las relaciones sexuales. El tratamiento también puede causar comezón, ardor y sequedad en la vagina. Lo más probable es que usted pueda tener relaciones sexuales pocas semanas después de concluir el tratamiento, pero primero consúltelo con su médico. Algunos tipos de tratamiento pueden tener efectos a largo plazo, como cicatrización del tejido que podría afectar la elasticidad de la vagina durante la penetración. Una vez más, su equipo de atención médica contra el cáncer puede ofrecer maneras de ayudarla si le sucede esto. También puede obtener más información en El sexo y la mujer con cáncer.

Para los hombres: La radiación podría afectar las terminales nerviosas que permiten que el hombre tenga erecciones. Si surgen problemas de erección, por lo general suceden de forma gradual durante el transcurso de muchos meses o años. Si esto es algo que le preocupa, hable con su médico acerca de opciones de tratamiento. Puede obtener más información en El sexo y el hombre con cáncer.

Si recibe radioterapia interna mediante la implantación de semillas, hable con su equipo de atención médica contra el cáncer sobre las precauciones a tomar durante las relaciones sexuales. 

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Última revisión médica completa: Octubre 2, 2017 Actualización más reciente: Octubre 2, 2017

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.