Cómo conservar la fertilidad en los niños y los adolescentes con cáncer

Los niños que reciben tratamiento contra el cáncer pueden vivir muchos años y la fertilidad puede convertirse en un problema para los sobrevivientes cuando llegan a ser adultos jóvenes. Consulte con el médico de su hijo acerca del riesgo de infertilidad con el tipo de tratamiento para el cáncer que va a recibir. Algunas veces, el tratamiento contra el cáncer puede causar infertilidad irreversible y total

El equipo oncológico no solo debe conversar sobre el tema de la fertilidad con los padres, sino también debe mencionarlo a los niños tan pronto son lo suficientemente mayores como para comprenderlo. Cuando no son lo suficientemente mayores como para conversar sobre el tema de la fertilidad mientras recibe tratamiento contra el cáncer, es posible que sea necesario que los padres se lo comenten cuando comience la pubertad. Una visita de seguimiento en la clínica oncológica suele ser una buena oportunidad para plantear el tema.

Si existe oportunidad, muchos padres querrán preservar la fertilidad de sus hijos. Por otro lado, si el niño es lo suficientemente mayor como para entender el tema de la fertilidad cuando recibe tratamiento, se le debe preguntar si está de acuerdo con dicho tratamiento. Aunque no estén capacitados para dar su consentimiento legal pleno debido a su edad, un niño que pueda entender el tema debe por lo general estar de acuerdo (esto se llama asentir) antes de que pueda llevar a cabo un procedimiento. Los padres también deben dar su consentimiento antes de un procedimiento, una vez que les han comunicado los riesgos, las complicaciones, y los índices de éxito y de fracaso.

Opciones de fertilidad para las chicas

Antes de la pubertad

En la actualidad, la única opción probada para preservar la fertilidad en las niñas que recibieron tratamiento de cáncer antes de la pubertad consiste en extraer y congelar tejido ovárico. (Las niñas no producen óvulos maduros sino hasta que llegan a la pubertad).

El tejido de los ovarios de la niña se extrae en un procedimiento quirúrgico ambulatorio y se congela para utilizarlo en el futuro.  También se están realizando investigaciones para obtener y congelar óvulos parcialmente maduros para utilizarlos en el futuro. Para más detalles sobre este tema, vea congelación de tejido ovárico en Cómo conservar la fertilidad en las mujeres con cáncer.

Tal vez usted quiera saber si hay otras opciones experimentales que podrían estar disponibles para su hija. Cuando usted consulte con un especialista en fertilidad, pregunte sobre cualquier estudio clínico que se esté llevando a cabo. Dependiendo del lugar donde viva, puede que tenga que viajar a una ciudad más grande o a un centro de investigación si desea tener la opción de ser parte de un estudio de investigación.

La mayoría de las niñas llegará a la pubertad y comenzará a tener períodos menstruales después del tratamiento del cáncer, aun sin medidas especiales para conservar la fertilidad, aunque es posible que necesiten realizarse un control de niveles hormonales para averiguar el potencial de fertilidad y/o de menopausia precoz. Algunas mujeres que son fértiles en los primeros años de edad adulta pueden entrar en una menopausia precoz antes de que tengan tiempo para formar una familia. Incluso las mejores pruebas hormonales no siempre pueden predecir con exactitud el futuro. Es mejor consultar con un especialista en fertilidad durante los primeros años reproductivos de su hija, tan pronto entre en la pubertad. Algunas chicas pueden optar por congelar óvulos para preservar la fertilidad en caso de menopausia precoz. Vea Congelación de óvulos (oocitos) y Congelación de embriones en Cómo conservar la fertilidad en las mujeres con cáncer para más información sobre estos procedimientos.

Después de la pubertad

Después de la pubertad, se pueden congelar óvulos o embriones de una niña. La mayoría de las niñas comienza la pubertad entre los 9 y los 15 años de edad.

Si se va a dirigir la radiación hacia el abdomen (vientre), algunas veces se pueden proteger los ovarios (vea Protección de los ovarios en Cómo conservar la fertilidad en las mujeres con cáncer). En algunos casos, los ovarios pueden ser quirúrgicamente desplazados a un lado, fuera de la zona de radiación. Después del tratamiento, los ovarios se pueden colocar nuevamente en su posición normal (o podrían moverse por sí solos (vea también Transposición ovárica.  

Los periodos menstruales de casi todas las niñas tratadas después de la pubertad retornarán, aunque muchas que son fértiles en la edad adulta joven podrían pasar por menopausia precoz. Es importante que su hija sepa que, aunque tenga períodos menstruales normales, es probable que aún necesite consultar con un especialista en fertilidad. Es mejor consultar con un especialista durante los primeros años reproductivos de su hija, tan pronto entra en la pubertad. Ella puede elegir congelar óvulos en sus últimos años de adolescencia o a principios de los 20 años para preservar su fertilidad en caso de menopausia precoz.

Opciones de fertilidad para los chicos

Antes de la pubertad

En la actualidad, no existen maneras probadas de preservar la fertilidad en los varones preadolescentes. Los chicos preadolescentes aún no han comenzado a producir espermatozoides, por lo que no se pueden almacenar o congelar (criopreservar) el esperma. Dadas estas circunstancias, algunos centros ofrecen técnicas puramente experimentales llamadas extracción y congelación de tejido testicular en varones preadolescentes. Aunque en estos niños no hay espermatozoides disponibles para congelar, la esperanza está centrada en las células madre de células germinales que son criopreservadas con tejido testicular. Se espera que algún día se desarrollen técnicas que permitan que ese tejido produzca espermatozoides maduros.

Extracción de tejido testicular en chicos preadolescentes

Para la extracción de tejido testicular en los chicos preadolescentes se hace una pequeña incisión en la piel del escroto de los testículos. A través de esta pequeña abertura en la piel, se extraen uno o más fragmentos pequeños de tejido testicular. Estos procedimientos experimentales a menudo se realizan en el quirófano durante otro procedimiento necesario para el paciente, como cirugía para colocar un dispositivo de acceso vascular o una biopsia de médula ósea. La hipótesis es que ese tejido tendrá células madre que producirán espermatozoides que en el futuro servirá para producir espermatozoides maduros. Las células madre que producirán espermatozoides del tejido podrían algún día ser trasplantadas nuevamente al testículo del paciente con la esperanza de que se desarrolle la producción de espermatozoides en el testículo. Otra alternativa podría ser cultivar células madre que produzcan espermatozoides en una placa de laboratorio para que se transformen en espermatozoides maduros.

Este tejido se extrae de un niño con cáncer antes de comenzar el tratamiento.  Como resultado, el trasplante de este tejido podría posiblemente volver a introducir células cancerosas al paciente y esto podría ocasionar un regreso del cáncer.

El costo promedio de la congelación de tejido testicular en el varón preadolescente varía de un centro a otro, por lo que es recomendable que pregunte sobre los costos de extracción, congelación y de almacenamiento anual. Algunos centros cubrirán los costos teniendo en cuenta que estos procedimientos se realizan como parte de estudios de investigación.

Es importante enfatizar que en este momento, la técnica experimental de congelación de tejido testicular en los varones preadolescentes aún no ha resultado en espermatozoides maduros, ni tampoco en nacimientos vivos. El equipo de oncología debe tratar los temas de fertilidad con los padres, y cualquier protocolo experimental disponible también debe ser revisado y considerado antes de comenzar el tratamiento de cáncer.   

Después de la pubertad

Para los varones adolescentes que están produciendo espermatozoides, es mejor comenzar la discusión sobre los posibles problemas con la fertilidad y los métodos de preservación de fertilidad al momento del diagnóstico de cáncer. Estos chicos tendrán diferentes niveles de madurez y comprensión de su desarrollo reproductivo. Sin embargo, la mayoría de estos jóvenes ya han aprendido sobre pubertad y desarrollo en la escuela. La mención de estas sesiones educativas previas puede utilizarse como un trampolín hacia la discusión sobre la preservación de la fertilidad.

Cuando los chicos pasan por la pubertad, comienzan a producir espermatozoides maduros. Los estudios han descubierto que el volumen testicular, y no la edad o los niveles de hormonas reproductoras, es la mejor manera de saber si un niño puede producir espermatozoides. Se ha sugerido que a todos los niños con volúmenes testiculares de más de 5 ml se les debe ofrecer almacenar sus espermatozoides en un banco de semen antes del tratamiento del cáncer (esto es algo que tal vez usted quiera consultar con el médico de su hijo).

La mayoría de los niños tiene espermatozoides en su semen cuando cumplen alrededor de 13 años de edad. Si un chico ya ha pasado por la etapa de la pubertad, el banco de semen es una buena opción, debido a que las muestras congeladas no se dañan por estar almacenadas durante mucho tiempo.

No obstante, se debe tomar en cuenta tanto la madurez emocional como la física del chico. Los adolescentes menores suelen ponerse muy ansiosos por tener que masturbarse para producir una muestra de semen, especialmente si deben hablar al respecto con sus padres o si no lo han hecho anteriormente. A algunos adolescentes les suele resultar más fácil si les dan un vibrador para que lo usen en la sala de recolección de semen. Las clínicas de infertilidad a menudo tienen vibradores de grado médico, lo que convierte a la recolección en un procedimiento más “médico” que puede ser menos angustiante.

Incluso si sus testículos producen niveles normales de testosterona, la producción de espermatozoides puede aún estar afectada. Los chicos que no tienen una pubertad normal pueden recibir reemplazo hormonal para despertar y sustentar el desarrollo de un cuerpo masculino adulto. Después del comienzo de la pubertad, el médico puede examinar el semen de su hijo para ver si está produciendo espermatozoides. Aún si no produce cantidades normales de espermatozoides, es posible extraer los espermatozoides de su hijo quirúrgicamente para fecundar un óvulo.

También se han utilizado procedimientos de extracción de espermatozoides o electroeyaculación. Vea información sobre los procedimientos de electroeyaculación y extracción y aspiración de espermatozoides en Cómo conservar la fertilidad en los hombres con cáncer.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Deepinder F, Agarwal A. Technical and ethical challenges of fertility preservation in young cancer patients. Reproductive BioMedicine Online. 2008;16(6):781-791.

Hagenas I, Jorgensen N, Rechnitzer C, et al. Clinical and biochemical correlates of successful semen collection for cryopreservation from 12-18-year-old patients: a single-center study of 86 adolescents. Hum Reprod. 2010;25(8):2031-2038.

Lee SJ, Schover LR, Partridge AH, et al. American Society of Clinical Oncology. Recommendations on Fertility Preservation in Cancer Patients. J Clin Oncol. 2006;24:2917-2931.

Livestrong Fertility (formerly Fertile Hope). Cancer Support – Becoming a parent after cancer. Accessed at https://www.livestrong.org/we-can-help/livestrong-fertility on June 22, 2017.

Loren AW, Mangu PB, Beck LN, et al. Fertility Preservation for Patients With Cancer: American Society of Clinical Oncology Clinical Practice Guideline Update. J Clin Oncol. 2013;31(19):2500-2510.

Norian JM, Feinberg EC, Decherney AH, Armstrong AY. Gonadal dysfunction. In DeVita VT Jr, Lawrence TS, Rosenberg SA, (eds). DeVita, Hellman, and Rosenberg’s Cancer: Principles and Practice of Oncology, 9th ed. Philadelphia, Pa: Lippincott Williams & Wilkins; 2011:2372-2386.

Schover LR. Sexuality and Fertility After Cancer. New York, NY: John Wiley & Sons, Inc: 1997.

Schover LRReproductive complications and sexual dysfunction in the cancer patient.  In: Chang AE, Ganz PA, Hayes DF, Kinsella T, Pass HI, Schiller JH, Stone R, Strecher V (eds). Oncology: An Evidence-Based Approach. Springer-Verlag, New York; 2005: 1580-1600.

Wallace WH. Oncofertility and preservation of reproductive capacity in children and young adults. Cancer. 2011;117(10 Suppl):2301-2310.

Wallace WHB, Anderson RA, Irvine DS. Fertility preservation for young patients with cancer: who is at risk and what can be offered? Lancet Oncol. 2005;6:209-218.

Williams DH. Fertility Preservation in the Male with Cancer. Curr Urol Rep. 2013;14:315-326.

Last Medical Review: November 8, 2016 Last Revised: June 29, 2017

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.