Para quienes tienen linfedema

El linfedema es una acumulación de líquido linfático en los tejidos adiposos justamente debajo de la piel. Puede aparecer luego de los tratamientos contra ciertos tipos de cáncer.

Es normal que se presente linfedema inmediatamente después de una cirugía o sesión de radioterapia.

Es normal tener algo de hinchazón inmediatamente después de un procedimiento quirúrgico o durante e inmediatamente después de una sesión de radioterapia. En ocasiones esto se denomina linfedema temporal. Esta hinchazón generalmente desaparece paulatinamente durante el siguiente mes.

Hable con su equipo de atención médica contra el cáncer para saber qué debería esperar y hacer. Es posible que le den los siguientes consejos para ayudar a disminuir la hinchazón:

  • Utilice la parte afectada de su cuerpo como normalmente lo haría.
  • Eleve la pierna o el brazo afectado por encima del nivel del corazón dos o tres veces al día y manténgase así por 45 minutos. Podría ser de ayuda recostarse para hacer esto y usar almohadones para dar un buen apoyo al brazo o a la pierna.
  • Antes de comenzar a hacer ejercicio, hable con su médico, enfermera o fisioterapeuta. El ejercicio es un aspecto importante del bienestar físico, pero necesita tiempo para recuperarse luego de una cirugía y seguir los consejos de su equipo de atención médica contra el cáncer.
  • Durante y luego de una sesión de radioterapia, haga ejercicios simples de estiramiento todos los días para no perder capacidad de movimiento en la zona tratada. Hable con su médico, enfermera o terapeuta en cuanto a lo que debería hacer. El daño a los tejidos que producen las sesiones de radioterapia puede prolongarse por varios años, por lo que es importante incorporar ejercicios simples de estiramiento como parte de su rutina cotidiana usual.
  • Si siente hormigueos o sensaciones extrañas en la zona afectada luego de un procedimiento quirúrgico o sesión de radioterapia, hable con su médico, aun si no detecta ninguna hinchazón. Es una buena idea pedirle a su médico que lo remita a un especialista en linfedema.

Puede encontrar un fisioterapeuta certificado y especializado en linfedema en los siguientes lugares:

Lymphology Association of North America (LANA)
www.clt-lana.org

National Lymphedema Network (NLN)
1-800-541-3259
www.lymphnet.org

El linfedema crónico o de largo plazo puede manifestarse meses o años después del tratamiento.

Si desarrolla linfedema crónico, su médico puede prescribirle tratamiento para reducir la inflamación, impedir que el problema continúe avanzando y disminuir la probabilidad de infecciones. Todos los tratamientos contra el linfedema deberían ser administrados por un terapeuta especializado en esta afección.

Tratamiento contra el linfedema

Un terapeuta especializado en linfedema puede ayudarle con los cuidados de la piel, masajes, vendajes especiales, ejercicios y a ponerse medias o mangas ajustadas denominadas ropa de compresión. Este tratamiento se denomina terapia descongestiva compleja.

El drenaje linfático manual es un tipo de masaje que se utiliza como parte de las terapias descongestivas complejas para el manejo del linfedema. Las sesiones diarias de la terapia descongestiva compleja pueden ayudar a reducir considerablemente el volumen de fluidos. (El proceso podría llevar unas semanas). Cuando el linfedema ha sido controlado en la mayor medida posible, se utilizan ropas de compresión.

El terapeuta también le enseñará cosas tales como maneras de cuidarse en su hogar y cuándo y cómo usar ropa de compresión.

Aprender a enfrentarse al linfedema y controlarlo no sólo es importante para su salud, sino también para su bienestar general y calidad de vida. No dude en buscar la ayuda que necesite.

La mayoría de las empresas de seguros cubren los tratamientos contra el linfedema, pero algunas no cubren el costo de las ropas de compresión. Consulte con su empresa de seguros para ver si cubre estas terapias.

Es posible que si comienza a tratarse tan pronto como sea posible pueda controlar el linfedema más pronto. Nuevamente, es importante estar alerta a cualquier cambio y buscar ayuda tan pronto como sea posible.

Uso de ropas de compresión

Las ropas de compresión son medias o mangas ajustadas que pueden ayudar a controlar el linfedema. Este tipo de ropa obliga al líquido linfático a moverse desde el brazo o la pierna hacia el cuerpo. Es necesario colocarlas cuidadosamente, y debe seguir las recomendaciones de su médico en cuanto a uso y cuidados.

Asegúrese de que las ropas de compresión se ajusten bien y de que estén bien colocadas. Evite bajo toda circunstancia utilizar ropa de compresión que esté mal colocada. Esto podría empeorar el linfedema.

Cuídese

Es importante cuidar su piel con esmero, especialmente en la zona que presenta linfedema. Si no se trata, el linfedema puede producir engrosamiento de la piel, con lo que los tejidos blandos subcutáneos pueden perder flexibilidad y tornarse rígidos. (Esto se denomina fibrosis de tejidos blandos). El riesgo de infección también es más elevado. Mantenga la piel limpia y seca. Utilice lociones humectantes regularmente para evitar que la piel se le agriete.

Podrá encontrar más información sobre cómo cuidar la zona afectada de su cuerpo en Para personas en riesgo de linfedema. La información en ese artículo también es útil para quienes tienen linfedema.

Cómo atender cortes, rasguños o quemaduras

  • Lave la zona con agua y jabón.
  • Aplique una crema antibiótica o ungüento de uso general en la zona. Consulte con su médico, enfermera o farmacéutico si tiene dudas en cuanto a qué usar.
  • Cubra la herida con una gasa o venda seca y limpia. Mantenga la zona limpia y cubierta hasta que sane. Cambie la gasa o venda todos los días si se humedece.
  • En el caso de quemaduras, aplique una compresa fría o agua fría inmediatamente por al menos 15 minutos, luego lave con agua y jabón y coloque una venda limpia y seca.
  • Manténgase alerta ante cualquier signo precoz de infección: pus, manchas enrojecidas, hinchazón, aumento de temperatura, sensibilidad al tacto, escalofríos o fiebre.
  • Llame a su médico inmediatamente si cree que ha desarrollado una infección.

Cuidado de todo el cuerpo

Cuidar de todo el cuerpo también es importante. A continuación se recomiendan algunas ideas para preservar al máximo su salud:

Ejercicio

El ejercicio regular es un aspecto fundamental del tratamiento contra el linfedema. Sin embargo, es importante que recuerde que para quienes tienen linfedema, tanto hacer ejercicio como NO hacerlo puede ser riesgoso. La situación es muy similar a la de hacer ejercicio luego de un ataque cardíaco: no hacerlo puede empeorar la situación (lo cual es negativo), pero ejercitarse en exceso puede ser perjudicial.

Para aprender a ejercitarse sin correr riesgos, consulte con profesionales capacitados, tales como entrenadores físicos y especialistas en terapia física y ocupacional. Comuníquese con la Asociación de Fisioterapeutas de Estados Unidos (APTA) en www.apta.org o al 1-800-999-2782 para encontrar un fisioterapeuta de su localidad que trabaje con pacientes de cáncer.

Llegar a un peso saludable y mantenerlo

La obesidad no solamente aumenta el riesgo de linfedema, sino que dificulta su tratamiento. Una buena rutina de ejercicios y una alimentación saludable son  fundamentales para controlar el peso.

  • Consuma más frutas y verduras. Intente consumir al menos dos tazas y media por día.
  • Opte por alimentos integrales en sustitución de alimentos con harina blanca y azúcares.
  • Reduzca la ingesta de carnes rojas y carnes procesadas, como perros calientes, salchichas y tocino.
  • Si bebe alcohol, limítese a un trago por día para mujeres y dos tragos por día para hombres.

Busque ayuda

Es importante que cuente con personas a las cuales recurrir para obtener fortaleza y ánimo. El apoyo puede provenir de varios lugares: familiares, amigos, grupos de apoyo para pacientes de cáncer, centros religiosos o de adoración, comunidades de apoyo en Internet o sesiones de terapia individual. Una buena idea es buscar apoyo en otros que tienen linfedema. Es útil hablar con personas que entiendan lo que le sucede.

Para encontrar grupos de apoyo en su zona, comuníquese con la Red Nacional contra el Linfedema al 1-800-541-3259 o por Internet en www.lymphnet.org.

La red Cancer Survivors NetworkSM (Red de pacientes sobrevivientes de cáncer), de la Sociedad Americana Contra El Cáncer, es una comunidad en línea gratuita creada por y para personas con cáncer y sus familias.  Puede visitar csn.cancer.org para dar y recibir apoyo, vincularse con otras personas como usted, encontrar recursos y contar su experiencia a través de expresiones personales como la música y el arte.

Usted no puede cambiar el hecho de que tiene linfedema. Lo que sí puede hacer es cambiar su estilo de vida: cuidar con esmero de usted mismo, priorizar las opciones saludables y hacer lo que pueda para sentirse lo mejor posible en cuerpo y espíritu.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

Eyigör S, Cinar E, Caramat I, Unlu BK. Factors influencing response to lymphedema treatment in patients with breast cancer-related lymphedema. Support Care Cancer. 2015;23(9):2705-2710.

Ferguson CM, Swaroop MN, Horick N, et al. Impact of ipsilateral blood draws, injections, blood pressure measurements, and air travel on the risk of lymphedema for patients treated for breast cancer. J Clin Oncol. 2015;34(7):691-698.

Hayes SC, Johansson K, Stout NL, et al. Upper-body morbidity after breast cancer: incidence and evidence for evaluation, prevention, and management within a prospective surveillance model of care. Cancer. 2012;118(8 Suppl):2237-2249.

Mitra D, Catalano PJ, Cimbak N, et al. The risk of lymphedema after postoperative radiation therapy in endometrial cancer. J Gynecol Oncol. 2016 Jan;27(1):e4.

National Cancer Institute. Lymphedema (PDQ®) – Health Professional Version. July 17, 2015. Accessed at http://www.cancer.gov/about-cancer/treatment/side-effects/lymphedema/lymphedema-hp-pdq#section/_7 on June 29, 2016.

National Lymphedema Network. Position Paper: Exercise. October 2013. Accessed at www.lymphnet.org/resources/position-paper-exercise on June 29, 2016.

National Lymphedema Network. Healthy Habits for Patients at Risk for Lymphedema. Accessed at www.lymphnet.org/resources/healthy-habits-for-patients-at-risk-for-lymphedema on June 29, 2016.

National Lymphedema Network. Position Paper: Lymphedema Risk Reduction Practices. May 2012. Accessed at www.lymphnet.org/resources/position-paper-lymphedema-risk-reduction-practices on June 29, 2016.

National Lymphedema Network. Position Paper: Screening and Measurement for Early Detection of Breast Cancer Related Lymphedema. December 2013. Accessed at www.lymphnet.org/resources/position-paper-screening-and-measurement-for-early-detection-of-breast-cancer-related on June 29, 2016.

National Lymphedema Network. NLN Position Paper: The Diagnosis and Treatment of Lymphedema. 2011. Accessed at www.lymphnet.org/resources/nln-position-paper-the-diagnosis-and-treatment-of-lymphedema on June 29, 2016.

Shaitelman SF, Cromwell KD, Rasmussen, JC, et al. Recent progress in the treatment and prevention of cancer-related lymphedema. CA Cancer J Clin. 2015;65:55-81.

Last Medical Review: July 7, 2016 Last Revised: July 7, 2016

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.